Jul 18 2012

Consola de root con derechos de escritura desde el menú de recuperación de Ubuntu

Gabolonte Blasfemus

Es sabido que en Ubuntu, por una cuestión de políticas acordes a su concepción de la seguridad, no se permite el ingreso bajo ninguna forma desde la cuenta de superusuario, normalmente conocida como root. A todos los efectos, todo usuario que tenga que realizar cualquier tarea administrativa en el sistema operativo deberá utilizar el comando sudo precediendo al comando original en la consola y luego validarlo ingresando su contraseña, o escribir esta cuando el sistema se lo pida ante determinadas acciones que requieren elevación de privilegios.

Sin embargo, existe un único caso en el que la distro de Canonical permite ingresar como root, aunque solo a una línea de comandos; y esto es cuando se elige desde el menú de inicio de GRUB2 la opción de arranque en modo de recuperación. Cuando la elegimos, en vez de cargar la interfaz gráfica como es habitual se acaba en un menú en modo texto con diversas opciones útiles a la hora de reparar un Ubuntu roto. Una de ellas, por razones obvias la más avanzada, es la de cargar una línea de comandos bajo la cuenta del superusuario. El problema es, al menos en la versión 12.04 de Ubuntu (Precise Pangolin), que esta opción monta al raíz del sistema como solo lectura; por tanto, tenemos todos los derechos para hacer lo que haga falta, pero como no podemos escribir nada al disco, no podemos hacer casi nada.

Desconozco si esto es una omisión o error o simplemente la aplicación de otra política más de seguridad para evitar que usuarios novatos metan mano y rompan algo, pero la realidad es que cuando se aterriza en el menú de recuperación y en particular en la opción de la consola de root es porque uno ya está medio desesperado porque su Ubuntu no levanta y está dispuesto a probar algunas cosas, al menos en mi caso con extremo cuidado y siguiendo instrucciones de antemano cuando no sé qué hacer, para ver si se resuelve. En estas situaciones, llegar hasta ahí y encontrarse con la impotencia de no poder hacer nada para reparar el sistema es bastante frustrante.

Pero como decía antes, tal vez se trata solamente de una pruebita más puesta por Canonical para evaluar si sabemos lo que hacemos cuando nos dirigimos a la todopoderosa opción de la línea de comandos de root. No hay que olvidar que como le repitieron hasta el hartazgo a Peter Parker, con grandes poderes llegan grandes responsabilidades. Para resolver este root con acceso de solo lectura al disco, todo lo que tenemos que hacer es utilizar el comando mount para remontarlo con acceso de lectura/escritura, de la siguiente manera:

mount -o remount,rw /

Y listo, solo con introducir este comando ahora sí tenemos acceso a hacer, solucionar (o romper aún más) nuestra Ubuntu box.

Como dije, bien puede ser una feature by design. ¿Alguna vez la tuvieron que usar?