Mar 30 2008

Dudas Existenciales (30)

Gabolonte Blasfemus

image Algo que jamás voy a terminar de comprender es lo que sucede por la cabeza de algunas personas cuando utilizan el equipo informático de la empresa que los emplea, siendo estos, por ende, no de su propiedad.

Hace tiempo que sé de alguien que se consume un gran porcentaje del ancho de banda del lugar donde trabaja en descargar archivos con nombres como wandapete.avi y similares con gran afición, y esto, mientras que de por sí no planteaba un problema real y tangible en el desempeño informático de la oficina, me preocupaba de sobremanera, principalmente cuando sí había algún problema relacionado con la performance de la red que tenía que revisar, ya que es un lugar donde existen muchas comunicaciones que tienen que darse siempre de una manera rápida e ininterrumpida. El tiempo pasaba y yo francamente no tenía tiempo para ponerme a lidiar con esta pequeña molestia que saltaba a la luz cada vez revisaba el tráfico general del router o la máquina de este engendro en cuestión, pero sabia que tarde o temprano algo debía hacerse.

Continue reading


Mar 30 2008

Los gremlins informáticos acechan

Gabolonte Blasfemus

image Hoy tuve un día donde se sucedieron al menos dos problemas sin explicación lógica alguna. Cuando llegué al curso que vengo haciendo y conecto mi pen drive en la PC que uso, Windows me decía una y otra vez cuando quería accederlo que no tenía formato, ofreciéndose a dárselo. En ese pen drive vengo guardando todo el código fuente que tipeo en el curso más los apuntes que van como comentarios, con lo cual que de repente el sistema diga que no tenía formato la unidad era algo que me preocupaba. Afortunadamente me olvidaba mencionar que el pen drive que utilizo para este menester es en realidad un mini lector de tarjetas SD con su respectiva tarjeta insertada, por lo que mi problema se solucionó al realizar el primer paso que la lógica me dictaba: Retirar y volver a colocar la misma. Así funcionó y respiré aliviado; pero, cómo pudo suceder con una tarjeta perfectamente encajada, que no hace jueguito ni nadie más la tocó?

Continue reading


Feb 11 2008

Dudas Existenciales (23)

Gabolonte Blasfemus

image Aunque con un día de retraso, no quería dejar de cumplir con este espacio semanal para la reflexión que seguramente solo me interesa a mí Winking. Y casualmente el tema que tengo ganas de tocar hoy tiene algo que ver con esa demora, y mi duda en sí se resume básicamente en estas preguntas: ¿El prototipo de blogger es básicamente alguien soltero y sin compromisos? ¿Es requisito no tener vida para escribir un weblog nutrido e interesante?

No es ningún secreto que la mayoría de los que eligen mantener un sitio de este tipo, ya sea por orientación profesional o pura diversión, son en general gente joven, que está en sus veintes o por llegar a ellos, y por ende son muy raros los casos de personas de ese rango de edades que ya tengan formada una familia. Es cierto que también hay casos de bloggers muy exitosos y padres de familia al mismo tiempo, pero bueno, superdotados hay en todos los rubros.

Continue reading


Ene 7 2008

Dudas Existenciales (18)

Gabolonte Blasfemus

Un domingo de Reyes que pasó, y uno de tantos días del año en el que sucede lo que me motiva a escribir esta noche.

La duda que tiene en vilo a mi alma es: ¿Cuál es el desconocido proceso que sucede entre los roles de padre y abuelo que produce que estos últimos carezcan de todo sentido común para con sus nietos? Y no me refiero solamente a los típicos consentimientos de darles a escondidas la golosina que los padres le niegan y otros tipos de indulgencias, si no directamente a comportamientos que pueden suponer un verdadero peligro para el infante.

Me refiero más precisamente a lo que sucede por estas fechas, donde los entusiasmados abuelitos colman de presentes a los hijos de sus hijos, y donde precisamente la falta de sentido común mencionada hace que les regalen juguetes no aptos para estos, ya sea por su pésima calidad y/o por no ser adecuados para su edad. Eso fue lo que pasó este domingo de Reyes con mi querido vástago que aún no llega a los 24 meses, al cual sus abuelos maternos no tuvieron mejor idea que regalarle una estación de servicio de juguete que sólo tiene sentido para niños de más de 3 o 4 años. El resultado fue obvio: Carteles y accesorios de la estación arrancados por el beneficiario del presente, y representando todo un riesgo para él de esta forma al ser en su gran mayoría piezas con puntas y varillas; todo esto ante los retos iracundos de la abuela regalona que intentaba hacerle entender que no debía hacerlo, que esos adornos estaban pensados para quedarse ahí y ser pasivamente apreciados mientras se hacía bajar por la rampa a los autitos que, dicho sea de paso, no lo hacían.

Esta no es la primera vez que esto sucede, pero sí una de las que más me dejaron pensando al respecto. Es increíble el índice de deshaciertos de estos abuelos en particular. Tal vez no sean así la mayoría, pero algo me dice que sí.

¿Será como pienso?

BTW, estoy haciendo este post desde moBlog no funcionó, esa aplicación prometía demasiado…


Dic 12 2007

"Atención" al Cliente

Gabolonte Blasfemus

image Por una de esas rebuscadas vicisitudes de la vida por estos días tuve que visitar las oficinas comerciales de Timofónica, esas que están en el centro sobre la Avenida Corrientes, como una suerte de recurso final, luego de ya meses que llevo dando vueltas por teléfono con una traba tecnológica y burocrática por parte de esta empresa. Afortunadamente, y luego de arduas idas y venidas, mi problema (aparentemente, aún no quiero cantar victoria), fue solucionado por unas chicas de atención al cliente a las que les estoy muy agradecido, más allá de que se trataba de un problema que era responsabilidad de la empresa arreglar y de todo lo que me pasearon. Pero aún así no puedo evitar compartir con ustedes un episodio que aconteció mientras me hacían esperar, que de todas formas no involucra a las chicas que a mí me atendieron, sino a otras.

Entre todos los pobres clientes que llegan ahí ya descolocados y pidiendo a gritos una solución y que un responsable de la cara, había un flaco medio aparato el que, por lo que pude escuchar, tenía un problema no tan grave pero molesto: Le mandaron una factura donde el monto a pagar era $10 menos que lo que realmente debía abonar; aparentemente ni siquiera era una deuda a su nombre, sino (por lo que llegué a entender, no estoy seguro) del dueño anterior de la línea. Por lo cebado del tipo me imaginé que ya lo habrían paseado de lo lindo desde el 112 (tal cual como me hicieron a mí). La mina que le tocó atenderlo le salía con que había un acuerdo de no se que poronga y el flaco se ponía más loco todavía contestándole que un acuerdo se hace entre dos personas y que con él no hicieron ninguno. Finalmente saca diez pesos del bolsillo y le explica que él no piensa hacer toda esa cola (la cola para pagar en las cajas que era larguísima) para pagar $10, y que se los daba a ella, a lo que obviamente la empleada le contesta que ella no es cajera y que no puede cobrarle. Entonces el tipo le deja el billete y se va luego de ponerse más loco y quejarse un rato más. Acto seguido le piden a un empleado de seguridad que guarde el billete por si "el pelotudo este vuelve" (palabras de unas de las empleadas) mientras otros empleados del edificio les decían que compren con esa plata un kilo de helado o una gaseosa. A eso responde una de las chicas diciendo que "con diez pesos no comprás ni un kilo de helado" y otra más remata recalcando lo mismo y agregando que "encima era un rata", mientras se le escapaba una sonrisa.

Visto esto, y más allá de ciertos comentarios desubicados que tuvo este usuario que era evidente que fueron producto de la misma frustración que sentimos todos con estas empresas, no pude evitar sentir como con esa actitud estas empleadas ya no eran las víctimas de la empresa déspota que les paga un magro sueldo para servir de escudo humano entre esta y los clientes que estafan, sino que las hacía ingresar en la imagecategoría de cómplices, que no solo no se preocupan por las claras injusticias que se ven ahí con estar un rato haciendo la fila de atención al cliente, sino que encima se ríen de los afectados, o sea nosotros, los clientes.

De verdad en algún momento esto tiene que cambiar. Las compañías de teléfonos se privatizaron hace más de 10 años en este país pero todavía existen adentro empleados que se manejan de la misma forma que la típica empleada pública tan bien parodiada por Antonio Gasalla.