mar 15 2013

El cierre de Google Reader, ¿el fin de la independencia del consumo de contenidos en la web?

Gabolonte Blasfemus

GoogleReaderEn Google están haciendo limpieza, como ellos le llaman, programando la baja de varios servicios que resultaron impopulares y por ende no generan las ganancias suficientes como para merecer su mantenimiento. El más llamativo de esta última tanda de fracasos a borrar del mapa es, sin embargo, una aplicación web que resultó ser muy exitosa en sus inicios, y rápidamente había opacado a toda su competencia: Google Reader. El lector de feeds online de Google tiene fecha programada de defunción para el próximo 1ro de Julio.

Desde ya no es la muerte de los feeds, no al menos aún, y existen varias opciones para continuar siguiendo nuestras noticias favoritas a través de este estándar. El problema, como todo en la sociedad humana, son las tendencias que marca.

Las razones para que Google no se preocupe más por Reader son obvias, y a estas alturas no sorprenden absolutamente a nadie: Leemos nuestras noticias en Facebook, Twitter, Google+ o lectores de moda para smartphones y tablets que replican el aspecto de una revista, como Flipboard. Pero todos estos productos comparten algo en común: No utilizan (en su mayoría) una tecnología abierta y estandarizada para el consumo de contenido. Es cierto que algunos son de alguna forma también lectores de feeds desde el momento que permiten agregar links RSS, pero el juego tiende a ser que el interesado en ser leído tiene que hacer el esfuerzo extra de “estar en” para que luego el consumidor pueda siquiera tener la chance de elegirlo. Esto a la mayoría de la gente no le interesa, porque les resulta más fácil elegir de una reducida y caprichosa lista de opciones predeterminadas lo que va a consumir; y nunca nadie, escapando de los circuitos tecnológicos, quiso saber alguna vez qué es un feed, a pesar de que la web siempre estuvo más que deseosa por explicarlo.

Y es que en todo esto estoy muy de acuerdo con lo que opina Robert Scoble: Seguro hablamos de casos especiales pero, si no existieran los feeds, quien no se doblegue ante el poder de Facebook, Twitter, Google+ o la revista virtual de moda simplemente no podría enterarse de una forma cómoda y práctica de las noticias que quiere, que fue lo que estándares como ATOM o RSS vinieron a resolver, y muy eficazmente, desde un principio.

Claro, yo digo esto pero, como casi todos, ya dejé de leer feeds directamente con un lector como podía ser Google Reader. Pero lo importante es que los feeds son la fuente; si un día desechamos a las redes sociales y los lectores de noticias pretenciosos como Flipboard, siempre nos tiene que quedar la opción del feed de cada sitio que nos interese. Jubilarlos sería tan estúpido como jubilar al email porque se supone que todo el mundo se comunica por Whatsapp y redes sociales. Son tecnologías que están en el núcleo de lo que hoy llamamos Internet, y hay que pensarlo mil veces antes de decidir que existen reemplazos mejores que las hacen obsoletas.

Pero tengo fe en la humanidad en este caso, y siento que va a suceder justamente lo mismo que cuando los opinólogos de siempre sentenciaban a muerte el email: Los feeds nunca van a morir, solo van a dejar de estar en la primera plana para trabajar aún más tras bambalinas, que es como siempre lo hicieron de alguna forma.

Google Reader, te voy a extrañar.


jun 3 2012

Dudas Existenciales (89): Y ahora, ¿qué navegador estás usando?

Gabolonte Blasfemus

Hace casi dos semanas que sucedió un hecho al que podríamos tildar de trascendental en la historia de la informática. Por primera vez en muchos años, el Internet Explorer de Microsoft dejó de ser el navegador de escritorio dominante en la web, o al menos eso dicen. Claro, no tiene tal vez la misma resonancia de tiempo atrás, cuando la PC dominaba todo; hoy los dispositivos móviles copan el mercado y le sacaron el estrellato al escritorio, pero aún así es un hito importantísimo. Y el David que derrotó a este Goliat no es ni más ni menos que Google Chrome, algo que ya no sorprende a nadie.

¿Por qué? Si no es que nosotros mismos lo estamos usando, seguro tuvimos oportunidad de observar como mucha gente común, de esa que no conocía ni le interesaba conocer otra cosa más allá de Internet Explorer y Windows, lo tiene como su navegador de uso diario. Seguro tuvo mucho que ver la publicidad privilegiada en la página principal de búsqueda de Google y también en YouTube, o incluso que venga de regalo (dícese: Incluido como opción adicional a través de una tercera parte que generalmente lo distribuye junto con adware y/o spyware)  con la instalación de alguna aplicación gratuita, pero eso no es todo. A todo el que lo haya usado le queda claro que la rapidez que experimenta difícilmente la consiga en otro navegador. A eso le podemos sumar una interfaz totalmente minimalista, y luego extras como las extensiones, y ahora incluso aplicaciones: Chrome llega al extremo de que usando WebGL podemos llegar a vivir un fabuloso juego como AirMech desde una de sus solapas, algo antes únicamente posible a través de software dedicado exclusivamente para el sistema operativo en cuestión.

AirMech, un juego con aceleración gráfica que corre desde Google Chrome.

Continue reading


jul 10 2011

Windows Mobile y el tiro final de Microsoft en su frente

Gabolonte Blasfemus

imageComo un comatoso del que ya no se espera ni remotamente mejora alguna, Microsoft finalmente da un tirón del cable al endeble soporte de vida que al menos de su parte venía dando al obsoleto Windows Mobile con su servicio de backups en línea My Phone y su tienda de aplicaciones Windows Marketplace for Mobile. Sí, ese Windows Mobile que Microsoft prometía no matar y en cambio destinar a otros mercados; no es que no haya dejado de sorprenderme desde hace mucho esta clase de mentipromesas piadosas, pero vale la pena recordarlo por si el futuro de Windows Phone 7 sigue siendo tan sombrío como el de ahora.

La semana pasada, al igual que tantos otros usuarios que alguna vez se registraron al servicio de My Phone, recibí un mail de Microsoft comunicando que el servicio My Phone va a dejar de sincronizar datos con teléfonos Windows Mobile para el próximo 7 de agosto. Irónicamente recibí este aviso de cierre un día después de haber recibido otro en el que se me advertía que suspenderían mi cuenta por no registrarse conexión por un largo tiempo porque, por cierto, hace seis meses presentía este tipo de agonía desde hacía mucho y, muy a pesar de las satisfacciones que me había dado WinMo, decidía cambiar mi anterior teléfono por uno con Android, el cual aún siendo de Motorola, uno de los peores fabricantes de smartphones Android en la actualidad, sigue obviamente teniendo mucho más futuro que cualquiera con Windows Mobile 6.x.

imageEsta desagradable noticia se suma a las otras relacionadas al servicio de Windows Marketplace for Mobile, esa tiendita de aplicaciones que Microsoft le había creado a WinMo cuando despertó (tarde, claro) que tener una tienda de aplicaciones era re-in. En lo relativo a la misma, a partir de este 15 de Julio no aceptará más aplicaciones nuevas ni actualizaciones de las ya listadas, así como tampoco modificaciones en los precios o cualquier otro tipo de información; en pocas palabras la tienda de aplicaciones de Windows Mobile de Microsoft queda congelada. Tampoco va a estar más disponible su versión web, todo lo que quedará será el acceso desde la aplicación de Windows Mobile para que los tristes usuarios que aún utilicen el servicio puedan descargar y seguir comprando las mismas aplicaciones que jamás serán actualizadas, al menos en esta tienda, lo cual me hace estar seguro de que no se verán muchas transacciones al respecto. Afortunadamente quien desee seguir usando WinMo muy a pesar de la bajada de pulgar de sus creadores puede seguir usando otra tienda de aplicaciones que al menos de momento sigue con muchas más posibilidades de incluir nuevos desarrollos y actualizaciones: La nuevamente renombrada O!market de freewarepocketpc.net.

En el caso de My Phone, aunque deje de procesar sincronizaciones con los smartphones, los datos almacenados podrán accederse y descargarse hasta el 6 de Octubre de este año, fecha a partir de la cual ya no se encontrará más disponible el acceso al servicio vía su sitio web. Quienes por algún motivo no hayan descargado su información pasada esta fecha y la necesiten cuentan con dos opciones:

  1. Microsoft automáticamente comenzará a migrar a partir del 7 de Agosto una parte de la información almacenada en My Phone a su servicio Windows Live SkyDrive, al cual podrá accederse utilizando las mismas credenciales de Windows Live con las que se estaba registrado en el servicio de My Phone. Lo malo de esto es que sólo se migrarán los contactos en un archivo en formato CSV, los eventos del calendario en formato ICS, mensajes SMS en formato TXT, y fotos que fueran almacenadas en los formatos jpg, jpeg, gif, png, tif, fit, wbmp, bmp, opl, ota o n3a. Si por algún motivo esto no nos funciona, o necesitamos recuperar documentos, favoritos, música, videos o cualquier otro tipo de información no contemplada en esta migración luego del mencionado 6 de octubre de 2011, deberemos poder recurrir a la segunda opción que es:
  2. Pedir a Microsoft que nos entregue todos nuestros datos en un CD o DVD. Hasta el 5 de octubre de 2012, o sea durante un año a partir de que ya no pueda accederse a los datos vía la web de My Phone, Microsoft ofrecerá al usuario que lo solicite toda la información de su cuenta en My Phone en un soporte físico como un CD o DVD. Este trámite podrá realizarse a través del sitio de Soporte de Microsoft. Lo que me preocupa de esta facilidad es la disponibilidad de la misma en cada país y sus zonas; tampoco se hace mención a costos o plazos y lugares de entrega, por lo que si llegaron hasta este punto sólo les puedo desear buena suerte.

Es triste ver como jubilan de prepo una plataforma que aunque añeja aún tiene mucho para dar, todo en nombre de las ganancias. Yo prometo usarte cada tanto WinMo, al menos mientras mis gadgets que te tienen respondan.


jun 16 2011

La telenovela de los servicios de hosting argentos

Gabolonte Blasfemus

Casi todo el que viva de la web o algo similar se enteró durante la semana de que algo malo pasa con El Server. Sí, El Server, ese conocido servicio de hosting de nuestras pampas, el que auspicia desde hace años a Alejo y Valentina, y al que muchos se migraron en su momento, horrorizados, por las prácticas de Dattatec, otro webhosting vernáculo.

Según indica una nota de FortunaWeb, un error humano en las tareas de mantenimiento causó una pérdida de las bases de datos de un servidor MySQL, dejando en Pampa y la vía a aproximadamente 4.000 sitios web. Lo que empeora aún más las cosas es que la compañía expresa claramente en sus promociones que se incluye un sistema de backup que provee “10 copias completas” de cada sitio de manera automática, y en los hechos, ante este desastre, sólo pudieron levantar una imagen del mes de Enero en la mayor parte de los sitios afectados en el mejor de los casos. Un ejemplo emblemático de esto es el del sitio de la Fundación Huésped, que al momento de hoy muestra en su página principal un mensaje de felices fiestas y noticias  relativas al mes de Diciembre pasado.

image

Además de la Fundación Huésped, muchos otros sitios conocidos fueron afectados por este incidente, sobre el cual El Server emitió primeramente un mensaje algo escueto para explicar la situación, y a continuación un informe técnico detallado y un descargo en relación a otra nota de FortunaWeb en la que se entrevistó a uno de sus directores y se resalta su frase de que “Resguardar la información es responsabilidad del cliente”.

Más allá de todo lo explicado, este nefasto hecho produjo reacciones bastantes predecibles, como la ira de quienes sufrieron la caída de sus sitios, muchos de ellos revendedores del plan de hosting que ahora recibirán cartas documento de sus clientes por incumplir el servicio, y que a su vez ellos harán lo mismo para con El Server. Los mensajes ácidos vía Twitter, claro, no se hicieron esperar:

image

image

Geekotic, este amado, más odiado, y a veces preferiría que aún más ignorado weblog, está también hosteado en El Server, y afortunadamente su base de datos reside en un servidor distinto al de la catástrofe ocurrida. Mis experiencias con la empresa han sido generalmente aceptables, pero convengamos que nunca los puse realmente a prueba: Si un día el sitio no carga simplemente espero a ver si se resuelve solo, y en casi todas las cuestiones técnicas me las arreglé solo. Digamos también que si Geekotic está una semana sin funcionar me molestaría pero no estaría perdiendo plata. Además, de puro paranoico, hago mis propios backups regulares de archivos y base de datos.

Aún así, considero que estos son momentos vitales para que El Server se comunique abiertamente como lo viene haciendo, con humildad, amabilidad y compresión hacia los clientes damnificados. Van a tener que hacer una excelente letra de ahora en más si no quieren ser el nuevo Dattatec de la blogósfera, empezando por supuesto por no mandar intimaciones legales a quienes digan algo de ellos que no les guste.

Ahora bien, al margen de los deberes incumplidos de esta empresa de hosting, está visto ante semejante lluvia de sitios rotos que no muchos webmasters profesan el culto a esa palabrita tan conocida: BACKUP. Carajo, ¡si hasta algunos tendríamos que hacer backup de nuestro culo antes de ir al baño! ¿Cómo es posible que, principalmente por puro temor a que algo así suceda, no se encarguen de resguardar los sitios propios, o peor aún, los de clientes que les pagan por hacerlo? Obviamente esto no le quita mérito a El Server que se cargó cuatro mil bases, pero cuesta ver que es tanta la cantidad de clientes que perdieron todo y no tenían ni una pobre copia de seguridad, incluso bloggers que se la dan de capos de la tecnología y que en estos momentos deben estar haciendo copy&paste de sus posts perdidos en el cache de Google.

Pero eso en realidad no me interesa, no. Lo que a mi me importa es un juego. Desde que leí algo tan vago y ambiguo como “error humano”, no pude dejar de pensar en qué era lo que realmente había pasado. Mi lógica es simple: Si realmente hubiera sido algo que calificaría como error humano lo hubieran querido ocultar ante todo, le habrían echado la culpa al software (bueno, de hecho lo terminaron haciendo) o a algo más, pero para que lo reconozcan debe haber sucedido algo peor que necesitan tapar… o no es humano, o no es error, y obviamente apuesto a lo último. No sería la primera vez que un empleado disconforme hace justicia por mano propia cuando sabe que le dan el olivo o cuando ya está colmado de recibir humillaciones. Y los empleados de sectores tecnológicos tienen un karma especial para eso; aún en empresas de tecnología tienen que vivir como a ellos los relegan como meros sirvientes infrahumanos a un sótano húmedo mientras los departamentos comerciales y de marketing hacen fiestas todos los viernes sintiéndose los reyes del mambo (en resumen, mucha-plata-a-marketing-y-cervecitas). ¿Quién apuesta que acá no están lidiando con un regalito de despedida?

 

Esto podría entrar en los grandes mitos y leyendas del IT local, como el de ese ex empleado que cortó una fibra óptica que dejó a la mitad de los clientes de una empresa incomunicados, o ese otro que no borró nada pero lo dejó encriptado. ¿Hacen sus apuestas?


ago 16 2010

Dudas Existenciales (73)

Gabolonte Blasfemus

La baja actividad en este weblog de pacotilla delata, además de que a lo mejor me estoy rascando mucho, otra realidad de mi temporada sabática en la bobósfera (término que por cierto ya se quedó anticuado, ahora debería ser algo como socialmierdósfera o similar): Ni me acuerdo a veces de que existía algo que se llamaban feeds. Pero cuando a veces le regalo mi valioso tiempo (ok…) a la lectura de un buen artículo, me encuentro a veces con perlas muy interesantes, como la reseña de dos interesantes charlas de seguridad dadas en la última Black Hat realizada por su majestad el Maligno. Mientras que de una de ellas, la nueva vulnerabilidad que afecta a WPA2 (hasta el momento el protocolo más seguro para conectarse por Wi-Fi) se explayó oportunamente Alejandro de SpamLoco, a mí me llamó poderosamente la atención la otra que, en honor a la verdad, aunque utiliza dos conceptos que ya son conocidos desde hace un buen tiempo no deja de preocupar un poquito.

Para exponerlo en semi-nardo-geek-criollo, nuestro muchacho, un tal Samy Kamkar, en primer lugar logra, mediante un ataque XSS que afecta a los routers inalámbricos del gigante estadounidense Verizon, obtener la MAC address de la interfaz inalámbrica de dichos equipos sólo con conseguir que la víctima detrás de uno de estos acceda a un sitio que dispare la vulnerabilidad, siendo el único requisito necesario que lo haga desde un navegador que haya sido previamente autenticado con la interfaz web de administración de su router. Mediante la misma vulnerabilidad también se envía este dato al atacante, para luego pasar a la fase 2.

La segunda parte es, al menos para mí, una que me resulta preocupante por ser algo que casi todos conocemos y pocos pensamos que se podría usar de esta forma, aunque sí nos sospechábamos que algún día se nos volvería en contra. Se trata ni más ni menos que de la infame base de datos mundial que Google mantiene donde asocia con una coordenada geográfica toda red Wi-Fi que hayan detectado en sus innumerables incursiones para mapear al mundo. En su charla sugestivamente intitulada How I met your girlfriend nuestro amigo Samy explica como descubrió, examinando de qué manera funciona el protocolo de geolocalización que utiliza Firefox y otros navegadores, como cuando Google Maps intenta establecer nuestra ubicación uno de los parámetros que utiliza para conseguirlo es fijarse en la red inalámbrica a la que estamos conectados (si este fuese el caso) y consultar su localización en su inmensa base. El parámetro que identifica a cada red no es desde ya su nombre, sino sería un verdadero despropósito con tantas llamadas linksys, netgear y similares, sino que como ya bien lo saben o se lo imaginan a estas alturas se trata del dato que fue extraído en el paso anterior: La MAC Address, la dirección física del adaptador inalámbrico del router, la cual como con toda interfaz de red es un valor único e irrepetible de fábrica. De esta forma el ataque completo consigue ubicar geográficamente a la víctima con una asombrosa y atemorizante precisión, y sin necesitar de un GPS o la red de telefonía celular.

En su sitio de muestra del xploit Samy nos muestra como con tan sólo ingresar la MAC de cualquier red Wi-Fi obtenemos enseguida no sólo unas coordenadas, la cual muy amablemente nos exhibe en Google Maps, sino datos más directos, como País, Ciudad, Calle y hasta la Altura, generalmente con un rango de error de una cuadra. Uno a veces no suele preocuparse por estas cosas porque cree que sólo ocurren en países del primer mundo donde ya a estas alturas cada ciudadano cuente sin saberlo con una sonda anal de rastreo, pero fue grande mi sorpresa al verificar que Google sabe donde vive mi Wi-Fi.

Lo más peligroso de toda esta cuestión radica en que, mientras la mayoría de los routers permiten desde su configuración cambiar la dirección física del adaptador WAN, o sea el que se conecta a Internet a través de, por ejemplo, el cablemódem o módem ADSL, no conozco ninguno que permita hacerlo con la del adaptador WLAN. La única vía posible de evitar quedar escrachados en este caso radicará en poder utilizar un router movido por Linux, desde cuya línea de comandos se puede realizar este cambio con relativa facilidad.

¿Creen que pueden estar a salvo de las implicancias de que Google sepa donde vive nuestro router tan sólo porque no es uno de Verizon? Puede que lo quieran pensar otra vez, todos los días surgen nuevas formas de extraer mediante el navegador información del equipo en el que este corre…