jun 2 2011

De la palma al escritorio

Gabolonte Blasfemus

Ayer Microsoft dio a conocer el nuevo aspecto que tendrá el aún en pañales Windows 8, y queda claro que lo que están haciendo es profundizar aún más en Metro UI, esa interfaz limpia, sobria y a la vez atractiva que nació en las entrañas de los Zune y está floreciendo en los Windows Phone 7.

Sinceramente, no tengo recuerdo de que esto alguna vez haya pasado antes. Si nos ponemos a pensar un poco, es la primera vez que en MS cambia la dirección de la influencia. En su antiguo Windows Mobile, la UI no era más que un reflejo simplificado de lo que se obtenía en ese momento con el Windows de escritorio más reciente. Hoy podemos ver lo contrario: El nuevo Windows no sólo va estar pensado para correr en dispositivos móviles como tablets, sino que hace un gran énfasis en el manejo mediante pantalla táctil, tratando de tomar lo mejor del look&feel de los actuales Windows Phone 7. ¿Un signo de estos tiempos?

WP7-2-W8

Con la supuesta muerte anunciada de las netbooks a mano de las tablets, no resulta extraño que en Redmond se están planteando más que nunca el viejo adagio de renovarse o morir. Si las tablets son lo que hoy en día hace mojar a gurús y gurusitos, entonces a tabletizar Windows se ha dicho.

Lo que yo pienso, desde mi humilde opinión que con el paso de los años, lo admito, posiblemente comience a verse más dinosaurística, es que existe una buena cantidad de cosas para las que una tablet no es el gadget ideal, y una PC lo sigue siendo. Puede que eso en un futuro cambie, seguramente mejorarán en varios aspectos; pero hoy, la tablet es solo una comodidad en el mejor de los casos, y un lujo de ostentosos en el peor. En muchos aspectos vamos a seguir necesitando un teclado físico, vamos a necesitar compatibilidad, y vamos a desear una plataforma de hardware abierta que no nos ate al fabricante del equipo para instalar actualizaciones. A falta de un mejor término, digo que no estaría mal intelizar las tablets, y quizá también los smartphones.


may 24 2011

Elegir un smartphone Android en Argentina (recomendaciones y mini-review del Moto Milestone 2)

Gabolonte Blasfemus

imageHace algunas días me escribió Lucas, un lector de este intento de weblog que tanto amor atrae, con una duda con la que me sentí muy identificado: Quiere comprarse su primer Android, su límite monetario para tal compra ronda los AR$ 1.200, y por supuesto quiere terminar con algo bueno en sus manos, preferente lo mejor que se pueda conseguir por ese monto. De por sí esto hace que la única opción sea la adquisición de alguno de los terminales Android ofrecidos por las operadoras nacionales con un buen descuento, a cambio por supuesto de encadenarnos a un contrato. Además, dicho sea, hay que tener un muy buen pasar o estar muy desconectado de la realidad para andarse por la calle con un teléfono que sólo se consiga desembolsando arriba de los 2.000 pesos. Todo eso nos deja con un rango de opciones específico y limitado de elección en marcas: Hablamos de Motorola, Samsung, Sony Ericsson y eventualmente LG. A continuación, además de responder esta duda desde lo mejor que se e invitarlos a contribuir sus aportes al respecto, también le voy a dedicar una pequeña pero merecida review al Motorola Milestone 2 que poseo, más desde el punto de vista del dispositivo en particular que desde Android en sí, lo cual está más cubierto en la serie de posts Migrar de Windows Mobile a Android. Lucas también me consulta por la viabilidad del Motorola Defy, caso para el cual le recomiendo darse un paseo por esta detallada review de Guillermo de Alt-Tab. Comencemos.

Continue reading


may 12 2011

Paradojas y trampas mentales de los debates por derechos de autor

Gabolonte Blasfemus

Sin duda alguna, uno de los temas que sacudió la semana fue el encarcelamiento de los actuales dueños de Taringa, y el dudoso futuro del sitio, al menos en su modalidad actual, donde todos sabemos que es una fiesta de publicación de enlaces a material protegido por copyright de todo tipo. Ni siquiera hace falta desperdiciar links en la noticia: Se la puede encontrar en segundos. Y todos sabemos bien qué es y qué se hace en ese sitio, y todos, hasta quien se la manda del más correcto al hablar en público, descargó alguna vez material no permitido del mismo o de otros lados; quien diga lo contrario es el más falso de todos.

Después de leer sobre la maniobra defensiva “yo-no-sabía-que-pirateaban” y cientos de metáforas a favor y en contra de lo que se hace en T!, tengo la necesidad de sacar algunas cosas en limpio. Mi primer conclusión es que la mayoría de los profesionales y wannabes de Internet tienen una cierta doble moral a la hora del análisis, y no pueden evitar medir con varas algo distintas cuando alguien les copió un post de su blog que cuando alguien se descarga un álbum de Lady Gaga o el MS Office. Si está mal la acción, se supondría que está mal para todo, y no  nos podemos poner a diferenciar caso por caso cuando supuestamente amerita porque es una empresa explotadora que factura millones, a cuando es un humilde creador que apenas se paga la comida. Por otro lado, cualquiera con un sentido de justicia siente que una compañía como Microsoft no debería facturar 500 dólares por cada ocasión que vende una copia de un paquete de software que tuvo que crear una sola vez; aplíquese lo mismo al mundo artístico. En este caso muchos sentimos que lo que está mal de raíz son las leyes y los mercados, que permiten que aberraciones como estas sean moneda corriente y todo un ejemplo de negocio. Y por supuesto voy a decir lo que ya se ha repetido hasta el cansancio: Si una obra tuviera un precio justo, acorde al costo distribuido de su creación y distribución, pocos se tomarían el trabajo de conseguirla sin pagar nada. Esto es algo que a algunos que les fue bien les resbala, porque como ahora pueden comprarse la Mac para pavonearse por ahí junto a todo el obscenamente costoso software original asociado se ponen del lado garcorporativo y condenan sin excepción toda herramienta que acerque algo a muchos que de otra manera jamás lo conocerían. Es muy fácil olvidarse de aquella época cuando te tuviste que bajar el Win trucho porque no te quedaba otra…

En otra esquina esta el hecho de que exista gente que haga de su modelo de negocio el tener ganancias a costa de las obras que hicieron otros, y por supuesto sin pagarles un peso. Ese sería el lugar en el se encuentran hoy los dueños de Taringa, que facturan con la publicidad que venden a muy buen precio en su sitio, donde casi todo visitante entró alguna vez para bajarse algo protegido por derechos de autor. Sería también la definición moderna de piratería, aunque a estas alturas deberíamos hace rato haber buscado otro termino que nos haga olvidar de antiguos ingleses malolientes y mutilados que asaltaban barcos y asesinaban tripulaciones. Creo que en este punto, no importa lo conveniente o no que nos resulte lo que nos ofrece un sitio como T!, la realidad es que está mal desde todo punto de vista, a menos que nuestro egoísmo haga que no lo queramos ver. Los dueños de un sitio como Taringa no deberían estar llenándose los bolsillos gratuitamente a costa de ofrecer software y obras ajenas. Pero también tenemos que poner un límite inamovible al abuso de los grandes monstruos corporativos, y ese límite es, como ya se dijo, que compartir sin fines de lucro no puede ser un delito en una sociedad libre. Pero esto crea un lindo y gran hueco a su vez, ya que todo aquel que quisiera facilitar que la gente comparta sin lucrar lo que ya adquirió, necesita en la mayoría de los casos montar una infraestructura que no se paga sola, como es el caso de T! ¿Y en qué cifra pondríamos el límite entre el dinero recaudado necesario para mantenerla y el que ya es a todas luces una ganancia ilegal sobre material protegido?

Finalmente, y aunque desde cualquier aspecto me cae muy mal que desde Taringa se llenen los bolsillos con el trabajo ajeno, me tengo que cuestionar a quién beneficia más que un sitio tan popular para compartir contenido entre la gente desaparezca: ¿A los creadores del contenido, o a los verdaderos piratas profesionales, esos que conocen los lugares exclusivos desde donde descargar el material caliente, y luego lo distribuyen a revendedores en plazas, kioscos de diarios, videoclubs, y un larguísimo etcétera? En un país donde una copia original de Adobe Photoshop cuesta U$S 2.500 no hace falta razonarlo mucho.

Mi conclusión políticamente incorrecta: Es lo mismo de siempre. Lo mismo que cuando quisieron hacer obligatorio el registro con DNI para comprar una SIM prepaga o cuando quisieron guardar registros detallados de las actividades de todos los internautas; son trampas que bajo la excusa de la seguridad y la ilegalidad le joden la vida únicamente al ciudadano común, no al verdadero delincuente, que es el que realmente perjudica una industria o sociedad. La gastada técnica de poner un ejemplo que nos haga temblar las piernas a los que todavía creemos un poco en la Justicia, en votar y pagar los impuestos, no sea cosa que nos pensemos que esto es una fiesta… para nosotros, porque para los vividores de este país lo es hace largo rato. ¿Quieren atacar la piratería? Qué raro que a nadie nunca se le ocurrió tocar a los manteros que inundan Buenos Aires, y a todos los negocios que venden material trucho, o mil veces mejor, a sus distribuidores… seguro que nadie le compra a este gente por eso no la considerarán importante (?). Pero si es así, ahora les van a comprar mucho más.

Si vamos a atacar la ilegalidad, en serio, yo los apoyo, ¿cuando barren a La Salada, la peatonal de Florida y a sus varios clones del mapa? Ahí sí tenemos algo más que unas subidas ilegales.


abr 28 2011

Los Blackberroides

Gabolonte Blasfemus

imagePor siempre, todo modelo exitoso siempre generó que otros, también deseosos de ese éxito, se sumaran al caballo tratando de ofrecer lo mismo o parecido. En el mundo de la telefonía móvil de consumo tenemos más de un ejemplo, siendo posiblemente el más notorio la iphonización, a nivel formato físico e interfaz, de smartphones y featurephones, desde la aparición del teléfono de Apple.

Pero desde hace un tiempo está corriendo otro ejemplo de este mecanismo de competencia, uno igual de engañoso pero a mi juicio más peligroso, por lo que espera el usuario empresarial del formato.  Así como existe esa deshonesta tendencia a fabricar coches adornados para que parezcan costosas 4×4, estamos presenciando un fenómeno similar con otro de los formatos exitosos dentro del mundo de los smartphones: El formato BlackBerry.

Seguro, BlackBerry no inventó el teléfono de barra ancha con el diminuto teclado qwerty debajo de la pantalla. De hecho si tengo que pensar en un pionero ese sería sin lugar a muchas dudas la difunta línea Treo de las ya extintas Handspring/Palm. Pero queda más que claro para cualquiera que se pasee por algunas vidrieras o folletos de operadoras móviles que existe una llamativa oferta de celulares de gama media-baja que fueron hechos para parecerse físicamente casi al completo con el ya grabado-a-fuego-en-la-cabeza-del-consumidor formato BlackBerry y que, es necesario aclarar, no son smartphones. Es que hoy en día existen dos vertientes remantes exitosas en el difuso mercado móvil y que incluya telefonía: El formato iPhone y el formato BlackBerry, cada uno apelando a cierto segmento de la población. Quién esté más atraído por el entretenimiento y el boludeo va a querer sin lugar a dudas algo “como el aifon”, y eso va a ser lo que entre a pedir al local de su agente oficial amigo. En cambio, aquel que se quiera sentir un ejecutivo exitoso y no haya comprado el PRIP de Nextel, seguramente se va a decantar por lo que la mayoría de la garca bussines people usa a sus alrededores: Un BlackBerry, o al menos algo que esté a su alcance y lo parezca. Y parece mentira pero ya existe todo un segmento que puede agruparse dentro de las últimas nueve palabras de la oración anterior.

Continue reading


abr 27 2011

Motorola desbloquearía sus dispositivos Android para finales de 2011

Gabolonte Blasfemus

imageLa noticia es excelente para todos los poseedores de un teléfono Android de la marca de la M estrambótica que, tirando un número tentativo, en nuestro país debe ser como la mitad de los usuarios de Android al menos, algo posible sin duda gracias a la penetración de los terminales de este fabricante en los operadores locales y al precio tan competitivo con el que han sido ofrecidos con respecto a la competencia.

La carrera de Motorola en la fabricación de móviles y tablets con Android viene sufriendo muchas críticas, siendo la principal el restrictivo bloqueo del bootloader (la pieza de software inicial que se encarga de cargar al sistema operativo, algo así como el equivalente al BIOS de una PC), el cual sólo arranca la versión de Android que tenga almacenada en su ROM si la misma está firmada digitalmente por la compañía, haciendo imposible el uso de ROMs modificadas que pueden actualizar, mejorar, y darle nueva vida al dispositivo.

Ayer se recogió los dichos de una fuente no identificada dentro del fabricante que admitía que el bloqueo existe para satisfacer las demandas de seguridad de las compañías operadoras (algo que bien podría explicar por qué los teléfonos Motorola son los más vendidos por estas dentro del segmento Android), pero que al mismo tiempo desean colaborar también con la comunidad de desarrolladores, quienes necesitan total y absoluta libertad a la hora de decidir que meter dentro de sus teléfonos, y en base a esto la compañía tendría la intención de permitir que todo su portfolio de dispositivos sea desbloqueable para finales de 2011. Este rumor hoy fue confirmado con Will Moss, director de comunicaciones de Motorola Mobility en el norte de Asia, a quien no puedo dejar de imaginármelo de una forma que hace que me caiga muy bien:

image

De todas formas, existe un gran diferencial en esta buena noticia, y es que Moto sólo desbloquearía los dispositivos cuyas operadoras “dueñas” lo permitan. Así es, parece que aunque paguemos una jugosa cantidad de efectivo más un aplastante abono mensual obligatorio por un año o más, un teléfono adquirido en una compañía de telefonía celular nunca deja de pertenecerle a la misma en el fondo, y jamás será del todo nuestro. Habrá que moverse y quejarse por estas pampas para que nuestras operadoras locales no impidan que ocurra este avance.

Vía Ausdroid.