Mar 14 2011

Pajímetro, el analizador de rendimiento masturbatorio para Android

Gabolonte Blasfemus

Señores, por fin se hizo justicia. Luego de decenas de aplicaciones para monitorear el período menstrual femenino finalmente los muchachos tenemos algo a la altura de nuestras necesidades, lo que nos permite averiguar lo que siempre quisimos saber: Qué tan bien nos pajeamos. Con ustedes, el Pajímetro.

image

Pajímetro, o Wank-o-meter en inglés, es una aplicación totalmente gratuita y disponible en el Android Market que, al igual que el Capitán Picard, ha ido osadamente a donde nunca antes había ido nadie: Nos permite medir nuestra performance onanística, analizando las calorías gastadas, el tiempo y las fuerzas empleadas, para luego subir los resultados a un ranking mundial o mejor aún, compartirlo directamente en Twitter o Facebook. ¡Por fin las redes sociales cobran sentido!

En palabras de sus propios creadores, “Desde hace demasiados años, la masturbación ha cruzado una edad de oscuridad. Sin métricas, sin referencias, sin análisis de rendimiento. Pajímetro persigue un sueño: reunir a todos los pajilleros del mundo y que todos y cada uno de ellos alcance la paja perfecta, la paja óptima. Tecnología al servicio de los amantes del onanismo”.

Continue reading


Mar 12 2011

Dudas Existenciales (82): La inutilidad de las videollamadas móviles

Gabolonte Blasfemus

imageAño 2011. Las videollamadas entre celulares son posibles desde hace ya algunos años, siendo anunciadas en su arribo con bombo y platillos casi al mismo tiempo que el boom de la telefonía 3G azotaba a las operadoras. Y aún así, no vemos a nadie utilizándolas en situaciones de la vida real, ¿por qué?

Recuerdo que la única vez que vi en persona a alguien utilizándolas fue en el lugar menos esperado: Un taxista que me llevaba y se comunicaba con la central de su flota por este medio. El teléfono que utilizaba era un Nokia si mal no recuerdo, el típico candybar con pantalla diminuta, montado en un soporte sobre el panel del automóvil y con el audio en manos libres; podía ver y escuchar a quien le hablaba del otro lado, pero con una calidad de imagen pésima.

De todas maneras si pensamos en las contras de utilizar videollamadas casi todos seguramente coincidimos en lo mismo: Con el audio nos alcanza y nos sobra para comunicarnos con otra persona remotamente. El video es, por decirlo de alguna forma, demasiado invasivo; propenso a mostrar mucho más de lo que deseamos o podemos controlar. Aunque hay que diferenciar la videollamada que podemos realizar sentados frente a nuestra computadora de la que nos puede ofrecer un dispositivo móvil: En la primera, realizada normalmente a través de algún software como Windows Live Messenger o Skype entre tantos, dadas las circunstancias tecnológicas (no llevamos la computadora todo el día encendida en nuestro bolsillo esperando llamadas, no siempre tenemos Internet para estar online) cuando entablamos una llamada generalmente se acuerda entre ambas partes previamente por chat, por lo que podemos controlar y decidir cuándo y cómo queremos ser vistos; en cambio en el segundo caso perdemos ese control, de idéntica manera a que no podemos controlar el momento en que recibimos una llamada de teléfono convencional, y donde el único escape es no atender la llamada, lo cual por supuesto nos puede traer varios inconvenientes con nuestros interlocutores.

¿Y por qué eso debería ser un problema? Primero porque a nadie le gusta la sensación de ser controlado: Que los demás puedan tener una buena idea de en dónde nos encontramos y en qué situación con tan solo llamarnos por videófono es algo que de solo imaginarlo crispa los nervios. Y más si estamos justamente mintiendo sobre nuestra ubicación y quehaceres actuales, algo que explícitamente o por omisión realiza todo ser humano que utilice un teléfono sobre este planeta. El ejemplo más inocente y naif de esto es posiblemente el más común: Casi nadie está presentable las 24 horas, y las posibilidades son a favor de que no tengamos ganas de que familiares, amigos, ex parejas y hasta desconocidos nos vean la verdadera facha que tenemos un Domingo a las 12 del mediodía; preferimos dejarlos con la vaga imagen mental que se harán de nuestro aspecto mientras únicamente pueden escuchar nuestra voz. Por supuesto, se puede elegir si se desea o no agregar el canal de video a una llamada, y podríamos atender solo por audio en los casos en que nos moleste ser vistos; pero el problema radica en que, existiendo la posibilidad, lo más probable es que nuestro interlocutor nos indague sobre el por qué de no permitirle que nos vea y automáticamente nos exija que nos mostremos, especialmente si hablamos de jefes, parejas y padres.

Continue reading


Mar 11 2011

El smartphone se come a la PC

Gabolonte Blasfemus

imageVenimos escuchando, y viendo, como los smartphones superan barreras cada día y ya se venden en mayor cantidad que las hasta ahora imbatibles PCs, por lo que parece lógico hacer la afirmación del título. Pero lo que le da aún un sentido mucho más literal es la reciente movida que de HP, que a partir de 2012 incluirá su web OS como arranque alternativo en cada PC que fabrique, disponible a la par de la versión de Windows que incluya el modelo.

Aunque nos pueda tomar por sorpresa, no es una decisión descabellada en absoluto: Después de todo, el agregar un arranque secundario mediante un Linux simplificado que arranca en segundos y posee todas las aplicaciones básicas para navegar y comunicarse por Internet es algo que vienen haciendo en sus notebooks y netbooks muchos fabricantes por un largo tiempo, entre ellos la misma HP. La diferencia es que ahora no será una pobre distro minimizada al extremo de Linux con tan sólo unas pocas aplicaciones fijas, sino del sistema operativo para smartphones y tablets al que HP apostó desde que se adueñó de Palm, el cual está a la altura de los grandes como iOS y Android en experiencia de usuario y que por supuesto posee su propia tienda de aplicaciones.

Y viendo esto me empecé a preguntar qué sucedería si paralelamente Google hiciera tratos con varios fabricantes de PCs para incluir Android y/o Chrome OS como arranque instantáneo alternativo en toda computadora portátil y de escritorio posible. ¿Qué pasaría con Windows cuando el usuario de a pie lentamente se de cuenta de que en segundos puede arrancar su equipo y tener una excelente experiencia de usabilidad y encima con un riesgo mucho menor a infectarse de malware que si bootea su Windows de siempre?

Esto más que una guerra de ecosistemas a mi me parece una guerra de experiencias de usuario. Y hoy más que nunca no existe ningún lugar seguro para relajarse.


Mar 10 2011

El dolor de los fans de Nokia

Gabolonte Blasfemus

No tengo mucho para decir del ya famosamente mundial acuerdo por el que a cambio de mil millones de dólares Nokia reconoce oficialmente que no es capaz de hacer un sistema operativo moderno que valga la pena y le entrega el upite a Microsoft, pero no puedo dejar de reflexionar y sentir empatía por la decepción que están sufriendo por esta causa muchos fieles usuarios de Nokia y Symbian.

Generalmente este tipo de botadas en la cara del usuario desembocan en una de dos actitudes: Exacerbación del amor y soporte a la marca o polarización al odio extremo y el abrazo de otra marca o plataforma. En este caso me topé por estos días con uno de los primeros casos, que aprovecho a retratar:

image

A todos los fans de Nokia y Symbian, mis condolencias. Aunque viéndolo por el lado positivo, no me parece nada mal un Windows Phone 7 con la robustez y calidad de Nokia, lástima el precio que se tuvo que pagar.


Mar 10 2011

Migrar de Windows Mobile a Android (5): Control de conexión de datos, almacenamiento

Gabolonte Blasfemus

En esta oportunidad vamos a indagar en dos facetas donde estas dos plataformas se diferencian bastante: El manejo de las conexiones de datos por la red celular y la asignación de almacenamiento para el usuario.

Manejo de conexiones de datos

screenshot_9Windows Mobile tiene unos diálogos de configuración de conexiones de datos que podemos calificar cuando menos de engorrosos, pero una vez saltado este obstáculo contamos con un funcionamiento impecable en ese sentido. Si dejamos configurada por defecto la conexión de datos, esta se inicia automáticamente cada vez que una aplicación lo requiere, y hasta es posible configurar el tiempo de espera de desconexión por inactividad así como también deshabilitar fácilmente su marcado automático gracias a poderosas herramientas como Dial-up Enabler/Disabler. Y esto funciona más que bien, utilizando la conexión de datos de nuestro operador de una forma controlable, como obligatoriamente se necesitaba hacer antes de la banda ancha móvil y las tarifas planas, ya que a menos que tuviésemos configurado push mail, el teléfono sólo se conecta cuando alguna aplicación lo requiere, y luego se desconecta.

En el droide la cosa cambia, desde el vamos es evidente que Android está pensado como un sistema (almost)all-time-online. Y suena más que lógico, viniendo de una corporación cuyo mayor fuerte es la nube y la publicidad online. Desde que se inicia hasta que se apaga, un teléfono Android hará uso casi constante de la conexión a Internet de la que disponga, por lo que en todo momento que no lo tengamos conectado a un hotspot Wi-Fi estará utilizando la conexión  de datos de la red celular de nuestro operador. Esto desde ya repercute nefastamente, tanto en la duración de la batería como en el consumo de tráfico si no contamos con un plan ilimitado. La ventaja por otra parte es que se vive en constante e inmediata sincronización con todas las aplicaciones y servicios, aunque el precio es algo alto y dudo que muchos estemos dispuestos a pagarlo. Lo malo es que para controlar esta canilla Android no nos provee demasiadas alternativas incluidas; todo parece estar pensado para que nos resignemos a que nuestro móvil viva conectado a la red, lo cual sumado a las aplicaciones que nunca mueren se convierte en el combo anti-privacidad ideal.

Si queremos mitigar un poco esto, hasta antes de la llegada de Froyo Android nos dejaba sólo las siguientes opciones:

  1. Configurar el rendimiento de la batería en el modo máximo economizador, con lo que se supone que nuestro droide pasará más tiempo desconectado de la red, al menos mientras esté en stand-by y no lo estemos usado.
  2. Cambiar en la configuración de Redes inalám. y redes/Redes móviles/Seleccionar red a la opción Sólo 2G. No dejará de vivir conectado por esto, pero al menos consumirá menos tráfico y menos batería. Es la configuración ideal si nos queremos poner en Modo BlackBerry y recibir todos los mails y updates en tiempo real, pero sin que se nos drene por completo la batería por la conexión 3G.
  3. Cambiar el nombre del APN para que no se pueda conectar. En serio, esa es la única forma de deshabilitar completamente una conexión de datos en un Android anterior a Froyo: Desconfigurarla o borrarla. Y eso es lo que hace de manera automática APNDroid y tantos otros clones de esta aplicación, nos proveen la ilusión de un control de encendido/apagado para la conexión de datos, cuando en realidad no hacen más que configurar/desconfigurar el nombre del APN de nuestro proveedor; si el APN está mal configurado, el teléfono nunca se conecta, simplemente eso.

Lo pésimo que sucede con la única opción real de estas tres para deshabilitar la conexión es que, por algún motivo esotérico aún sin resolver, al rehabilitarla en algunos modelos estos no se conectan inmediatamente: Siguen offline. Incluso aunque activemos aplicaciones que demanden una conexión a Internet, estas darán error y seguiremos sin conexión. La única solución para volver a contar con ella es apagar/prender el teléfono, o dejarlo y esperar unos cuantos minutos a que mágicamente vuelva sola. Algunos descubrieron métodos para mitigar esto, por ejemplo al encender/apagar Wi-Fi o el modo avión parece que mágicamente se activa la conexión 3G/GPRS, pero no a todo el mundo le funciona, ni todo el tiempo. Personalmente, a mi me sucede esto en mi Milestone2, y he comprobado que el método de apagar/encender Wi-Fi sólo sirve si efectivamente el teléfono logró conectarse a una red inalámbrica cuando lo hicimos. La única opción realmente infalible para volver a tener una conexión lo más pronto posible es apagar y encender el aparato y aguantarse todo el tiempo que tarde en estar operativo nuevamente, lo cual es algo vergonzoso para lo que se supone que es un sistema operativo móvil de última generación.

Será por esto que finalmente en Froyo Google se puso las pilas con el tema e incorporó una opción para habilitar y deshabilitar las conexiones de datos que funciona correctamente y como se debe; sólo que está tan escondida que me enteré de su posible existencia únicamente a través de algunos comentarios sueltos en la web y en el Market, pasando cierto tiempo hasta finalmente encontrarla. La opción en cuestión está en Configurar/Administrador de datos/Entrega de datos/Datos habilitados, y no sé si es intencional, pero Administrador de datos es la única opción de la configuración del teléfono que tiene una ligera pero considerable demora al ingresar a la misma; vendría realmente útil que alguien desarrollara un widget que permita activar/desactivar esta opción directamente desde la home, ¿no? Pues nuestras plegarias fueron escuchadas, y disponemos de Data Enabler Widget, el cual hace exactamente eso y gratis. Personalmente vengo utilizando Widgetsoid2.x, el cual entre las numerosas funciones y opciones que permite colocar a mano en un widget, incorpora también la de activar/desactivar la conexión de datos, seleccionando desde su configuración si deseamos hacerlo mediante el antiguo método de cambiarle el nombre al APN o a través de la nueva opción para directamente deshabilitar la conexión sin cambiar nada, la cual funciona perfectamente y al rehabilitarse el sistema se conecta de inmediato.

Otra función disponible en Froyo a tener muy en cuenta a la hora de ahorrar conexión y disponible también desde Configurar/Administrador de datos es el Economizador de datos, pensado especialmente para quienes no poseen tarifa plana, el cual promete hacer que todas las descargas sean mínimas y que varios elementos, como por ejemplo los adjuntos del correo, se descarguen sólo vía Wi-Fi. Mientras tanto, Personal entrega con cada Milestone 2 que vende (y sospecho que con cualquier otro smartphone Android) un papelito donde se le sugiere al usuario que instale y utilice APNDroid para controlar su consumo y no venir después a quejarse cuando tenga que hipotecar la casa para poder pagar la factura.

 

Almacenamiento y filosofía de espacio de datos del usuario

screenshot_10En Windows Mobile, del que siempre dije y con razón que es un Windows de escritorio versión en chiquitito, todos los documentos y demás archivos que el usuario pudiese generar o utilizar iban a una unívoca ubicación por defecto: La carpeta My documents, residente en la memoria interna del teléfono, cuyo contenido puede ser sincronizado automáticamente vía ActiveSync con una PC con Windows. Este directorio oficia en Windows Mobile bajo la misma filosofía de su homónimo en Windows, o de la home de un usuario en un sistema Unix: Un repositorio único donde el usuario guardará toda su información. Esto, sorprendentemente para un sistema operativo que está basado en Linux, no funciona de la misma manera en el sistema operativo móvil del robotito verde.

En Android normalmente la memoria del teléfono no es accesible por el usuario. Siendo un Linux, es esperable que los archivos y carpetas que atañen al sistema no lo sean, y tiene sentido, ya que se supone que no se debe confiar al usuario el poder de hacer y deshacer a su antojo en los mismos engranajes de la maquinaria y que así termine rompiendo algo. En un *nix cada usuario debe tener su home, normalmente un subdirectorio dentro de /home con su nombre que contendrá toda su información de perfil en el sistema, además de proveer el espacio para los archivos y documentos que necesite guardar. Y esa es la primer diferencia: En Android no hay ningún /home, por lo que la única porción de memoria del teléfono que podría ser accesible para el usuario no está definida. Y en este caso se trata de un solo usuario, ya que aunque Linux sea un sistema totalmente multiusuario se supone que un móvil sólo será utilizado por una única persona. A tales efectos, se puede afirmar que la SDCARD (tal el nombre con el que la tarjeta SD es identificada en Android) cumple los efectos de la carpeta home; ésa es la ubicación a donde nos lleva toda aplicación a la que pedimos que nos guarde un archivo, y en ella es donde son almacenadas sin preguntar configuraciones y archivos de muchas de las aplicaciones que instalemos. Coincidiendo con esta filosofía, la mayor parte de las aplicaciones están diseñadas para mirar únicamente en la tarjeta SD, impidiendo o lanzando advertencias si deseamos ir más allá de ella.

Y todo esto marca una diferencia abismal con WinMo, porque mientras que en este se podía utilizar el móvil prescindiendo de la SD (más allá de las limitaciones de capacidad que eso conlleva), en Android, aunque no lo he probado, presumo que es obligatorio disponer de una tarjeta SD instalada para su correcto funcionamiento. Y por supuesto que cuanto más grande su capacidad, mejor.