abr 2 2010

Modems 3G USB para banda ancha móvil en Linux

Gabolonte Blasfemus

image Hasta el año pasado nunca me había planteado la adquisición por separado de ese producto que ofrecen las compañías de telefonía celular conocido como banda ancha móvil, ya que lo poseía adquirido al mismo tiempo junto a mi netbook LG X110 con Movistar. Pero los vaivenes en la calidad del servicio que cada vez eran peores, sumado a un problema con mi tarjeta SIM que al día de hoy no sé si se debe a un fallo de la misma o del modem 3.5G incorporado en la netbook, lograron que finalmente pidiera la baja del servicio. Pero como no sólo de Wi-Fi prestado vive el moderno hombre computadoril cuando se desplaza por la ciudad, tuve que plantearme rápidamente la compra de uno de estos paquetes por separado, y preferentemente en modalidad prepaga para no clavarme pagando un costoso abono por un servicio que nunca se sabe cuándo ni por cuánto va andar decentemente. En cualquiera de los casos, y para asegurarse un amplio espectro de conectividad con cualquier computadora de hoy en día, el hardware ofrecido junto con el servicio suele ser un modem 3G USB con forma de pen drive grandote, de los cuales hay varios modelos, todos fabricados por compañías chinas, siendo comúnmente las más encontradas Huawei y ZTE. Y más allá de que podría haberme ahorrado el costo de uno de estos periféricos y tal vez pedir directamente la SIM para el modem 3G incorporado en mi netbook, me parecía una buena idea hacerme con uno de estos dispositivos para probarlo y tenerlo como una suerte de internet de emergencia para cualquier equipo donde hiciera falta y no existiese otra opción.

image Ahora bien, ¿cómo se instalan estos bichos? Aunque nunca había tenido uno en la mano, ya sabía que todos estos modems contenían sus propios drivers en una suerte de unidad USB virtual que permitía al fabricante ahorrarse la fabricación y distribución de los CD de instalación, y a nosotros evitar perderlos. Pero su funcionamiento es un poco más complicado que eso: Básicamente, cada uno de estos modems 3G USB tienen dos modos posibles, los cuales no pueden ser simultáneos. El primero es uno en el cual la computadora los reconoce como una unidad de CD USB virtual, la cual contiene el software a medida creado especialmente para la operadora celular en cuestión, que instalará los drivers en el sistema operativo y la aplicación que realizará la conexión en sí. Pero además, una vez instalada dicha aplicación, cada vez que se ejecute la misma se encargará de switchear el periférico a su modo real de funcionamiento como modem, con lo cual el sistema dejará de ver la unidad de CD virtual y comenzará a detectar el modem 3G, que será reconocido correctamente gracias a los drivers instalados en el sistema durante la modalidad anterior. Este tipo de funcionamiento, aunque visto en detalle es complicado, le hace fácil la vida al usuario a la hora de instalar el dispositivo para conectarse a internet lo antes posible. Pero claro, lo dicho es sólo válido para los sistemas operativos comerciales más populares: Windows en las PCs, y Mac OS X en… errr… las Macs. Y algunas netbooks a cuyos usuarios Steve Jobs le gustaría ver tras las rejas o con sus casas rematadas, claro. ¿Y qué pasa en Linux?

En el sistema operativo más amado por los geeks estos modems también funcionan, pero hace falta tener en cuenta un par de pasos. En primer lugar, y como vimos de lo explicado antes, se deduce que el modo de CD virtual con drivers es totalmente inútil en Linux, ya que en ningún caso se incluyen drivers para éste. Pero el problema es que la modalidad por defecto al enchufar al puerto USB el modem es la de CD virtual, por lo cual cualquier sistema Linux no preparado lo verá únicamente de esta forma.

image La solución a eso está en un paquete llamado USB_ModeSwitch. El mismo, una vez instalado, se encarga de reconocer y activar al modem en su segundo estado, el de modem propiamente dicho, y luego instalarlo en el sistema como tal para que figure apropiadamente como hardware de banda ancha móvil.

Para instalar USB_ModeSwitch podemos hacerlo por la vía tradicional y más fácil utilizando apt-get o el software de administración de paquetes por defecto de nuestra distro. Deberíamos encontrarlo, claro está, bajo el nombre usb_modeswitch. Si este no es el caso a no desesperar, pues ingresando a la página oficial de USB_ModeSwitch podremos descargar la última versión, descomprimirla, e instalarla con el tradicional make install. Si estamos en un sistema de 64 bits o deseamos recompilar, será necesario previamente invocar un make clean.

Una vez hecho esto, todo lo demás es automático, y si nuestro poronguito USB está en la lista de dispositivos reconocidos debería ser detectado y configurado automáticamente a los segundos de ser enchufado. En caso contrario, será necesario un poco más de trabajo para configurar manualmente nuestro modem que ya tantos problemas nos trae. Lo que habrá que hacer es editar el archivo /etc/usb_modeswitch.conf, tecleando por ejemplo:

sudo gedit /etc/usb_modeswitch.conf

En el mismo debemos pegar todos la parámetros necesarios para nuestro modem 3G USB en particular. ¿Y de donde los sacamos se preguntarán? Si a alguien ya le sucedió esto con el mismo modelo de modem y era más inteligente y/o laborioso que nosotros, es muy probable que lo haya resuelto y además haya sido tan bueno de subir la configuración correcta al foro de USB_ModeSwitch, por lo que solo debemos hacer una búsqueda en el mismo para nuestro cacharrito en particular. Si este no es el caso, y no cedemos a las ganas de escracharlo contra la pared o usarlo sólo en Windows/Mac, podemos seguir estos consejos sobre cómo obtener los parámetros específicos sniffeando la conexión USB cuando el modem está funcionando correctamente con sus drivers bajo Windows, para luego armarnos nuestro archivo de configuración.

Pero a no preocuparse que en la mayoría de los casos actuales no deberíamos tener mayores problemas. En mi situación, mi modem es un ZTE MF110, el cual además  incluye un lector de tarjetas microSD, por lo que si le colocamos una luego al switchear al modo de funcionamiento real como modem el sistema operativo también reconoce a su vez un mass storage USB del tamaño de la microSD insertada. En el caso de mi Linux Mint 7, al conectar el modem automáticamente veo la unidad USB montada gracias a la microSD que le puse, además de figurar el modem en la lista de conexiones de banda ancha móvil:

image

Como pueden ver, en mi caso en particular sucede algo extraño, apareciendo dos veces el modem en cuestión (el Ericsson es el modem incorporado de la netbook que ya no uso por el momento), algo que puede deberse a haber conectado el modem en dos puertos USB distintos, existiendo para cada uno una instancia de la configuración creada por mí para mi operador. Pero sin importar esto funciona en uno o en otro dependiendo de en que puerto lo conecte.

Y antes de desesperarse, un consejo importante: Conecten el modem y vayan a buscarse algo para tomar, y tarden al menos un minuto en volver; tarda un tiempo un poco más largo del esperado el aparecer el dispositivo de banda ancha móvil en la lista del administrador de conexiones de red de Gnome, con lo cual nos puede parecer que no funciona ante la incipiente ansiedad de que lo haga.

Más info al respecto en BlogDrake y Zona de Sistemas.


mar 12 2009

Speedy 2.0 – Chamuyo 1.0

Gabolonte Blasfemus

Ayer me encontré con la noticia del lanzamiento de Speedy 2.0, un nuevo servicio de Telefónica que supuestamente está pensado acorde a las exigencias de la ya establecida web 2.0, destacando como 3 puntos primordiales una mayor velocidad de subida (que siempre es muy baja en comparación con la de bajada), un acceso más veloz a los sitios internacionales, y la ausencia de restricciones al tráfico p2p. Para convencernos de todo esto, si entramos a la página que lo promociona nos vamos a encontrar con, además de un anuncio en Flash con la voz de un locutor que no deja de repetirse una y otra vez para taladrarnos la cabeza, un “medidor de banda ancha 2.0”, otro Flash que se supone nos medirá la velocidad de nuestro ISP y nos dirá si es 2.0 ready. Como da la casualidad que tengo contratado Speedy, me dispongo a medir mi conexión, y los resultados fueron estos:

image

Bien, bravo! Tengo una banda chancha 2.0! Yo había notado desde hacía unas semanas una mejora en la velocidad fuera de lo que tenía contratado, y en especial por las noches, y esta no-se-cuan-precisa medición un poco me lo confirmaba. “Ya soy cliente, Speedy me dice que sólo por estar con ellos ya tengo su archifabuloso servicio 2.0, guau. Ni pensar en cambiarme de proveedor!”

Pero la gente, o lo que se le parece, me dice que soy un tipo jodido, y quien soy yo para decepcionar. Teniendo acceso a dos hermosos enlaces a Internet de fibra óptica de arriba de 2 Mbps simétricos con dos ISPs distintos, me interesaba saber que tan “2.0” el bueno de Speedy me decía que eran.

Veamos el primeo, el cual está provisto por Telmex:

image

Bajadas y subidas de arriba de 2 megabits a nivel nacional, sólo decayendo a cerca de 1 megabit la subida para la web y el p2p internacional. Banda chancha 2.0 con el sello de aprobado de Speedy, no se esperaba más.

Ahora vamos con el segundo, en este caso correspondiente a NSS S.A., más conocida comercialmente como Iplan:

image

Epa, qué paso acá? Lucecitas rojas = Error, Alarma, No-2.0-ready. Iplan sucks!

Veamos de qué se queja nuestro bien amado medidor: Dice que esta banda ancha, con 1.774 kbps medidos de bajada y 1.976 kbps de subida, presenta problemas para navegar en sitios internacionales. Ahora volvamos a mirar la primer captura, donde me dice que mi conexión de Speedy actual, con 1.017 kbps de bajada y 347 kbps de subida para la web internacional, esta en verde-ok-re-2.0. Pareciera que no se aplicara la misma severidad a la hora de calificar un ISP que no sean ellos mismos. Algo está fallando acá.

Vaya a saber uno los intrincados y rebuscados algoritmos que tendrá este medidor de coolness 2.0, pero al final parece que ciertas sospechas que se cernían sobre la veracidad del mismo no estaban para nada erradas.