Oct 17 2011

Deshabilitar el ingreso como invitado en Ubuntu 11.10

Gabolonte Blasfemus

imageVengo dándole uso a Oneiric Ocelot, la última y reciente encarnación de Ubuntu, desde el primer día de su lanzamiento, y aunque algunas cosas se ven muy bien tuve algunas decepciones. Canonical está de a poco moldeando su producto a gusto propio, y los motivos a favor para hacerlo son varios: Diferenciación de otras distros, interfaz más simple y amigable para el usuario novato, y una mejor integración entre software y servicios del sistema con la interfaz. El problema es que desde que se comenzó con este cambio del shell estándar de Gnome por Unity, se percibe una fuerte tendencia a la sobresimplificación, que no es para nada buena. Una cosa es crear diálogos simples y limpios en la interfaz gráfica que no confundan al usuario y eviten mayormente todo lo que sea configuraciones avanzadas, pero cuando se comienzan a eliminar opciones intermedias-básicas dejando solo las más elementales ya no se trata de simplificar, sino que se corre el riesgo de restringir y entorpecer.

Por supuesto, Ubuntu sigue siendo un Linux, y todo lo que no se pueda hacer por la GUI se puede realizar desde la línea de comandos. Pero entonces, ¿a donde se fue el concepto de Linux para seres humanos si para cambiar algo trivial que cualquier otro SO permite desde su entorno gráfico es necesario recurrir a la consola?

Uno de los ejemplos que encontré en Ubuntu 11.10 sucede con la cuenta de invitado, que queda habilitada por defecto al instalar el sistema. Es indudable que se trata de una función muy útil para cuando hace falta prestarle nuestra computadora a un amigo sin temor a que acceda a nuestro contenido personal, pero también es un serio problema si no estamos interesados en esa posibilidad y estamos más preocupados por la seguridad, ya que el ingreso a un sistema como invitado puede permitir la explotación de vulnerabilidades para penetrarlo, cosa que de otra manera no hubiese sido a lo mejor posible.

Ubuntu 11.10 se diferencia de sus antecesores, entre otras cosas, en que dejó de utilizar el gestor gráfico de sesiones clásico de Gnome, GDM, cambiando a LightDM, el cual es mucho más ligero, personalizable (el diseño de la interfaz de inicio de sesión se hace en HTML) y no depende de las librerías de entornos de escritorio como Gnome en el caso de GDM. Esto es genial, pero el problema es que no se provee ninguna opción gráfica para configurarlo y de donde se pueda elegir si se quiere activar la sesión de invitado o no. Así como viene Ubuntu Oneiric por defecto, un invitado puede iniciar sesión y sólo podemos elegir como entorno de escritorio a Unity (en su versión principal o en la 2D para equipos sin aceleración gráfica por hardware), y no hay mucho que podamos hacer para cambiarlo desde la GUI. Para eso tendremos que pelar la terminal, pero es bastante fácil.

Editamos, con los derechos de superusuario correspondientes, el archivo /etc/lightdm/lightdm.conf:

sudo gedit /etc/lightdm/lightdm.conf

Al abrirlo notamos que su contenido es ínfimo, especificando tan sólo el greeter-session (la interfaz de inicio de sesión que el usuario verá) y el shell de escritorio a cargarse por defecto.

[SeatDefaults]
<br />greeter-session=unity-greeter
<br />user-session=ubuntu

Tan sólo debemos agregar al final la siguiente la línea allow-guest=false y nos quedará así:

[SeatDefaults]
<br />greeter-session=unity-greeter
<br />user-session=ubuntu
<br />allow-guest=false

Luego guardamos y la próxima vez que iniciemos sesión no volveremos a ver la opción de ingreso como invitado.


Ago 20 2011

Tener automáticamente la última versión de Mozilla Firefox y Thunderbird en Debian/Ubuntu

Gabolonte Blasfemus

Algo que molesta bastante entre quienes usamos distros derivadas de Debian, como Ubuntu en particular, es su costumbre de fijar en sus repositorios las versiones mayores de muchas aplicaciones conocidas a las más recientes disponibles al momento de liberación de cada lanzamiento. Esto es particularmente frustrante con paquetes muy populares como Firefox y Thunderbird de la Fundación Mozilla, donde por ejemplo en Natty Narwal, el Ubuntu más reciente, ya no es posible actualizar vía los repositorios estándar de Canonical a las últimas versiones de estos programas, la 6.0.

Siempre existieron formas de saltarse esto, siendo la más directa descargarse los binarios, o incluso los fuentes, compilarlos, y ejecutarlos desde el directorio de nuestro agrado. Pero la desventaja más limitante de esta solución es que deberemos ocuparnos nosotros mismos de descargar e instalar cada nueva actualización que vaya saliendo, además de decidir en qué carpeta lo colocamos, lo cual puede traernos problemas si se desea ejecutar la aplicación desde distintas cuentas de usuario. Los repositorios de software son un fenómeno increíble, posibles únicamente bajo la filosofía del software libre, por lo que la solución más elegante sería poder seguir actualizando desde los mismos. Ahí es donde los repositorios PPA de Launchpad (también de Canonical) vienen al rescate.

Para tener siempre la versión estable más reciente de Mozilla Firefox automáticamente desde el Gestor de Actualizaciones deberemos ingresar por consola:

sudo add-apt-repository ppa:mozillateam/firefox-stable
sudo apt-get update
sudo apt-get install firefox

También podemos desear jugar con la beta más nueva del navegador, en cuyo caso sería:

sudo add-apt-repository ppa:mozillateam/firefox-next
sudo apt-get update
sudo apt-get install firefox

En el caso de Thunderbird, el procedimiento es muy similar:

sudo apt-add-repository ppa:mozillateam/thunderbird-stable
sudo apt-get update
sudo apt-get install thunderbird

Luego nos falta añadir de la misma forma el soporte para nuestro lenguaje, de manera que no nos quede en inglés. Por ejemplo para dejar a nuestro Firefox en español de Argentina ponemos:

sudo apt-get install mozilla-firefox-locale-es-ar

Y en español de España:

sudo apt-get install mozilla-firefox-locale-es-es

Así podemos estar al día con los dos paquetes más populares de Mozilla sin esperar a actualizar nuestra distro; y de esta misma forma también podemos mantener las últimas versiones de otras aplicaciones populares, tan sólo buscando sus repositorios externos oficiales.

Esta vez parecía que Ubuntu no volvería a hacer de las suyas, ya que había liberado la actualización a Firefox 5.0 en sus repositorios cuando con Natty viene la 4 en el CD; pero luego se quedó ahí. Y ya no quise esperar más.


Jul 20 2011

El icono de volumen no aparece en Windows 7

Gabolonte Blasfemus

En la época de la amada y odiada en partes iguales rama 9x de Windows era normal este problema: El icono con el parlante para controlar el volumen no aparecía, y todo lo que había que hacer era entrar al apartado de sonido del Panel de Control y re-tildar (destildar y volver a tildar si era necesario) la opción que indicaba justamente que se muestre dicho parlantito en la bandeja del sistema, al lado de la hora. En Windows 7 aún molesta cada tanto algo tan bobo como que no aparezca el bendito iconito, pero con el agravante de que no existe más dicha opción fácil de encontrar que controla su presencia.

Existen básicamente dos formas de que nuestro parlantito blanco vuelva a figurar en la barra. La primera involucra que el motivo por el que dejó de estar es medio pavo, y consiste en ingresar a la opción Personalización… que reside en la vista de iconos ocultos de la bandeja del sistema.

image

Una vez ahí nos vamos a Activar o desactivar iconos del sistema y verificamos que el icono Volumen se encuentre con estado activado; asimismo, si con esto no es suficiente, podemos darle click a Restaurar comportamiento de los iconos predeterminados, lo que debería volver todo a la normalidad.

image

image

La otra solución implica que las cosas están rotas a otro nivel, el de las políticas del sistema, y se evidencia fácilmente cuando en el diálogo anterior no podemos poner en Activado dicho icono porque su control de encuentra en estado Desactivado y no nos permite cambiarlo. En este caso abrimos el Editor de directivas de grupo local, simplemente apretando la tecla Windows, escribiendo gpedit.msc y presionando Enter. Una vez en la aplicación vamos a Configuración de usuario/Plantillas administrativas/Menú Inicio y barra de tareas y ahí buscamos la propiedad Quitar icono del control de volumen, que normalmente se encuentra en estado No configurada.

image

Para asegurarnos que el icono de volumen aparezca debemos abrirla y cambiar su estado a Deshabilitada, y el icono debería reaparecer mágicamente. Tonto pero necesario.


Jun 22 2011

Boot-Repair, herramienta gráfica para reinstalar GRUB2

Gabolonte Blasfemus

imageEl mundo Linux tiene esas cosas maravillosas y al mismo tiempo otras que te hacen envejecer algunos meses. Al contrario que en Windows, es genial poder clonar un sistema Linux entero de una máquina a otra con un hardware completamente distinto (por ejemplo utilizando Clonezilla) y que de buenas a primeras al arrancar levante todo como si nada, en tanto y en cuanto la versión del kernel que tengamos ahí soporte ese hardware, algo que en el mundo Windolezco colgaría el sistema clonado si los cambios de hard son tan radicales como un chipset o controlador de disco distintos.

Lo malo son cambios tan radicales como los de GRUB, el boot manager por defecto de Ubuntu, Debian, y una buena parte de las distros Linux. Quienes estábamos acostumbrados a editar el archivo menu.lst del GRUB original para resolver cualquier problema, nos encontramos con algo totalmente diferente en GRUB2, el que ya es utilizado en las versiones más recientes de Ubuntu. A vistas generales, GRUB y GRUB2 son dos herramientas muy distintas en su funcionamiento interno. Por ende, lo que en el GRUB primigenio resolvíamos agregando o modificando mínimamente una entrada en un archivo de texto, en GRUB2 se asemeja más a editar código. De todas formas no hace falta llegar a tales extremos para reinstalar o restaurar GRUB2 en un sistema al que le hayamos copiado un Linux, existen tutoriales bastante fáciles de seguir que permiten, desde un live CD como el de Ubuntu, recuperar GRUB y GRUB2 completamente.

El problema viene cuando no estamos tratando de reinstalarlo en un disco con las mismas particiones y sistemas operativos que se tenían originalmente, sino otros. En particular recientemente tenía la necesidad de copiar el Ubuntu que ya tenía actualizado y personalizado a mi gusto a otro equipo para ahorrarme la pérdida de tiempo y la molestia de instalar todo nuevamente desde cero, pero el nuevo equipo tenía tan sólo un Windows 7, mientras que en el anterior había un sistema más y el orden y asignación de las particiones era muy distinto. Dicho así, una vez copiada la partición Ext4 de este Ubuntu 11.04, luego ajustada mediante Gparted para hacerle lugar a una partición de swap, y finalmente ejecutado el proceso de recuperación de GRUB2, me encontré al arrancar el sistema con el menú original de la otra máquina, en donde figuraba un OS que en el equipo actual no poseía, y donde la opción para arrancar Windows 7 no funcionaba.

Estoy seguro que debe existir una opción por línea de comandos mucho más sencilla para permitir que GRUB2 re-escanee las particiones de un disco y cree desde cero las entradas originales de su menú para arrancar cada uno de los SOs que encuentre, exactamente igual que como hace al momento inicial de instalar una distro Linux como Ubuntu, pero antes de llegar a conocerla me topé con la hermosa sencillez de Boot-Repair. Se trata precisamente de una aplicación que podemos correr desde el entorno gráfico de Linux para realizar las reparaciones más comunes en un sistema en todo lo que a GRUB2 concierne. Todo es accesible mediante opciones gráficas bastante fáciles de entender en tanto y en cuanto tengamos una mínima idea de la asignación de discos en Linux.

image

Desde Boot-Repair podemos fácilmente volver a detectar todos los sistemas operativos de un disco y reinstalar GRUB2 con las entradas correctas en su menú de arranque.

image

Para instalarlo en Ubuntu lo más fácil es recurrir a sus repositorios PPA. En la consola deberemos ingresar:

sudo add-apt-repository ppa:yannubuntu/boot-repair

sudo apt-get update && sudo apt-get install boot-repair-ubuntu

Los paquetes PPA funcionan para las versiones 10.04, 10.10 y 11.04 de Ubuntu y sus derivados. En otros casos será necesario entrar en la molestia de bajar los fuentes y compilarlos. Posiblemente no nos servirá para todos los casos, pero nos sacará las papas del fuego rápidamente en los más recurrentes.


Jun 2 2011

De la palma al escritorio

Gabolonte Blasfemus

Ayer Microsoft dio a conocer el nuevo aspecto que tendrá el aún en pañales Windows 8, y queda claro que lo que están haciendo es profundizar aún más en Metro UI, esa interfaz limpia, sobria y a la vez atractiva que nació en las entrañas de los Zune y está floreciendo en los Windows Phone 7.

Sinceramente, no tengo recuerdo de que esto alguna vez haya pasado antes. Si nos ponemos a pensar un poco, es la primera vez que en MS cambia la dirección de la influencia. En su antiguo Windows Mobile, la UI no era más que un reflejo simplificado de lo que se obtenía en ese momento con el Windows de escritorio más reciente. Hoy podemos ver lo contrario: El nuevo Windows no sólo va estar pensado para correr en dispositivos móviles como tablets, sino que hace un gran énfasis en el manejo mediante pantalla táctil, tratando de tomar lo mejor del look&feel de los actuales Windows Phone 7. ¿Un signo de estos tiempos?

WP7-2-W8

Con la supuesta muerte anunciada de las netbooks a mano de las tablets, no resulta extraño que en Redmond se están planteando más que nunca el viejo adagio de renovarse o morir. Si las tablets son lo que hoy en día hace mojar a gurús y gurusitos, entonces a tabletizar Windows se ha dicho.

Lo que yo pienso, desde mi humilde opinión que con el paso de los años, lo admito, posiblemente comience a verse más dinosaurística, es que existe una buena cantidad de cosas para las que una tablet no es el gadget ideal, y una PC lo sigue siendo. Puede que eso en un futuro cambie, seguramente mejorarán en varios aspectos; pero hoy, la tablet es solo una comodidad en el mejor de los casos, y un lujo de ostentosos en el peor. En muchos aspectos vamos a seguir necesitando un teclado físico, vamos a necesitar compatibilidad, y vamos a desear una plataforma de hardware abierta que no nos ate al fabricante del equipo para instalar actualizaciones. A falta de un mejor término, digo que no estaría mal intelizar las tablets, y quizá también los smartphones.