mar 21 2012

Ésto es Internet móvil, lo demás pavadas

Gabolonte Blasfemus

Todavía observo con asombro como otra profecía post-apocalíptica de la TV y el cine se hizo realidad, y tal como en la serie debut de Jessica Alba, Dark Angel, el gobierno yanqui manda drones voladores, muchas veces armados, operados a control remoto a vigilar y atacar objetivos, entre ellos gente y, por qué no, hasta a sus propios ciudadanos que ayudaron a pagar estas amenazas con sus propios impuestos.

Por suerte, en medio de tanta oscuridad cada tanto se encuentra un atisbo de esperanza, de que algo mejor puede hacerse con las cartas que nos dieron. Liam Young, de Tomorrows Thoughts Today, un grupo de pensamiento (o think tank, como les gusta decir a los anglos) dedicado a “explorar las consecuencias del urbanismo fantástico, perverso y subestimado”, nos enseña esa lección con un enjambre de drones que, siendo utilizados como unidades de vigilancia y control por los militares y la policía, fueron reacondicionados para una función mucho más social y humana: Ayudar a compartir.

Flotando en el aire, estos vigilantes reivindicados conforman una red inalámbrica Wi-Fi que permite a cualquiera en las cercanías conectarse y compartir contenido con otros en la misma zona. El proyecto se llama Electronic Countermeasures, y lo definen como una suerte de verdadera Internet pirata, un Napster aéreo. Cuando la reunión se termina, o llegan fuerzas represivas, los drones simplemente pueden volar lejos a otra parte, trasladando consigo su red y su punto de conexión para la gente. Aunque me pregunto cuánta autonomía y alcance de control tendrán estos bichos…

Pero no sólo esta red de drones aporta la posibilidad de conectarse entre las personas y compartir, sino que además lo hace con arte y elegancia. Cada vez que alguien se conecta a la red, las naves parpadean y cambian formación, representando diversos patrones, que en un cielo nocturno deben ser todo un espectáculo para vivir. Los dejo con el video que nos da una idea de lo genial que debe ser conectarse a esta red pirata.


jul 21 2009

El reloj de las redes sociales

Gabolonte Blasfemus

Si tanto Facebook, Twitter, MySpace y demás te superan y no sabés bien cuánto tiempo dedicarle a cada uno y cuándo, tal vez sea una buena idea comprarte por algo de $18 USD este reloj pulsera que te dice cuándo chequear cada uno de los sitios web sociales más populares.

image

Desde ya que si usás absolutamente todos los sitios que figuran en el cuadrante y además tenés que dormir, comer, cagar, trabajar para poder seguir haciendo los dos anteriores, y además de eso mantener una vida social real fuera de la pantalla y, si sos muy temerario, intentar tener una pareja o una familia, seguir a rajatabla su uso puede traerte algunos problemas. Pero nadie puede negar que no es una linda poronga para salir a hacerse el banana en alguna reunión de twiteros ahora que están tan de moda.

Vía The Awesomer.


jul 15 2009

Usar actualizaciones de Twitter como mensaje personal en Messenger y en Facebook

Gabolonte Blasfemus

net_20 Las herramientas sociales en Internet son maravillosas para conocer y darnos a conocer, pero es innegable que también representan un consumo de tiempo cada vez mayor, que, si no lo administramos bien, puede llegar a interferir con nuestra vida diaria o directamente a cansarnos. Además, cada sitio social pretender ser el único (o al menos el más importante) en nuestras vidas, pretendiendo todos que les contemos qué estamos haciendo o en qué pensamos, o dicho de otra forma, los updates que Twitter te exige bajo su lema “¿Qué estás haciendo?”, Facebook como “¿Qué estás pensando?” o en Windows Live Messenger (Siendo automáticamente utilizado como mensaje de estado en la red social de Windows Live) como “Escribe un mensaje personal que tus contactos puedan ver”. Esto nos lleva, si lo seguimos al pie de la letra, al absurdo; terminaríamos pasando más tiempo escribiendo updates que viviendo. Además, ¿qué haríamos? ¿Escribiríamos updates distintos en cada servicio, y quien no nos tenga en todos se pierda el resto, o mandaríamos el mismo update a todos, bajo el riesgo de que quienes nos sigan por todos lados lean lo mismo varias veces? En mi opinión, es preferible lo segundo, a riesgo de molestar o aburrir a alguien porque leyó más de una vez lo mismo o porque lee algo que no le interesa, ya que así nos evitamos el embrollo de pensar qué update va en cual o cuales servicios, utilizando tiempo sólo para escribir el update y punto.

En ese sentido, considero a Twitter la herramienta por excelencia para escribir updates, ya que es práctico y directo, y gracias a su variedad de aplicaciones de terceros se tiene muchísima flexibilidad a la hora de usarlo desde cualquier dispositivo o situación, incluso desde el teléfono celular por SMS. Y qué mejor que plasmar esas actualizaciones también en Facebook y como mensaje personal en Windows Live Messenger, para ahorrarnos pelotudeo?

image

Para que nuestra última actualización de Twitter pueda verse también como mensaje personal en Windows Live Messenger podemos utilizar Twitter2PSM, un Script para Messenger Plus! Live que automáticamente chequea nuestra cuenta de Twitter y coloca nuestro último twit como mensaje personal. También podemos hacer que nuestro avatar de Messenger se sincronice con el de nuestro Twitter, y filtrar los replies para que no salgan mensajes que son respuestas específicas a otros. Además es posible ajustar el intervalo de actualización para no volver locos a nuestros contactos de WLM si somos unos twiteros feroces ;).

image Ahora bien, para hacer lo mismo con Facebook, y que salgan en nuestro muro las actualizaciones que enviamos a Twitter, no hay nada mejor que utilizar su aplicación para Facebook, la cual una vez aprobada nos permitirá configurar nuestra cuenta para automáticamente publique nuestros twits en el muro de Facebook, filtrando también los replies por defecto.

Una vez hecho esto, al menos tendremos más tiempo desentendiéndonos un poco de tantas actualizaciones y herramientas distintas, sin por eso abandonarlas.


jun 17 2009

Opera Unite, compartiendo sin intermediarios

Gabolonte Blasfemus

imageAyer fue el día elegido por Opera Software para hacer un lanzamiento muy especial. Enarbolando como bandera el nada humilde slogan de reinventar la web, presentaron su último alarde en innovación: Opera Unite, un producto que, según las propias palabras de la compañía, pretende cumplir con esa promesa primigenia incumplida que postulaba la web original: Que todos pudiésemos conectarnos con todos. Algo que hoy es posible, pero en base a ceder y confiar ciegamente en quienes ostentan el poder de distribución en la web que a nuestras computadoras, y por ende a nosotros, siempre se nos negó. Las compañías proveedoras de hosting y demás servicios de alojamiento para nuestro contenido son el tercero inevitable en esta ecuación, ya que nosotros mismos no podemos. Bajo este modelo, si queremos compartir en la web fotos, documentos, o cualquier otro contenido propio, debemos pasar primero por los filtros, cláusulas, y en muchos casos expropiación de parte de empresas como Facebook, Google, Twitter, o cualquier otro servicio que nos permita lo que se le niega a nuestra propia computadora, que queda convertida así en una ciudadana de segunda de Internet, ya que no tiene voz propia si no es a través de otras computadoras especiales, los servidores, quienes son los amos que deciden qué se ve y qué no. Esta es más o menos la idea filosófica detrás de los motivos para lanzar un servicio como Unite, y el por qué para Opera esto se trata de reinvertar la web volviendo a sus principios:

Continue reading


may 21 2009

RunPee.com te dice en qué momento abandonar el cine y correr al baño

Gabolonte Blasfemus

image A veces ocurren ideas realmente locas, y RunPee.com es sin dudas una de ellas. Este sitio pretende ser una base de información para algo tan trivial pero a la vez tan desesperante en el momento que sucede como… saber en que momento de una película abandonar la sala del cine y correr al baño a echarse un meo perdiéndose lo menos posible de la trama. Para eso, los visitantes del sitio pueden ingresar en el los momentos más aburridos y poco importantes del film, indicando el minuto aproximado en que ocurre y describiendo el momento exacto de la trama en la que podemos levantarnos de la butaca y entablar velocidad de crucero hacia el ñorsi. También cuenta cada una de estas pausas sugeridas con un cuadro de texto, inicialmente ininteligible pero decodificable al hacer click en un botón para evitar spoilers, que nos cuenta de qué nos perdimos si fuimos a descargar la agüita amarilla en ese determinado momento. Lo malo, pero a la vez gracioso del sitio, es que como el contenido está subido por sus usuarios, y aún no parece haber algún sistema de votos o moderación, la información con respecto a muchas películas es inútil y casi vandálica, al estilo de “andate a mear todo lo que quieras que no perdés de nada, esta peli es un bodrio”; posiblemente tengan mucha razón, pero la función del sitio no es criticar las películas.

image

Las otras contras para nosotros es que como es un sitio yanqui todo está en inglés y sólo hace referencia a estrenos actuales de aquellos lares. Pero aún así me pareció muy loco como para reseñarlo.

Vía LifeHacker.