Dic 9 2013

Un mouse Bluetooth, múltiples sistemas operativos

Gabolonte Blasfemus
Genius Navigator 905BT Mouse

Un Genius Navigator 905BT rojo, mi primer mouse Bluetooth. Lindo pero dejaba que desear.

Hace ya un tiempo de algo que nunca pensé que haría: Comencé a usar un mouse Bluetooth. Es que quien haya jugado un poco en sus años mozos con esta tecnología que ya lleva tantos tiempo con nosotros sabe bien de sus inestabilidades, que a la larga lo vuelve impráctico para muchas situaciones y usos.

Y fue todo un cambio, porque además pasé de disfrutar de mi segundo Logitech Anywhere Mouse MX a un simple Genius, y la diferencia la sufría en cada movimiento del cursor, que pasó a ser bailarín de medio tiempo. ¿Por qué no fui por otro Logitech igual si después de todo es uno de los mejores (sino el mejor) fabricante de mouses? Impaciencia, paja, tacañería y eficiencia. Impaciencia de esperar hasta pasar por Galería Jardín a comprarlo, paja de ir ese mismo día sólo por eso, tacañería de pagar tanto (nuevamente) por un mouse que, aunque lo vale, lo que no vale es que por segunda vez me haya durado sólo un año luego de lo cual comenzó a fallarle el botón izquierdo; y finalmente eficiencia, porque estaba cansado de tener un puerto USB ocupado constantemente en la notebook, además de los problemas que conlleva a nivel suspensión del equipo los transceptores USB inalámbricos. Sorprendentemente, es la primera vez en muchos años que realmente le doy una utilidad real al adaptador Bluetooth de una PC, y la experiencia, aunque tortuosa al principio, no salió tan mal: Ahora sabía que iba a comenzar a usar mouses Bluetooth, solo que necesitaba algo mejor que un Genius.

El Logitech Anywhere Mouse MX, usé dos seguidos; a los dos les murió el click izquierdo al año de uso. Fuera de eso excepcionales.

El Logitech Anywhere Mouse MX, usé dos seguidos; a los dos les murió el click izquierdo al año de uso. Fuera de eso excepcionales.

No sos vos, es tu sensor óptico

Ahí la cosa se puso complicada, porque me di cuenta que un mouse Bluetooth de marca reconocida no es algo que precisamente abunde, y más si encima buscamos algo de mayor precisión, como por ejemplo tecnología láser. Los de Logitech son pocos y brillan por su ausencia, a tal punto que hasta desde su propia web se hace difícil ubicarlos. Después están los Genius como el que conseguí y, como novedad que me hubiese gustado probar pero también algo difícil de conseguir, un Verbatim que increíblemente es también Láser. Por último está la oferta de Microsoft. Microsoft, a quién veneré por su primer Explorer óptico que tantos años me supo durar y que varios después al querer volver a probar suerte nuevamente me decepcionó con la calidad. Pero al menos ahora Microsoft tiene una oferta interesante de mouses Bluetooth, aunque por momentos rara, como ese modelo de mouse que esencialmente parece una porción de queso. Al final después de un tiempo me decidí a intentar con el Sculpt Touch, que en vez de la ruedita de siempre tiene una tira plástica que oficia de mini-touchpad para pasar los dedos y conseguir un scroll multidireccional. No me terminaba de convencer porque tenía miedo que tuviera una fuerte dependencia de software para sus funciones especiales, algo que me limitaría esencialmente a Windows y me haría las cosas muy difíciles en Linux, pero me quedaba sin opciones y Microsoft (casi) siempre me demostró cierto estándar elevado en lo que a la calidad de su hard respecta. Otra cosa que no pensaba hacer, volver a un mouse de Microsoft. Pero, como hace 15 años ya decíamos, lo mejor de Microsoft es su hardware. Además, el Sculpt Touch no será láser pero en cambio incorpora algo que Microsoft bautizó como BlueTrack Technology y lo vende como más preciso y multi-superficie que la tecnología láser.

Continue reading


Dic 15 2012

Dudas Existenciales (91): R.I.P. MSN/Windows Live Messenger

Gabolonte Blasfemus

MessenskypeEste es la clase de cosas que a uno lo hacen sentir (más) viejo; en particular cuando el primer mensajero instantáneo con el que se comenzó a jugar era el pionero ICQ. A estas alturas, ya sea por ver la noticia o por la lluvia de mensajes y de emails invitando insistentemente a pasarse, seguro no quedan muchos sin saber que Microsoft está por dar de baja Windows Live Messenger para que sea absorbido por Skype. El viejo messenger, la que por muchos años fue la aplicación/servicio de mensajería instantánea por excelencia, que originalmente era conocida como MSN Messenger, o también simplemente Windows Messenger, siendo esta última una versión muy limitada que venía incluida con el antiguo Windows XP.

Continue reading


Nov 13 2011

Dudas Existenciales (85): ¿Existe algo mejor que Windows Live Writer?

Gabolonte Blasfemus

No recuerdo si ya lo comenté alguna vez, pero por ciertas cuestiones, y mientras que en mi PC de escritorio solo tengo un Windows 7 de 64 bits que uso religiosamente, en la netbook, a pesar de continuar con el triple booteo, lo que uso la mayoría del tiempo es Ubuntu. (Imagen de la tortuguita propiedad de Belis@rio)

El primer motivo es puramente agnóstico, y se trata de la velocidad. Windows 7 pudo haber nacido mucho más ágil que su antecesor Vista, pero con su Service Pack 1 y actualizaciones mediante, una instalación de trabajo con unas cuantas aplicaciones ya dejó de ser algo pasable en un Atom con 1GB de RAM, y no existe optimización que pueda remediarlo. Ubuntu en cambio, que desde hace un buen tiempo reemplazó al Linux Mint original que había instalado, incluso en su últimas encarnaciones y aunque no sea lo más ágil del mundo muestra un desempeño bastante más admisible a pesar de algunos extras que se le quieran agregar.

De Mac OS X no tengo mucho para decir; francamente fue desde el vamos un experimento para mí, y así deberían en general tomarse todos los hackintosh. Usar como entorno de trabajo un SO que tiene que ser crackeado en múltiples niveles para que siquiera se digne a correr en un hardware que originalmente no admite y que puede dejar de hacerlo en la siguiente actualización, sumado al problema con los drivers que hace que en ningún equipo funcione realmente todo (siempre queda alguna estupidez que falta), solo puede ser una buena idea en la cabeza de alguien con la exacta combinación de geek, Apple fanboy y rata. Por ende y tras unos vagos y fallidos intentos de instalar Snow Leopard en su momento el Leopard que originalmente le puse a mi LG X110 descansó eternamente, hasta que finalmalmente fue pasado a mejor vida para recuperar espacio. Más allá de eso evidentemente necesito una nueva netbook o ultraportátil.

El segundo motivo para apegarme a un Linux y a Ubuntu en particular, por supuesto, es puramente por gusto e interés de aprender más del mismo al tener que usarlo día a día en reemplazo de todo lo que generalmente hago desde Windows. Llegué a un nivel de gusto y acostumbramiento que aunque Windows 7 funcionara más rápido seguiría booteando mi Ubuntu por una cuestión de familiaridad, al menos en mi netbook donde el factor entretenimiento tiene mucho menos peso que en el escritorio.

ubuntu¿Y por qué Ubuntu en particular, considerado por muchos como el Windows de las distros Linux, o el Linux for Dummies? Probablemente por eso justamente. Al ser la distro más popular, Ubuntu posee una comunidad, y por ende un nivel de soporte y ecosistema muy por encima del de otras distros, sumado a que por ser hija de Debian, muy posiblemente una solución explicada para Debian funcione también en Ubuntu. También es seguro que si sale algún software con versión para Linux, Ubuntu será la primer distro en donde se preocuparán que funcione. A eso sumémosle su alto factor de “just works” que todo usuario de Windows sabe apreciar; la mayoría de las veces no hace falta recompilar la rueda cada vez que se cambia algo.

También me mueve el deseo de elegir, si es que lo considero posible para mis necesidades, software libre, y estar preparado para una inminente independización de la mayor parte del software comercial y privativo.

El resumen es que todo viene muy bien hasta ahora. Incluso me resulta mucho más fácil conectarme a un servidor SSH desde la consola de Linux que usando PuTTY en la Windola. Obviamente existe más que un faltante, por ejemplo las limitadas opciones en comparación a la hora de establecer videoconferencias (algo que vino a mejorar mucho Google+ con sus Hangouts), o lo lento del reproductor de Adobe Flash para Linux, pero generalmente me llegaron a resultar tolerables. Tampoco les voy a mentir, Linux es mucho más competitivo en el escritorio ahora que hace unos años gracias al multiplataforma Google Chrome y su Web Store, porque por dar un ejemplo reconozcamos que pocas cosas le ganan a TweetDeck, y la versión de escritorio para Adobe Air, al igual que este último y Flash, sencillamente apestan en Linux; en cambio, la versión para Chrome del pajarito negro sobre fondo amarillo que fue recientemente destruída adquirida por Twitter funciona igual de bien en cualquier sistema operativo que permita instalar a Chrome. Sin embargo, lo que hasta hoy no logré llevar muy bien es encontrar un editor de blogs decente para Linux. Pero primero hagamos un poco de repaso.

Desde los inmemoriables tiempos de WordPress que a poca gente le parecía suficiente el editor online que ofrece la interfaz de administración web del mismo, por ende siempre se estuvo buscando (y ofreciendo) algo más. Lo ideal era conseguir lo más parecido a un procesador de textos con el agregado de ciertas facilidades clave para lo que es la edición de un post: Un entorno totalmente WYSIWYG donde no haya que pensar ni en un solo tag HTML para las tareas habituales. Muchos se acercaron a este ideal, pero el que realmente vino con el editor definitivo, ese que tenía todo lo que alguna vez quisimos, fue sorprendentemente Microsoft con su Windows Live Writer.

Windows Live Writer_2011-11-11_05-00-08

Soporte y detección completa para WordPress con sincronización de categorías y etiquetas, publicación y recuperación de borradores, diccionario en múltiples idiomas, e incluso división de la entrada con solo apretar un botón; WLW lo tuvo todo desde el principio. Nunca nadie se le acercó en usabilidad y calidad, ni siquiera en algo tan simple y necesario para todo generador de contenidos ocupado como poder copiar y pegar una imagen desde el portapapeles y aplicarle efectos y sombra con un par de clicks. Todos estábamos contentos con él, hasta el punto que ya nadie se quejaba de si había un cliente de weblogs offline mejor por ahí: WLW es lo mejor, nadie llegó más arriba que eso. Pero claro, eso es si usamos Windows.

En el universo Linux volvemos a los mismos dimes y diretes con respecto a este tema porque, al menos desde lo que conocí en todo este tiempo, no existe nada como WLW. De hecho una búsqueda muy popular que arroja tonelada de resultados es windows live writer linux. Muchos afanan sanateando un artículo para robar visitas con estas keywords, llegando a poner títulos tan hipócritas como “Instalar Windows Live Writer en Linux/Ubuntu”, pero obviamente ninguno da una solución real, porque todo el software del paquete Windows Live utiliza tantas librerías nuevas y propias de MS que Wine, el emulador para aplicaciones Windows en Linux por defecto, nada puede hacer al respecto para que funcione. En general, se puede ordenar a este tipo de posts bajo las siguientes categorías:

  1. Están los que dan vueltas alrededor del hecho de que no se puede instalar WLW en Wine, y terminan sugiriendo la famosa solución de la bazooka para matar al mosquito que no necesitábamos que ellos nos la digan: Usar WLW desde un Windows virtualizado con Virtual Box dentro de nuestro Linux.
  2. No faltan los fanboys de Linux (todavía queda alguno quemado dando vueltas) afirmando que existen muchas alternativas open source mejores que WLM, para luego listar todas las aplicaciones conocidas que no les llegan ni a los talones.
  3. Dentro de esta línea, algunos apuntan a Blogilo como el equivalente más cercano de Windows Live Writer para Linux; la realidad es que aunque está mucho mejor que el resto de las opciones a Blogilo le falta tomar mucha sopa para llegar al nivel de funcionalidad de WLW.
  4. Todavía se pueden encontrar posts antiguos hablando de Flock, ese fork de Firefox que incluía todo tipo de herramientas sociales, entre ellas un editor de blogs, y que no existe más (al menos actualizado y con soporte).

Todo esto resulta muy molesto a la hora de redactar un post desde Ubuntu, dejando la tarea generalmente para el Windows 7 de mi escritorio (casi por convicción no abro W7 en mi netbook a menos que sea absolutamente necesario o de puro capricho) o tratando de apañarme como puedo con el editor online de WordPress, que aunque mejoró mucho con el paso de los años aún tiene ciertas molestias importantes. Mi otra opción es usar ScribeFire, desde el que estoy escribiendo esta entrada en conjunto con el editor de WordPress para reafirmar mi disgusto. Seguramente todos lo conocen, pero para quien no ScribeFire es un reconocido un editor de blogs con varios años de trayectoria que funcionaba originalmente como una extensión de Firefox. En su momento lo probé y no me había agradado en lo más mínimo. Hoy, intentando averiguar cuánto había mejorado con el tiempo, descubrí que existe ScribeFire Next, el cual es una versión mejorada del original con una interfaz simple que, según su autor, “es tan simple que hasta un cavernícola podría usarla” (calculo que habrá recibido muchas quejas en el pasado por esto). También existe ScribeFire para Chrome, el cual es prácticamente igual a ScribeFire Next y al que estuve poniendo a prueba repetidas veces. Debo decir al respecto que aunque se deja usar, es otro caso más de los que le faltan algo más que cinco para el peso. No me caben dudas que lo que más extraño de Windows Live Writer cuando no lo uso es la posibilidad de copiar y pegar imágenes manejando automáticamente los links a la imagen en tamaño original y las proporciones.

Algo que noto además es que en esta época post-blogstar ya nadie sale a hablar de estos temas, como si fuera una vergüenza replantearse qué se usa o contarlo cuando todos están detrás del humito de la social merda. Por tanto, y si no te apena decirlo, ¿qué usás para escribir en tu blog?


Mar 4 2011

MS Nostalgia

Gabolonte Blasfemus

Quien vivió las tempranas épocas de la PC, aquellos tiempos donde 640 KB debían ser suficientes para cualquiera y donde un procesador con un clock de 66 MHz era una locura, no puede dejar de ver este video donde un usuario de YouTube instala en una máquina virtual DOS 5.0, para luego actualizarlo a Windows 1.0, pasando por casi todas las versiones hasta finalmente llegar al Windows 7 actual, con algunas curiosidades más que interesantes, como por ejemplo por cuantas versiones se mantuvo la personalización original que se le dio a las ventanas. La otra perla es ver corriendo el administrador de archivos en modo texto del Windows original dentro de una ventana de Windows 7 como uno de los resultados finales de la travesía.

Es indudable que se pueden decir muchísimas cosas negativas de los productos de Microsoft, pero es innegable el nivel de compatibilidad que poseen. Interesantísimo el detalle de como el juego Doom para DOS deja de funcionar en Windows 2000 por no tener, justamente, la suficiente compatibilidad, para luego volver a hacerlo en Windows XP que mejoraba sustancialmente en ese apartado, para poder lograr finalmente absorber a la rama 9.x, tan problemática por ser básicamente un win.com sobredimensionado que se cargaba sobre un DOS altamente personalizado para tal fin.

Ahora me pregunto, ¿este muchacho tendría todas las licencias de los productos que instaló? No sea cosa que le manden a Software Legal…


Oct 27 2010

Soporte remoto sin intervención o detección del usuario ni configuración de firewalls con Ammyy Admin

Gabolonte Blasfemus

imageHace un buen tiempo había hablado de Ammyy Admin, una herramienta de control remoto para Windows que funciona bajo los mismos principios que dos grandes conocidos como CrossLoop y TeamViewer, esto es, mediante códigos de ID que identifican cada equipo y un sistema basado en servidores externos que permite conectarse a los destinos remotos sin pensar en si se encuentran detrás de un firewall o router ni en cómo configurarlos; aunque, inmerecidamente, posee mucha menos fama que los dos anteriores. Y así lo afirmo porque, a pesar de que las tres herramientas mencionadas poseen cada una características que la hacen única, en el caso de Ammyy Admin considero que incorpora las más útiles.

CrossLoop es interesante gracias a su red social de soporte que permite enlazar usuarios que tienen problemas en su PC con geeks dispuestos a solucionárselos remotamente a cambio de un conveniente pago; TeamViewer lo es debido a sus versiones para múltiples plataformas y la incorporación de videollamadas a través del mismo canal de comunicación, de forma tal que logra acercar aún más a quien provee el soporte con quien lo está recibiendo, sumado también a otros pequeños plus, como una ventana con información del sistema remoto y demás posibilidades de personalización, que sin dudas lo convierte en uno de los más completos, sino es que el más.

imagePero Ammyy Admin posee un conjunto de características que se podrían bien calificar de perfectas, si es que podemos permitirnos el controvertido término por un momento. Mientras que en el caso de TeamViewer tenemos la posibilidad de descargar versiones portables, Ammyy Admin es portable, consistiendo en todos los casos de nada más que un pequeño ejecutable de menos de 700 KB, que así como se lo baja, se lo usa. No necesita permisos administrativos para funcionar, pero en caso de encontrarse en un Windows con UAC habilitado pide los permisos necesarios, y nos ofrece la primer función disruptiva: Instalarlo como servicio; lo cual nos va a permitir, además de saltar restricciones de usuario e inicio de sesión, que la posibilidad de conectarse al equipo remoto esté siempre disponible desde que el sistema operativo termina de arrancar.

Continue reading