Jun 13 2013

“brindanos por favor tus datos y nos pondremos en contacto…”

Gabolonte Blasfemus

social media expertAño: 2013.

Términos/conceptos como social media ya no son ajenos al vocabulario de cualquier profesional ligado a entornos corporativos, incluso no son extraños al común de la gente. Sin embargo, es moneda corriente, cuando se hace cualquier consulta o reclamo vía redes social a una compañía, en especial las que proveen servicios de telecomunicaciones pasando desde la telefonía celular al webhosting, recibir un mensaje mecanizado similar al siguiente en respuesta:

“Hola Putoel Quelee ! Por favor brindanos por MP tu número de línea, cliente y/o calzones así podemos contactarnos telefónicamente con vos para asesorarte. Nos aseguraremos de que te llame nuestro drone más inútil, en el momento menos oportuno, y que te tenga colgado en la línea por al menos una hora.”

Esta respuesta (ok, algo parecido) la recibí por un mensaje que dejé en el muro de Facebook de dicha empresa. Este tipo de respuesta bien puede ser generada por un software o un simio levemente entrenado, y así ahorrarse un sueldo de community manager; de paso si nos quedamos con el simio vamos a ver que es más inteligente y simpático que el community manager o el empleado del callcenter.

social-media-monkeyEs entendible que muchos reclamos son por problemas y situaciones específicas del usuario, por lo que se hace necesario conocer sus datos para intentar ayudarlo. Aún así, el otro día recibí este tipo respuesta tan sólo por preguntar a una operadora móvil si el precio de uno de sus terminales a la venta, listado en su web, incluía impuestos y era válido para altas a través de pases por portabilidad numérica. ¿Acaso tienen un precio distinto para cada cliente?

Año 2013, y todavía no entienden que si alguien les hace una consulta por una red social, es porque valora su tiempo y quiere escapar de malgastarlo en idas y venidas con el roto esquema de atención de los callcenters, diseñado para ganar por cansancio y servir de línea de contención entre los que ganan la plata y los que se la dan.

 

 


May 8 2013

Tecnología, costos, y mucho contraste (según tu lugar en el mundo)

Gabolonte Blasfemus

Anteojito 18 KilatesEn esas charlas de café donde uno se sienta a filosofar sobre el mundo suele pasar que a veces hablamos de cuántas cosas no cambiaron con el paso del tiempo, desde elementos cotidianos a los objetos más inverosímiles. Podríamos decir que uno de esos objetos son las revistas de toda la vida; las de papel, las que aún se compran en el kiosko de diarios y hay que pasar la página para seguir leyendo (como en Flipboard, vistess?). Por más que hayan avanzado y mejorado las tecnologías de impresión y distribución, sigue siendo tinta sobre papel. Pero no, algunas cosas cambiaron…

Las tácticas de marketing no son en absoluto desconocidas para estos dinosaurios de la distribución de contenidos, no. Si cuando era un tierno niño me maravillaba porque la Anteojito 18 Kilates traía para Navidad un exclusivo juguete, no de cartón ni papel, sino de plástico y haciendo bulto, hoy ya no nos sorprendemos con nada: Los juguetes en las revistas infantiles son moneda común, y ya se han visto ejemplares de publicaciones para la mujer que vienen con desodorantes o una botellita de agua saborizada, o auspicios de otros productos femeninos. Pero seguramente, más allá de tener la idea o no, hace 10 años todavía no se podía hacer lo que se hizo en este último año.

Continue reading


Abr 2 2013

Conectar un Android 4.0 o superior vía MTP en Linux

Gabolonte Blasfemus

Android USBPara quien lo haya intentado alguna vez, puede sonar a una misión imposible. El origen de todo ya lo habíamos hablado, y tiene que ver con una decisión que tomó el equipo de desarrollo: En Android no existe más el USB Mass Storage (abreviado UMS), que es el mismo estándar que nos permite ver en cualquier equipo de escritorio, o incluso en algunas tablets y smartphones, el contenido de un pen drive o disco USB ni bien lo enchufamos, como si fuese una unidad de disco más. También sigue siendo el método preferido para ver los contenidos de muchos celulares y smartphones, al menos dejando a un lado a iOS y a Android 4.x, ya que es totalmente compatible con cualquier sistema operativo de PC moderno. ¿El reemplazo? MTP y PTP, dos protocolos de transferencia muy parecidos, ya que PTP se hizo para transferir imágenes desde cámaras digitales y MTP es una versión extendida creada por Microsoft para usarse en reproductores de música; en Android se puede elegir entre usar uno u el otro y es básicamente lo mismo, aunque por defecto se activa MTP.

Pero MTP/PTP tiene algunos pequeños detalles, porque además de que en Windows los dispositivos que lo utilicen no aparecen mapeados como verdaderas unidades de disco del sistema (lo que hace que no se los pueda acceder desde administradores de archivos como Total Commander, sólo desde el Explorador de Windows), el peor problema es la compatibilidad: Sólo en Windows existe compatibilidad nativa, gracias a la cual podemos conectar un androide y ver inmediatamente su contenido. En una Mac habrá que descargar y utilizar una aplicación que felizmente hizo Google para tal efecto, ya que sino jamás funcionaría. Y el camino nos deja finalmente en la tierra de las distros Linux, donde Google no se molestó en absoluto por que exista alguna forma fácil de conectar un Android.

Continue reading


Mar 31 2013

Un día especial para reflexionar

Gabolonte Blasfemus

World Backup DayHoy es un día muy especial, y no por celebrar nuevamente hábitos consumistas basados en festejos religiosos, sino porque es el World Backup Day, un día creado para crear conciencia sobre la necesidad de tomar precauciones y resguardar un aspecto de nuestra vida cada día más importante: Nuestra información digital, que comprende aspectos tan relevantes de nuestra persona que van desde fotos y videos familiares a documentos laborales.

El World Backup Day (Día Mundial de la Copia de Seguridad), una iniciativa surgida de un conjunto de geeks en Reddit, intenta impulsar a todo el mundo a realizar, mantener y, no menos importante, verificar las copias de seguridad de todos sus datos, ya que si existe algo casi tan malo pero más devastador psicológicamente que no tener backups, es creer que se los tiene pero en realidad no sirvan.

Este día de verdad importante para la reflexión de individuos y naciones se celebra todos los 31 de Marzo, y todos deberíamos prestarle unos minutos de atención a pensar: ¿Cuándo fue la última vez que hicimos una copia de seguridad de nuestra información? ¿Lo hacemos frecuentemente? ¿De absolutamente todo lo que nos importa?

17643878En el ámbito informático muchas veces ocurre algo parecido al caso del médico que se cree inmune a todo: Creemos que lo controlamos y sabemos todo y que a nosotros nunca nos va a pasar, aunque posiblemente la última vez que hicimos una copia de nuestras cosas fue hace un año, y ni siquiera sabemos en qué estado se encuentra el medio que la contiene. Es importante seguir nosotros mismos los mismos consejos que le daríamos a cualquiera, y copiar, con frecuencia, con redundancia, y no olvidarnos de comprobar regularmente que lo estamos haciendo bien.

filenotfound

Formas de hacerlo sobran, ciertamente. Copias directas, programadas o manuales, a un pen drive o a discos rígidos extraíbles; aplicaciones gratuitas específicas para empaquetar todo y mandarlo a otro equipo o servidor en la red, como Cobian Backup (al menos por ahora, mientras no lo compre alguien con fines muy lucrativos, ya que su creador lo puso en venta); o incluso combos aplicación/servicio en la nube como CrashPlan, uno de los sponsors de este año del World Backup Day, y que ofrece la posibilidad de realizar resguardos automáticos y seguros en la nube o incluso entre equipos propios o de amigos.

Redundancy

Así que, consejo de un amigo (amor? de lo ajeno? “eeh amigooo…”?), largá los huevos de chocolate y ponete a resguardar tu vida digital si aún no lo hiciste, antes de que sea tarde!


Mar 15 2013

El cierre de Google Reader, ¿el fin de la independencia del consumo de contenidos en la web?

Gabolonte Blasfemus

GoogleReaderEn Google están haciendo limpieza, como ellos le llaman, programando la baja de varios servicios que resultaron impopulares y por ende no generan las ganancias suficientes como para merecer su mantenimiento. El más llamativo de esta última tanda de fracasos a borrar del mapa es, sin embargo, una aplicación web que resultó ser muy exitosa en sus inicios, y rápidamente había opacado a toda su competencia: Google Reader. El lector de feeds online de Google tiene fecha programada de defunción para el próximo 1ro de Julio.

Desde ya no es la muerte de los feeds, no al menos aún, y existen varias opciones para continuar siguiendo nuestras noticias favoritas a través de este estándar. El problema, como todo en la sociedad humana, son las tendencias que marca.

Las razones para que Google no se preocupe más por Reader son obvias, y a estas alturas no sorprenden absolutamente a nadie: Leemos nuestras noticias en Facebook, Twitter, Google+ o lectores de moda para smartphones y tablets que replican el aspecto de una revista, como Flipboard. Pero todos estos productos comparten algo en común: No utilizan (en su mayoría) una tecnología abierta y estandarizada para el consumo de contenido. Es cierto que algunos son de alguna forma también lectores de feeds desde el momento que permiten agregar links RSS, pero el juego tiende a ser que el interesado en ser leído tiene que hacer el esfuerzo extra de “estar en” para que luego el consumidor pueda siquiera tener la chance de elegirlo. Esto a la mayoría de la gente no le interesa, porque les resulta más fácil elegir de una reducida y caprichosa lista de opciones predeterminadas lo que va a consumir; y nunca nadie, escapando de los circuitos tecnológicos, quiso saber alguna vez qué es un feed, a pesar de que la web siempre estuvo más que deseosa por explicarlo.

Y es que en todo esto estoy muy de acuerdo con lo que opina Robert Scoble: Seguro hablamos de casos especiales pero, si no existieran los feeds, quien no se doblegue ante el poder de Facebook, Twitter, Google+ o la revista virtual de moda simplemente no podría enterarse de una forma cómoda y práctica de las noticias que quiere, que fue lo que estándares como ATOM o RSS vinieron a resolver, y muy eficazmente, desde un principio.

Claro, yo digo esto pero, como casi todos, ya dejé de leer feeds directamente con un lector como podía ser Google Reader. Pero lo importante es que los feeds son la fuente; si un día desechamos a las redes sociales y los lectores de noticias pretenciosos como Flipboard, siempre nos tiene que quedar la opción del feed de cada sitio que nos interese. Jubilarlos sería tan estúpido como jubilar al email porque se supone que todo el mundo se comunica por Whatsapp y redes sociales. Son tecnologías que están en el núcleo de lo que hoy llamamos Internet, y hay que pensarlo mil veces antes de decidir que existen reemplazos mejores que las hacen obsoletas.

Pero tengo fe en la humanidad en este caso, y siento que va a suceder justamente lo mismo que cuando los opinólogos de siempre sentenciaban a muerte el email: Los feeds nunca van a morir, solo van a dejar de estar en la primera plana para trabajar aún más tras bambalinas, que es como siempre lo hicieron de alguna forma.

Google Reader, te voy a extrañar.