Ene 30 2014

(Y un día conocí a) Mosh, la evolución móvil de SSH

Gabolonte Blasfemus

moshEs increíble como uno de los antes y después de comenzar a laburar con *nix boxes es que, cuando te querés acordar, respirás la línea de comandos. No me refiero a que te los vas a saber todos de memoria, pero sí a que de repente vas a saber dónde estás más o menos parado y, en caso de que no te acuerdes qué deberías tipear, al menos saber cómo y en dónde buscarlo con confianza. Pero lo que sí se comienza a respirar casi con naturalidad es SSH. SSH para montar una unidad, para ver estadísticas del sistema, para correr scripts; SSH para todo.

No es para menos, es un protocolo muy seguro (si está bien implementado el cliente), podemos redireccionar infinitos puertos para usar túneles seguros y así llegar a cualquier servicio dentro de otra red (como VNC, uno de los primeros usos que todos le damos), y podemos tener tantas terminales abiertas como se nos antoje. Es casi de tereso pedirle más.

Continue reading