Oct 19 2011

Un asesino serial anda suelto en Facebook

Gabolonte Blasfemus

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-18Se ha escrito hasta el hartazgo sobre los peligros de compartir demasiada información en Facebook, y aún así, todos lo seguimos haciendo en esta y otras tantas redes sociales. Muchos ni siquiera piensan en las posibles consecuencias, asegurando que no pasa nada. Por supuesto que para la mayoría suele ser así, pero también es un hecho que siempre existe la posibilidad de ser víctimas de algún abuso o delito por facilitar cierta información sobre nosotros, hacer click en un link sospechoso, o simplemente creernos lo que nos dice ese nuevo amigo/a que tanto nos atrae. Por estos días es normal también ver en las noticias  hechos policiales que involucran de una forma u otra a perfiles de Facebook, y que no podrían haberse concretado de no ser por éste.

En esa misma línea es que el sitio Take This Lollipop pretende llamar nuestra atención, aunque luego dependerá de nosotros si lo tomamos como un mero entretenimiento o como una advertencia de a lo que se está expuesto si se comparte información personal en redes sociales. Al ingresar a esta aplicación web veremos una típica paleta o chupetín, como le decimos por estas tierras, con la característica de ser color azul y llevar la reconocida f de la red social más famosa. Un mensaje en inglés nos retará a tomarla, y al hacerle click encima la aplicación web nos pedirá acceso a nuestra cuenta de Facebook. Una vez garantizado el acceso y luego de unos segundos se nos presentará, con excelente calidad cinematográfica, un cortometraje en el que seremos protagonistas, ya que veremos como un repulsivo y aterrorizante psicópata, que encaja visualmente con el clásico estereotipo del asesino serial estadounidense, observa con exaltación nuestro perfil de Facebook en su vieja computadora.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-54

Veremos cómo desde su monitor espía nuestro muro, nuestra lista de amigos, y aún más aterrorizante, cómo mira nuestras fotos personales, en las que podemos salir nosotros, nuestros amigos o familiares.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-42-09

Luego veremos a este desquiciado ponerse aún más nervioso y excitado cuando, llegando al punto en el que decide que nos quiere hacer una visita, busca nuestra dirección en Google Maps. Veremos que escribe la misma ubicación que tenemos en nuestro Facebook, y lo veremos subirse a su auto para ir a buscarnos. Afortunadamente Buenos Aires queda un poco lejos para ir en auto desde yanquilandia, y con la facha que tiene este tipo dudo que lo dejen subir a un avión Guiño

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-58

Take This Lollipop se define a sí mismo como una experiencia interactiva de imagen real para Facebook Connect, y vale la pena experimentarlo sólo por su excelente calidad visual, que nos hará creer que realmente un enfermo mental viene tras nosotros. Por supuesto, puede no ser apto para gente fácilmente impresionable, así que recomiendo suma discreción al utilizarlo.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-08

Tal vez lo más importante de esta experiencia es la sensación que nos deja luego de vivirla. Yo en lo personal tengo que admitir que las escenas que pueden generar algo de impresión corrieron por un costado muy morboso de mí, por lo que casi lo disfruté como si mirara un capítulo de Dexter, y no me puse a pensar demasiado en la posibilidad de que la información que vuelco en redes sociales pueda convertirme en blanco de algún ataque; pero esto también se debe a que suelo mantener cierto control sobre con quién comparto información personal, además de no compartir demasiado. Después de ver lo que podría suceder con la información personal que compartís en Facebook, ¿te quedaste más preocupado que de costumbre? ¿Borrarías información de tu perfil? ¿Pondrías más restricciones para que sólo tus cercanos vean lo más personal?


Dic 24 2010

Dudas Existenciales (77) – Edición Navideña 2010

Gabolonte Blasfemus

No sé ustedes pero estas fiestas para mí están resultando bastante atípicas en varios aspectos. Es cierto que con la siempre creciente degradación de nuestra sociedad, pero al mismo tiempo la apertura de ojos de una buena parte de ella, todas las costumbres y ritos religiosos sin sentido empiezan a verse bajo otro matiz y no a llevarse a cabo como si realmente la vida se fuera en ello. Pero en este Diciembre llegué a percibir el grado más extremo de que a la gente le importa tres pitos nuestra celebración cristiana (pero de origen pagano) favorita. Se podría decir que ya estamos ahí, casi cerquita de pasar la Navidad como lo hacen los japoneses, o como muchos acá festejan Halloween: Una mera excusa comercial como el día del padre, una convención de la sociedad, para tener una excusa para festejar o juntarse, pero sin tantas presiones si somos inteligentes, como aquellas que nos pueden llevar a brotes psicóticos.

image

Imagen propiedad de www.dosisdiarias.com y descubierta gracias a Ariel Benz.

Por otro lado, y pensando en el poco original y recurrente balance que se nos aparece por estas fechas con la misma insistencia que todos los parientes y conocidos desagradables que se esfuerzan en saludarnos en pleno ejercicio de su hipocresía, no podemos dejar de sentir que nos lanzaron la famosa maldición china, la cual reza que “tengas una vida interesante”: Nos censaron al pedo, la ciudad de Buenos Aires es todos los días un caos exponencialmente peor y a nadie con capacidad de hacer algo realmente le importa, y si siempre dijimos que todos los que están en la política son unos delincuentes, ahora no nos queda la más remota duda, y vemos como nos usan de rehenes para sus vendettas, mientras que si encima uno de ellos estira la pata por poco y lo quieren canonizar.

Yendo a temas más de nicho relacionados con nuestros intereses y quehaceres, de esos que no les interesa un absoluto carajo a nadie salvo a nosotros, pudimos presenciar atónitos, como si en el 2009 la bobósfera ya pasaba a ser, a falta de un mejor calificativo, face-bobo-twitósfera y todos parecían comenzar a relucir el oscuro deseo de estar en ella sólo para obtener el vil metal por los medios que sean y al mismo tiempo saciar sus frustradas ansias de fama, que ahora quedó totalmente claro que sí estaban sólo por eso; solamente que algunos disimularon por más tiempo y con más elegancia que otros. Tanto los buscavidas frustrados por la fobia al trabajo así como las losers en la vida real consiguieron darle revancha a esta última gracias a ese nuevo (aguanten las arcadas) oficio en la web social al que desde ya le dieron un término que suena chic como Community Manager, que consiste a grandes rasgos en lo siguiente: Si tuviste el sentido de la oportunidad, la suerte, y la falta de escrúpulos suficiente para juntar seguidores a diestra y siniestra, ahora podés poner realmente a prueba tu falta de moral y códigos para, entre un update y otro donde te hacés la reina o contás alguna pelotudez que te parece muy importante para todos sólo porque es tuya, intercalar otros con publicidad, campañas y demás chivos organizados por agencias publicitarias (que ya sabemos que son las verdaderas universidades de la ausencia de escrúpulos y honestidad), que a cambio de intentar convencer a tu rebaño de borregos descarriados que se sumen al “desafío afano a mano armada” o algo similar, te darán unas buenas monedas para cumplir tu ansiado sueño de vivir de Internet, pero de una forma un poco particular que también admitiría la afirmación de que te estás viviendo a Internet.

image

Al mismo tiempo, el cuadro se termina de hacer añicos contra el piso si tomamos el otro factor que por decantación natural sucedió al cobrar relevancia comercial finalmente los sitios sociales en nuestro coño sur: Ahora los “famosos” y aspirantes a también sacaron su cuenta de Twitter, y salieron a contaminar con la impunidad que los caracteriza un espacio que antes abundaba en temas interesantes para geeks (perdón por el arcaísmo) y gente con algo de raciocinio y curiosidad científica. Ahora los programas de chimentos muestran menos videos de archivo de mediáticos peleándose en cámaras, y más matonismos e insultos por Twitter; es como que intentaran abrazar y dominar a eso mismo que los hace sentir amenazados, y justamente para que deje de representar una amenaza para ellos. ¿Qué mejor que tapar miles de pensamientos, frases y links interesantes convirtiéndolo en una sucursal del puterío televisivo? Fuentes internas me informaron que a tales efectos se encontraría en preparación un virus que se propagaría vía publicidades de sitios de tarjetitas de amor, avisos falsos de Facebuko y Twitter, y spam encubierto de sitios onda quienteadmite, cuyo objetivo primordial sería colgar e incapacitar toda máquina logoneada a una cuenta de Twitter o Facebook que siga faranduleros, o eventualmente community garchagers.

Y aún así, por otro lado hemos presenciado crecimientos muy beneficiosos y positivos. Tal vez el de un amigo, alguien que sabemos que se lo merece, o incluso el nuestro propio. Crecimientos no necesariamente a nivel económico, que es la vieja y omnipresente vara por la que se siguen midiendo todos en este mundo de mentiritas a pesar de dáselas de sofisticados y evolucionados, sino muchas veces del espíritu y de la calidad humana. Si pudimos vivir o presenciar algo de eso, ya podemos decir que este año tuvimos elementos positivos.

Por lo pronto, les dedeo que pasen estos días como mejor les plazca, pero sin obsesionarse; tal vez como un día más pero del que pueden disfrutar de estar con la gente que realmente quieren, si es esto posible, y sino, no ignoren que aún así lo van a pasar con la persona más importante de toda su vida: Ustedes mismos.

Y ojo que hace mucho calor y el exceso de turrón y sidra puede causar estragos en las funciones psicomotrices.


Nov 29 2010

Facebook en Windows Mobile en la era pos-WP7

Gabolonte Blasfemus

imageMuchas cosas cambiaron para Windows Mobile desde la llegada de su nueva propuesta en smartphones conocida como Windows Phone 7, y el soporte de aplicaciones para el acceso a los servicios web de moda es uno de ellos. Sin embargo, y en el caso de la red social más popular, Facebook, se podría decir que nunca hubo tantas formas de accederlo desde este SO móvil como ahora, principalmente gracias al esfuerzo concentrado de esa usina de ideas que XDA-Developers. En particular nos vamos a concentrar en el apartado propiamente social de Facebook, o sea en sus notificaciones y noticias del muro, separándolo de su subsistema de mensajería instantánea, del cual para su acceso podemos acudir mejor a esta lista de mensajeros instantáneos para Windows Mobile.  A continuación vamos a ver unas cuantas opciones en forma de aplicación o módulo totalmente gratuitas, y que en la mayoría de los casos permiten una experiencia algo mejor o con ciertas ventajas con respecto a la versión web móvil tradicional del propio Facebook.

Continue reading


Jun 5 2010

Reclamando la privacidad de Facebook

Gabolonte Blasfemus

image El invento no tan in invento que hizo que el niño Zuckerberg no tuviera que preocuparse más por su futuro económico dio bastante que hablar en las últimas semanas, y siempre alrededor de un mismo tema: Facebook y sus constantes abusos a la privacidad de sus usuarios, que a estas alturas pueden equipararse a la franja de población mundial que tiene acceso a Internet.

Por un lado algunos tuvimos bien presente la propuesta de QuitFacebookToday.com, un sitio que proponía a modo de protesta que todos los que se hayan decidido o convencido de dejar a la red social más grande se den de baja en un mismo día, que fue el pasado 31 de Mayo. Algo más de 36 mil usuarios se comprometieron a abandonarlo para siempre, pero, qué son 36 mil al lado de los 400 millones que la f más famosa de la red alega poseer?

Y déjenme ser bien sincero acá, yo estuve muy cerca de ser uno de esos 36 mil y pico, y más cuando los nuevos controles de privacidad aparecieron repentinamente en mi cuenta, sintiéndome empernado y víctima del cuento del tío una vez más. Hasta llegué a borrar fotos familiares de mi perfil y todo (aún sabiendo que posiblemente Facebook se las guarde para siempre) y a avisar a amigos de mi próxima despedida, preparando todo para el 31. ¿Qué pasó entonces? Para empezar me olvidé y se me pasó la fecha, y aquí pueden culpar al sitio organizador del éxodo masivo el cual no tenía un formulario funcional al momento de dejar mi email para que me lo recuerde; por otro lado estuve a punto de hacerlo igual cuando me acordé, pero hay que admitirlo, la adicción es muy fuerte, y más cuando se ve que es más fuerte en tus amigos. ¿Qué sentido tiene ir a una red social que nadie usa? Es el mismo motivo por el que por años hemos usado MSN/Windows Live Messenger y no Jabber; porque todas las chichis están en el primero. Y ahora todas, absolutamente todas, tienen su cuentita para que Zucker-boy pueda chusmear las fotos de una distinta cada día sin repetir jamás en toda su vida.

image Y mientras no me decidía si despedirme para siempre de las invitaciones de aplicaciones al pedo y los estados delirantes que no dicen nada, me encontré con ReclaimPrivacy.org, un sitio que permite afinar de una forma simple la configuración de privacidad de Facebook, incluso para quienes se marean en ella y no saben que tocar. Para eso sólo debemos ingresar al sitio y arrastrar el botón gris que el mismo presenta hasta nuestra barra de marcadores, para luego accionarlo cuando ingresemos a la página principal de controles de privacidad. Al accionar el botón Scan for Privacy, un script chequeará todos los parámetros de nuestra cuenta para avisarnos si existen ítems de nuestra cuenta que estén demasiado expuestos, y nos ofrecerá el link correspondiente para ir directamente a la página de Facebook donde puede cambiarse. Una vez reajustada la privacidad a nuestros deseos, podemos volver a realizar un escaneo para estar seguros.

image

Este botón funciona sin problemas tanto en Firefox como en Opera según pude probar, aunque en este último aparece un poco fuera de lugar en la página, por lo que puede traer algunos problemas a la hora de arrastrarlo a una barra; de todas es probable que trabaje en cualquier navegador moderno. Y no puedo más que reconocer su utilidad, ya que encontró unos sectores de mi perfil que estaban “demasiado compartidos”, y que, entre tantos cambios adrede a los controles de privacidad por parte de Facebook, increíblemente había perdido de vista.

Pero hay lugar para lo extraño y todo: Incluso antes de ponerme a jugar con ReclaimPrivacy.org noté sorprendentemente que mi página de perfil no cargaba más desde un navegador que no estuviese con la sesión iniciada en otra cuenta.

5839_full ¿Debemos realmente dejarlo antes de que guarde suficiente como para destruirnos? ¿Es una locura, un suicidio social, y debemos seguir usándolo? Tal vez las dos ideas son exageradas por igual, creo que estamos tan jugados como lo podemos estar dejando nuestras fotos y pensares en cualquier otro sitio que no controlamos (ok, tal vez un poquito más), y el mejor consejo para quien quiera seguir usándolo será reducir el grado de exposición: Menos fotos intimas y familiares, menos pensamientos sin pasar por el filtro de la sensatez, y cuidarnos de la misma forma que lo haríamos en un salón lleno de gente. Y si no nos importa nada porque estamos rejugados, no tenemos ni una profesión por la que nos pueda preocupar lo que salga en nuestro perfil, y nunca vamos a levantar cabeza, bueno, matensé ahí…


Ago 26 2009

OneApp, la incursión de Microsoft en los celulares de gama media-baja

Gabolonte Blasfemus

image Parece que Microsoft se está proponiendo seriamente el estar omnipresente en todas partes, sin dejar plataforma moderna sin poner pie. No basta con ponerle XP a las netbooks y ahora Windows 7, ni con meterse a hacer una aplicación para Facebook en Windows Mobile e integrar a la famosa red social dentro de su propia versión basada en los servicios de Windows Live; si algo quedaba todavía sin tocar por sus ambiciosas manos era el universo de los teléfonos celulares no-smartphones, con sistemas operativos propietarios limitados, capaces únicamente de ejecutar aplicaciones Java J2ME. Y lo hace con una apuesta típica de lo que espera: Que se convierta en el producto más usado por todos. Esa es la idea detrás de OneApp, aunque en simples términos técnicos no se trate más que de otra plataforma de lanzamiento de widgets que, como casi todas las demás, está focalizada en lo más hot de la Internet de estos días, con widgets para Facebook, Twitter y demás aplicaciones web sociales; pero, al tratarse de MS, desde ya tampoco deja de lado a su mimado Windows Live Messenger, el que también cuenta con su icono en OneApp.

Lo que es verdaderamente una pena es la forma en la que Microsoft planea manejar su distribución: En vez de liberar esta aplicación para descarga pública de forma que todo el mundo pueda usarlo y (si vale la pena) se difunda a través del boca-a-boca como otras excelentes aplicaciones para celulares, por el momento OneApp sólo está disponible a través de una operadora celular sudafricana, por lo que hará falta esperar a que se cierren los pertinentes tratos con nuestras respectivas operadoras locales para recién tener la posibilidad de probarlo.

Vía Celularis.