Mar 20 2012

Firefox, tenés un Babylon adentro

Gabolonte Blasfemus

imageLo veo todos los días: El típico usuario que se instala el típico freeware, cuyo típico autor, para ganar algo, embebe la típica barra de navegación opcional que nuestro típico usuario, con el siguiente fácil, instala sin titubear.

La mayoría de estas barras son generalmente removibles a través de su propio desinstalador, accesible desde el Panel de Control de Windows al igual que cualquier otro, o, en el caso de navegadores como Firefox y Chrome, suelen ser extensiones para estos que habrá que quitar desde sus correspondientes ventanas de diálogo a tal efecto. En cualquier caso suelen irse sin complicarnos la vida demasiado.

Pero por estos días anda dando vueltas una versión de la barra del otrora famoso traductor Babylon, que ahora en tiempos de Google Translate se nota que no le queda otra que recurrir a estas bajezas, que no se va tan amigablemente del sistema. Para empezar, se instala en todos los navegadores que encuentre: Internet Explorer, Firefox, Chrome… solo me faltaría saber si también se mete con Opera y Safari. Independientemente de que logre colar su barra o no, de lo que sí se asegura es de convertirse en el buscador por defecto en todos nuestros browsers. Sí, así de meteórica resulto la carrera de tantos años de Babylon, de útil traductor a… infrabuscador que vive de publicidad contextual.

Si nosotros o alguien que conocemos cometió el error de dejarse meter un Babylon adentro, el primer paso que debemos chequear para intentar removerlo es buscar si existe una entrada del mismo en Programas y características (Agregar o quitar programas en Windows XP y anteriores); si todo sale bien este desinstalador debería encargarse de remover todo rastro de esta amenaza en todos los rincones del sistema. Pero claro, estamos acá porque no sale todo bien, cierto.

Luego de probar esto, deberemos ir navegador por navegador y, en primer lugar, quitar cualquier extensión o complemento que Mr. Baby nos haya metido; esto dependerá del navegador. Una vez hecho esto, es altamente probable que aún nos quede configurado como buscador por defecto y como página de inicio del navegador, casos en los que tendremos que cambiar la configuración manualmente.

Hasta acá todo (más o menos) bien, si sos un poco geek seguro no tenés problema en seguir todos estos pasos y seguramente no necesites que te los digan. El problema es que Babylon se instala tan ponzoñosamente en el caso de Mozilla Firefox que aunque hagas todo lo anterior te vas a seguir encontrando con que al realizar una búsqueda desde la página de inicio por defecto o desde la barra alucinante quien se va a encargar de gestionarla no va a ser otro que el buscador de Babylon. Es posible que, siguiendo instrucciones en la web o haciéndolo por tu cuenta, vayas borrando todo archivo en la carpeta de perfil y en la de Archivos de programa, así como reseteando referencias al mismo en el about:config para querer solucionarlo, y te vuelvas a dar la cabeza contra la pared al ver que Babylon sigue erigiéndose como el buscador por defecto en Firefox.

Lo que realmente funcionó para mí es algo tan simple como rápido, pero que es posible pasarlo por alto debido a no haberlo necesitado nunca. Todo lo que tenemos que hacer es ir en Firefox al menú Ayuda/Reiniciar con los componentes deshabilitados…

image

Luego de confirmar la orden, llegaremos a un cuadro de diálogo con unas opciones bastante útiles.

image

De todas estás opciones la más importante para nosotros tildar es la que dice Reiniciar todas las preferencias de usuario a las predeterminadas de Firefox, aunque no hará ningún daño seleccionar también Restaurar buscadores predeterminados y Reiniciar barras de herramientas y controles. Eso sí, tengamos en cuenta que al hacer esto perderemos toda personalización hecha a ese Firefox en cuanto a barras, botones y demás, pero mientras conservemos las extensiones y los marcadores es un precio razonable para sacarse de encima a Babylon. Luego nos resta hacer click en el botón Hacer cambios y reiniciar, y si todo sale bien por fin le diremos adiós a esta plaga babilónica.


Nov 22 2010

Restaurar o mover iconos de la bandeja de sistema de Ubuntu Linux

Gabolonte Blasfemus

imageA veces hasta lo más simple puede darnos un pequeño dolor de cabeza, principalmente cuando aún no conocemos bien su filosofía.

A muchos nos agradaron los nuevos íconos de integración con mensajería y redes sociales que incorpora Ubuntu desde la versión 10.04 en la bandeja de sistema de Gnome, principalmente el del sobre de correo que permite administrar fácilmente el email a través de Evolution, las redes sociales a través de Gwibber y la mensajería instantánea a través de Empathy o también con Pidgin si es que lo hemos instalado.

imageAhora bien, los problemas pueden ocurrir cuando por algún error nuestro o del sistema perdemos alguno de estos simpáticos elementos de nuestra systray, o simplemente deseamos moverlos para reacomodarlos o dejarlos como originalmente estaban. Primeros intentos para quienes tenemos más experiencia con las GUIs de Microsoft nos llevan a la frustración, viendo que no se pueden mover ni arrastrándolos con el click izquierdo ni con el derecho. Rápidamente averiguamos que en el menú del click derecho existe la opción de mover, pero para inmediatamente decepcionarnos al observar luego que está opción no está presente en el menú de todos los elementos, siendo el icono del Administrador de Redes (Network Manager) el más difícil, ya que como incorpora su propio menú de funciones específicas al recibir un click derecho, no están presentes las estándar que permiten eliminar o moverlo.

Lo primero que debemos tener presente en estos casos es que el botón del mouse que se utiliza en Gnome para mover directamente los elementos en las barras es el botón central, algo que puede ser un pequeño obstáculo si estamos desde el touchpad de una netbook o notebook que raras veces incluyen uno, aunque podría llegar a emularse. También debemos tener en cuenta que existe una opción de bloqueo de movimiento, activada en la mayoría de los elementos de la bandeja del sistema, accesible para deshabilitar desde el menú contextual derecho que también permite elegir la opción de mover a los mismos.

image¿Pero qué hacemos en estos casos con el icono del Administrador de Redes de Gnome, por lejos el más problemático? Aunque este elemento en sí, como dije antes, posee su propio menú contextual relativo a sus funciones de red, lo que anula al menú estándar para moverlo o desbloquearlo, sí posee una casi inexistente e invisible zona, a la izquierda del mismo y justo a la derecha de una diminuta barra casi imperceptible compuesta por tres rayas que lo precede, desde donde es posible invocar este menú o intentar moverlo a través del botón central del mouse. No lo encontraremos a la primera, y deberemos intentar varias veces; sospecho que esta “zona” no debe ser de más de un pixel de ancho, al menos para la invocación de dicho menú (para mover a través del click central funciona en cualquier parte de la barra que precede al elemento), pero al menos de esta forma conseguiremos trasladar a este caprichoso pero útil icono.

imageOtro inconveniente se nos puede presentar cuando directamente perdemos algunos de estos nuevos elementos presentes en el Gnome de Ubuntu, ya que ni siquiera sabemos sus nomenclaturas. Yendo mediante un click derecho en la barra superior de Gnome a Añadir al panel… encontramos con frustración, después de revisar todos los elementos disponibles para agregar, que ninguno de ellos tiene el icono del sobre o el del cambiador de status de mensajería instantánea. Pero están, escondidos per están.

Si lo que queremos es restaurar el icono del sobre que nos permite acceder al email, mensajería instantánea y redes sociales, el elemento que debemos agregar es la Miniaplicación de indicadores, la cual nos restaurará tanto el icono del sobre mencionado como el del volumen del sonido.

En cambio, si lo que deseamos recuperar es el botón de apagado/reinicio o el selector de estados de mensajería instantánea, deberemos agregar entonces a la Miniaplicación de indicadores de sesión, la cual restaura de un plumazo a ambos.

image

Ambas figuran juntas en medio del listado de elementos a agregar, con un icono genérico de información que no las identifica claramente.

Unos pequeños detalles que no estaría mal que se mejoren en futuras versiones de Ubuntu.


Mar 3 2010

Mostrar/ocultar barras de herramientas en Opera con un botón

Gabolonte Blasfemus

Ayer les comentaba lo fabulosa que me resultó la última versión de Opera, la cual fue rediseñada para para aprovechar el mayor espacio posible para las páginas web, al mismo tiempo que aprovecha la integración con Aero en el caso de correr bajo Windows 7 o Vista para entregar una pulida y vistosa interfaz. Pero hay algo que a mí, personalmente, me rompía esa nueva armonía que intentaba instaurar el nuevo Opera: Las toolbars.

En particular yo le doy un intensivo uso a la Personal Bar, en la cual tengo una serie de marcadores de acceso frecuente, como una especie de SpeedDial expandido. El problema es, que sin ninguna toolbar la nueva interfaz de Opera 10.50 se ve así de linda:

image

Y con tan sólo una barra, como en este caso la Personal bar, pasa a verse así:

image

Como ven, por el sólo hecho de aparecer la bendita barra, Opera vuelve a su diseño tradicional en la parte superior de la ventana, perdiendo bastante la gracia; y además, y a causa de esto, esos píxeles menos que se restan de los disponibles para mostrar la web se sienten aún más.

Una solución es ponerla abajo, o a la derecha o izquierda, pero sigue robando espacio y viéndose muy, muy fea:

image

image

La otra opción, por supuesto, sería prescindir por completo de la Personal Bar, usando alguna carpeta en los marcadores, pero eso no era lo que quería. Yo buscaba seguir usando mi barrita marcadorezca! Entonces me di cuenta, que analógicamente a la solución de la almohada cuando tenemos una mina a la que queremos darle mucho pero no nos bancamos su cara, en este caso yo quería seguir usando mi barra, pero sin tener que verla todo el tiempo. La solución pasaba por algún tipo de botón o hotkey que me permitiera mostrarla u ocultarla a voluntad, algo que pensé cuando ya estaba podrido de ir a la configuración de apariencia para habilitarla cuando la necesitaba y luego volver para deshabilitarla cuando me molestaba.

Y ahí es donde vuelven una vez más al rescate las poderosas características de personalización de Opera y sus utilísimos botones. En este caso, me bastó nada más encontrar los que ya tenía preparados a tal efecto el groso de Tamil, uno de los más prolíficos Opera Experts que tiene la comunidad (Opera, para cuándo se ponen con un puestito para el pibe?).

image

Algunos de los Opera Buttons preparados por Tamil

Tenemos dos opciones, un botón desde el cual podemos mostrarla y ocultarla a voluntad con solo hacer click en él, y otro que la muestra para que luego desaparezca sola luego de un intervalo de tiempo definido, en este caso para la Personal Bar, a menos que lo modifiquemos, 12 segundos. También podemos elegir entre botones más grandes que tienen el texto completo y otros más diminutos con el título abreviado.

En mi caso, elegí el “PB” que oculta la Personal Bar automáticamente después de los 12 segundos, lo cual me parece un tiempo aceptable. Sólo hay que arrastrar el botón elegido hasta una de las barras presentes de Opera. La opción más natural es hacerlo en la barra de estado, y elegí dejarlo al lado del nuevo control de zoom.

image

La barra podemos dejarla en el borde de la ventana que elijamos, ya que los botones sólo se encargan de mostrarla y ocultarla. En mi caso preferí dejarla abajo.

Por último, observé que en la variante del botón con ocultado automático no siempre esto último sucede, generalmente cuando luego de activar la barra cambiamos el foto a otra aplicación. Si eso sucede, solo hace falta volver a accionar el dichoso botón para que luego del tiempo especificado se oculte la barra en cuestión como es esperado.

Espero que le sea útil a otros operosos tan hinchapelotas como yo, que no pueden dejar de ajustar su navegador favorito hasta el último detalle.