Feb 11 2011

Migrar de Windows Mobile a Android (4): Música y llamadas por Bluetooth, Portapapeles

Gabolonte Blasfemus

Hoy vamos a ver qué diferencia hay entre WinMo y Android para algo que todos alguna vez sufrimos en plataformas móviles: La implementación del portapapeles o clipboard. Y también voy a tratar el tema de escuchar música y tener llamadas telefónicas con auriculares Bluetooth, algo que posiblemente no interese a muchos, pero a mi sí (recuerden un weblog es fruto del más profundo egocentrismo, siempre).

Escuchar música y recibir llamadas por auriculares Bluetooth

imageTanto en mi HTC Touch Viva como en mi anterior teléfono con Windows Mobile, un Qtek S200 (o HTC Prophet), casi siempre escuché mi música a través de unos cómodos auriculares estéreo Bluetooth Sony Ericsson HBH-DS220. La interacción entre estos y Windows Mobile no era perfecta, pero puedo asegurar que es suficientemente buena. Los inconvenientes normales suelen ser una considerable demora (WinMo, demoras… me suena familiar) desde que se presiona el botón de manejo de llamadas hasta que efectivamente se escucha a la otra parte cuando se atiende mientras se escucha música; también en algunas pocas ocasiones solía suceder que, luego de colgar, la música no vuelva a los auriculares, sino que comience a salir por el manos libres incorporado del propio teléfono, algo que puede resultar bochornoso si venimos escuchando los gemidos grabados de nuestra vecina o música latina/tropical en presencia de gente de buen gusto.

Como Android no tiene problemas a estas alturas en manejar los perfiles Bluetooth involucrados (A2DP para escuchar música, AVRCP para controlar el media player, HSP para funcionar como auricular telefónico y HFP para algunas funciones extra como el rediscado) era de esperarse que todo funcionara igual de bien o incluso mejor con los mismos auriculares; lamentablemente el veredicto hasta el momento es que funciona pero no está exento de varios fallos. Mientras que en WinMo solo a veces podía pasar que al cortar una llamada el audio no vuelva a redirigirse a los auriculares Bluetooth, al menos en el Milestone 2 es algo que sucede todo el tiempo: Al cortar las auriculares quedan “colgados” y generalmente tenía que apagarlos, volverlos a prender, y luego presionar Play/Pause para que se reconecten con el teléfono. Luego descubrí que con sólo esperar unos segundos y presionar Play/Pause un par de veces hasta que enganche también basta. Sospecho que se debe a que una vez finalizada la llamada no vuelve del modo HSP al A2DP para seguir funcionando como un par de auriculares estéreo multimedia. Otro inconveniente más en comparación con mi viejo Viva es que en aquel todo el audio era redirigido a los auriculares Bluetooth, por lo que me enteraba si llegaba un SMS o cualquier otro tipo de aviso de aplicación o del sistema. En Android, sólo la música del reproductor suena por A2DP, mientras todos los avisos siguen sonando en el teléfono, por lo que es fácil perdérselos por ir escuchando un tema a alto volumen.

imageLo que sí me gusta, en contraste con las ROMs oficiales de Windows Mobile para el Touch Viva, donde HTC mapeaba el stack Bluetooth para que en todo momento sólo fuese posible controlar mediante el perfil AVRCP a su reproductor de audio propietario, es la posibilidad de elegir desde la configuración de cada reproductor que instalemos si queremos o no que sea el que será controlado vía AVRCP. Al menos así sucede con la versión androide de Winamp y con MixZing, dos de los mejores reproductores multimedia que existen para Android en la actualidad.

Un punto interesante en este apartado también es la calidad del audio y la decodificación. Desde que escucho los mismos temas musicales en mi Milestone 2 que antes escuchaba en mi Viva, comencé a notar ciertas imperfecciones en el audio, gliches que me hacían imaginar algo alocado como algún defecto en la transmisión de audio por Bluetooth. Finalmente, y luego de varias pruebas, concluí que los ruidos y clicks que es escuchaba pertenecían a los archivos mp3 que escuchaba, sólo que en el Viva no los notaba, lo cual me hace pensar, desde mi liviano conocimiento de la decodificación de audio avanzada (el único conversor A/D con el que trabajé alguna vez era de 8 bits, un microcontrolador programado para emitir tonos multifrecuentes), que el fenómeno se debe a que la decodificación y/o los circuitos de audio del MM2 son de mucha mejor calidad que los del económico HTV, y por lo tanto se perciben con más claridad las imperfecciones que pueda contener un archivo de audio. Pero esto ya sería hardware, no un problema del SO.

 

Portapapeles

screenshot_6Me acuerdo cuando, no hace realmente tanto, usaba feature phones, y si en estos existía una verdadera killer feature para alguien como yo, era la implementación de un portapapeles. Algo tan simple y básico como poder copiar y pegar, al menos texto, de un lugar a otro que necesitemos, y sin embargo una función tan olvidada y dejada de lado por los desarrolladores de plataformas móviles. Algo que recuerdo bien que en Palm OS resultaba una tortura debido a la estúpida e incomprensible limitación de 4 KB para su capacidad. Una función que a Apple le pareció tan poco importante que recién la implementó en su tercer iPhone, y que Microsoft tampoco agregó aún en su flamante Windows Phone 7. Y sin embargo una función vital para cualquiera que se le puede llamar con rigor usuario de computadoras.

El portapapeles de WinMo es algo parecido al paraíso para quien vena del yugo de Palm OS, ya que es lo más parecido al de Windows en sí: No sólo podemos copiar y pegar texto sin límites absurdos, sino que también podemos hacerlo con archivos. La forma de accederlo, eso sí, resultaba generalmente incómoda para un dispositivo móvil, y más si era de la última generación touch. Normalmente existían dos formas; a través de las opciones pertinentes en el menú contextual al hacer un tap largo sobre el texto o, tal y como en la PC, usar las conocidas combinaciones de teclas Ctrl+C, Ctrl+V y Ctrl+X. Lo bueno de la implementación era su universalidad en WinMo: En casi toda aplicación que mostrara texto, este era seleccionable, y aunque luego no tuviésemos opción en el menú contextual para copiarlo, siempre funcionaba con las combinaciones de teclas; exactamente igual que en el Windows de escritorio. Lo malo era que sólo el teclado original de Windows Mobile poseía la tecla Ctrl, totalmente obviada por los posteriores teclados touch friendly que se diseñaron para iphonizar a WinMo. Algunos pocos tuvieron la genialidad de implementar botones exclusivos para las funciones de cortar, copiar y pegar, pero fueron 2 como mucho. De más está decir que para seleccionar era indispensable usar el stylus, o sino repetir la tarea 20 veces hasta que salga bien al grito de “FUUUUUUUUU…!”.

Android, afortunadamente, posee un portapapeles desde hace un buen tiempo ya, y parece funcionar bastante bien: Se pueden copiar y pegar tanto texto como archivos, y se accede a la selección de texto vía menú contextual con un tap largo o haciendo doble tap sobre una palabra. Pero no supera al de WinMo, y más bien languidece ante aquel. No sólo en Android no existe combinación de teclas posible desde el momento que (al parecer) no existe la tecla Ctrl, sino que no todo texto es seleccionable, cosa que sí sucedía en WinMo. ¿Un ejemplo? Intenten seleccionar texto de algo que estén leyendo en la aplicación de Google Reader…

Otro problema, derivado de que Android es un SO touchy, es que al no existir el stylus la precisión se va al cuerno. Lo intentaron solucionar mediante una lupa amplificadora que sigue al dedo en pantalla mientras va seleccionando, pero a mi parecer no es suficiente; como ya se hizo en muchos tipos de aplicaciones donde se necesita posicionar/manejar en una pantalla capacitiva algo pequeño con precisión, necesitan recurrir a mangos que permitan manejar la selección del texto en este caso.

imageSegún vi, lo que le faltaba al portapapeles de Android para estar a la altura del de WinMo en funcionalidad y a la de iOS 4 en usabilidad fue agregado en la nueva implementación mejorada de Gingerbread, donde al parecer sí es posible seleccionar cualquier texto en cualquier parte del sistema, así como disponer de unas pinzas tamaño dedo para seleccionar el texto con mayor exactitud, lo cual es otro motivo más para cruzar los dedos y esperar que Motochota Motorola lance el upgrade para el Milestone 2.


Ago 18 2010

Historial en el portapapeles de Linux con Parcellite

Gabolonte Blasfemus

Así como en el pasado hemos visto aplicaciones interesantes para extender el portapapeles en Windows, ahora que le estoy dando bastante uso a Ubuntu desde la netbook se me hizo importante contar con una herramienta similar que me permita mantener un largo historial de todo lo último que pasó por el clipboard de Gnome. Se vuelve tan indispensable una utilidad de este estilo que hay momentos en los que me siento realmente limitado si no puedo contar con ella.

Si buscamos un administrador del portapapeles para nuestro escritorio Linux, al menos desde Ubuntu no tenemos que buscar demasiado. Con sólo entrar a su Centro de Software podemos ubicar e instalar a Parcellite, una herramienta de aspecto muy similar en funcionalidad a las que hemos visto en Windows. Al ejecutarse nos presentará un icono en la bandeja del sistema desde el que podremos con un click consultar un menú con todo el historial reciente de nuestro portapapeles, para luego elegir cuál es el elemento que queremos volver a tener presente en el mismo para reutilizar.

Menú de Parcellite

Desde el diálogo de configuración de Parcellite también nos encontraremos con las opciones usuales de todo buen administrador de portapapeles: Cantidad de ítems a recordar en el historial, configuración de atajos de teclado para tener el historial a mano, y otros.

Configuración de Parcellite

La única contra de Parcellite en comparación con glorias de Windows en este sector como lo es CLCL es que, al contrario que el anterior, sólo recuerda texto y no nos servirá para tener a mano imágenes anteriormente copiadas al clipboard. Pero dejando este detalle de lado nos encontramos ante una herramienta estable, útil, y que hace muy bien lo que tiene que hacer, y que por supuesto es open source. Y aunque el proyecto fue recientemente abandonado por su creador, quién aburrido del mismo se embarcó en nuevos proyectos, se invita a que se lo retome o se arranque con un fork del mismo para continuar su desarrollo. Mientras tanto, así y como está tenemos una pequeña y excelente herramienta para reutilizar todo texto que haya pasado por nuestro portapapeles.