Sep 26 2014

Ya no sos igual

Gabolonte Blasfemus

Son esas cosas que nadie dice oficialmente, el gran elefante en la habitación, el Voldemort que nadie quiere nombrar… Pero estos días quedó más que confirmado: Murió Jobs y ahí comenzó la lenta pero segura agonía de la manzana.

 

Welcome to the real world

Welcome to the real world

No es que bajo el reinado del gran emperador no hubiesen ocurrido fiascos que quisieron venir a solucionar con un chamuyo barato (you are holding it wrong, remember..?), pero nunca fueron tantos deslices juntos: Una versión de iOS que es la que más le robó a ese mismo que siempre acusaban de plagiador, que se cuelga más que todos sus antecesores; y la ruptura de varios mandamientos, como el de un smartphone para dominarlos a todos del que tan orgullosos estaban, y el no usar pantallas grandes (¿se acuerdan cuando querían que pudieran usar el teléfono con una sola mano? Parece que ya no les importa). Lo gracioso de todo esto es la cápsula en la que viven muchos usuarios vallados de la manzana, que se siguen comiendo esa del sistema operativo más avanzado del mundo.

Apple fanboys descubriendo América

Apple fanboys descubriendo América

su nuevo terminal estrella, otra vez víctima de rumores sobre defectos de fabricación que esta vez hacen que le pase lo que nunca se escuchó sobre ningún otro phablet: Que se doble por tenerlo en el bolsillo mucho tiempo.

There is no iPhone

There is no iPhone

Pero tal vez la señal más prominente de que esa Apple soberbia, orgullosa, que se mofaba todo el tiempo de Microsoft y hasta representaba a los equipos Windows de una red con monitores con BSOD, ya no está, es lo que pasó con la nota que le hizo la CNBC. Ok, siguen siendo igual de teresos, orgullosos y soberbios, pero nunca antes se les hubiera escapado la tortuga de que, justo cuando están intentando reinvindicarse (en este caso, mostrando sus controles de calidad a causa del escándalo con los iPhone 6 doblados), aparezca, en los laboratorios de la orgullosa Apple, un Windows XP.

El XP de la discordia

El XP de la discordia

Seguro, podremos esgrimir todas las excusas al respecto. La más probable y cierta es que la máquina dobla-iPhones que se ve sólo debe venir con drivers y aplicativos para Windows XP, como suele pasar con todo equipamiento raro y especializado (y otros no tanto). Pero esto jamás se hubiese visto bajo el reinado de Jobs primero, ni tampoco un iOS que se parece tanto a un Android, ni un iPhone que quiere ser un Galaxy y se encorva en el intento.

 


Nov 6 2012

Patentar el buen gusto

Gabolonte Blasfemus

Hay cosas de las que no hace falta hablar otra vez. Son esas que, si no decidimos alevosamente recluirnos en un retiro espiritual en los montes tibetanos, seguro nos enteramos aunque sea mientras pasábamos un tiempo de calidad en el trono. Por eso no venía con muchas intenciones de emitir palabra sobre la disputa de patentes de moda; quienes carguen con la maldición de seguirme saben lo que opino de la situación. Pero, ya es suficiente. Cartón lleno, inodoro tapado, cloaca desbordada.

Es fascinante (dicho en plan Leonard Nimoy) como crApple posee ese odio intrínseco desmesurado por todo aquél que se atreva a competir en los mercados que asalta. No le bastaba con el circo de la demanda a Samsung en USA en la que se llevó (lo que para Samsung es) un pequeño souvenir de mil millones de dólares. Era previsible que con esa saña que tienen no se iban a quedar ahí. Así fue como les salieron las sorpresas de los reveses en su contra en otras partes del mundo donde no tenían el favor de su país natal. Y ahí es cuando demostraron que además de todo, son malos perdedores; tergiversar una aclaración que están obligados judicialmente a publicar para convertir una disculpa en otro medio más para autoensalsarse erigiéndose como los dueños exclusivos del diseño puede llegar a ser visto como una excelente maniobra publicitaria o una buena forma de convertir contratiempo en algo positivo (que de todas formas les salió mal), pero en el fondo sólo queda a la vista orgullo desmedido, negación, y soberbia.

Continue reading