Mar 15 2013

El cierre de Google Reader, ¿el fin de la independencia del consumo de contenidos en la web?

Gabolonte Blasfemus

GoogleReaderEn Google están haciendo limpieza, como ellos le llaman, programando la baja de varios servicios que resultaron impopulares y por ende no generan las ganancias suficientes como para merecer su mantenimiento. El más llamativo de esta última tanda de fracasos a borrar del mapa es, sin embargo, una aplicación web que resultó ser muy exitosa en sus inicios, y rápidamente había opacado a toda su competencia: Google Reader. El lector de feeds online de Google tiene fecha programada de defunción para el próximo 1ro de Julio.

Desde ya no es la muerte de los feeds, no al menos aún, y existen varias opciones para continuar siguiendo nuestras noticias favoritas a través de este estándar. El problema, como todo en la sociedad humana, son las tendencias que marca.

Las razones para que Google no se preocupe más por Reader son obvias, y a estas alturas no sorprenden absolutamente a nadie: Leemos nuestras noticias en Facebook, Twitter, Google+ o lectores de moda para smartphones y tablets que replican el aspecto de una revista, como Flipboard. Pero todos estos productos comparten algo en común: No utilizan (en su mayoría) una tecnología abierta y estandarizada para el consumo de contenido. Es cierto que algunos son de alguna forma también lectores de feeds desde el momento que permiten agregar links RSS, pero el juego tiende a ser que el interesado en ser leído tiene que hacer el esfuerzo extra de “estar en” para que luego el consumidor pueda siquiera tener la chance de elegirlo. Esto a la mayoría de la gente no le interesa, porque les resulta más fácil elegir de una reducida y caprichosa lista de opciones predeterminadas lo que va a consumir; y nunca nadie, escapando de los circuitos tecnológicos, quiso saber alguna vez qué es un feed, a pesar de que la web siempre estuvo más que deseosa por explicarlo.

Y es que en todo esto estoy muy de acuerdo con lo que opina Robert Scoble: Seguro hablamos de casos especiales pero, si no existieran los feeds, quien no se doblegue ante el poder de Facebook, Twitter, Google+ o la revista virtual de moda simplemente no podría enterarse de una forma cómoda y práctica de las noticias que quiere, que fue lo que estándares como ATOM o RSS vinieron a resolver, y muy eficazmente, desde un principio.

Claro, yo digo esto pero, como casi todos, ya dejé de leer feeds directamente con un lector como podía ser Google Reader. Pero lo importante es que los feeds son la fuente; si un día desechamos a las redes sociales y los lectores de noticias pretenciosos como Flipboard, siempre nos tiene que quedar la opción del feed de cada sitio que nos interese. Jubilarlos sería tan estúpido como jubilar al email porque se supone que todo el mundo se comunica por Whatsapp y redes sociales. Son tecnologías que están en el núcleo de lo que hoy llamamos Internet, y hay que pensarlo mil veces antes de decidir que existen reemplazos mejores que las hacen obsoletas.

Pero tengo fe en la humanidad en este caso, y siento que va a suceder justamente lo mismo que cuando los opinólogos de siempre sentenciaban a muerte el email: Los feeds nunca van a morir, solo van a dejar de estar en la primera plana para trabajar aún más tras bambalinas, que es como siempre lo hicieron de alguna forma.

Google Reader, te voy a extrañar.


Ene 14 2013

No debería ser así

Gabolonte Blasfemus

Aaron SwartzEl mundo no debería honrar tan frecuentemente esa máxima que reza que toda buena acción será castigada. Los grandes lobbys deberían alguna vez encontrarse con algún freno a tantas acciones carentes de toda moral y ética que vemos todo el tiempo ser empleadas. Y tampoco uno tendría que descubrir lo fabulosa que es una persona a raíz de su muerte. No debería ser así.

Nunca había tenido la oportunidad de saber quién era Aaron Swartz, y lamentablemente tuve que hacerlo luego de enterarme de su muerte, la que en un principio se dice fue un suicidio pero en cuanto uno se pone a investigar un poco más se da cuenta que las cosas no están tan claras.

Si al día de hoy, como me pasó a mí hasta este domingo, desconocés de quién estamos hablando, tal vez debas saber que Aaron, ya a los 14 años, hizo una gran contribución al mundo de la tecnología, ayudando a diseñar las especificaciones del protocolo de distribución de noticias RSS, ese que desde hace años todo sitio o blog con contenido dinámico posee para que puedas enterarte de sus novedades sin tener que ir a visitar uno por uno. Sus otros dos logros más destacables fueron estar detrás de un sitio tan exitoso como Reddit y colaborar también en la creación de las licencias Creative Commons; sí, esas que tanto este weblog como tantas otras obras cuyos autores desean asegurarse de que puedan ser compartidas sin por eso perder derechos esenciales sobre ellas (como por ejemplo que se los reconozca como sus autores) usan todo el tiempo.

¿Y por qué pudo posiblemente haber cometido suicidio Aaron? Dicen que por una causa judicial que tenía el gobierno estadounidense contra él, que lo acusa de “robar” unos documentos digitales con estudios académicos de una red del MIT llamada JSTOR, para luego compartirlos públicamente en Internet. Sin embargo, quienes lo conocían a él o a los pormenores de este caso aseguran que es completamente falso y alevoso calificar de robo las acciones de Aaron, ya que sólo se dispuso a bajar archivos disponibles públicamente desde la red JSTOR; archivos que además jamás llegó a compartir. Por si esto fuera poco, JSTOR había retirado ya todos los cargos de los que se lo acusaba: Era el gobierno de su propio país el que continuaba tratando de meterlo tras las rejas por descargar unos archivos. Seguramente no tiene nada que ver con la firme posición que Aaron siempre tomó a favor de la libertad de información y en contra de los grandes lobbys del copyright.

Seguramente, como todo caso mediático, nuevas informaciones y desinformaciones estarán siendo anunciadas ahora mismo y seguirán durante los próximos días, pero lo quería decir es que, a cualquiera que nunca lo haya leído a Aaron, que vaya ya mismo y comience a leer su blog personal, RAW THOUGHT. No tengo idea de cuánto tiempo permanecerá online, así que si encuentran algo que les interese, hónrelo a Aaron haciendo un buen copy&paste para guardar algunos de sus escritos que, sinceramente, me dejaron pensando muchísimo y con ganas de leer y releer todo de vuelta; y créanme,van a querer guardarse muchas cosas.

A todo aquel que diga, como se suele decir de muchos muertos famosos, que Aaron Swartz era un visionario, un adelantado a su tiempo, o simplemente un genio, en este caso en particular le creo totalmente. Te lo vuelvo a recomendar, dejá ya mismo lo que estás haciendo (aunque fuera continuar leyendo mi weblog) y andá ya mismo a leer lo que Aaron tenía para contar.


Sep 3 2012

El dominio .patagonia, en manos de una empresa extranjera si no actuamos ya

Gabolonte Blasfemus

Casi de casualidad, agregando a la cuenta de Nic.ar en mis círculos de G+, me desayuné de este tema bastante grave que puede sentar nefastos precedentes. Es muy fácil: Desde que a la ICANN (para quien aún no lo sepa la corporación que, dicho mal y rápido, maneja la Internet) se le ocurrió este curro de los dominios de nivel superior .loquesea, todo el tiempo intentan registrar nuevos, volviendo el sistema de nombres de dominio un sinsentido total. En la ICANN  existen lo que se llama aplicantes aspirantes o solicitantes (aplicant en inglés), esto es, empresas u organizaciones que aspiran a registrar uno de estos nombres de dominio superior genéricos (abreviado gTLD, por generic top-level domain). En este caso, una empresa extranjera intenta registrar el gTLD .patagonia, y en Nic.ar lo están denunciando.

Esta compañía aspirante, de origen (aparentemente) estadounidense, se llama no casualmente Patagonia, Inc. Básicamente se trata de una cadena de tiendas que fabrica y vende indumentaria y accesorios para deportes como el alpinismo y afines detrás de una recontrautilizada fórmula de marketing que apunta a la ecología (“nos preocupa el medio ambiente”, “hacemos algunos de nuestros productos con material reciclado”, “acá algunos consejos ecológicos, pero compre ya!”). Todo muy lindo, pero La Patagonia es una región geográfica que pertenece a dos países, Argentina y Chile. Ninguna empresa o corporación, mucho menos una cuyos capitales y orígenes ni siquiera provenga de uno de estos dos países, debería adueñarse del gTLD .patagonia. Es como que yo tenga un negocio de lubricantes y le ponga Chicago en honor a la conocida ciudad norteamericana, y entonces paso siguiente voy a la ICANN y pido que me otorguen el control del gTLD .chicago; seguramente miles de chicaguenses (o como les digan) saldrían a quejarse, amenazando con ataques nucleares y todo. Aunque por supuesto Chicago es el nombre de una ciudad y no de una zona geográfica, creo que el punto se entiende bien.

Lo peor de todo esto es que una vez que le otorgan el gTLD a un solicitante, supuestamente no hay mucha vuelta atrás, por lo que es imperativo actuar ahora que aún está en evaluación, abierto a comentarios y objeciones. Y ahí es donde podemos hacer algo. En el siguiente video creado por Nic.ar muestran paso por paso como debemos hacer para expresar nuestra oposición al respecto:

Básicamente debemos registrar una cuenta en el foro de comentarios a solicitudes que provee la ICANN, luego buscar por “patagonia” para encontrar la solicitud pertinente y entonces crear un nuevo comentario donde debemos explicar por qué no se le debe conceder este gTLD a ninguna empresa privada; se puede escribir tanto en inglés como en español que igual será tomado en cuenta. Supuestamente son necesarios al menos 2.000 comentarios como mínimo para impedir que esta aplicación en un principio se concrete, y por ahora (al momento de escribir esto) hay nada más que 285, por lo que es necesario que todos nos tomemos la molestia de crear una cuenta, participar con nuestro comentario, y hacer circular esta noticia, ya que el 26 de septiembre, o sea en 23 días, ya no serán tomados en cuenta más comentarios, y si no existen suficientes en contra el dominio .patagonia terminaría en manos de una corporación extranjera. El período original de evaluación finalizaba el 12 de Agosto, pero afortunadamente fue extendido y existe una oportunidad más de hacer valer nuestra opinión. Después no nos quejemos de cómo nos empernan.

 

 


Jun 18 2012

Llegó Opera 12 con todo, pero…

Gabolonte Blasfemus

Los adeptos al glorioso navegador vikingo tenemos otra nueva versión para celebrarlo, ya que Opera alcanzó su doceava versión hace unos días, incorporando como siempre un conjunto de mejoras y nuevas tecnologías. La mayoría tienen que ver con reposicionarlo nuevamente como el navegador más rápido sobre la Tierra, como por ejemplo la disponibilidad de versiones nativas para sistemas de 64 bits (aunque nadie las usa por la poca disponibilidad de plugins ya que los de 32 bits no funcionan), de manera tal de aprovechar el poder de estos.

Otra innovación muy esperada es la aceleración por hardware completa, algo bastante disruptivo. Básicamente significa que, además de utilizar tecnologías como WebGL (que permiten utilizar aceleración gráfica de la GPU del sistema para páginas que así lo requieran), toda la interfaz del navegador pasa a ser renderizada por hardware. Esto se supone que ya lo hace Internet Explorer 9, pero sólo en Windows 7 y Vista. Opera 12 está pensado para hacerlo en todo sistema que posea aceleración gráfica por hardware, así sea un Windows XP, una distro Linux, o Mac OS X. Pero, como la eficacia de esta aceleración puede variar enormemente de acuerdo a la calidad del hardware y sus drivers, en Opera 12 esta funcionalidad viene deshabilitada por defecto, ya que podrían existir casos en los que funcionando bajo la misma ande más lento o se cuelgue más que por software. Para habilitarlo debemos ir a la página de configuración avanzada de Opera, en particular a opera:config#UserPrefs|EnableHardwareAcceleration. Para habilitar WebGL también deberemos hacer lo mismo, yendo a opera:config#UserPrefs|EnableWebGL. En ambos casos debemos poner el valor en 1, guardar, y reiniciar Opera.

Continue reading


Jun 3 2012

Dudas Existenciales (89): Y ahora, ¿qué navegador estás usando?

Gabolonte Blasfemus

Hace casi dos semanas que sucedió un hecho al que podríamos tildar de trascendental en la historia de la informática. Por primera vez en muchos años, el Internet Explorer de Microsoft dejó de ser el navegador de escritorio dominante en la web, o al menos eso dicen. Claro, no tiene tal vez la misma resonancia de tiempo atrás, cuando la PC dominaba todo; hoy los dispositivos móviles copan el mercado y le sacaron el estrellato al escritorio, pero aún así es un hito importantísimo. Y el David que derrotó a este Goliat no es ni más ni menos que Google Chrome, algo que ya no sorprende a nadie.

¿Por qué? Si no es que nosotros mismos lo estamos usando, seguro tuvimos oportunidad de observar como mucha gente común, de esa que no conocía ni le interesaba conocer otra cosa más allá de Internet Explorer y Windows, lo tiene como su navegador de uso diario. Seguro tuvo mucho que ver la publicidad privilegiada en la página principal de búsqueda de Google y también en YouTube, o incluso que venga de regalo (dícese: Incluido como opción adicional a través de una tercera parte que generalmente lo distribuye junto con adware y/o spyware)  con la instalación de alguna aplicación gratuita, pero eso no es todo. A todo el que lo haya usado le queda claro que la rapidez que experimenta difícilmente la consiga en otro navegador. A eso le podemos sumar una interfaz totalmente minimalista, y luego extras como las extensiones, y ahora incluso aplicaciones: Chrome llega al extremo de que usando WebGL podemos llegar a vivir un fabuloso juego como AirMech desde una de sus solapas, algo antes únicamente posible a través de software dedicado exclusivamente para el sistema operativo en cuestión.

AirMech, un juego con aceleración gráfica que corre desde Google Chrome.

Continue reading