Ago 24 2008

Una máxima de la seguridad

Gabolonte Blasfemus

“Los sistemas y las políticas a prueba de tontos existen, el problema es que cuando se aplican los tontos se quejan tan alto que al final terminan causando más problemas que los virus.”

Recién estuve por decirle algo así, luego de intentar explicarle que no hay navegador que impida que el usuario se baje cualquier cosa y haga percha la máquina, a alguien que, después de que su familia volviera a inutilizar por enésima vez la PC con malware, me dijo: “No queremos más el OPERA de 11 MB porque ya los hackers lo tienen tanto co-
mo el Explorer para mandar virus y demás.”

Al final no se lo dije porque mi bienestar económico correría peligro, pero parece que yo y miles de expertos estábamos terriblemente equivocados. 😉


Jul 31 2008

Quiero una nueva contraseña

Gabolonte Blasfemus

image Ocurrido hoy.

Luser: Hola Gabolonte, viste la contraseña que yo uso para entrar en la máquina? Yo tengo de usuario piripipiripi y de contraseña me dejaste piripipiripi, y es como que cualquiera lo puede adivinar y meterse…

Gabolonte: Querés que te la cambie? Querés algo fácil o difícil?

Luser: Sí, podría ser mi número de documento…

Gabolonte: Y en la oficina nadie lo sabe tu DNI?

Luser: Sí, en la oficina si quieren lo pueden tener…

Gabolonte: Entonces mejor pensemos en otra cosa. Ahora entro a tu máquina y te pongo una nueva que invento en el momento y te la mando por mail.

Luser: Bueno.

Gabolonte: Ya está, ahora te abro el correo para que veas el mail que te mandé con la contraseña nueva. (señalándosela con el puntero del mouse) La vez?, es esta…

Luser: piripopiripo?

Gabolonte: Si la decís en voz alta no va a funcionar…

Luser: Ah, sí…


Jul 31 2008

Finalmente he caído

Gabolonte Blasfemus

image Cedí a la tentación de la carne y finalmente me creé mi cuenta de Twitter, la no sé qué tanto voy a actualizar o usar, pero ahí está. Por lo pronto me pareció divertido que el primer twitt sea desde TinyTwitter, un vistoso cliente para Pocket PC. Lo que noto es que tiene problemas para mostrar los mismos caracteres especiales que envía, punto en contra!


Jul 27 2008

El camino del guerrero

Gabolonte Blasfemus

image Suelo ser un muy selectivo consumidor de animación japonesa, y algo que veo que muchas veces es ingrediente de un buen manga o anime es esa dosis épica que le suelen dar a las historias, si éstas lo ameritan claro. En lo que estaba pensando, particularmente, es en esas historias donde el protagonista comienza desde un punto de partida de su vida en cierta profesión/carrera/ocupación/lo-que-sea-que-sea-el-centro-de-la-historia, donde, a medida que va avanzando va mejorando y enfrentando nuevos retos cada vez más difíciles. Un buen ejemplo de esto es Saint Seiya (Caballeros del Zodíaco), donde el protagonista, Seiya, recorre un largo trecho desde ser un pobre huérfano hasta convertirse en uno de los Santos (Caballeros en el doblaje español, para evitar controversias con lo que el cristianismo entiende por ese término) más poderosos de la diosa Atena. Algo común que en este tipo de argumentos sucede es que, en el principio, la percepción de la realidad que atañe al universo específico del personaje principal es muy limitada. Por ejemplo, cuando recién comenzaba la historia de Seiya, éste creía que había llegado a lo máximo de su vida, ser un caballero, con poderes impensables para un ser humano normal, y una armadura (Cloth en la historia original) que lo hacía prácticamente invulnerable a todo. Pasa un tiempo hasta que descubre que había llegado no al final, sino más bien al comienzo de su jornada, ya que el grado de caballero que tanto esfuerzo y sacrificio le costó conseguir, era ni más ni menos que el peldaño más bajo dentro de la jerarquía del Santuario. Repentinamente, un mágico velo argumental se corre, el árbol que impedía ver el bosque desaparece, y Seiya descubre que él tan sólo era un caballero de bronce (el material del que también era su armadura, de ahí el nombre), y que el destino lo iba a llevar a enfrentarse con los inmensamente más poderosos caballeros de plata; y más tarde, cuando ya diera por hecho que estos constituían el techo al cual llegar y se hubiese acostumbrado a lidiar con ellos, debería verse con los terribles caballeros dorados, cada uno con habilidades exponencialmente superiores comparados con los anteriores.

Continue reading


May 31 2008

Recuperar password de carpetas personales de Microsoft Outlook

Gabolonte Blasfemus

image La gente de LifeHacker rescató del olvido a una de esas aplicaciones que recuperan contraseñas de archivos PST de Microsoft Outlook, en este caso a PstPassword, y yo no pude evitar ponerme nostálgico. Me acordé de una jefa de sistemas que conocía que era una especie de Bela Talbot de Supernatural, por lo buena que estaba y por lo garca que era, que tenía entre muchas de sus paranoicas costumbres la de ponerle contraseña al PST de su Outlook y a los de otras amebas importantes dentro de la empresa. Me acuerdo que cuando conseguí un CD lleno de herramientas de todo tipo, entre las cuales figuraba una aplicación similar a la mencionada, su PST fue el primero en venir a mi mente para poder probarla; culpa suya por tener la pieza faltante que necesitaba para mi test.

El caso es que el cifrado de estos archivos PST es muy liviano, tanto que incluso pueden ser abiertos no sólo por la contraseña original, sino por otras que dan como resultado el mismo hash al procesarlas. Y en esto PstPassword brinda una ventaja, ya que no obtiene una clave, sino 3 para un PST dado, maximizando las probabilidades de que entre estas 3 esté la clave original que el usuario puede también estar usando en otros sistemas y cuentas.

¿Y que pasó con la dueña del PST cifrado? Como buena Bela que es continuó en su carrera embaucadora y ahora es gerente de sistemas de un importante hotel de la zona de Retiro. Pobrecitos.