Ago 15 2010

La legalización de Hiren’s BootCD y sus consecuencias

Gabolonte Blasfemus

De toda la inmensa variedad de Live CDs que han sido creados para funcionar principalmente como herramienta técnica en la reparación de sistemas Windows y que han visto la luz en la última década, posiblemente Hiren’s BootCD sea el mejor, el elegido por así decirlo, de la inmensa mayoría de técnicos y afines. Y la razón detrás de esto es una sola: Proyectos superiores y más completos han existido pero quedado en el olvido al haber lanzado tan sólo una versión, cuya compilación de utilidades se va haciendo cada vez más obsoleta con el paso de los años. En el caso de HBCD no sólo existe una actualización ininterrumpida, sino que también se ve un enorme crecimiento de lo que en un principio comenzó como un simple CD con un menú en modo texto con aplicaciones y herramientas DOS, y ahora incorpora minimalistas versiones de Windows XP y Linux desde donde pueden realizarse variedad de tareas.

Sin embargo, uno de los puntos más fuertes de estas “distros” de herramientas live en CD para Windows es también el más controversial, ya que suelen incluir software comercial sin autorización alguna y por el cual cada uno tendría que estar pagando las licencias correspondientes antes de utilizarlos. Hiren’s BootCD no fue la excepción a esta costumbre, y es que más allá de que existen numerosas opciones gratuitas y open source en lo que confiere a herramientas técnicas, muchas veces no están a la altura de sus pares comerciales, principalmente en lo que a usabilidad se refiere. Ejemplos claros de esto ocurren con dos famosísimas herramientas para discos que todo informático ha usado, y posiblemente pocos han pagado, ambas de una misma compañía: Los legendarios Partition Magic y Ghost, propiedad de Symantec, pero que a estas alturas deberían ser patrimonio del pueblo. Y no es que justo yo me vaya a quejar de las increíbles bondades de grandes del open source como Gparted y Clonezilla, pero siempre es mejor contar con todas las opciones para aplicar la que más nos conviene para cada tarea en cuestión.

Era sólo cuestión de tiempo para que, con la inmensa popularidad de la que gozaba el CD de Hiren, fuera algún peso pesado a golpear sus puertas. Asumo que un hecho como este o la amenaza pendiente del mismo fue el que llevó a que primero se comenzara agregando advertencias legales antes de la ejecución de cada herramienta comercial, luego se vayan eliminando de a poco algunas, hasta llegar al estado actual de la versión 11 de Hiren’s BootCD, en la cual, con excepción del insalvable Mini Windows XP basado en Windows PE, todas sus herramientas son gratuitas o de código abierto. Tal movida representa tanto buenas como malas noticias; por un lado la legalización de la herramienta asegura su continuidad sin temor a amenazas judiciales, pero por el otro perdió algunas de las utilidades que la llegaron a convertir en un todo en uno imprescindible.

Si queremos darle una probada a la reciente versión 11 de Hiren’s BootCD y todo su arsenal de amor (buen nombre para un boliche gay) libre y gratuito tan sólo deberemos buscarlo, como siempre, en nuestro sitio de Torrents favorito, o también en algún foro donde seguramente alguien se habrá ocupado de hostearlo en sitios de descarga directa. También podemos descargar todas las últimas versiones desde hirensbootcd.net, sitio extra oficial que las recopila para su descarga por HTTP. Y tal vez, una vez que esté debidamente blanqueado, el mismo Hiren hostee sus maravillosas obras en su propio sitio.

Ahora bien, ¿qué sucede si nuestras malvadas preferencias nos hacen extrañar ese sucio, sucio placer de utilizar glorificadas herramientas pagas como las mencionadas anteriormente? En ese caso, podemos apegarnos a versiones antiguas de HBCD, intentar con mayor o menor éxito integrarlas en la más reciente desde aquellas, o recurrir a Hiren’s BootCD v11.0 Restored Edition, donde alguien ya se tomó el trabajo de volver a incorporar todo eso que el HBCD oficial tuvo que desechar para verse limpio, quedando impecablemente integrado en los menús de las aplicaciones DOS y del Mini XP como si nunca se los hubiese quitado. Para conseguirlo debemos, de manera original a como sucede con el original, buscarlo hasta encontrar los torrents o los ansiados links de descarga directa, como los que figuran acá.

Una mala costumbre que seguramente muchos esperamos que prosiga en las subsiguientes versiones de Hiren’s BootCD.


May 18 2009

La guía de Windows

Gabolonte Blasfemus

image En el terreno informático, muchas veces hay cosas que por más que nos las expliquen y leamos no las entendemos bien hasta que no viene ese amigo que la tiene clara y nos lo muestra en los hechos, de manera que podamos ver dónde había que hacer click, qué tecla había que presionar ante tal diálogo, y tengamos la seguridad de que realmente es como dicen porque lo vimos funcionar con nuestros propios ojos.

image La guía de Windows toma mucho de este concepto, y es una muy buena idea que tuvo Guillermo Mayoraz y que afortunadamente me propuso llevar adelante con él. Como Guillermo mismo lo dice, la mejor manera de describirla sería como un screencastblog, un weblog donde en cada post abordaremos en detalle cómo realizar determinada tarea en el sistema operativo Windows, mostrado y explicado paso a paso en un video. El objetivo no es ni más ni menos que convertir a La guía de Windows (LGDW para los amigos) en un repositorio de información que abarque desde lo más sencillo hasta lo más avanzado, de manera que no importa qué tan fácil o difícil sea lo que alguien necesite averiguar, pueda encontrarlo en LGDW y sacarse todas las dudas.

Y como queremos abarcar lo más posible en lo referente a Windows para no dejar a nadie afuera, se van a encontrar que no sólo cubrimos tips para Windows XP y Vista, sino que también nos enfocamos en el inminente Windows 7 e incluso en un veterano que todavía da pelea en muchos hogares y oficinas como Windows 98. Pero además de esto, para cubrir todos los aspectos posibles del SO de las ventanitas, y más que nada por puro placer y diversión, también incluimos una sección de live CDs con todos los tutoriales para realizar diversas tareas de mantenimiento en el sistema; y tampoco nos olvidamos del hermano menor de la familia, el multifacético Windows Mobile que viene mejor que nunca y del que vamos a tratar de develar todos sus misterios y enseñarles cómo sacarle bien el jugo.

Por último, sepan desde ya que pueden acercarnos cualquier crítica constructiva o sugerencia a través del formulario de contacto, en particular qué tips o tutoriales les interesaría más ver en LGDW.


Abr 23 2009

Kon-Boot posibilita el ingreso a Windows y Linux sin conocer la contraseña

Gabolonte Blasfemus

image Métodos para conseguir averiguar o restablecer la contraseña de la cuenta de los sistemas operativos más utilizados hay varios, pero Kon-Boot usa un approach muy diferente y novedoso, parcheando en tiempo de booteo el kernel del sistema para que luego podamos ingresar con la cuenta de administrador del mismo, sin siquiera ingresar ninguna clave. Para poder utilizarlo tan sólo hace falta descargar la imagen para disquete o el ISO para grabarlo en CD y arrancar el sistema uno de los dos. Luego se iniciará nuestro sistema operativo y Kon-Boot hará el resto, permitiendo que podamos ingresar a administrar el equipo sin siquiera ingresar contraseña alguna. A continuación podemos ver un video demostrativo donde se lo ve en acción permitiendo el acceso a un sistema Linux con Debian:

Kon-Boot funciona tanto en Windows como en Linux, y con la mayoría de las versiones y distribuciones. En el caso de Windows funciona directamente permitiendo ingresar a cualquier cuenta del sistema sin necesidad de ingresar contraseña alguna, mientras que en el caso de Linux es necesario ingresar por consola con el usuario kon-usr, lo cual automáticamente nos dejará con un shell de root listo para ser utilizado. Al parecer existen algunos reportes de que algunos antivirus identifican la imagen para disquete de Kon-Boot como un virus, en particular NOD32 lo identifica como “Probablemente desconocido TSR.BOOT (Virus)”, lo cual se nota que es una detección genérica para cualquier código de booteo que intente hacer TSR, no necesariamente un virus. Desde ya, el autor de Kon-Boot asegura que su creación está libre de amenazas, pero en última instancia siempre corre por nuestra responsabilidad si decidimos usarlo o no. Otra confusión que también surge es respecto al escaso tamaño de los archivos de imagen (la imagen ISO ocupa tan sólo 110 KB), haciendo pensar a muchos usuarios que se trata de una broma caza-bobos o peor aún, de algún tipo de malware. Pero aunque pueda parecer así, el software es real y funciona, habiéndolo testeado yo mismo en una máquina virtual con Windows XP y en otra con Debian.

Su autor define a Kon-Boot como la solución para todos aquellos olvidadizos que no recuerdan sus contraseñas, pero también es una gran herramienta para el soporte de sistemas, que, cómo no, puede ser también mal utilizada con fines ilícitos para acceder fácilmente a sistemas ajenos, algo que queda dentro de la responsabilidad de cada uno.

Vía Genbeta.