Jun 5 2010

Reclamando la privacidad de Facebook

Gabolonte Blasfemus

image El invento no tan in invento que hizo que el niño Zuckerberg no tuviera que preocuparse más por su futuro económico dio bastante que hablar en las últimas semanas, y siempre alrededor de un mismo tema: Facebook y sus constantes abusos a la privacidad de sus usuarios, que a estas alturas pueden equipararse a la franja de población mundial que tiene acceso a Internet.

Por un lado algunos tuvimos bien presente la propuesta de QuitFacebookToday.com, un sitio que proponía a modo de protesta que todos los que se hayan decidido o convencido de dejar a la red social más grande se den de baja en un mismo día, que fue el pasado 31 de Mayo. Algo más de 36 mil usuarios se comprometieron a abandonarlo para siempre, pero, qué son 36 mil al lado de los 400 millones que la f más famosa de la red alega poseer?

Y déjenme ser bien sincero acá, yo estuve muy cerca de ser uno de esos 36 mil y pico, y más cuando los nuevos controles de privacidad aparecieron repentinamente en mi cuenta, sintiéndome empernado y víctima del cuento del tío una vez más. Hasta llegué a borrar fotos familiares de mi perfil y todo (aún sabiendo que posiblemente Facebook se las guarde para siempre) y a avisar a amigos de mi próxima despedida, preparando todo para el 31. ¿Qué pasó entonces? Para empezar me olvidé y se me pasó la fecha, y aquí pueden culpar al sitio organizador del éxodo masivo el cual no tenía un formulario funcional al momento de dejar mi email para que me lo recuerde; por otro lado estuve a punto de hacerlo igual cuando me acordé, pero hay que admitirlo, la adicción es muy fuerte, y más cuando se ve que es más fuerte en tus amigos. ¿Qué sentido tiene ir a una red social que nadie usa? Es el mismo motivo por el que por años hemos usado MSN/Windows Live Messenger y no Jabber; porque todas las chichis están en el primero. Y ahora todas, absolutamente todas, tienen su cuentita para que Zucker-boy pueda chusmear las fotos de una distinta cada día sin repetir jamás en toda su vida.

image Y mientras no me decidía si despedirme para siempre de las invitaciones de aplicaciones al pedo y los estados delirantes que no dicen nada, me encontré con ReclaimPrivacy.org, un sitio que permite afinar de una forma simple la configuración de privacidad de Facebook, incluso para quienes se marean en ella y no saben que tocar. Para eso sólo debemos ingresar al sitio y arrastrar el botón gris que el mismo presenta hasta nuestra barra de marcadores, para luego accionarlo cuando ingresemos a la página principal de controles de privacidad. Al accionar el botón Scan for Privacy, un script chequeará todos los parámetros de nuestra cuenta para avisarnos si existen ítems de nuestra cuenta que estén demasiado expuestos, y nos ofrecerá el link correspondiente para ir directamente a la página de Facebook donde puede cambiarse. Una vez reajustada la privacidad a nuestros deseos, podemos volver a realizar un escaneo para estar seguros.

image

Este botón funciona sin problemas tanto en Firefox como en Opera según pude probar, aunque en este último aparece un poco fuera de lugar en la página, por lo que puede traer algunos problemas a la hora de arrastrarlo a una barra; de todas es probable que trabaje en cualquier navegador moderno. Y no puedo más que reconocer su utilidad, ya que encontró unos sectores de mi perfil que estaban “demasiado compartidos”, y que, entre tantos cambios adrede a los controles de privacidad por parte de Facebook, increíblemente había perdido de vista.

Pero hay lugar para lo extraño y todo: Incluso antes de ponerme a jugar con ReclaimPrivacy.org noté sorprendentemente que mi página de perfil no cargaba más desde un navegador que no estuviese con la sesión iniciada en otra cuenta.

5839_full ¿Debemos realmente dejarlo antes de que guarde suficiente como para destruirnos? ¿Es una locura, un suicidio social, y debemos seguir usándolo? Tal vez las dos ideas son exageradas por igual, creo que estamos tan jugados como lo podemos estar dejando nuestras fotos y pensares en cualquier otro sitio que no controlamos (ok, tal vez un poquito más), y el mejor consejo para quien quiera seguir usándolo será reducir el grado de exposición: Menos fotos intimas y familiares, menos pensamientos sin pasar por el filtro de la sensatez, y cuidarnos de la misma forma que lo haríamos en un salón lleno de gente. Y si no nos importa nada porque estamos rejugados, no tenemos ni una profesión por la que nos pueda preocupar lo que salga en nuestro perfil, y nunca vamos a levantar cabeza, bueno, matensé ahí…


Abr 17 2010

Clientes de Twitter para Windows Mobile que soporten New Style ReTweets

Gabolonte Blasfemus

No hace mucho celebrábamos como para el popular WinMo sobraban las aplicaciones para cada ramo, por ejemplo en el que compete a los clientes de Twitter, donde hay para todos los gustos, y generalmente sin costo alguno. Pero con el aparente ocaso de la esta veterana plataforma a manos de otras más cool comenzó a sucederse una incipiente carencia en mucho de lo que sea nuevo y actual. Y uno de los casos en particulares donde comencé a ver esto fue justamente con los clientes de Twitter disponibles para WinMo y su velocidad para adoptar una de las nuevas características más recientes de esta red social de microblogging: Los llamados New Style ReTweets, que dicho en criollo sería la “versión oficial homologada” por Twitter de los RTs que todos venimos haciendo, donde como característica distintiva nos podemos encontrar que figuran en nuestra TimeLine bajo la autoría de su emisor original, indicándose de manera menos llamativa gracias a cuál de nuestros seguidos tenemos el placer de verlo. El problema con estos nuevos RTs es que no son compatibles con los clientes previamente existentes, por lo que, si no se implementa el soporte para los mismos implícitamente, éstos no aparecerán en la TimeLine del usuario. Y ahí es donde percibí el primer desfase con respecto a otras plataformas móviles; mientras que en las más populares los clientes disponibles admitían la visualización y el envío de New Style ReTweets al poco tiempo de implementarse esta característica, en Windows Mobile seguía sin aparecer en muchos de los más conocidos, como es el caso de PocketTwit, posiblemente el mejor a gusto de muchos, y que sin embargo al día de hoy sigue careciendo de esta funcionalidad, mostrando por ende una TineLine incompleta.

image

Ejemplo de un New Style ReTweet visto desde el sitio web de Twitter

Pero a no desesperar, compañeros adictos twitteros y usuarios de Windows Mobile, ya que actualmente contamos con 2 buenas opciones en clientes de Twitter, ambos capaces de enviar y mostrar los tan evasivos New Style ReTweets.

Continue reading


Abr 2 2010

SciLor’s GrooveMobile, la música de Grooveshark en Windows Mobile

Gabolonte Blasfemus

image No descubro la pólvora si digo que los viejos tiempos de Last.fm terminaron hace mucho, desde el momento en que agregó suficientes limitaciones a las cuentas gratuitas como para hacerlas inusables. A partir de ahí, nuevos sitios se hicieron populares, y entre ellos Grooveshark, el cual desde una interface flash en la web limpia y minimalista, ofrece la posibilidad de escuchar online y compartir cualquier tema. Grooveshark ofrece aplicaciones móviles para disfrutar de su experiencia en la palma de nuestra mano, pero nos encontramos con dos problemas: Sólo están disponibles para las cuentas pagas y no ofrecen ninguna aplicación para el ya poco apreciado WinMo.

Afortunadamente todavía quedan desarrolladores con ganas de hacer magia en las PCs de bolsillo. SciLor’s GrooveMobile no sólo nos permite buscar y escuchar nuestra música favorita en Grooveshark, sino que no lo hace de forma totalmente gratuita, ya que ni siquiera requiere que nos registremos con cuenta alguna para funcionar. Por el momento esta fabulosa aplicación gratuita y de código abierto está aún en fase alfa, pero aún así funciona muy bien para buscar y escuchar música a discreción. Por supuesto aún le faltan muchas, como la posibilidad de acceder con nuestra cuenta de usuario y escuchar nuestros favoritos y listas de reproducción, o mostrar el arte de la tapa del álbum al que corresponde cada canción, pero son detalles. SciLor’s GrooveMobile requiere del .NET Compact Framework 3.5 instalado en el dispositivo para funcionar, y por supuesto debemos tener en cuenta a la hora de usarlo el consumo de datos, por lo que será recomendable utilizarlo a través de Wi-Fi o una conexión 3G con un plan de datos ilimitado.

Vía Best Windows Mobile Apps.


Mar 9 2010

Los Letrosos

Gabolonte Blasfemus

image Generalmente vienen del mundo de la filosofía, las letras y el periodismo, y también de los sectores más ombliguistas, muertos o corruptos de cada uno, respectivamente. Pero todos poseen un par de sentimientos en común: Ya sea públicamente (si tienen la posibilidad de hacerlo) o para sus adentros y/o entre colegas, destilan un gran odio y desprecio a esa ya no tan nueva herramienta de comunicación nacida de Internet misma, pero que para ellos nunca dejará de serlo así cumpla 10 años: Los weblogs. Y más allá de que existen otras definiciones emparentadas bajo el mismo término, no encuentro una que le quepa mejor a este tipo de fauna: Letrosos. (Imagen vía emdot)

Por supuesto, no todo filósofo, escritor y/o periodista es uno de ellos, afortunadamente. Muchos de hecho aprovechan por completo las nuevas tecnologías y la web social en su propio beneficio, con la seguridad de que les esperan grandes oportunidades y de que pueden tener tanto o más éxito en ella como en los medios gráficos. Pero el letroso es distinto. Automáticamente asocian a “los blogs y todo eso” con un rejunte de monos que “apenas saben escribir”, metiendo en esa bolsa a todo aquel que no sea de su palo.

Por supuesto, la aversión a la tecnología y el miedo a aprender cosas nuevas es un elemento base de esta actitud, principalmente en mayores de 30, pero yo veo que existe algo más con esta particular gente; es como si en sus más oscuros deseos tuviera que ser necesaria una especie de carnet o identificación que habilite a cada persona al privilegio de ser leída o escuchada por las masas, algo que si no fuera gracias a Internet, aún sería de esa manera. Y eso es lo que muy adentro de su cerebrito de palabras más odia un letroso: Esa libertad de expresión que ellos no dejan de ver como libertinaje, y principalmente como competencia.

image Y es que antes las cosas eran mucho más fáciles. La masa imberbe no tenía mucho para elegir a la hora de decidir quien moldearía sus opiniones y pensamientos, debían sí o sí quedarse con las negociadas influencias provenientes de los grandes medios, esos por los que nuestros amigos letrosos lucharon y entregaron hasta lo innombrable en muchos casos para poder ser parte, independientemente de lo buenos o no tanto que fuesen profesionalmente en lo suyo. Y es por eso mismo que ven como una injusticia universal que ahora cualquier hijo de vecino pueda ser leído, visto o escuchado por miles sólo en base a sus propios atributos o talentos, y sin necesitar de ningún permiso concedido por la pertenencia a cierta logia o gremio. Pero se pone aún peor para esta buena gente si pensamos en todas las ocasiones que negligencias, censuras y engaños, principalmente en el entorno periodístico, han sido destapados por un mísero blog, poniendo en evidencia la otrora incuestionable calidad y veracidad de estos profesionales letrosos, por la cual ahora tienen que rendir examen de manera permanente y de a par a par con cualquiera que quiera hacerse escuchar. (imagen vía Nationaal Archief)

Consecuentemente a lo expuesto, para un letroso la posibilidad de mejorar y abrazar las nuevas tecnologías dentro de su labor está sometida a un gran condicional en su mente: Nosotros sí podemos, pero ellos no deben. Así como no cualquiera puede publicar en un diario o libro sin el beneplácito de grandes medios y editoriales, y sin ser parte de ese ambiente en particular que nuestros amigos consideran superior a todos los demás, pareciera que sus mayores anhelos corren por la misma vertiente en lo que se refiere a la posibilidad de publicar en la web, el cual esta gente, dentro de sus limitaciones, no deja de ver ni más ni menos que como un nuevo modelo de imprenta. ¿Y a quién se le ocurre que los brutos imprenteros tengan derecho a publicar sus ideas a la par con ellos?

Eso es, lo que a ojos de un letroso, somos los geeks en relación a esa nueva e indescifrable imprenta que representa la web para ellos. Sumémosle que cualquiera puede tener y mantener un weblog hoy en día sin muchos conocimientos técnicos, algo gracias a lo que realmente todos pueden publicar en la web, incluidos ellos mismos, y el caos es completo. Para un letroso, el imprentero sólo tiene que aparecer para que le corten la cabeza el día que la imprenta no funcione, o en este caso, que el blog no cargue o la PC se cuelgue. Pretenden que seamos meros esclavos técnicos de esa herramienta que muy a su pesar necesitan utilizar para seguir haciendo lo que ellos consideran su magia. Y los geeks/imprenteros no deben existir para nada más que para su mantenimiento.

Y más allá de sus relativos éxitos o fracasos, ya que hay letrosos para muchos gustos y calidades, podemos reconocer fácilmente a estos especímenes porque tarde o temprano expresarán, de una forma bien directa o no tanto, ese deseo incontenible que poseen de que no cualquier salame pueda escribir y ser leído por muchos, sino únicamente salames con las mismas credenciales que ellos poseen. Muchos, incluso, no soportan de por sí ver la clásica estética cronológica de un weblog; tienen su visión adaptada para reconocer como válidos sólo a sitios web con el típico aspecto de diario o revista online. No es de extrañar entonces, que muchos letrosos estén totalmente de acuerdo con las movidas dictatoriales que emprenden sus papás abusivos, los grandes multimedios, en contra de la verdadera libertad de expresión y la neutralidad de la red, a base de sembrar FUD, acciones judiciales y oscuras alianzas con telcos.

Y ahora, gracias a este hermoso artículo de manos de un imprentero de la Internet, van a saber reconocer a un letroso muy fácilmente, oh amigos del anarquismo de las letras (?)


Mar 2 2010

Opera 10.50 final para Windows: La belleza que esperábamos

Gabolonte Blasfemus

image Hoy fue el día elegido para hacer disponible la versión final del esperado Opera 10.50 en los cuarteles noruegos de este gran navegador, el cual con promesas como su nuevo y poderoso motor javascript llamado Carakan y su librería gráfica Vega nos tenía a los viejos adeptos esperanzados de algo que lleve a nuestro navegador favorito a las épocas de viejas glorias donde, con razón, se lo podía llamar the fastest browser on Earth. Y tengo que decir que esta vez Opera no decepcionó en lo más mínimo.

Lo primero que notamos en Opera 10.50 es el cambio estético, donde se ve que claramente aprendieron la lección de lo que Google hizo con Chrome: Un navegador con el mayor espacio posible disponible para la página web, donde los botones y controles del mismo no se entrometan en el camino entre el usuario y esta, algo que no por casualidad convirtió a Chrome en el navegador favorito en las netbooks, donde cada pixel cuenta. Ahora el aspecto por defecto de Opera 10.50 es completamente minimalista, contando con tan solo la barra de estado y de pestañas a la vista, mientras que para todo lo demás inauguraron el botón Opera, una especie de botón Inicio de Windows desde donde puede accederse a todas las funciones avanzadas que aprendimos a amar de Opera. Algo que ya estaba presente, pero escondido, en la versión 10.10.

image

Vista por defecto de Opera 10.50 con SpeedDial

Continue reading