Sep 3 2012

El dominio .patagonia, en manos de una empresa extranjera si no actuamos ya

Gabolonte Blasfemus

Casi de casualidad, agregando a la cuenta de Nic.ar en mis círculos de G+, me desayuné de este tema bastante grave que puede sentar nefastos precedentes. Es muy fácil: Desde que a la ICANN (para quien aún no lo sepa la corporación que, dicho mal y rápido, maneja la Internet) se le ocurrió este curro de los dominios de nivel superior .loquesea, todo el tiempo intentan registrar nuevos, volviendo el sistema de nombres de dominio un sinsentido total. En la ICANN  existen lo que se llama aplicantes aspirantes o solicitantes (aplicant en inglés), esto es, empresas u organizaciones que aspiran a registrar uno de estos nombres de dominio superior genéricos (abreviado gTLD, por generic top-level domain). En este caso, una empresa extranjera intenta registrar el gTLD .patagonia, y en Nic.ar lo están denunciando.

Esta compañía aspirante, de origen (aparentemente) estadounidense, se llama no casualmente Patagonia, Inc. Básicamente se trata de una cadena de tiendas que fabrica y vende indumentaria y accesorios para deportes como el alpinismo y afines detrás de una recontrautilizada fórmula de marketing que apunta a la ecología (“nos preocupa el medio ambiente”, “hacemos algunos de nuestros productos con material reciclado”, “acá algunos consejos ecológicos, pero compre ya!”). Todo muy lindo, pero La Patagonia es una región geográfica que pertenece a dos países, Argentina y Chile. Ninguna empresa o corporación, mucho menos una cuyos capitales y orígenes ni siquiera provenga de uno de estos dos países, debería adueñarse del gTLD .patagonia. Es como que yo tenga un negocio de lubricantes y le ponga Chicago en honor a la conocida ciudad norteamericana, y entonces paso siguiente voy a la ICANN y pido que me otorguen el control del gTLD .chicago; seguramente miles de chicaguenses (o como les digan) saldrían a quejarse, amenazando con ataques nucleares y todo. Aunque por supuesto Chicago es el nombre de una ciudad y no de una zona geográfica, creo que el punto se entiende bien.

Lo peor de todo esto es que una vez que le otorgan el gTLD a un solicitante, supuestamente no hay mucha vuelta atrás, por lo que es imperativo actuar ahora que aún está en evaluación, abierto a comentarios y objeciones. Y ahí es donde podemos hacer algo. En el siguiente video creado por Nic.ar muestran paso por paso como debemos hacer para expresar nuestra oposición al respecto:

Básicamente debemos registrar una cuenta en el foro de comentarios a solicitudes que provee la ICANN, luego buscar por “patagonia” para encontrar la solicitud pertinente y entonces crear un nuevo comentario donde debemos explicar por qué no se le debe conceder este gTLD a ninguna empresa privada; se puede escribir tanto en inglés como en español que igual será tomado en cuenta. Supuestamente son necesarios al menos 2.000 comentarios como mínimo para impedir que esta aplicación en un principio se concrete, y por ahora (al momento de escribir esto) hay nada más que 285, por lo que es necesario que todos nos tomemos la molestia de crear una cuenta, participar con nuestro comentario, y hacer circular esta noticia, ya que el 26 de septiembre, o sea en 23 días, ya no serán tomados en cuenta más comentarios, y si no existen suficientes en contra el dominio .patagonia terminaría en manos de una corporación extranjera. El período original de evaluación finalizaba el 12 de Agosto, pero afortunadamente fue extendido y existe una oportunidad más de hacer valer nuestra opinión. Después no nos quejemos de cómo nos empernan.

 

 


Mar 24 2011

Someone intended to use your domain names

Gabolonte Blasfemus

imageMuchas empresas alrededor del mundo vienen recibiendo últimamente emails con la frase anterior como asunto, que puede traducirse como “alguien tuvo la intención de usar tus nombres de dominio”. El resto del mensaje, también en inglés, es similar al que sigue:

 
(If you are not in charge of this , please transfer this urgent email to your CEO. Thanks )
 
Dear CEO,
    We are a computer information service organization in Asian-Pacific region. Now we have something urgent to confirm with you. Yesterday we received a formal application from a company called Fodel Holdings, Inc, who tried to apply for " superpindonga" as Internet Mark and following Domain Names from our organization:
 
 
superpindonga.asia
superpindonga.cn
superpindonga.com.cn
superpindonga.com.hk
superpindonga.com.tw
superpindonga.hk
superpindonga.in
superpindonga.net.cn
superpindonga.org.cn
superpindonga.tw

    There is a check process before domain names registration. We found that the above domain names were similar to yours, so we sent email to you and expect to get your confirmation: If your company did not authorize the aforesaid company to apply for these, please confirm with us as soon as possible.
    In addition, we hereby declare the time limit for this issue is 7 workdays. If your company doesn’t respond within the time, we will unconditionally approve the application submitted by Fodel Holdings, Inc.
 
  
Best Regards,
 
Alan Tang
Senior Examinant

 

Por supuesto, cámbiese superpindonga por el nombre utilizado en el dominio que posea registrado la empresa que recibe el mensaje, y tenemos un típico caso de scam, término inglés para la palabra estafa y que se aplica comúnmente a aquellas que se realizan por Internet.

En este caso, una supuesta entidad registradora de dominios asiática tiene la gentileza y la amabilidad de avisarnos que alguien más intenta usar nuestros nombres de dominio; así reza la frase del asunto del mensaje, que es totalmente falsa ya que nadie puede usar nuestros nombres de dominio, por más que quiera, mientras los tengamos registrados debidamente y no los dejemos caducar. La ambigüedad de la redacción está diseñada para levantar alertas dentro una compañía si quienes lo leen no tienen un conocimiento mínimo sobre los nombres de dominio. Luego, en el cuerpo del mensaje, se aclara que una compañía de nombre X (nombre que no dice nada y generalmente suele cambiar de acuerdo al mail) intenta registrar el nombre de nuestra empresa como “marca de Internet” y a su vez utilizarlo en una serie de dominios como la listada en el texto de ejemplo, donde si observamos con atención, vemos que se trata en todos los casos de dominios de Asia, China, Hong Kong, Taiwan o India. Más allá de que la primer reacción de cualquier empresa occidental que no posea ni piense poseer presencia en el continente asiático es “qué coño me importa”, se intenta apelar a que las víctimas muerdan el anzuelo bajo el mismo mecanismo psicológico que ha venido manipulando a la humanidad desde hace centurias: La sensación de escasez. Tal vez sea un porcentaje ínfimo pero no sean pocas en números aquellas compañías que decidan contactar con este atento registrador de dominios asiático para hacer negocios, y, viendo algunas consultas que he tenido al respecto en empresas locales, pienso que vale la pena advertir sobre este tipo de fraude. En todo caso, sea cierto o no que realmente exista del otro lado alguien dispuesto a registrar para nosotros estos nombres de dominio por un precio justo, el mail no deja de ser no solicitado (spam) y engañoso. Mi apuesta es que ni bien reciben respuesta de la víctima demostrando su interés, luego bajo una serie de mentiras y artimañas dignas de las clásicas estafas nigerianas intentarán sacarle todo el dinero que puedan bajo el pretexto de que la otra parte está pagando más por quedarse con dichos dominios.

Sorprendentemente no existe mucha información disponible sobre este tipo de scam, encontrando únicamente un artículo en el blog de la compañía Firetrust donde listan múltiples ejemplos de este tipo de engaño así como una lista de los sitios web aparentemente involucrados en el timo.

En todo caso, para quien caiga en esta entrada buscando información a causa de estar preocupado por haber recibido un email como el detallado, el curso de acción no puede ser más fácil: No contestar y mandar el mensaje a la bandeja de spam.