Ago 26 2009

Mis pocas señales de vida

Gabolonte Blasfemus

image Para todo el que no tenga nada mejor que hacer que leer este malísimo weblog con frecuencia se habrá hecho evidente que la frecuencia de actualizaciones no es la misma que solía ser hace varios meses, y por supuesto esto no es algo arbitrario. A mi común escaso tiempo, típico de alguien que tiene una familia y un trabajo distinto del “blogging”, y que hace esto por puro hobby, se le sumó en los últimos tiempos cierto hastío bobosférico, del que algunos que me conocen un poco más o me siguen por Twitter, al que considero el mayor culpable, ya recibieron indicios. Y el nombre le cae perfecto, porque no es que me harté de bloguear, en realidad me harté de la bobósfera. Me harté de los exhibicionismos, de los mandapartes, de los divos/as, de la hipocresía, y muchas otras actitudes más que me haría decir que son todos unos pelotudos/as, pero muchas veces se trata nomás de buena gente que simplemente adquiere feas actitudes, algo que le puede pasar a cualquiera si está expuesto lo suficiente a un grupo que las posea. Es así como uno termina, sin proponértelo, metiéndose en una carrera no declarada pero que todos están corriendo, en la que de frente se tiran besos y flores (en este caso replies y comentarios) y por atrás se clavan puñales tirando comentarios al aire insidiosos o haciendo cualquier cosa para tener más followers y lectores, en la que se dan consejos de erudito todo el tiempo y se crean reglas arbitrarias constantemente. O al menos eso es lo que me parece a mí que soy muy malpensado. Y la verdad no quiero que se me pegue nada de eso.

Por otro lado, siempre estuve caminando en la difusa línea de escribir sobre lo que quisiera, pero siempre al borde de sentir que me convertía en un robot de noticias, algo que nunca fue mi objetivo pero que muchas veces sentía que pasaba, porque muchas veces hay un montón de novedades de las que tenía algo para decir o simplemente me interesaban comentar. Y puede que en este momento tenga una de las mejores oportunidades para corregir todo esto que me molesta, ya que varias situaciones personales y profesionales me están alejando bastante de tener el tiempo y las ganas necesarias como para andar escribiendo con la asiduidad que acostumbraba, sumado a lo que comentaba antes, con lo que voy a aplicar la sabia filosofía de hacer menos, y aunque posiblemente sienta que me pierdo de algo por no leer todos los feeds y los tweets de antes y postear sobre lo que me parezca llamativo, estoy seguro que va a reportar en que voy a tener más tiempo para escribir realmente de lo que quiera, lo cual era el objetivo original de este mi humilde espacio, y también para poder seguir contribuyendo con LGDW, que hace tiempo la tengo abandonada. Así que, aunque no creo que nadie pase por acá a enterarse las últimas novedades en tecnología, sepan que no van a ver muchos posts en plan refrito de noticias, y tampoco esperen ver actualizaciones todos los días. O sea más o menos como ahora :D.

También es muy probable por lo mismo que no me vean tanto mandando boludeces por Twitter, o sí… no estoy seguro todavía. Lo que sí se es que necesito desintoxicarme, así que posiblemente no ande mirando mucho lo que digan los demás.


Ago 16 2009

Dudas Existenciales (63)

Gabolonte Blasfemus

Impuestazo Tecnológico: Miseria que genera más miserias

image Si existió un tema de fondo en estas últimas semanas dando vueltas dentro del ámbito de Internet y IT en general y que nos está teniendo en vilo a todos es el que ya medio mundo llama inequívocamente Impuestazo Tecnológico. Si hay que poner rápidamente al tanto a alguien sobre el mismo, bastaría decir que nuestro querido gobierno, siempre llenándose la boca con frases como “justicia social” y similares, está impulsando un proyecto de ley, al que no le falta casi nada para entrar en vigencia, por el que casi todo artefacto tecnológico que sea importado o producido en cualquier zona del territorio argentino que no sea Tierra del Fuego pasará a ser un 34% más caro aproximadamente, debido a que aumentará su I.V.A. para estar al mismo porcentaje que el de cualquier otra mercancía, más el agregado de impuestos internos ya que se comenzaría a considerar a todos estos productos como bienes suntuarios, o dicho en criollo, un lujo de ricos.

Ahora, ¿qué entra exactamente dentro de esta categoría? No sólo todo lo referente al rubro informático como computadoras, notebooks, accesorios y demás, sino también celulares, pero cualquier celular, desde el más barato que se pueda comprar alguien que vive en un barrio tan marginal que las telefónicas no les proveen líneas fijas para poder estar comunicado, al smartphone más caro y lujoso que algún ricachón se pueda conseguir, con la diferencia que el ricachón se lo va a poder comprar igual porque va a tener para pagar ese 34% más, o simplemente se lo trae de su último viaje a Miami mucho más barato. Pero si algún despistado piensa que salvo por su próximo celular esta medida no lo toca ya que sólo molestará a los “chetos que se pueden comprar una notebook”, mejor que lo piense de nuevo, ya que el aumento también va a regir para electrodomésticos, televisores, cámaras de fotos, equipos de audio… en fin, mejor que nadie esté pensando en casarse por estos días.

Los argumentos del gobierno para ejecutar este atropello son, por un lado, impulsar eso que llaman “polo tecnológico” en Tierra del Fuego, que todo el que tenga un mínimo de conocimiento sabe que no se tratan más que de plantan ensambladoras donde la labor se reduce casi al mismo trabajo que hace cualquier técnico en un local de computación cuando arma una PC clon, y encima en detrimento de todas las demás plantas del país, cuyos productos pagarán los mismos impuestos que uno importado (¿y la industria nacional donde queda?), y por el otro, supuestamente reducir el consumo energético, dando a entender como que ahora es un viva la pepa y debemos estar todos comprando computadoras y celulares para dejarlos enchufados todo el día; cosa que, aunque así fuese, no significaría un verdadero incremento de consumo energético dada la reducida potencia de la mayoría de los aparatos.

image Por supuesto, sobre estas falacias argumentales y contra esta locura ya se levantaron muchas voces refutando con bastante razón semejantes burradas, como el mito de que se va a consumir menos energía si todo es más caro y la gente compra menos. Ahora, llegados a este punto lamentablemente tengo que decir, y por lo que vi no era el único al que le pareció así, que da la sensación de que algunos de los esfuerzos llevados a cabo para denunciar y concientizar sobre este proyecto de ley que pretende empobrecernos intelectualmente a todos tenían como objetivo cierta captura de protagonismo en la causa, que se denotaba al ver a cada movimiento por su lado sin ninguna mención o aunamiento de fuerzas con los otros. Una de las iniciativas más criticadas, posiblemente también por ser la que más impacto visual dejó, fue la sesión fotográfica que realizaron varios bloggers, entre ellos algunos de los más conocidos, creando en tono irónico una serie de imágenes retro donde se los ve interactuando con gadgets y elementos tecnológicos del pasado, una clara exageración en vista de concientizar sobre el retroceso que esta medida impositiva conlleva. Más allá de que la producción en sí salió muy profesional y cuidada, y de que en muchos casos la ironía de la fotografía estuvo muy buena, hay que reconocer que a muchos de los que lo vimos nos dejó cierto sabor amargo en la boca, como que ponerse en plan de modelo publicitario para una campaña donde lo que habría que hacer es concientizar a la mayor parte de la población, que es pobre y no anda pensando constantemente en el próximo gadget que se van a comprar, le puede generar mucho rechazo ver a todos estos geeks haciéndose los lindos (no es que algunos, principalmente las chicas, no lo sean 😉 ) y saliendo con algunas computadoras o cámaras antiguas que en su momento eran tan caras que muy pocos las tenían. Es hasta entendible que muchos los quieran mandar a la mierda, principalmente la gente humilde que nunca tuvo nada y ve en esto (y acá lo cito a Julio de D3nyAll) a otro “grito de histérica de la clase media”, como el de la época del corralito bancario. Todo esto está causando discusiones y diferencias nunca antes vistas en la bobósfera argenta, al menos por mí que no soy de meterme a ver mucho. Hasta he visto auto-defensas en plan “me tienen envidia me quieren destruir” que, por una cuestión de cariño, no tengo ganas de linkear (todos podemos ponernos emocionales y meter la pata).

Pero de verdad, lo más importante es no perder de vista el objetivo primordial, hagamos lo que hagamos, y decirle a todo el mundo, a la gente común, la que no sabe nada de gigabytes ni de Wi-Fi, que si el gobierno logra imponer el impuestazo tecnológico, cuando necesiten una heladera, una multiprocesadora, un celular (aunque fuere el más barato) o una nueva TV porque la que tenían se les quemó, posiblemente no lo puedan comprar porque en una semana todo va a estar muchísimo más caro, y en Tierra del Fuego no se va a comenzar a producir mágicamente todo de un día para el otro, donde, además, generalmente lo que se “fabrica” no se trata nada más que de modelos genéricos chinos de pésima calidad, así que si te estás quejando porque tu computadora o el reproductor de MP3/MP4 que tenés ahora se cuelga y es una toronja, acostumbrate porque es lo único que vas a poder conseguir.

Hasta ahora lo único que se logró a favor es que estos gravámenes no afecten a los fabricantes de laptops y netbooks del resto del país, ya que, sí señores, esta medida que supuestamente impulsa la industria nacional, va a hacer que paguemos más impuestos hasta por un electrónico fabricado en Santa Fe… porque sólo favorece a Tierra del Fuego. Vaya uno a saber el chanchuyo pingüinesco que hay ahí.

El otro día vi en TV a la presidenta decir algo, no lo puedo recordar textualmente, pero era como “muchos hablan de eliminar la pobreza y nadie habla de equidad social”, lo cual me dio a entender cual fue siempre el objetivo de esta gente: No que hayan menos pobres, sino que todos seamos pobres. Eso sería equidad social a su modo supongo, todos estaríamos al mismo nivel…

Por último, quiero dejarles los links a los distintos movimientos que hay para combatir esta medida suicida para el país y su industria, y para que se informen mucho más al respecto:

no-al-impuestazo-tecnologico.blogspot.com

noalimpuestazo.com

noalimpuestazo.com.ar

Campaña: “No al Impuestazo Tecnológico” en el blog de Perfil Conexión Contínua.


Ago 16 2009

¿Cuál fue tu último meme? (el meme del meme)

Gabolonte Blasfemus

image Alejandro de SpamLoco tuvo un momento nostalgioso (que suena menos bala que “nostálgico”) y recordó esa época dorada de la bobósfera donde los blogudos vivíamos de meme en meme. ¿Qué eran los memes? Una consigna que alguien iniciaba, y luego de cumplirla linkeaba a algunos amigos y conocidos designados por él mismo para repetir esto. Las consignas eran de lo más variadas, aunque generalmente tenían que ver con tecnología, frikismo, o cosas de la vida cotidiana, lo cual tenía múltiples efectos positivos: Permitía conocer un poco más al autor de cada weblog, hacía más humano el intercambio, y, finalmente, para aquellos que todo lo ven con ojos de SEO, dejaba unos saludables links que beneficiaban a todos los involucrados. Vendría a ser la versión blogger de esos mail en cadena donde te invitaban a llenar un largo de cuestionario de preguntas personales y triviales que previamente había contestado quien lo envío. Lo malo de los memes, similarmente con las cadenas de mails, es que con el tiempo comenzaron a proliferar en exceso con las excusas más triviales pero ya con un único motivo deshonesto: Hacer spam. En el caso de los memes, quien iniciaba uno conseguiría enlaces de casi todos los que después lo siguiesen, y mucho más si el meme era una especie de concurso con un premio. Podríamos decir que esto fue lo que desencadenó su fin, ya que todos nos hastiamos de verlos, y empezaban a ser uno más estúpido que el otro.

Pero esto es también un meme, y la consigna que planteó Alejandro fue justamente cuál fue el último meme que hemos seguido. En mi caso fue el de los 3 videos de YouTube, donde había que seleccionar 3 videos que nos fueran particularmente graciosos y rescatables del famoso sitio, y que les recomiendo mirar para reírse un rato (yo acabo de hacerlo).

Todo evoluciona, y así como en un momento fueron las cadenas de emails y hace unos años los memes, hoy tenemos los REtwits, que cada empezaran a propagar cada vez más basura a medida que más idiotas se sumen a Twitter, aunque sospecho que mientras no se puedan mandar pelotudeces con fotitos de colores como en Facebook, estaremos a salvo.

Y como un meme que no se pasa no puede considerarse como tal, este se lo paso a Guillermo, a 486 y al Teto.


Jun 1 2009

Windows Live Writer for Windows Mobile

Gabolonte Blasfemus

image El título puede considerarse engañoso, si más tarde nos enteramos que esta aplicación no está desarrollada por Microsoft y que realmente no tiene ni la mitad de las funciones básicas de la conocida herramienta de publicación para weblogs del paquete Windows Live, pero ese es el nombre que le han puesto. Esta aplicación para Windows Mobile permite crear y publicar posts en cualquier blog que soporte el estándar MetaWeblog, y ofrece una interface de edición bastante clara y con un par de botones para agregar tags de estilos en negrita o itálica, y no mucho más, por lo que de momento su título es más que nada una expresión de deseo. Aún así, seria muy bueno si este deseo se cumple y realmente pudiera llegar a equiparar al original. Windows Live Writer for Windows Mobile es una aplicación gratuita y open source compatible con Windows Mobile 6 o superior, y soporta los idiomas inglés y checo.

Vía Xataka Móvil.


Abr 5 2009

Dudas Existenciales (57)

Gabolonte Blasfemus

image Dentro de la bobósfera hispana uno de los temas autorreferenciales más recurrentes es el de vivir del blogging. Ya sea que se haya empezado la semana pasada o hace 4 años, ese parece ser un anhelo compartido por casi todo aquel que está inmerso en esta actividad. Y es que casos de éxito, o algo parecido, no faltan: Todos conocemos los grandes blogs que día a día son leídos por muchísima gente, de los que no necesitamos números concretos para saber que en muchos casos sus autores viven a costa de la publicidad de su(s) weblog(s); también existen los casos, generalmente apartados de la temática tecnológica, en los que su popularidad trasciende la web y terminan editándose en libros, ya sea debido al gran talento de su autor o a factores menos respetables y más oportunistas. Este tipo de casos parecerían ejemplificar que sí es posible dedicarse a bloguear como trabajo de tiempo completo, y aunque uno no sea un adicto a los feeds, cada tanto se entera de alguien que se anima y pega el gran salto. Pero situaciones como la del autor de Kriptópolis, el renombrado sitio de información sobre seguridad informática que viene funcionando desde antes de que se lo pudiese llamar weblog, levantan la alarma sobre este sueño americano al que muchos aspiran, generando interrogantes esenciales: ¿Realmente se puede esperar vivir de esto? ¿Tanto como hasta que nos jubilemos, y que nos permita hacerlo, al igual que cualquier puesto laboral convencional? ¿O es más parecido a trabajar en un Fuck Donalds o un call center, una oportunidad temporaria para malgastar la juventud y esclavizarse por unos pesos al mes para solventarse el estudio y los vicios hasta que por fin se obtenga el título (pero sin aportes ni obra social cubiertos)?

Continue reading