Ene 21 2014

Moto G que estás en los cielos, santificado sea tu nombre (y líbranos de los garcas)

Gabolonte Blasfemus

moto-gCreo que en el último mes y medio leí al menos 15 reviews sobre lo groso que está el Moto G en relación a su precio. No esperaba que la realidad lo contradiga, pero ahora que le pude poner mis dedos encima, pienso que algunos se quedaron cortos. Otros sí lo dicen, y tienen todas las razones del mundo: Moto G marcó un antes y un después en el ecosistema de los smartphones Android.

Y lo dije bien, en el mundo de los smartphones Android, no solamente el de los smartphones con Android económicos. Muchos se lo van a pensar dos veces si es necesario gastar en un gama alta o media-alta si con un Moto G tienen un nivel de calidad más que aceptable en casi todos los apartados. El único motivo que queda pendiente es el de una buena cámara, pero es algo que tal vez esté arreglado para la próxima iteración. Pero seamos sinceros, en países como el nuestro nadie se preocupa por NFC y no todo el mundo necesita andar con una phablet en la mano; hay unas cuantas características premium que el usuario tercermundista promedio ni capta, ni tiene dónde usar a veces.

Continue reading


Jun 3 2012

Dudas Existenciales (89): Y ahora, ¿qué navegador estás usando?

Gabolonte Blasfemus

Hace casi dos semanas que sucedió un hecho al que podríamos tildar de trascendental en la historia de la informática. Por primera vez en muchos años, el Internet Explorer de Microsoft dejó de ser el navegador de escritorio dominante en la web, o al menos eso dicen. Claro, no tiene tal vez la misma resonancia de tiempo atrás, cuando la PC dominaba todo; hoy los dispositivos móviles copan el mercado y le sacaron el estrellato al escritorio, pero aún así es un hito importantísimo. Y el David que derrotó a este Goliat no es ni más ni menos que Google Chrome, algo que ya no sorprende a nadie.

¿Por qué? Si no es que nosotros mismos lo estamos usando, seguro tuvimos oportunidad de observar como mucha gente común, de esa que no conocía ni le interesaba conocer otra cosa más allá de Internet Explorer y Windows, lo tiene como su navegador de uso diario. Seguro tuvo mucho que ver la publicidad privilegiada en la página principal de búsqueda de Google y también en YouTube, o incluso que venga de regalo (dícese: Incluido como opción adicional a través de una tercera parte que generalmente lo distribuye junto con adware y/o spyware)  con la instalación de alguna aplicación gratuita, pero eso no es todo. A todo el que lo haya usado le queda claro que la rapidez que experimenta difícilmente la consiga en otro navegador. A eso le podemos sumar una interfaz totalmente minimalista, y luego extras como las extensiones, y ahora incluso aplicaciones: Chrome llega al extremo de que usando WebGL podemos llegar a vivir un fabuloso juego como AirMech desde una de sus solapas, algo antes únicamente posible a través de software dedicado exclusivamente para el sistema operativo en cuestión.

AirMech, un juego con aceleración gráfica que corre desde Google Chrome.

Continue reading


Mar 10 2011

Qué hacer con la seguridad de Android

Gabolonte Blasfemus

Owneame el droide

image¿Qué mes polémico para Android, no? No es que antes no se supiera de la existencia de malware capaz de infectar un androide, pero 50 aplicaciones infectadas disponibles para instalar desde el mismo Android Market que tomaban el control de tu teléfono es algo que no se puede pasar por alto, tanto que Google se vio obligada a tomar medidas drásticas que fueron más allá de bloquear a estas aplicaciones y las cuentas a las que pertenecían, sino también a borrarlas remotamente en todas las terminales donde se instalaron, así como también instalar un parche de seguridad que busca y elimina el malware que estas aplicaciones maliciosas hayan metido en el sistema por su propia cuenta; y todo automáticamente y sin intervención del usuario. Justo ahora que la NASA quiere hacer satélites usando smartphones.

Pero lo que este mediano escándalo también produjo fue principalmente toda una serie de argumentos, polarizados por supuesto de acuerdo a su fuente. Los sitios pro-Apple automáticamente tuvieron el regalo perfecto para, a costa de hacer leña del árbol caído, defender y vender nuevamente el modelo tirano-dictatorial de aprobación de aplicaciones en la Steve Apple Store bajo la falacia argumentativa de la falsa dicotomía. Traer agua para su molino es que le dicen, una frase con la que parece que están familiarizados muchos blogstars que viven en contante miedo de que se lo hagan mientras al mismo tiempo ellos se lo pasan haciéndolo a los demás.

Y mientras muchos están reclamando por más control y seguridad en el Android Market casi con la misma insistencia que se le pidió a USA que de vuelta medio oriente cuanto le tumbaron las gemelas, hasta una compañía de antivirus de la talla de Kaspersky salió a criticar la forma en la que Google se encargó de manejar el asunto, y no por acusarla de haber hecho poco, sino por afirmar que la forma de remover las aplicaciones maliciosas e instalar la herramienta de seguridad sin consultar ni notificar al usuario es un comportamiento idéntico al del malware. Y es entendible que digan esto los muchachos de Kaspersky, no quieren competencia. Todo antivirus encierra comportamientos digno del más dañino de los virus en pos de intentar frenar y ganarles a estos, y es evidente que acá lo que molesta es el precedente de que Google se haya metido a resolver su problema sin pedir ayuda a los expertos en seguridad, como ellos.

imageMuchos ya están dibujando paralelismos entre lo que fue la historia de Windows en la PC y lo que ahora sucede con Android ahora, y tal vez es hora de hacer un par de reflexiones al respecto.

Android no es intrínsecamente inferior en seguridad a otras plataformas de smartphones que existentes y pasadas. De hecho, comparado con sistemas como Windows Mobile por ejemplo, posee una seguridad mejorada, ya que por cada aplicación que se quiere instalar, ya sea del Android Market o de cualquier otra fuente, siempre muestra los niveles de acceso que se solicitan, los cuales deben ser aprobados por el usuario. Esto quiere decir básicamente que por cada vez que se instaló una aplicación maliciosa en un teléfono Android existió un usuario de la generación del siguiente que aprobó los exagerados permisos solicitados sin mirarlos, bajándose ciegamente los pantalones sólo por el placer compulsivo de instalar algo gratis. La diferencia que hace a Android más peligroso en materia de seguridad con respecto a otros sistemas no es entonces su diseño, sino el hecho de que, como le pasó a Windows, es demasiado exitoso, y es obvio entonces que todos los cybercriminales van a apuntarle.

Querido Google, por favor implementa esto

imageLa única solución más o menos viable de momento para mantener mayormente segura una plataforma muy popular es el método restrictivo de Apple, el que ya parece que muchos usuarios le sugieren a Google que implemente en su Market. Pero antes de pedir enceguecidos que se le entregue el poder total al emperador Palpatine para que nos cuide de los malos malosos, deberíamos analizar muy bien lo que queremos. A mi juicio, el abordaje de Apple tiene una alta eficacia para frenar el malware, pero a un costo demasiado alto: La libertad de elegir lo que queremos hacer con nuestro equipo. Porque nosotros pagamos por el, es nuestro, ¿se acuerdan? De hecho cualquier análisis apenas por encima de la superficie concluye que la mejor seguridad obtenida gracias a las políticas del Apple Store no son el objetivo, sino más bien un agradable efecto colateral de las mismas; el verdadero objetivo es tener todo el control, decidir qué puede y qué no puede estar en los dispositivos que Apple fabricó y que sigue viendo como de su propiedad a pesar de que los vende y no los regala. Sobran los casos de injusticias para determinar que el principal objetivo de las restricciones son defender los desmedidos y posesivos intereses de una compañía y no la seguridad de los usuarios en primer lugar.

Ahora bien, ¿pero qué se puede hacer con el problema real que tiene Google en su Android Market? Sabemos de siempre que no podemos confiar la seguridad en los propios usuarios, otro argumento que justamente gana adeptos al iPhone ya que libera en teoría a su usuario de cualquier preocupación al respecto, ya que papi Steve los cuida. Tal vez es un sueño loco, pero pienso que la mejor solución sería tener lo mejor de ambos mundos en simultáneo: Un modo Google me cuida, en el cual el gigante se encargaría, en lo posible sin que le afloren los mismos abusivos intereses que a su competidor, de no aprobar ninguna aplicación que se vea potencialmente maliciosa. Google es el dios de los algoritmos, no dudo que si se pone a eso en en serio puede hacer uno que detecte con una buena taza de aciertos aplicaciones maliciosas de manera heurística y bloquearlas incluso antes de que lleguen a publicarse. El otro modo sería algo así como el modo macho o soy geek y quiero hacer lo que quiera, el cual sería bastante parecido a lo que es ahora, con el agregado de que se debería permitir el acceso root para que sea como realmente se debe; básicamente similar a lo que es hoy el GeeksPhone, un smartphone con Android que ya viene pre-rooteado y que tiene todas las facilidades para flashear con el mod que se nos plazca.

imageLas terminales vendrían de fábrica por defecto en el primer modo restrictivo, presumiendo acertadamente que en la mayoría de los casos acabarían en las manos de usuarios que quieren simplemente usarlo sin preocuparse de ningún detalle técnico. El cambio al otro modo se realizaría ingresando en un apartado específico de la configuración del sistema, no sin antes hacerle aprobar el mismo al usuario escribiendo en un campo de texto algo como “entendí todo y me hago responsable si meto la pata”, aunque este modo no debería invalidar de ninguna forma la garantía del equipo, al menos en lo que a hardware se refiere. Este segundo modo debería estar disponible en toda terminal, y Google debería asegurarse de que ningún Motorola fabricante caprichoso la quite o anule para ahorrarse obligaciones de soporte o por pura guachada.

Así Android podría tener contentos a dos tipos de usuarios importantísimos para el éxito de cualquier plataforma: Los que son importantes por su cantidad, y los que lo son por su poder de evangelización y desarrollo de aplicaciones.

¿Qué ideas propondrían ustedes?


Feb 1 2011

Migrar de Windows Mobile a Android (2): Agenda y sincronización de archivos

Gabolonte Blasfemus

imageContinuando con la serie que explica todo lo que podemos extrañar (o no) de Windows Mobile al pasar a Android, hoy vamos a ver dos elementos vitales de todo trabajador móvil: La agenda, o dicho más técnicamente, PIM, y la sincronización de archivos con la PC.

Agenda

El apartado agenda es uno de los que más pueden llegar a representar un buen obstáculo para todo aquél usuario comprometido con su Windows Mobile. Y cuando digo usuario comprometido o serio, o heavy user, no me refiero al que hizo de su vida el deporte extremo de probarse una ROM distinta todos los días como si de una camiseta se tratara mientras se instala 30 aplicaciones por semana; me refiero a aquel que asimiló verdaderamente lo que ofrece el dispositivo, al punto de necesitar cada detalle del mismo. Si usas o usabas tu WinMo para trabajar además de para cargarle jueguitos y probar warez, altísimas son las chances de que le dieras un uso pleno y completo a sus excelentes capacidades como organizador personal y a su sincronización con Microsoft Outlook (o alguna otra alternativa) vía el tan amado y a la vez odiado ActiveSync. De esta forma, podemos realizar la afirmación bíblica de que así como es en el Outlook es en el WinMo, y todos nuestros emails, contactos, eventos del calendario, tareas y notas quedaban replicados en ambos lados al cabo de cada sincronización. Bueno, ahora las malas noticias: Eso en Android no existe.

No nos tenemos que olvidar jamás que un teléfono con Android es ante todo un Googlephone, y si permite manejar y sincronizar emails son sólo los pertenecientes a cuentas de Google, lo mismo con el Calendario y todo lo demás.

Pero vayamos por partes como decía el vicioso de Jack. Si del email se trata y si utilizamos Gmail como el 90% de los geeks no tenemos de qué preocuparnos. La aplicación de Gmail de Android es muy completa y poderosa, lo más parecido a tener todas las funciones de la versión web en la mano. Puede que nos pase, eso sí, que a la que venga de fábrica en nuestro teléfono le falten algunas cosas, pero esto es sólo porque no es la última versión disponible, algo que se soluciona fácilmente buscándola en el Market y realizando la actualización. Además, si tenemos una versión actual de Android podremos configurar varias cuentas en caso de que con una no nos alcance, y ser felices.

imageSi por el contrario, necesitamos utilizar cuentas de correo electrónico que no son de Google, no vamos a tener el mismo nivel de integración y facilidades, y ahí se nos presenta una serie de opciones:

  1. Si el teléfono es un Motorola con MotoBlur, esté nos permitirá configurar fácilmente cualquier casilla de correo POP3 o IMAP.
  2. También podemos instalar un cliente de correo por separado que soporte POP3, IMAP e incluso Microsoft Exchange en algunos casos, como los excelentes k9mail, Improved Email o MailDroid.
  3. Por último, nos queda la opción nada despreciable de utilizar todas nuestras cuentas de correo electrónico a través de una cuenta de Gmail, algo que ya muchos hacen de todas formas, y que desde la aplicación de Gmail de Android funciona muy bien ya que la última versión permite enviar mensajes desde cualquiera de los remitentes que tengamos previamente configurados en nuestra cuenta.

Ahora pasemos a los contactos, y acá sí que realmente no nos queda otra opción mejor que manejarnos con una cuenta de Google si no queremos entrar en cosas raras. Cuando configuramos una cuenta de Google en Android podemos elegir qué es lo que queremos sincronizar con la misma, y si elegimos los contactos éstos se replicaran entre aquella y la libreta de nuestro teléfono.

Con el calendario pasa lo mismo: Google espera que usemos su aplicación de Google Calendar, y así tendremos en nuestro móvil un reflejo del de nuestra cuenta de Google. El problema lo tendremos con las tareas, ya que por defecto Google aún no las soporta, salvo por un muy limitado módulo que podemos habilitar desde sus Labs. En este caso, tenemos estas opciones posibles:

  1. Usar las limitadas tareas de Google Labs. Desde la web las podemos visualizar tanto en Gmail como en Calendar, pero no podremos verlas en nuestro andróifono a menos que usemos para eso una aplicación como Astrid, un excelente ToDo manager gratuito que además ofrece sincronización con las tareas de Google. Pero debemos tener en cuenta que ni de cerca se parece al manejo de tareas en Outlook/WinMo: No tenemos categorías, ni fecha de inicio, ni recordatorios, ni periodicidades… es de verdad muy básico.
  2. La otra opción es utilizar la aplicación web de manejo de tareas por excelencia, Remember The Milk, la cual por supus tiene su propia aplicación para Android, como Dios y the-rule-of-cool mandan. El único problema es que para poder hacer esto último es requisito actualizarse a una cuenta Pro, pago anual mediante.

imageEn mi caso estoy utilizando de momento, y no sin una buena cuota de resignación, la opción 1, que me está conformando cada vez más sólo debido a la funcionalidad de Astrid, que permite implementar toda clase de alarmas y recordatorios así como etiquetas y niveles de prioridad. Por supuesto que nada de esto es sincronizado con las tareas de la cuenta de Google, pero es algo; si necesitamos avisos para nuestros quehaceres nuestro teléfono lo hará a través de Astrid (yo también comienzo a amarla…).

Por último nos quedan las notas. Tal vez no muchos las usen, pero en mi caso lo hacía con frecuencia, y he de afirmar que era todo un placer tenerlas replicadas y a la mano tanto en mis computadoras como en mi teléfono, y sin tener que pensar en si tenía conexión a Internet ni depender de una cuenta online. Pero como todo lo demás en Android, acá también necesitaremos de una. Google no posee en la actualidad un manejo nativo de notas, por lo que las opciones evaluadas por mi fueron las siguientes:

  1. Utilizar Google Docs para almacenar y recuperar las notas como archivos de texto. Lo malo de esto es que Android aún no posee ninguna Google Docs App oficial que permita abrir fácilmente y con sincronización offline todos nuestros documentos, pero sí existen algunas aplicaciones de terceros que lo hacen. Del lado de la PC sucede lo mismo, ya que hace un tiempo que Google retiró el soporte offline para sus docs, aunque afortunadamente parece que piensan rehabilitarlo a lo largo de este año.
  2. Instalar Note Everything, un gestor de notas gratuito pero poderoso que además de permitir importar nuestras notas existentes de Microsoft Outlook, posee la opción de exportar todo su contenido a la tarjeta SD para tener un backup, así como mediante un módulo gratuito que se descarga por separado, NE Gdocs, exportar cada nota como un archivo de texto separado a Google Docs. Lo malo es que no posee sincronización alguna; la exportación a SD deberemos realizarla a mano todas las veces, y la subida a Google Docs también, con el agravante de que no se pueden subir todas las notas de una vez, sino que deberemos seleccionar una por una.
  3. Así como Remember The Milk es el rey de los ToDo en aplicaciones en la nube, para las notas el puesto recae sobre Evernote, el cual también posee su aplicación para Android y también para Windows, lo cual lo hace mucho más atractivo y funcional a la hora de consultar las notas desde la PC. Tenemos varios puntos buenos con esta opción, ya que tanto que no sólo sirve para almacenar notas; básicamente podemos tirar fotos, links, grabaciones, y lo que sea, que luego serán automáticamente sincronizadas. Lo malo, muy malo, es que, a menos que actualicemos a una cuenta paga, no tenemos acceso offline a nuestras notas en el móvil, lo cual es un turn-off importantísimo. Imaginen no poder ver un apunte en el momento que se lo necesita por no tener conexión a Internet…

imageY en este caso tengo que decir que pasé por las tres opciones en este corto tiempo con mi Android. Primero fue Note Everything, del que tengo que decir que es una excelente aplicación de notas si no se está interesado en la sincronización; pero yo lo estaba, claro. Luego me jugué por Evernote, ya que sus vistosas aplicaciones para Windows y Android prometían, y no me había quedado claro si realmente en la actualidad el problema de no poder cargar una nota sin conexión en el teléfono; tengo el vago recuerdo de una prueba que me había salido positiva. El amor se acabó el día que necesitaba leer con apuro una nota desde mi droide y estaba tan seco de batería que tenía la conexión de datos desactivada; ahí aprendí que no podía relegar información importante en algo que dependía de estar conectado al momento de consultarlo. Ahora estoy probando la opción de Google Docs. Google aún no devolvió el soporte offline para la aplicación web, pero al menos desde Android hay algunas buenas aplicaciones de terceros que permiten tener acceso sin conexión a nuestros documentos, dos de ellas son GDocs y Docs Pics. Personalmente vengo utilizando el primero con bastantes buenos resultados, ya que además permite realizar la conexión a Google de manera segura; el único problema es que al sincronizar por primera vez una nota que antes no tenía se deberá abrirla para que descargue una copia local que luego podamos acceder sin conexión, lo cual nos puede traer nuestros problemas. La otra contra muy importante es que debemos ingresar la contraseña de nuestra cuenta, lo cual a más de uno nos crispa los pelos. Ambas aplicaciones tienen algo de reputación como para no desconfiar tanto, pero aún así sería muy importante que implementen Oauth si quieren que se las tome más en serio. Volviendo al lado del escritorio, y de momento mientras esperamos por Google a que reimplemente el modo offline, podemos descargarnos en Windows un backup de nuestros documentos con la aplicación GDocBackup, aunque padece del mismo problema de tener que ingresar la contraseña, aunque al menos es open source.

Por último en este apartado, queda aclarar que no consideré ninguna de estas opciones sin tomar el cuenta el importantísimo factor de que debía migrar lo que ya tenía en Windows Mobile/Outlook. Afortunadamente Outlook hace fácil exportar cualquiera de sus carpetas en formato CSV, ya sean contactos, citas, tareas o incluso las notas. A partir de ahí no tuve mayores problemas para importar los contactos en la versión web de Gmail y las citas en la web de Google Calendars desde las respectivas aplicaciones web oficiales de Google. No fue así con las tareas, donde me fue imposible algún tipo de importación automática, por lo que aprovechando que tenía pocas tareas activas copié y pegué desde el archivo CSV exportado de Outlook en nuevas tareas que fui creando en Google. En el caso de las notas fue similar, y a pesar de que tengo una buena cantidad no me quedó otra que copiar y pegar una a una en la aplicación de Windows de Evernote. En Note Everything sí es posible importar desde el CSV de Outlook previo un par de retoques.

Como ven, la única forma de tener en Android algo parecido a lo que se tiene en WinMo a nivel PIM, es totalmente a costa de aplicaciones/servicios web, los cuales corren con el gran riesgo de depender del acceso a una cuenta, la cual puede ser bloqueada sin previo aviso o robadas sus credenciales de acceso. Con respecto a la dependencia de la conexión a Internet, podemos llegar a configurar Gmail con nuestros contactos así como Google Calendar para acceso offline en la PC sincronizándose a través de Google Gears, preferentemente desde Chrome para que también nos permita crear iconos directos a las aplicaciones.

Sincronización de archivos

imageAlgo indispensable y que va de la mano con el pack PIM para cualquiera que venga de Windows Mobile. La sincronización de archivos es algo vital, y difiere de sincronizar notas y recortes con aplicaciones como Evernote o por Google Docs, ya que hablamos de poder sincronizar una carpeta completa con todo su contenido, donde pueden haber archivos de cualquier tipo, sin restricción alguna al respecto. En Windows Mobile era exactamente así, una carpeta se creaba automáticamente dentro de Mis documentos, cuyo contenido se replicaba en cada sincronización con el de la carpeta My documents del dispositivo móvil. De esta manera, además de tener a mano de esta forma cosas imaginables como documentos de office y archivos de texto, se podían sincronizar cosas realmente interesantes, como por ejemplo el archivo de datos de KeePass que recuerda de manera segura todas nuestras credenciales y contraseñas.

Y acá tenemos otra pésima noticia: Android no tiene nada ni remotamente parecido que lo haga de manera nativa; existe la opción de sincronización con Windows Media Player 11 por USB pero sirve solamente, como se deduce, para archivos multimedia. De momento encontré sólo dos opciones viables:

  1. PCFileSync, que  puede ser un excelente reemplazo de la función de sincronización de archivos de WinMo. Este programita gratuito descargable desde el Market permite sincronizar cualquier carpeta de la tarjeta SD del teléfono con un recurso compartido SMB de Windows/Linux o con un servidor FTP. Puede funcionar conectado tanto por Wi-Fi como por 3G/GPRS, y permite la configuración de varios perfiles distintos de sincronización. Seguramente lo estaría usando ahora mismo sino fuera que lo encontré después de ya estar usando…
  2. Dropbox: Otra vez encontramos solución a las funciones faltantes de Android recurriendo a una aplicación web de las líderes en Internet en su segmento en particular. Dropbox, al igual que con los servicios anteriores, también posee cómo-no su aplicación para el androide. El funcionamiento de Dropbox es a prueba de nabos, y hace exactamente lo mismo que la función de sincronización de archivos de WinMo con Windows: Todo lo que tiremos en la carpeta de Dropbox en nuestra computadora se replicará automáticamente, pero esta vez vía Internet y los servidores de Dropbox, a todas las demás máquinas donde tengamos instalada la aplicación y configurada nuestra cuenta. Esto también nos ofrece la ventaja de que podemos acceder a nuestros archivos desde cualquier PC y sin necesidad de la aplicación de Dropbox, tan sólo con un navegador, acceso a Internet, y nuestras credenciales. Una cuenta gratuita ofrece un almacenamiento de 2 GB, lo cual es más que suficiente para cosas como documentos y archivos que se quieren sincronizar con el móvil, así que va perfecto, pero hay un catch: La aplicación de Dropbox para Android es un poquito diferente de las versiones para PC. Mientras que estas últimas se encargan de efectivamente sincronizar las carpetas locales, esto es, si cambia algo en el contenido de la carpeta de cualquiera de las PCs sincronizadas, el cambio se propaga automáticamente a todas las demás carpetas de los otros equipos, en la app para Android el comportamiento es algo distinto, y se trata más de un visor del contenido de nuestra cuenta de Dropbox en Internet, pero con caché. Dicho de otra forma: Cuando abrimos la aplicación no estamos viendo la carpeta local de nuestro Android donde sincroniza Dropbox, lo que vemos desde la aplicación es el contenido de nuestra Dropbox en la nube, y si tocamos un archivo para abrirlo lo que la aplicación hará es descargarlo en ese mismo momento en la carpeta de caché del dispositivo para luego abrirlo en nuestro teléfono. De esta forma, si vamos abriendo y por ende bajando varios archivos desde nuestra Dropbox de Internet, la carpeta de caché local se parecerá cada vez más a la carpeta de Dropbox de nuestra PC, pero con la diferencia de que ningún cambio que hagamos en ella será sincronizado (subido) a nuestra cuenta y por ende a nuestras PCs. En teoría, el único tipo de sincro que la aplicación soporta es que si abrimos un archivo desde ella, lo modificamos, guardamos, y cerramos, esto será detectado y automáticamente se subirá ese archivo modificado desde la caché del teléfono a nuestra cuenta. Pero es algo que sólo vi funcionar a veces. Si realmente queremos asegurarnos que si modificamos algo en el teléfono llegue a nuestra Dropbox, lo ideal es utilizar la función de upload de la aplicación y subir el archivo que modificamos dentro de la carpeta de caché, que normalmente es una que se llama Dropbox y reside en la tarjeta SD ( /sdcard/dropbox , más fácil imposible).

imageAl momento de publicar esto aún sigo utilizando Dropbox para mis necesidades sincronizatorias, y hasta ahora no he tenido mayores problemas, pudiendo decir que en el apartado sincronización PC a PC es mil veces mejor que depender de conectar el móvil de una PC a otra.

Nos vemos en la próxima.


Ago 30 2010

Google, y el duro reflejo de la sociedad?

Gabolonte Blasfemus

Ya se ha hablado sobre como la gente utiliza a los buscadores, y principalmente a San Google, como una suerte de oráculo a quien le preguntan, cuentan y confiesan sus más íntimos deseos y secretos. Ahora lo triste es tener un rápido vislumbre de estos con sólo escribir unas palabras y comprobar lo que la mayoría anhela.

image

Difícil remontar la opinión sobre nuestra sociedad después de muestras como esta, especialmente en nuestra patria. Y mención especial para las argentinas; posiblemente de ahora en más me preguntaré cada vez que conozca a alguien del sexo opuesto si alguna habrá deseado ser algo tan deprimente. O incluso podríamos preguntarnos: ¿Cuántas aspirantes a novias tienen un trozo colgando?

Qué lindo sería que en mi país la gente le confiese a San Google que quieren ser ingenieros, médicos, o científicos… con permiso creo que se lo voy a confesar al Orácoogle.