Dic 9 2013

Un mouse Bluetooth, múltiples sistemas operativos

Gabolonte Blasfemus
Genius Navigator 905BT Mouse

Un Genius Navigator 905BT rojo, mi primer mouse Bluetooth. Lindo pero dejaba que desear.

Hace ya un tiempo de algo que nunca pensé que haría: Comencé a usar un mouse Bluetooth. Es que quien haya jugado un poco en sus años mozos con esta tecnología que ya lleva tantos tiempo con nosotros sabe bien de sus inestabilidades, que a la larga lo vuelve impráctico para muchas situaciones y usos.

Y fue todo un cambio, porque además pasé de disfrutar de mi segundo Logitech Anywhere Mouse MX a un simple Genius, y la diferencia la sufría en cada movimiento del cursor, que pasó a ser bailarín de medio tiempo. ¿Por qué no fui por otro Logitech igual si después de todo es uno de los mejores (sino el mejor) fabricante de mouses? Impaciencia, paja, tacañería y eficiencia. Impaciencia de esperar hasta pasar por Galería Jardín a comprarlo, paja de ir ese mismo día sólo por eso, tacañería de pagar tanto (nuevamente) por un mouse que, aunque lo vale, lo que no vale es que por segunda vez me haya durado sólo un año luego de lo cual comenzó a fallarle el botón izquierdo; y finalmente eficiencia, porque estaba cansado de tener un puerto USB ocupado constantemente en la notebook, además de los problemas que conlleva a nivel suspensión del equipo los transceptores USB inalámbricos. Sorprendentemente, es la primera vez en muchos años que realmente le doy una utilidad real al adaptador Bluetooth de una PC, y la experiencia, aunque tortuosa al principio, no salió tan mal: Ahora sabía que iba a comenzar a usar mouses Bluetooth, solo que necesitaba algo mejor que un Genius.

El Logitech Anywhere Mouse MX, usé dos seguidos; a los dos les murió el click izquierdo al año de uso. Fuera de eso excepcionales.

El Logitech Anywhere Mouse MX, usé dos seguidos; a los dos les murió el click izquierdo al año de uso. Fuera de eso excepcionales.

No sos vos, es tu sensor óptico

Ahí la cosa se puso complicada, porque me di cuenta que un mouse Bluetooth de marca reconocida no es algo que precisamente abunde, y más si encima buscamos algo de mayor precisión, como por ejemplo tecnología láser. Los de Logitech son pocos y brillan por su ausencia, a tal punto que hasta desde su propia web se hace difícil ubicarlos. Después están los Genius como el que conseguí y, como novedad que me hubiese gustado probar pero también algo difícil de conseguir, un Verbatim que increíblemente es también Láser. Por último está la oferta de Microsoft. Microsoft, a quién veneré por su primer Explorer óptico que tantos años me supo durar y que varios después al querer volver a probar suerte nuevamente me decepcionó con la calidad. Pero al menos ahora Microsoft tiene una oferta interesante de mouses Bluetooth, aunque por momentos rara, como ese modelo de mouse que esencialmente parece una porción de queso. Al final después de un tiempo me decidí a intentar con el Sculpt Touch, que en vez de la ruedita de siempre tiene una tira plástica que oficia de mini-touchpad para pasar los dedos y conseguir un scroll multidireccional. No me terminaba de convencer porque tenía miedo que tuviera una fuerte dependencia de software para sus funciones especiales, algo que me limitaría esencialmente a Windows y me haría las cosas muy difíciles en Linux, pero me quedaba sin opciones y Microsoft (casi) siempre me demostró cierto estándar elevado en lo que a la calidad de su hard respecta. Otra cosa que no pensaba hacer, volver a un mouse de Microsoft. Pero, como hace 15 años ya decíamos, lo mejor de Microsoft es su hardware. Además, el Sculpt Touch no será láser pero en cambio incorpora algo que Microsoft bautizó como BlueTrack Technology y lo vende como más preciso y multi-superficie que la tecnología láser.

Continue reading