Mar 15 2013

El cierre de Google Reader, ¿el fin de la independencia del consumo de contenidos en la web?

Gabolonte Blasfemus

GoogleReaderEn Google están haciendo limpieza, como ellos le llaman, programando la baja de varios servicios que resultaron impopulares y por ende no generan las ganancias suficientes como para merecer su mantenimiento. El más llamativo de esta última tanda de fracasos a borrar del mapa es, sin embargo, una aplicación web que resultó ser muy exitosa en sus inicios, y rápidamente había opacado a toda su competencia: Google Reader. El lector de feeds online de Google tiene fecha programada de defunción para el próximo 1ro de Julio.

Desde ya no es la muerte de los feeds, no al menos aún, y existen varias opciones para continuar siguiendo nuestras noticias favoritas a través de este estándar. El problema, como todo en la sociedad humana, son las tendencias que marca.

Las razones para que Google no se preocupe más por Reader son obvias, y a estas alturas no sorprenden absolutamente a nadie: Leemos nuestras noticias en Facebook, Twitter, Google+ o lectores de moda para smartphones y tablets que replican el aspecto de una revista, como Flipboard. Pero todos estos productos comparten algo en común: No utilizan (en su mayoría) una tecnología abierta y estandarizada para el consumo de contenido. Es cierto que algunos son de alguna forma también lectores de feeds desde el momento que permiten agregar links RSS, pero el juego tiende a ser que el interesado en ser leído tiene que hacer el esfuerzo extra de “estar en” para que luego el consumidor pueda siquiera tener la chance de elegirlo. Esto a la mayoría de la gente no le interesa, porque les resulta más fácil elegir de una reducida y caprichosa lista de opciones predeterminadas lo que va a consumir; y nunca nadie, escapando de los circuitos tecnológicos, quiso saber alguna vez qué es un feed, a pesar de que la web siempre estuvo más que deseosa por explicarlo.

Y es que en todo esto estoy muy de acuerdo con lo que opina Robert Scoble: Seguro hablamos de casos especiales pero, si no existieran los feeds, quien no se doblegue ante el poder de Facebook, Twitter, Google+ o la revista virtual de moda simplemente no podría enterarse de una forma cómoda y práctica de las noticias que quiere, que fue lo que estándares como ATOM o RSS vinieron a resolver, y muy eficazmente, desde un principio.

Claro, yo digo esto pero, como casi todos, ya dejé de leer feeds directamente con un lector como podía ser Google Reader. Pero lo importante es que los feeds son la fuente; si un día desechamos a las redes sociales y los lectores de noticias pretenciosos como Flipboard, siempre nos tiene que quedar la opción del feed de cada sitio que nos interese. Jubilarlos sería tan estúpido como jubilar al email porque se supone que todo el mundo se comunica por Whatsapp y redes sociales. Son tecnologías que están en el núcleo de lo que hoy llamamos Internet, y hay que pensarlo mil veces antes de decidir que existen reemplazos mejores que las hacen obsoletas.

Pero tengo fe en la humanidad en este caso, y siento que va a suceder justamente lo mismo que cuando los opinólogos de siempre sentenciaban a muerte el email: Los feeds nunca van a morir, solo van a dejar de estar en la primera plana para trabajar aún más tras bambalinas, que es como siempre lo hicieron de alguna forma.

Google Reader, te voy a extrañar.


Ago 21 2009

QEPD Lazer

Gabolonte Blasfemus

image Jamás me lo habría visto venir, aunque tampoco era algo de lo que estuviera muy pendiente, pero es inevitable sentir que se fue un pedazo de mi vida al enterarme que la revista Lazer cesó abruptamente de publicarse, y para siempre. Gracias a Pramundo me enteré de esta noticia que, tal y como reza en el escueto mensaje sobre un fondo negro que dejaron como único testimonio en su otrora sitio oficial, la conocida revistita sobre “animación, series y la corrupción del mundo” cerró sus puertas para siempre, debido a la presión de dos editoriales japonesas, Shueisha y Shogakukan, dos de las más famosas y dueñas de muchos éxitos indiscutidos en el mundo del manga. El motivo radica en que bajo las particulares leyes de derechos de autor niponas, cualquier reproducción gráfica de alguna obra protegida está terminantemente prohibida, sin importar si los fines son periodísticos, documentales, o incluso promocionales; tal es así que recuerdo muy bien haber visto sitios web de aficionados japoneses donde todas las ilustraciones de personajes de manga y anime que aparecían eran hechas por ellos mismos para evitar cualquier problema legal. En este caso el reclamo vino por la reproducción de los dibujos que normalmente ilustraban los diversos artículos de Lazer, lo cual obligó a su cierre para no poner en peligro la continuidad de varios de los mangas que se encuentran bajo licencia de estas dos editoriales japonesas y que son publicados actualmente tanto en Argentina como en España por editorial Ivrea, fundadora de Lazer, y cuya gran parte de su staff trabaja para la revista.

Para mitigar un poco el dolor de los fans y fieles lectores, y de alguna forma reemplazar el canal de comunicación con su público que significaba Lazer, editorial Ivrea lanzó Ivreality, un weblog especialmente dedicado al mercado argentino donde, además de brindar noticias y publicitar su línea de mangas, también trasladarán muchas de las desopilantes secciones que ayudaron a convertir a Lazer en una publicación mítica. Muchas preguntas fueron planteadas por los lectores en este nuevo blog sobre los motivos y los porqués de la desaparición de Lazer: ¿Por qué recién ahora estas editoriales presionan para que se cierre una exitosa revista con más de 12 años de trayectoria que dio a conocer y ayudó enormemente a hacer rentable el anime y el manga en latinoamérica? ¿No existe posibilidad de seguir publicando la revista pero sin mencionar ningún producto propiedad de estas dos editoriales, las únicas a las que les “molesta” que salgan sus dibujos? ¿Y si hacen una Lazer encubierta bajo otro nombre y editorial?

image Leandro Oberto, su creador, se tomo el trabajo de ir contestando muchos de los comentarios hasta no dejar dudas de que realmente es imposible que Lazer vuelva a existir: Sucede recién ahora porque, según sus palabras, hubo gente que “movió fichas” para que estas editoriales reaccionaran de esta forma, y esta gente (presumo que una competencia de Ivrea) está esperando con ansias que cometan un desliz tal como el de sacar otra revista de manera encubierta, para poder buchonearlos ante los japoneses. También es imposible continuar la publicación omitiendo los títulos de estas editoriales, ya que el sólo hecho de seguir con la revista significaría para los japoneses un “acto de guerra”; tal es así que para no enfurecerlos no pueden publicar ni un número más para despedirse, mucho menos dar más explicaciones de manera formal que las que ya figuran en el ahora difunto sitio web de Lazer. Afirman sentirse como si hubieran vendido su alma, y no es para menos; estoy seguro que debe haber sido una decisión muy difícil, pero el único camino que quedaba era cancelar la revista; caso contrario al no contar más con las licencias de estas editoriales, deberían cancelar muchas de sus publicaciones actuales, dejando sin trabajo a gran parte del personal, decepcionando a quienes coleccionaban esos mangas, y posiblemente teniendo que cerrar completamente debido a las subsiguientes acciones legales que podrían realizarles estas dos editoriales japonesas. Gracias a esta traición por parte de ese mundo que tanto amaban y que dieron a conocer en toda Argentina y alrededores, están pensando en abrazar nuevos proyectos y pasiones distintos del manga y el anime. Es de entenderse, el que se quema con leche ve una vaca y llora, como decía mi vieja. Si eras un lector duro-de-matar de Lazer, seguro vas a querer leer todas las repuestas de Oberto, realizadas sobre los comentarios que le iban dejando en este post, sobre el triste final de esta revista que ni siquiera pudo tener una edición para despedirse de sus seguidores.

Para muchos de los que conocieron el inagotable mundo de la animación japonesa gracias a sus páginas, la revista Lazer era un pedazo de su infancia y adolescencia. Yo que soy más viejo puedo decir igual que para mi esta revistita significó un buen pedazo de mi juventud, y que aún la compraba a veces que la encontraba en algún kiosco para reírme un poco y enterarme de las nuevas series y animes que habían.

Siempre te vamos a recordar Lazer!