Jun 22 2011

Boot-Repair, herramienta gráfica para reinstalar GRUB2

Gabolonte Blasfemus

imageEl mundo Linux tiene esas cosas maravillosas y al mismo tiempo otras que te hacen envejecer algunos meses. Al contrario que en Windows, es genial poder clonar un sistema Linux entero de una máquina a otra con un hardware completamente distinto (por ejemplo utilizando Clonezilla) y que de buenas a primeras al arrancar levante todo como si nada, en tanto y en cuanto la versión del kernel que tengamos ahí soporte ese hardware, algo que en el mundo Windolezco colgaría el sistema clonado si los cambios de hard son tan radicales como un chipset o controlador de disco distintos.

Lo malo son cambios tan radicales como los de GRUB, el boot manager por defecto de Ubuntu, Debian, y una buena parte de las distros Linux. Quienes estábamos acostumbrados a editar el archivo menu.lst del GRUB original para resolver cualquier problema, nos encontramos con algo totalmente diferente en GRUB2, el que ya es utilizado en las versiones más recientes de Ubuntu. A vistas generales, GRUB y GRUB2 son dos herramientas muy distintas en su funcionamiento interno. Por ende, lo que en el GRUB primigenio resolvíamos agregando o modificando mínimamente una entrada en un archivo de texto, en GRUB2 se asemeja más a editar código. De todas formas no hace falta llegar a tales extremos para reinstalar o restaurar GRUB2 en un sistema al que le hayamos copiado un Linux, existen tutoriales bastante fáciles de seguir que permiten, desde un live CD como el de Ubuntu, recuperar GRUB y GRUB2 completamente.

El problema viene cuando no estamos tratando de reinstalarlo en un disco con las mismas particiones y sistemas operativos que se tenían originalmente, sino otros. En particular recientemente tenía la necesidad de copiar el Ubuntu que ya tenía actualizado y personalizado a mi gusto a otro equipo para ahorrarme la pérdida de tiempo y la molestia de instalar todo nuevamente desde cero, pero el nuevo equipo tenía tan sólo un Windows 7, mientras que en el anterior había un sistema más y el orden y asignación de las particiones era muy distinto. Dicho así, una vez copiada la partición Ext4 de este Ubuntu 11.04, luego ajustada mediante Gparted para hacerle lugar a una partición de swap, y finalmente ejecutado el proceso de recuperación de GRUB2, me encontré al arrancar el sistema con el menú original de la otra máquina, en donde figuraba un OS que en el equipo actual no poseía, y donde la opción para arrancar Windows 7 no funcionaba.

Estoy seguro que debe existir una opción por línea de comandos mucho más sencilla para permitir que GRUB2 re-escanee las particiones de un disco y cree desde cero las entradas originales de su menú para arrancar cada uno de los SOs que encuentre, exactamente igual que como hace al momento inicial de instalar una distro Linux como Ubuntu, pero antes de llegar a conocerla me topé con la hermosa sencillez de Boot-Repair. Se trata precisamente de una aplicación que podemos correr desde el entorno gráfico de Linux para realizar las reparaciones más comunes en un sistema en todo lo que a GRUB2 concierne. Todo es accesible mediante opciones gráficas bastante fáciles de entender en tanto y en cuanto tengamos una mínima idea de la asignación de discos en Linux.

image

Desde Boot-Repair podemos fácilmente volver a detectar todos los sistemas operativos de un disco y reinstalar GRUB2 con las entradas correctas en su menú de arranque.

image

Para instalarlo en Ubuntu lo más fácil es recurrir a sus repositorios PPA. En la consola deberemos ingresar:

sudo add-apt-repository ppa:yannubuntu/boot-repair

sudo apt-get update && sudo apt-get install boot-repair-ubuntu

Los paquetes PPA funcionan para las versiones 10.04, 10.10 y 11.04 de Ubuntu y sus derivados. En otros casos será necesario entrar en la molestia de bajar los fuentes y compilarlos. Posiblemente no nos servirá para todos los casos, pero nos sacará las papas del fuego rápidamente en los más recurrentes.


Oct 19 2010

Localización y borrado/recuperación de datos por robo en teléfonos Windows Mobile

Gabolonte Blasfemus

imagePerder o ser víctimas del robo de nuestro móvil es algo ya de por sí bastante traumático, ya que sumado al trastorno del hurto o asalto en sí perdemos el mayor nodo de comunicación e información con el que casi toda persona cuenta hoy en día: Ya no nos pueden ubicar fuera de nuestra casa, no podremos consultar información sin importar el lugar que estemos, y ni siquiera planificar nuestra semana, teniendo en cuenta que una cantidad cada vez mayor de gente utiliza su móvil, sea smartphone o no, como agenda de citas, tareas y eventos, ya que es ni más menos que el lugar ideal para hacerlo, en ese objeto de veneración/adoración/odio y por sobre todo necesidad que cargamos incluso hasta en el baño en estos tiempos. Pero si existe algo aún peor que la mencionada pérdida temporal y repentina de tantas funciones vitales para el día a día propio es la posibilidad de que la información personal almacenada en nuestro celular pueda ser utilizada para realizar nuevos ilícitos contra nosotros o incluso nuestros amigos y conocidos que figuraban en la libreta de contactos del terminal siniestrado.

Tampoco debemos volvernos locos de paranoia pensando en que ni bien tengamos la mala suerte de no volver a ver nuestro móvil seguidamente nosotros y nuestros amigos nos convertiremos en víctimas de robo de identidad o delitos peores, la realidad al menos de países como Argentina es que el robo y reciclado de teléfonos celulares es un mercado tan inmenso y aceitado que a menos que sepan que se trata del móvil de alguien acaudalado o importante difícilmente le dediquen el tiempo y la inteligencia necesaria para tales operaciones, siguiendo el terminal un automatizado proceso de hard reset y reciclado para ser revendido a tentadores precios en locales de baja calaña y/o sitios de merca libre. Aún así, la amenaza es real, existe, y sería mejor tratar de estar preparados para ella antes de que nos suceda. Y acá es donde entran en juego las aplicaciones anti-robo para smartphones, en nuestro caso para Windows Mobile.

Continue reading


Mar 23 2009

Tweleted muestra esos twitts eliminados que nadie quería que vieras

Gabolonte Blasfemus

Los de Twitter la tienen realmente fácil: Inventan un servicio muy simple, ambiguo, y lleno de baches, y luego dejan que en base (y gracias) a eso cientos de terceros creen un tremendo ecosistemas de aplicaciones y servicios que lo mejoran sin que ellos muevan un dedo. Aunque en este caso más que mejorarlo, Tweleted nos muestra una preocupante faceta del conocido servicio de microblogging que tal vez pocos conozcan: Cuando borramos un twitt, este se elimina sólo de nuestro perfil, pero no de Twitter Search. Y Tweleted busca y nos muestra los twitts borrados de cualquier usuario, aprovechándose justamente de esto. Tan sólo tiene que comparar y rescatar los twitts del usuario que no figuran en su propio perfil pero sí en los resultados de búsqueda de Twitter.

image

Para añadirle un poco más de diversión y dramatismo, el sitio cuenta con dos estilos visuales switcheables desde una barra superior, uno celestial pensado para usar su función de recuperación de twitts borrados con las mejores de las intenciones, y otro infernal, para cuando sólo buscamos material incriminante.

Probándolo me decepcionó bastante, ya que he visto twitts que sé que no fueron borrados (al menos por un largo tiempo), y el sitio se excusa de esto explicando que a Twitter por momentos “se le escapan” algunos twitts que no llega a mostrar, a pesar de no haber sido borrados. Y yo que quería ver correr sangre!

Vía Mashable.