May 2 2012

El poder de unos pocos

Gabolonte Blasfemus

Si tenés cinco minutos, o incluso si no, te pido que te los hagas y leas un texto que, a mi humilde juicio, puede ser uno de los más definitorios de nuestros tiempos. Es una nota escrita por Rick Falkvinge en el sitio TorrentFreak, intitulada The Net vs. The Power of Narratives. Si no tenés demasiados problemas para leer en inglés te recomiendo ampliamente que la leas tal como está; en caso contrario en el sitio del Partido Pirata de Argentina publicaron una traducción completa, aunque como casi siempre, las traducciones suelen no contener al 100% toda la carga de conceptos expresados en el original.

Entre tantos blogs que frecuento discutiendo desde hace casi una década sobre la revolución que significa Internet y la muerte o transformación, injusta o no, de los diarios y otros medios tradicionales, Falkvinge logra llegar al verdadero grano de la cuestión: Todo se resume a quién tiene el poder de la palabra, o para ser más precisos, de su difusión. Contar con la magia de dictar lo que las mayorías opinen y piensen acerca de absolutamente todo debe ser el último sueño húmedo de todo aquel que persigue poder, realizado únicamente por líderes de facto, políticos, religiosos, o dueños de grandes multimedios. Perderlo por ende, les resulta totalmente inaceptable, y eso es lo que propicia el poder de la Internet actual, donde todos pueden llegar casi con el mismo alcance potencial a quien los quiera ver, escuchar, o leer.

Si lo pensamos un poco, esta historia siempre se repite muchas más veces de las que pensamos. No sólo con la llegada de la imprenta como se comenta en dicho artículo, sino cada vez que ocurre un cambio que amenaza con quitarle, o no permitirle acumular, poder a unos pocos. Esos pocos quieren exclusividad, quieren que solo sus palabras sean realidades, o en todo caso, que solo a través de ellos circulen. Puede tratarse de un ecosistema tecnológico cerrado diseñado para que nadie escape de su control, o incluso, paradójicamente, también un conjunto de bloggers con las mismas ansias de poder, de sentirse únicos y especiales. Sea cual sea el caso, en algún punto les va a molestar que también se lo escuche al vecino. Le puede pasar a cualquiera.

Lo importante es mantener, siempre, a esta Internet neutral, abierta, en la que cualquiera puede decir lo que piensa, y si lo que piensa interesa, ser escuchado por millones. Todo el tiempo se están acometiendo nuevos atropellos para borrarla del mapa, y por eso es importante que, en la medida que nos sea posible, no nos callemos. Aprovechemos que hoy tenemos algo mil veces mejor que la imprenta para decir lo que pensamos, sean bobadas superficiales o no.


Oct 19 2011

Un asesino serial anda suelto en Facebook

Gabolonte Blasfemus

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-18Se ha escrito hasta el hartazgo sobre los peligros de compartir demasiada información en Facebook, y aún así, todos lo seguimos haciendo en esta y otras tantas redes sociales. Muchos ni siquiera piensan en las posibles consecuencias, asegurando que no pasa nada. Por supuesto que para la mayoría suele ser así, pero también es un hecho que siempre existe la posibilidad de ser víctimas de algún abuso o delito por facilitar cierta información sobre nosotros, hacer click en un link sospechoso, o simplemente creernos lo que nos dice ese nuevo amigo/a que tanto nos atrae. Por estos días es normal también ver en las noticias  hechos policiales que involucran de una forma u otra a perfiles de Facebook, y que no podrían haberse concretado de no ser por éste.

En esa misma línea es que el sitio Take This Lollipop pretende llamar nuestra atención, aunque luego dependerá de nosotros si lo tomamos como un mero entretenimiento o como una advertencia de a lo que se está expuesto si se comparte información personal en redes sociales. Al ingresar a esta aplicación web veremos una típica paleta o chupetín, como le decimos por estas tierras, con la característica de ser color azul y llevar la reconocida f de la red social más famosa. Un mensaje en inglés nos retará a tomarla, y al hacerle click encima la aplicación web nos pedirá acceso a nuestra cuenta de Facebook. Una vez garantizado el acceso y luego de unos segundos se nos presentará, con excelente calidad cinematográfica, un cortometraje en el que seremos protagonistas, ya que veremos como un repulsivo y aterrorizante psicópata, que encaja visualmente con el clásico estereotipo del asesino serial estadounidense, observa con exaltación nuestro perfil de Facebook en su vieja computadora.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-40-54

Veremos cómo desde su monitor espía nuestro muro, nuestra lista de amigos, y aún más aterrorizante, cómo mira nuestras fotos personales, en las que podemos salir nosotros, nuestros amigos o familiares.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-42-09

Luego veremos a este desquiciado ponerse aún más nervioso y excitado cuando, llegando al punto en el que decide que nos quiere hacer una visita, busca nuestra dirección en Google Maps. Veremos que escribe la misma ubicación que tenemos en nuestro Facebook, y lo veremos subirse a su auto para ir a buscarnos. Afortunadamente Buenos Aires queda un poco lejos para ir en auto desde yanquilandia, y con la facha que tiene este tipo dudo que lo dejen subir a un avión Guiño

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-58

Take This Lollipop se define a sí mismo como una experiencia interactiva de imagen real para Facebook Connect, y vale la pena experimentarlo sólo por su excelente calidad visual, que nos hará creer que realmente un enfermo mental viene tras nosotros. Por supuesto, puede no ser apto para gente fácilmente impresionable, así que recomiendo suma discreción al utilizarlo.

Take This Lollipop - Google Chrome_2011-10-18_05-41-08

Tal vez lo más importante de esta experiencia es la sensación que nos deja luego de vivirla. Yo en lo personal tengo que admitir que las escenas que pueden generar algo de impresión corrieron por un costado muy morboso de mí, por lo que casi lo disfruté como si mirara un capítulo de Dexter, y no me puse a pensar demasiado en la posibilidad de que la información que vuelco en redes sociales pueda convertirme en blanco de algún ataque; pero esto también se debe a que suelo mantener cierto control sobre con quién comparto información personal, además de no compartir demasiado. Después de ver lo que podría suceder con la información personal que compartís en Facebook, ¿te quedaste más preocupado que de costumbre? ¿Borrarías información de tu perfil? ¿Pondrías más restricciones para que sólo tus cercanos vean lo más personal?


Jun 24 2011

Springpad, el sueño del acceso sincronizado y offline a tus notas y otros contenidos

Gabolonte Blasfemus

imageAun recuerdo (vicisitudes de estar haciéndose viejo) una antigua publicidad radial de la hace mucho tiempo gloriosa y ya extinta revista PC Users (hoy existen muchas evoluciones de la misma, pero no, no es lo mismo ni por casualidad…) que rezaba más o menos algo como: ¿Usted tiene una PC? ¡Entonces tiene un problema!

Los usuarios de smartphones con plataformas actuales, como las veneradas plataformas más hot, iOS y Android, tenemos también un problema por el simple hecho de cargar con uno de estos gadgets del deseo. En estos aparatitos, casi toda aplicación que se precie y sirva para guardar algún tipo de información posee sincronización con la nube, bajo el lema ya esgrimido hasta el cansancio de seguir teniendo acceso a esta desde cualquier dispositivo  sin importar si perdemos o rompemos el teléfono; y por supuesto, no solo nosotros podemos tener acceso (punto para la CIA). El problema con esto es que muchos desarrolladores obvian un factor importantísimo a la hora de que este modelo siga siendo al menos igual de práctico que los antiguos: Un usuario necesita acceso offline. Está bien que vivimos tiempos que pretenden ser always-on, pero la alegría se termina cuando para poder ver un pijotero apunte en tu aplicación de elección necesitás sí o sí en ese mismo momento contar con acceso a Internet en tu PC, o peor, con la pésima cobertura celular, en tu teléfono.

Ese es el caso con aplicaciones actuales y muy de onda, como el venerado Evernote y la reciente versión oficial de Google para Android de Google Docs; en el caso de la primera sólo se obtiene acceso offline para sus aplicaciones móviles pagando una subscripción anual o mensual, y en el caso de Google, a pesar de en su tiempo haber encabezado la movida del acceso offline a la info en la nube con Gears, hoy en día este último no funciona con casi ningún navegador actualizado, y Google Docs for Android, al contramano del resto de las apps vitales de Google en Android, no posee aún ningún tipo de acceso sin conexión.

Esto nos dejaba a los androideros en particular muy de a pie en lo que a una buena aplicación de notas con sincronización y acceso offline se refiere. En mi caso aún venía usando GDocs, una aplicación muy práctica que ya había mencionado buscando reemplazos se apps de WinMo en Android y que permite manejar notas de texto simples de manera offline en tanto que las sincroniza con Google Docs en la nube; lamentablemente tiene algunas pequeñas fallas y limitaciones en la sincro que no la hacen del todo confiable, además de no ser lo más agradable al uso para tomar notas rápidas.

Así venía siendo hasta que me topé con Springpad de pura casualidad, buscando una aplicación muy simple para tomar unas notas tipo post-it y sin ningún tipo de sincronización en el Chrome Web Store. Al verla en un principio pensé que no era precisamente lo que estaba buscando en ese momento (algo muy simple y rápido), pero al leer un poco más empecé a ver que podía ser para mí lo que Evernote nunca llegó a ser por cuestiones de limitaciones en su versión gratuita y problemas de performance.

image

Y es que Springpad se parece mucho a Evernote. Es lo que yo definiría rápidamente como una aplicación cambalache. Y no me refiero por eso a una donde simplemente podemos tirar cualquier archivo en una carpeta como con Dropbox, sino a que podemos almacenar notas, imágenes, grabaciones, marcadores, y todo tipo de contenidos que podemos ir etiquetando y catalogando para luego buscarlo fácilmente en el momento que lo necesitemos. Y las diferencias con el elefantito verde son suficientes como para que le apueste unas cuantas fichas:

  • En vez de usar una pesada aplicación para Windows en la PC, se sirve directamente de una aplicación que usa los Gears de Chrome para mantener acceso offline (ver actualización al final) al mismo tiempo que sincroniza con la nube, sumado a una extensión para el mismo navegador que sirve para guardar páginas que tengamos abiertas en él. Puede verse como una contra que no tenga una aplicación nativa para Win, pero el hecho de enfocarse en el escritorio en una aplicación para Chrome lo hace completamente multiplataforma (podemos usarlo en Windows, Linux, Mac y Chrome OS con la velocidad a la que nos tiene acostumbrado el navegador de Google).
  • Cuenta con aplicaciones para Android, iPhone y iPad casi tan completas como la de escritorio, que por supuesto se sincronizan automáticamente con nuestra cuenta y poseen también acceso offline.
  • Para no dejar completamente afuera a otros navegadores, cuenta con un add-on para Firefox y un botón javascript que puede ser incorporado en la barra de marcadores de cualquier otro browser para guardar fácilmente páginas que estemos mirando.
  • Por supuesto, también podemos acceder a nuestra cuenta y sus contenidos de manera online desde cualquier navegador, y todo lo mencionado hasta acá totalmente gratis.

imageOk, muy lindo que no haya que pagar nada, pero eso también nos hace sospechar; como dicen los viejos cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía. ¿Cómo hace Springpad para ganar sus millones más allá de lo que hacen todos como vender información a gobiernos y empresas? Si guardamos info relativa a algún producto o lugar que nos interese, la aplicación nos acercara alertas con ofertas relacionadas de partners como Groupon y otros tantos más, al menos en yanquilandia; a mí todavía no me llegó nada.

Más allá del tema vital para mí del acceso offline a la vez que sincroniza con la nube, lo que más me gustó de esta serviaplicación es el soporte para elementos muy piolas y en los que no habría pensado en un primer momento lo útiles que pueden llegar a ser, como por ejemplo la posibilidad de almacenar códigos de barras de productos o lo que sea desde la misma cámara del teléfono o crear checklists. También puede usarse para guardar masivamente favoritos del navegador, contactos, eventos de calendario y hasta tareas, por lo que en funciones como la primera y la última se presenta como una fuerte competencia para servicios como Delicious por un lado (de hecho posee una función para importar nuestros favoritos del mismo) y administradores de to-do lists como Astrid por el otro. El otro aspecto de Springpad, como no podía ser de otra manera en esta era post Facebook, es su propia red social, donde podemos agregar amigos, integrarlo con otras redes sociales, y compartir con algunos o con todos cualquiera de nuestros elementos guardados. Pero los que solo buscamos una buena aplicación para guardar notas y algo más sin que el mundo nos mire podemos quedarnos tranquilos, que por defecto todo lo que hagamos, a menos que expresamente lo cambiemos, queda absolutamente privado y sólo visible para nosotros por defecto. Hasta que un día hagan la gran Facebook y lo cambien, claro; pero en la vida lo bueno nunca es para siempre, ya lo sabemos.

Actualización: Tiempo después Springpad cambió de una forma bastante radical su diseño y funcionalidad, perdiendo algunas características muy útiles como por ejemplo la sincronización offline en Chrome.


Jun 16 2011

La telenovela de los servicios de hosting argentos

Gabolonte Blasfemus

Casi todo el que viva de la web o algo similar se enteró durante la semana de que algo malo pasa con El Server. Sí, El Server, ese conocido servicio de hosting de nuestras pampas, el que auspicia desde hace años a Alejo y Valentina, y al que muchos se migraron en su momento, horrorizados, por las prácticas de Dattatec, otro webhosting vernáculo.

Según indica una nota de FortunaWeb, un error humano en las tareas de mantenimiento causó una pérdida de las bases de datos de un servidor MySQL, dejando en Pampa y la vía a aproximadamente 4.000 sitios web. Lo que empeora aún más las cosas es que la compañía expresa claramente en sus promociones que se incluye un sistema de backup que provee “10 copias completas” de cada sitio de manera automática, y en los hechos, ante este desastre, sólo pudieron levantar una imagen del mes de Enero en la mayor parte de los sitios afectados en el mejor de los casos. Un ejemplo emblemático de esto es el del sitio de la Fundación Huésped, que al momento de hoy muestra en su página principal un mensaje de felices fiestas y noticias  relativas al mes de Diciembre pasado.

image

Además de la Fundación Huésped, muchos otros sitios conocidos fueron afectados por este incidente, sobre el cual El Server emitió primeramente un mensaje algo escueto para explicar la situación, y a continuación un informe técnico detallado y un descargo en relación a otra nota de FortunaWeb en la que se entrevistó a uno de sus directores y se resalta su frase de que “Resguardar la información es responsabilidad del cliente”.

Más allá de todo lo explicado, este nefasto hecho produjo reacciones bastantes predecibles, como la ira de quienes sufrieron la caída de sus sitios, muchos de ellos revendedores del plan de hosting que ahora recibirán cartas documento de sus clientes por incumplir el servicio, y que a su vez ellos harán lo mismo para con El Server. Los mensajes ácidos vía Twitter, claro, no se hicieron esperar:

image

image

Geekotic, este amado, más odiado, y a veces preferiría que aún más ignorado weblog, está también hosteado en El Server, y afortunadamente su base de datos reside en un servidor distinto al de la catástrofe ocurrida. Mis experiencias con la empresa han sido generalmente aceptables, pero convengamos que nunca los puse realmente a prueba: Si un día el sitio no carga simplemente espero a ver si se resuelve solo, y en casi todas las cuestiones técnicas me las arreglé solo. Digamos también que si Geekotic está una semana sin funcionar me molestaría pero no estaría perdiendo plata. Además, de puro paranoico, hago mis propios backups regulares de archivos y base de datos.

Aún así, considero que estos son momentos vitales para que El Server se comunique abiertamente como lo viene haciendo, con humildad, amabilidad y compresión hacia los clientes damnificados. Van a tener que hacer una excelente letra de ahora en más si no quieren ser el nuevo Dattatec de la blogósfera, empezando por supuesto por no mandar intimaciones legales a quienes digan algo de ellos que no les guste.

Ahora bien, al margen de los deberes incumplidos de esta empresa de hosting, está visto ante semejante lluvia de sitios rotos que no muchos webmasters profesan el culto a esa palabrita tan conocida: BACKUP. Carajo, ¡si hasta algunos tendríamos que hacer backup de nuestro culo antes de ir al baño! ¿Cómo es posible que, principalmente por puro temor a que algo así suceda, no se encarguen de resguardar los sitios propios, o peor aún, los de clientes que les pagan por hacerlo? Obviamente esto no le quita mérito a El Server que se cargó cuatro mil bases, pero cuesta ver que es tanta la cantidad de clientes que perdieron todo y no tenían ni una pobre copia de seguridad, incluso bloggers que se la dan de capos de la tecnología y que en estos momentos deben estar haciendo copy&paste de sus posts perdidos en el cache de Google.

Pero eso en realidad no me interesa, no. Lo que a mi me importa es un juego. Desde que leí algo tan vago y ambiguo como “error humano”, no pude dejar de pensar en qué era lo que realmente había pasado. Mi lógica es simple: Si realmente hubiera sido algo que calificaría como error humano lo hubieran querido ocultar ante todo, le habrían echado la culpa al software (bueno, de hecho lo terminaron haciendo) o a algo más, pero para que lo reconozcan debe haber sucedido algo peor que necesitan tapar… o no es humano, o no es error, y obviamente apuesto a lo último. No sería la primera vez que un empleado disconforme hace justicia por mano propia cuando sabe que le dan el olivo o cuando ya está colmado de recibir humillaciones. Y los empleados de sectores tecnológicos tienen un karma especial para eso; aún en empresas de tecnología tienen que vivir como a ellos los relegan como meros sirvientes infrahumanos a un sótano húmedo mientras los departamentos comerciales y de marketing hacen fiestas todos los viernes sintiéndose los reyes del mambo (en resumen, mucha-plata-a-marketing-y-cervecitas). ¿Quién apuesta que acá no están lidiando con un regalito de despedida?

 

Esto podría entrar en los grandes mitos y leyendas del IT local, como el de ese ex empleado que cortó una fibra óptica que dejó a la mitad de los clientes de una empresa incomunicados, o ese otro que no borró nada pero lo dejó encriptado. ¿Hacen sus apuestas?


Mar 24 2011

Someone intended to use your domain names

Gabolonte Blasfemus

imageMuchas empresas alrededor del mundo vienen recibiendo últimamente emails con la frase anterior como asunto, que puede traducirse como “alguien tuvo la intención de usar tus nombres de dominio”. El resto del mensaje, también en inglés, es similar al que sigue:

 
(If you are not in charge of this , please transfer this urgent email to your CEO. Thanks )
 
Dear CEO,
    We are a computer information service organization in Asian-Pacific region. Now we have something urgent to confirm with you. Yesterday we received a formal application from a company called Fodel Holdings, Inc, who tried to apply for " superpindonga" as Internet Mark and following Domain Names from our organization:
 
 
superpindonga.asia
superpindonga.cn
superpindonga.com.cn
superpindonga.com.hk
superpindonga.com.tw
superpindonga.hk
superpindonga.in
superpindonga.net.cn
superpindonga.org.cn
superpindonga.tw

    There is a check process before domain names registration. We found that the above domain names were similar to yours, so we sent email to you and expect to get your confirmation: If your company did not authorize the aforesaid company to apply for these, please confirm with us as soon as possible.
    In addition, we hereby declare the time limit for this issue is 7 workdays. If your company doesn’t respond within the time, we will unconditionally approve the application submitted by Fodel Holdings, Inc.
 
  
Best Regards,
 
Alan Tang
Senior Examinant

 

Por supuesto, cámbiese superpindonga por el nombre utilizado en el dominio que posea registrado la empresa que recibe el mensaje, y tenemos un típico caso de scam, término inglés para la palabra estafa y que se aplica comúnmente a aquellas que se realizan por Internet.

En este caso, una supuesta entidad registradora de dominios asiática tiene la gentileza y la amabilidad de avisarnos que alguien más intenta usar nuestros nombres de dominio; así reza la frase del asunto del mensaje, que es totalmente falsa ya que nadie puede usar nuestros nombres de dominio, por más que quiera, mientras los tengamos registrados debidamente y no los dejemos caducar. La ambigüedad de la redacción está diseñada para levantar alertas dentro una compañía si quienes lo leen no tienen un conocimiento mínimo sobre los nombres de dominio. Luego, en el cuerpo del mensaje, se aclara que una compañía de nombre X (nombre que no dice nada y generalmente suele cambiar de acuerdo al mail) intenta registrar el nombre de nuestra empresa como “marca de Internet” y a su vez utilizarlo en una serie de dominios como la listada en el texto de ejemplo, donde si observamos con atención, vemos que se trata en todos los casos de dominios de Asia, China, Hong Kong, Taiwan o India. Más allá de que la primer reacción de cualquier empresa occidental que no posea ni piense poseer presencia en el continente asiático es “qué coño me importa”, se intenta apelar a que las víctimas muerdan el anzuelo bajo el mismo mecanismo psicológico que ha venido manipulando a la humanidad desde hace centurias: La sensación de escasez. Tal vez sea un porcentaje ínfimo pero no sean pocas en números aquellas compañías que decidan contactar con este atento registrador de dominios asiático para hacer negocios, y, viendo algunas consultas que he tenido al respecto en empresas locales, pienso que vale la pena advertir sobre este tipo de fraude. En todo caso, sea cierto o no que realmente exista del otro lado alguien dispuesto a registrar para nosotros estos nombres de dominio por un precio justo, el mail no deja de ser no solicitado (spam) y engañoso. Mi apuesta es que ni bien reciben respuesta de la víctima demostrando su interés, luego bajo una serie de mentiras y artimañas dignas de las clásicas estafas nigerianas intentarán sacarle todo el dinero que puedan bajo el pretexto de que la otra parte está pagando más por quedarse con dichos dominios.

Sorprendentemente no existe mucha información disponible sobre este tipo de scam, encontrando únicamente un artículo en el blog de la compañía Firetrust donde listan múltiples ejemplos de este tipo de engaño así como una lista de los sitios web aparentemente involucrados en el timo.

En todo caso, para quien caiga en esta entrada buscando información a causa de estar preocupado por haber recibido un email como el detallado, el curso de acción no puede ser más fácil: No contestar y mandar el mensaje a la bandeja de spam.