Oct 19 2011

Un asesino serial anda suelto en Facebook

Gabolonte Blasfemus

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-18Se ha escrito hasta el hartazgo sobre los peligros de compartir demasiada información en Facebook, y aún así, todos lo seguimos haciendo en esta y otras tantas redes sociales. Muchos ni siquiera piensan en las posibles consecuencias, asegurando que no pasa nada. Por supuesto que para la mayoría suele ser así, pero también es un hecho que siempre existe la posibilidad de ser víctimas de algún abuso o delito por facilitar cierta información sobre nosotros, hacer click en un link sospechoso, o simplemente creernos lo que nos dice ese nuevo amigo/a que tanto nos atrae. Por estos días es normal también ver en las noticias  hechos policiales que involucran de una forma u otra a perfiles de Facebook, y que no podrían haberse concretado de no ser por éste.

En esa misma línea es que el sitio Take This Lollipop pretende llamar nuestra atención, aunque luego dependerá de nosotros si lo tomamos como un mero entretenimiento o como una advertencia de a lo que se está expuesto si se comparte información personal en redes sociales. Al ingresar a esta aplicación web veremos una típica paleta o chupetín, como le decimos por estas tierras, con la característica de ser color azul y llevar la reconocida f de la red social más famosa. Un mensaje en inglés nos retará a tomarla, y al hacerle click encima la aplicación web nos pedirá acceso a nuestra cuenta de Facebook. Una vez garantizado el acceso y luego de unos segundos se nos presentará, con excelente calidad cinematográfica, un cortometraje en el que seremos protagonistas, ya que veremos como un repulsivo y aterrorizante psicópata, que encaja visualmente con el clásico estereotipo del asesino serial estadounidense, observa con exaltación nuestro perfil de Facebook en su vieja computadora.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-54

Veremos cómo desde su monitor espía nuestro muro, nuestra lista de amigos, y aún más aterrorizante, cómo mira nuestras fotos personales, en las que podemos salir nosotros, nuestros amigos o familiares.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-42-09

Luego veremos a este desquiciado ponerse aún más nervioso y excitado cuando, llegando al punto en el que decide que nos quiere hacer una visita, busca nuestra dirección en Google Maps. Veremos que escribe la misma ubicación que tenemos en nuestro Facebook, y lo veremos subirse a su auto para ir a buscarnos. Afortunadamente Buenos Aires queda un poco lejos para ir en auto desde yanquilandia, y con la facha que tiene este tipo dudo que lo dejen subir a un avión Guiño

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-58

Take This Lollipop se define a sí mismo como una experiencia interactiva de imagen real para Facebook Connect, y vale la pena experimentarlo sólo por su excelente calidad visual, que nos hará creer que realmente un enfermo mental viene tras nosotros. Por supuesto, puede no ser apto para gente fácilmente impresionable, así que recomiendo suma discreción al utilizarlo.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-08

Tal vez lo más importante de esta experiencia es la sensación que nos deja luego de vivirla. Yo en lo personal tengo que admitir que las escenas que pueden generar algo de impresión corrieron por un costado muy morboso de mí, por lo que casi lo disfruté como si mirara un capítulo de Dexter, y no me puse a pensar demasiado en la posibilidad de que la información que vuelco en redes sociales pueda convertirme en blanco de algún ataque; pero esto también se debe a que suelo mantener cierto control sobre con quién comparto información personal, además de no compartir demasiado. Después de ver lo que podría suceder con la información personal que compartís en Facebook, ¿te quedaste más preocupado que de costumbre? ¿Borrarías información de tu perfil? ¿Pondrías más restricciones para que sólo tus cercanos vean lo más personal?


Jun 5 2010

Reclamando la privacidad de Facebook

Gabolonte Blasfemus

image El invento no tan in invento que hizo que el niño Zuckerberg no tuviera que preocuparse más por su futuro económico dio bastante que hablar en las últimas semanas, y siempre alrededor de un mismo tema: Facebook y sus constantes abusos a la privacidad de sus usuarios, que a estas alturas pueden equipararse a la franja de población mundial que tiene acceso a Internet.

Por un lado algunos tuvimos bien presente la propuesta de QuitFacebookToday.com, un sitio que proponía a modo de protesta que todos los que se hayan decidido o convencido de dejar a la red social más grande se den de baja en un mismo día, que fue el pasado 31 de Mayo. Algo más de 36 mil usuarios se comprometieron a abandonarlo para siempre, pero, qué son 36 mil al lado de los 400 millones que la f más famosa de la red alega poseer?

Y déjenme ser bien sincero acá, yo estuve muy cerca de ser uno de esos 36 mil y pico, y más cuando los nuevos controles de privacidad aparecieron repentinamente en mi cuenta, sintiéndome empernado y víctima del cuento del tío una vez más. Hasta llegué a borrar fotos familiares de mi perfil y todo (aún sabiendo que posiblemente Facebook se las guarde para siempre) y a avisar a amigos de mi próxima despedida, preparando todo para el 31. ¿Qué pasó entonces? Para empezar me olvidé y se me pasó la fecha, y aquí pueden culpar al sitio organizador del éxodo masivo el cual no tenía un formulario funcional al momento de dejar mi email para que me lo recuerde; por otro lado estuve a punto de hacerlo igual cuando me acordé, pero hay que admitirlo, la adicción es muy fuerte, y más cuando se ve que es más fuerte en tus amigos. ¿Qué sentido tiene ir a una red social que nadie usa? Es el mismo motivo por el que por años hemos usado MSN/Windows Live Messenger y no Jabber; porque todas las chichis están en el primero. Y ahora todas, absolutamente todas, tienen su cuentita para que Zucker-boy pueda chusmear las fotos de una distinta cada día sin repetir jamás en toda su vida.

image Y mientras no me decidía si despedirme para siempre de las invitaciones de aplicaciones al pedo y los estados delirantes que no dicen nada, me encontré con ReclaimPrivacy.org, un sitio que permite afinar de una forma simple la configuración de privacidad de Facebook, incluso para quienes se marean en ella y no saben que tocar. Para eso sólo debemos ingresar al sitio y arrastrar el botón gris que el mismo presenta hasta nuestra barra de marcadores, para luego accionarlo cuando ingresemos a la página principal de controles de privacidad. Al accionar el botón Scan for Privacy, un script chequeará todos los parámetros de nuestra cuenta para avisarnos si existen ítems de nuestra cuenta que estén demasiado expuestos, y nos ofrecerá el link correspondiente para ir directamente a la página de Facebook donde puede cambiarse. Una vez reajustada la privacidad a nuestros deseos, podemos volver a realizar un escaneo para estar seguros.

image

Este botón funciona sin problemas tanto en Firefox como en Opera según pude probar, aunque en este último aparece un poco fuera de lugar en la página, por lo que puede traer algunos problemas a la hora de arrastrarlo a una barra; de todas es probable que trabaje en cualquier navegador moderno. Y no puedo más que reconocer su utilidad, ya que encontró unos sectores de mi perfil que estaban “demasiado compartidos”, y que, entre tantos cambios adrede a los controles de privacidad por parte de Facebook, increíblemente había perdido de vista.

Pero hay lugar para lo extraño y todo: Incluso antes de ponerme a jugar con ReclaimPrivacy.org noté sorprendentemente que mi página de perfil no cargaba más desde un navegador que no estuviese con la sesión iniciada en otra cuenta.

5839_full ¿Debemos realmente dejarlo antes de que guarde suficiente como para destruirnos? ¿Es una locura, un suicidio social, y debemos seguir usándolo? Tal vez las dos ideas son exageradas por igual, creo que estamos tan jugados como lo podemos estar dejando nuestras fotos y pensares en cualquier otro sitio que no controlamos (ok, tal vez un poquito más), y el mejor consejo para quien quiera seguir usándolo será reducir el grado de exposición: Menos fotos intimas y familiares, menos pensamientos sin pasar por el filtro de la sensatez, y cuidarnos de la misma forma que lo haríamos en un salón lleno de gente. Y si no nos importa nada porque estamos rejugados, no tenemos ni una profesión por la que nos pueda preocupar lo que salga en nuestro perfil, y nunca vamos a levantar cabeza, bueno, matensé ahí…


Mar 12 2009

La privacidad de tus datos y Facebook, una pareja explosiva

Gabolonte Blasfemus

image FaceBook, la red social más capita de todas, está comenzando a pagar el precio de su excesiva popularidad: Le hacen kilombo por cada pedo que se tira. Que la página de inicio anterior estaba mejor (o incluso la anterior de la anterior), que es complicado de usar… y a eso podemos sumar metidas de pata grandes de la compañía como intentar apropiarse de todo el contenido que pase por sus servidores. Después tenemos el vapuleado tópico de la privacidad, donde todos eligen bandos y tenemos por un lado el equipo de los retrógrados, que bajo la bandera de “todo pasado fue mejor”, asegura que gracias a FaceBook los criminales pueden saber cuándo uno se va de vacaciones, quienes son sus familiares y mucho más, para así orquestar fácilmente secuestros, robos y un largo etcétera, y que si dejase de existir, junto con Twitter y los fotologs, el mundo sería mejor; mientras, en la otra esquina, el de los gurús 2.0 asegura que la privacidad en este y otros sitios sociales es totalmente controlable por el usuario y que, si termina mostrando sin quererlo fotos de como vino al mundo a todo el amplio público, es simplemente porque se trata de un cavernícola digital que no sabe entenderse con la tecnología. Y como siempre, en casi todo desacuerdo, ambas partes tienen un poquito de razón.

Continue reading