Oct 24 2009

Pocket Call Bouncer, el patovica personal de tu teléfono

Gabolonte Blasfemus

image El mundo de la telefonía celular no sólo avanza sobre las líneas fijas debido a la portabilidad y comodidad de los móviles, sino también gracias a que desde ellos podemos elegir con mucha más precisión cómo, cuando y por quién deseamos ser contactados.

En la misma línea de Call Firewall pero mucho más simple e intuitivo de usar, Pocket Call Bouncer es una aplicación que permite bloquear automáticamente cualquier llamada telefónica proveniente de los números ingresados en los 5 campos para completar de su ventana principal. Toda llamada cuyo Caller ID coincida con uno de los números previamente configurados será automáticamente derivada al buzón de mensajes, no dándole siquiera tiempo al teléfono de sonar en la mayoría de los casos. Pocket Call Bouncer está en fase beta, fue probado por su desarrollador exitosamente en un HTC Touch Pro, y desde ya es completamente gratuito.

Vía FreewarePocketPC.


Oct 23 2009

TinyCam convierte tu teléfono Windows Mobile en una cámara IP

Gabolonte Blasfemus

image No creo que nadie tenga intenciones de sacrificar su smartphone  con WinMo para realizar las tareas de una cámara IP de seguridad (de esas que incorporan su propio webserver e interfaz de red para ser consultadas desde Internet) pero podría ser que alguna vez pueda sernos de utilidad, además de seguramente jugar con ello. TinyCAM es una aplicación gratuita desarrollada por un miembro de XDA-Developers (dónde sino) capaz de utilizar la cámara de un teléfono con Windows Mobile y su conexión de datos o Wi-Fi para servir automáticamente las imágenes que esta captura desde el servidor web que la misma aplicación incorpora, o bien subirlas a un servidor FTP. A pesar de estar en una versión tan temprana como la 0.8.0b al momento de escribir este post, este interesante programa ya incluye ciertas características avanzadas como detección de la conexión a Internet y un detector de movimiento para guardar/capturar sólo las tomas donde haya cambiado algo. También es posible capturar manualmente imágenes de la cámara, las cuales se guardan en la subcarpeta Alert dentro de la carpeta donde fue instalado el programa. La interfaz gráfica es bastante simple, y de momento algunos parámetros, como por ejemplo el puerto de escucha del servidor web o la configuración del servidor FTP al cual subir las capturas, sólo es realizable editando el archivo tinyCAM.exe.config, que se encuentra en el mismo directorio del programa, con un editor de texto.

image Para poder conectarse desde el navegador de una PC al teléfono es necesario conocer por supuesto la dirección IP otorgada al mismo al conectarse a la red, la cual TinyCAM informa en pantalla, y hay que tener en cuenta conceptos básicos de redes como que si el teléfono está conectado a una LAN no podremos acceder a la cámara vía Internet sin los mapeos de puertos adecuados en el router, o que si usamos algún tipo de firewall personal en el móvil deberemos deshabilitarlo o crear una regla que permita conectarse a TinyCAM. También es importante contemplar que por el momento no incluye ningún tipo de verificación de acceso, por lo que si nuestro teléfono está conectado a Internet y ejecutando este software cualquiera podría pasar por nuestra IP y ver lo que está tomando la cámara.

Sin dudas TinyCAM resulta una aplicación que, además de útil, puede ser sumamente entretenida, personalmente sorprendiéndome de lo bien que funciona ya a la primera. Como muchas aplicaciones de Windows Mobile, es requisito contar con el .NET Compact Framework instalado, en este caso la versión 3.5 como mínimo.

Vía 1800PocketPC.com.


Oct 20 2009

Sincronizar los archivos de la tarjeta SD en Windows Mobile

Gabolonte Blasfemus

Hay que reconocerlo: ActiveSync, dentro de todo, resulta una solución medianamente decente para sincronizar la información más básica que podamos mantener en la PIM de nuestro dispositivo con Windows Mobile. Podemos sincronizar contactos, tareas, citas, favoritos de Pocket Internet Explorer y la carpeta donde guardamos por defecto nuestros documentos en el dispositivo, My Documents. El problema empieza ni bien nos alejamos de lo básico y queremos algo más.

image Dentro se ese algo más, es muy pero muy normal y lógico que, teniendo un equipo con ranura de expansión para tarjeta SD o microSD como sucede en la mayoría de los casos, aprovechemos esta posibilidad y utilicemos una para ir depositando archivos que por su tamaño o cantidad superan la capacidad de la memoria de almacenamiento principal (main storage) de Windows Mobile, que es donde reside la carpeta My Documents, la única cuyo contenido se sincroniza con ActiveSync. Puede que esto al principio no nos importe demasiado, pero puede que comience a hacerlo un día cuando nos demos cuenta de la cantidad de archivos importantes que tenemos reunidos en nuestra tarjeta, y contemplemos el riesgo, o tengamos la mala suerte, de vivir la pérdida de estos datos por robo o extravío del móvil, o incluso mal funcionamiento de la tarjeta. También es importante considerar que si tenemos habilitada la opción de cifrado de la tarjeta SD que Windows Mobile 6 realiza de manera transparente, y que en muchos modelos viene habilitada por defecto, en caso de avería del equipo o de que se le deba realizar un hard reset, será imposible recuperar la información contenida en la misma.

Una opción fácil y simple a esto es copiar completo el contenido de la SD regularmente, para así tener un backup más o menos al día. Pero el pequeño problema con esto es la perseverancia de hacerlo, y el tiempo que llevaría copiar cada vez varios GigaBytes de información en muchos casos. Tampoco es fácil programar una copia que depende de que el dispositivo esté conectado a la PC a la hora exacta. Es por eso que varios desarrolladores de software vinieron con diversas soluciones que permitieran hacer lo que ActiveSync no hace: Sincronizar el contenido de otras carpetas además de My Documents, o de toda la tarjeta de memoria, con la PC y vía ActiveSync. A continuación vamos a ver tres productos para realizar esto y tener la paz de que nuestros datos están resguardados, aunque lamentablemente parece no existir opciones gratuitas dentro de esta categoría de aplicaciones en particular.

Continue reading


Oct 19 2009

El juego de la botella en el móvil

Gabolonte Blasfemus

image Puede que no sea muy productivo o incluso carente de sentido desde una perspectiva no-adolescente, pero hay que reconocer que el clásico jueguito de la botella jamás va a perder su encanto a la hora de romper el hielo y buscar excusas para intimar, algo que claramente queda demostrado en la cantidad de versiones para celulares que podemos encontrar del mismo, principalmente para plataformas móviles claramente lúdicas como el caso del iPhone/iPod Touch.

Pero si nuestro corazón pertenece al lado oscuro de los smartphones no hay razón para desesperarse, ya que los usuarios de Windows Mobile, así de corporativos y aburridos como se nos suele pintar, tenemos también posibilidad de girar la botellita para ver si ligamos algo:

Continue reading


Oct 19 2009

Dudas Existenciales (68)

Gabolonte Blasfemus

Se dice que aquel país o individuo que no aprende de sus errores pasados está condenado a repetirlos. Una frase con una lógica innegable que nos invita a la reflexión. Y así como pasa en la vida real y además en TNT, también pasa entre los nardogeeks que poblamos la internés.

image Había hace unos cuantos años, o hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana, lo cual lo hace más interesante que contar que pasó a la vuelta de la esquina, una época en la web e Internet en la que, luego de explotar su primer burbuja en la cara de muchos, ya nadie regalaba nada y casi todo se reducía y se empezaba a querer cobrar por todo. Un panorama bastante depresivo para todo internauta que quería contar con un webmail confiable y gratuito, para descartar las siempre pedorras y esclavizantes casillas provistas por el ISP de turno, y sin tener que pagar algo extra fuera de lo que ya se le pagaba a este último. Los proveedores de webmail más famosos amenazaban con cerrar sus puertas a los servicios gratuitos, restringiéndole cada vez más funciones y mejoras a las cuentas básicas por las que no se pagaba, y trasladándolas todas a las premium con las que esperaban subsistir y hacer un buen negocio. A pesar de todo eso, todavía existía alguna que otra buena opción, pero siempre con la amenaza de reducir y dar cada vez menos. Ese fue el momento para asestar uno de los golpes estratégicos por parte de quien ya por entonces prometía arrasar la web, el ahora todopoderoso Google, el cual con su servicio Gmail inclinó la balanza del lado contrario de esta tendencia recesiva, haciendo que todos los demás proveedores se vieran obligados a mejorar su oferta en sus cuentas gratuitas de webmail para poder competir con factores impensables hasta ese momento, como el GigaByte de capacidad con la que venía desde el principio toda casilla gratuita del nuevo webmail de Google.

Continue reading