Abr 27 2011

Motorola desbloquearía sus dispositivos Android para finales de 2011

Gabolonte Blasfemus

imageLa noticia es excelente para todos los poseedores de un teléfono Android de la marca de la M estrambótica que, tirando un número tentativo, en nuestro país debe ser como la mitad de los usuarios de Android al menos, algo posible sin duda gracias a la penetración de los terminales de este fabricante en los operadores locales y al precio tan competitivo con el que han sido ofrecidos con respecto a la competencia.

La carrera de Motorola en la fabricación de móviles y tablets con Android viene sufriendo muchas críticas, siendo la principal el restrictivo bloqueo del bootloader (la pieza de software inicial que se encarga de cargar al sistema operativo, algo así como el equivalente al BIOS de una PC), el cual sólo arranca la versión de Android que tenga almacenada en su ROM si la misma está firmada digitalmente por la compañía, haciendo imposible el uso de ROMs modificadas que pueden actualizar, mejorar, y darle nueva vida al dispositivo.

Ayer se recogió los dichos de una fuente no identificada dentro del fabricante que admitía que el bloqueo existe para satisfacer las demandas de seguridad de las compañías operadoras (algo que bien podría explicar por qué los teléfonos Motorola son los más vendidos por estas dentro del segmento Android), pero que al mismo tiempo desean colaborar también con la comunidad de desarrolladores, quienes necesitan total y absoluta libertad a la hora de decidir que meter dentro de sus teléfonos, y en base a esto la compañía tendría la intención de permitir que todo su portfolio de dispositivos sea desbloqueable para finales de 2011. Este rumor hoy fue confirmado con Will Moss, director de comunicaciones de Motorola Mobility en el norte de Asia, a quien no puedo dejar de imaginármelo de una forma que hace que me caiga muy bien:

image

De todas formas, existe un gran diferencial en esta buena noticia, y es que Moto sólo desbloquearía los dispositivos cuyas operadoras “dueñas” lo permitan. Así es, parece que aunque paguemos una jugosa cantidad de efectivo más un aplastante abono mensual obligatorio por un año o más, un teléfono adquirido en una compañía de telefonía celular nunca deja de pertenecerle a la misma en el fondo, y jamás será del todo nuestro. Habrá que moverse y quejarse por estas pampas para que nuestras operadoras locales no impidan que ocurra este avance.

Vía Ausdroid.