Feb 11 2009

Mis corbatas trekker

Gabolonte Blasfemus

A pedido de Cecilia, que a raíz del comentario que dejé en su post sobre corbatas geek me preguntó si tenía fotos, acá van unas fotos de mis corbatas de Star Trek que usé durante muchos años en mi trabajo:

Mis corbatas trekker 1

Continue reading


Ene 23 2009

Vacaciones? Puede ser…

Gabolonte Blasfemus

image Por si no lo notaron, el nivel de posts decreció bastante en Geekotic. No se asusten (o mejor dicho no se sientan aliviados) porque no significa que lo esté dejando ni mucho menos. Podría decir que me estoy “tomando vacaciones” y que estoy haciendo todo más relajado, pero no sé hasta que punto es realmente eso. Lo que creo es que influyó bastante el desajuste de tiempos que me provocó el comenzar a darle más pelota a Twitter (seguro nunca escucharon esto antes), evidentemente soy muy 1.0 como para funcionar bien dándole pelota, todo al mismo tiempo, a Twitter, FriendFeed, Blip.fm, y todo curro 2.0 que vaya saliendo. También hizo lo suyo la llegada de la netbook, la cual pensé que iba a mejorar bastante mi productividad, y casi es lo contrario, pero por cuestiones bastante ajenas al equipo, como mala señal del servicio 3G en donde la uso y otros temas más personales referentes a los espacios.

También me estoy volviendo a replantear el tipo de contenido que quiero ver en Geekotic. Por un lado me gusta rescatar y destacar, más para referencia personal que otra cosa, muchas aplicaciones y sitios que descubro gracias al resto de la bobósfera, pero el efecto colateral de eso es que este weblog se vuelva un espacio de refritos, más si entre todo esto no me queda tiempo ni ganas como para generar mis propias temáticas.

Continue reading


Dic 11 2008

(Casi) Un día con Ubuntu

Gabolonte Blasfemus

image Pasó de casualidad. Ayer estaba levantando un firewall y como quería que el certificado del servidor SSH quedara almacenado tanto el cliente que uso en Windows como en el de Linux, luego de hacer lo propio con el primero arranqué en Ubuntu y me dispuse a conectarme desde ahí. Y ya llegado a ese punto, y como tenía que esperar a ver si todo andaba bien y no surgían problemas, empecé a chequear correos, FaceBook, conectarme a MSN, mientras al mismo tiempo monitoreaba las conexiones y la CPU del equipo remoto. Y se me ocurrió hacer un poco el experimento que a veces me daban ganas de hacer, tratar de pasar un día sin usar Windows. Ya sé que cualquiera puede para lo básico, pero siendo yo tan dependiente de ciertas aplicaciones exclusivas de la windola, siempre pienso que no podría hacer ese switch definitivo. Y es así como me surgió ese cliché del experimento Linux, lo cual me llevó a otros clichés como el de mostrarle bananescamente el cubito de Compiz a un usuario que nunca vio otra cosa que no sea Win (sin contar Vista), mientras Gabriel me decía "trolo, en media hora volvés a Windows".

Dejando de lado esos arranques indignos, estuve una mañana entera usando Ubuntu y realmente me dio la sensación de que si por algún motivo tuviese que no tocar nunca más Windows, llámese que MS fundió (difícil), que te manden un equipo SWAT a tu casa si creen que tenés un Win trucho, o simplemente por visceral rechazo a la compañía, realmente no lo extrañaría mucho. Aunque claro, me abstuve a usar Gnome para navegar archivos, prescindiendo del poder y la potencia de Total Commander; toda una agonía, debería existir algo parecido para Linux. Pero sí experimenté que anda perfecto RAdmin a través de Wine, y que me podía arreglar con el cliente de escritorio remoto que viene en Ubuntu. Pero no todo fue sin poblemas: La primera vez que bootié en Ubuntu, mágicamente no me reconocía el adaptador Wi-Fi, por lo que tuve que reinstalar el driver antes de poder conectarme desde una red inalámbrica.

Creo que voy a ir repitiendo este experimento seguido a ver con que escollos me voy topando.


Nov 4 2008

3 años

Gabolonte Blasfemus

image Puede sonar un poco a cliché, pero hace 3 años y un mes lo último que yo tenía ganas de hacer era tener un blog. Ya para ese momento el tema me parecía gastado, completamente dominado por sus pioneros, y veía como todos los días aparecía alguien nuevo al que se le prendió la lamparita de tener uno; y ya en respuesta a ese desgaste existían sitios anti-blogs, con sátiras como el del fotolog donde el muchacho posteaba la foto del resultado fecal de cada una de sus comidas. Pero a pesar de todo esto, hace 3 años me animé, y fue gracias a Opera, que me dio la excusa perfecta: Hacía poco tiempo de la presencia de Opera Mini, y recientemente inauguraban novedosas formas de postear texto e imágenes desde el móvil en el servicio de weblogs que posee Opera Comunity. Al principio no tenía la más remota idea de que me podía interesar escribir, nunca fui alguien que escribiese algo personal en lo absoluto, pero poco a poco empecé a jugar el juego, bajo el amparo del ilusorio anonimato de alguien a quien no lo iban a leer más que un par de amigos, pero con la última premisa de divertirse, y escribir sin reglas ni restricciones sobre lo que le importaba o sucedía.

Muchas cosas pasaron desde ese momento, algunas gratas, otras no tanto, y alguna que otra que en su momento me preocuparon y ahora me dan mucha risa. Llegó un momento en el que que mi weblog alojado en My Opera ya no me daba todo lo que en ese momento demandaba, y tuve que plantearme migrar; sin conocimientos de PHP ni ganas de hacer un curso intensivo ni pagar un hosting por aquel tiempo, la mejor opción me resultó crear mi nuevo weblog en WordPress.com, y así nacía Geekotic. Un tiempo más tarde, también comenzaría a sentir que una cuenta en el servidor de otro, con sus límites y restricciones, también me estaba quedando chico, e hice el salto casi natural a un WordPress propio en un hosting pago, lo que me permitió comenzar a jugar con PHP y con la inmensa cantidad de plugins que posee WP.

Y así llegamos hasta acá, donde aún tengo algunos problemas con eso de decir que soy un “blogger” o que “tengo un weblog”, y donde, a pesar de que me sigue gustando hacerlo, me molesta pensar que soy metido en esa misma bolsa de gatos, llena de bandas y grupetes que se creen los masters of the universe, y en muchos casos liderada por los más-capitos, que es la blogósfera hispana. Pero sigue siendo divertido. Big Grin


Sep 3 2008

Cómo uso Twitter

Gabolonte Blasfemus

image Tal vez por viejo, o como se dice de forma diplomática en la bobósfera, ser un inmigrante digital, hay aplicaciones web como el caso de Twitter a las que nunca voy a terminar de encontrarles la gracia; al menos para lo que originalmente fueron creadas. En el caso de mi cuenta de Twitter, descubrí que casi no la uso para el famoso What are you doing? que reza el sitio, sino como un tras bambalinas en sí de Geekotic y de algunas cosas mías. Si se me ocurre alguna estupidez, y es corta y amerita, la digo por ahí. Si tan sólo quiero linkear algo que no da para sentarse a escribir un post para el blog, también.

Los dispositivos desde los cuales lo uso también condicionan de alguna forma, brindando mayor o menos comodidad para hacerlo. Si estoy desde una PC mía, seguro será desde el Twitter Opera widget, que resulta muy práctico si por supuesto usamos todo el tiempo a este navegador. En los dispositivos móviles, supuestamente una de las mayores ventajas a la hora de twittear, tengo algunas idas y venidas, ya que el tema de hacerlo vía sms por acá está más que difícil, pero mayormente estoy usando TinyTwitter, ya sea en la versión J2ME para el celular o en la versión para Pocket PC en mi PDA. En la primera no me termino de acostumbrar y me resulta molesta, en cambio con la versión para Pocket PC es otra cosa. También jugué con Twitula, exclusivo para Pocket PC, pero que se cuelga demasiado.

Puesto en otras palabras, más que para contar qué hago, mi cuenta de Twitter es una extensión de Geekotic, sólo para fanáticos y/o enfermos mentales. Big Grin