Dic 24 2013

Fel… sidra, pan dulce, y la co… ca está caliente

Gabolonte Blasfemus

kissmyaLlega una iteración en esto de los saludos festivos que es como cuando uno mira el quinientosavo capítulo navideño de alguna serie yanqui. Uno se pudre por completo de repetir nuevamente todas las variantes de “felices fiestas” y “feliz navidad” y los chistes viejos estilo felisa-me-muero en el que tanta guita gasta Persoanal para decirnos recién ahora que están re-out y que tenemos que usar las brillantes genialidades con las que se vino su agencia publicitaria. Claro, si es que logramos que nos salga un SMS, una llamada, o 1 kb de datos en su red para amantes de la sodomía.

Uno le quiere poner ganas, pero la emoción ya no es la misma, ni la falsedad es esa pujante y fresca de antes. Es como cuando escuchás el versito del enfermo de HIV o la leche para los hermanitos; el tipo lo dijo tantas veces que ya lo recita como un verso desganado que ni él mismo podría creérselo con 20 kilos de merca encima, como a veces tienen. Como ya lo demostró oportunamente en su momento ese inspirado capítulo de Drawn Together, hasta en el seno de una relación sadomasoquista se cae inexorablemente víctima del desgano y la monotonía al pinchar con alfileres por enésima vez en los mismos lugares. Aunque seguramente es menos doloroso y más fácil de fingir el interés que trabajando un 24 de Diciembre como hoy en un callcenter, obligado a recitar el casetito de la cordialidad mientras pensás en lo miserable que es tu vida y en cuánto costaría una caja de sidra, ya no para ponerse en pedo sino para explorar la última posibilidad de divertirse arrojando unas molotov a los transeuntes. Esto último lo viví hoy. No, no tirar molotovs, que me llame una mina para ofrecerme una fabulosa promoción mientras me expresaba cuánto se alegraba de que yo estuviera bien, con el mismo tono de voz que podría estar usando para mendigar en el microcentro. A lo mejor no es casualidad la similitud.

uaregettingPero se supone que este es un tiempo de paz, amor, regocijo, para estar en familia. Paz quedándote en casa sin pasar por ningún hiper “por las dudas que haya kilombo”, amor por el calor asfixiante mientras esperás que vuelva la luz, regocijo por como todo se va a la mísmisima mi…sa, que ahora que el Papa es un compatriota es como cuando hay un argentino que triunfa en un deporte que acá no se fuma nadie; todos se hacen fanáticos de eso. Ahora todos somos recontra creyentes y toca ir a misa, tragársela (la ostia) y compartir todas las imagencitas pedorras onda estampita religiosa que aparezcan en el feisbu, aunque en el fondo todas las religiones estén creadas para chuparse a los giles que se las creen cuando vayan a parar al otro lado.

okY si no agarran con eso, coman mucho turrón, pan dulce y sidra, preferentemente natural, que con estos días de 36°C pega ideal para después ir a opinar de cualquier cosa y creer que tenemos alguna salvación.

Así que felicidades y púdranse en el infierno.

Actualización: Pido disculpas. Con esto de que hay que tener bloggers invitados y como no conseguía a nadie (y no tenía ganas de abandonar la posición horizontal) no tuve mejor idea que poner a mi vecinito de 12 a escribir mientras estaba con su rutina de escuchar Death Metal mientras jugaba al Postal 2. No lo voy a borrar ni editar porque me da paja, saludos.