Ene 6 2013

Dudas Existenciales (92): ¿Vale la pena comprar en una tienda de aplicaciones?

Gabolonte Blasfemus

Siendo de este lado del ombligo tercermundista, hay ciertas cosas que uno se las piensa bien y varias veces. Una de ellas, al menos para mí, es comprar en una tienda de aplicaciones. Claro, primero hay que poder; no todo el mundo en este bendito país está en condiciones financieras y crediticias de realizar una transacción electrónica con una multinacional de la tecnología. Pero una vez resuelto si podemos llega la gran pregunta: ¿Debemos?

¿Tiene sentido invertir en la compra de una aplicación a través de una tienda, sabiendo que debido a su sistema de seguridad no es realmente nuestra?

geek_hugCuando yo compraba hace 10 años una aplicación para Windows que venía en un CD, se podía decir que esa copia de software era realmente mía: Mi única traba para instalarla cuando y donde yo quisiera era el número de serie que me otorgaban al comprarla y la posible activación online con el mismo. Tal vez no podría instalarlo en 5 equipos simultáneamente, pero sabía que al menos, si no había ningún problema de compatibilidad de por medio, podía volver a instalarlo 10 años más tarde.

Con las tiendas de aplicaciones esa ilusión de eternidad de esfuma. Sí, en Android por ejemplo, si compro una aplicación puedo instalarla sin pagar nada más en todo dispositivo que asocie con mi cuenta de Google, pero… ¿tengo algún tipo de garantía que dentro de 5 años podré volver a hacerlo? Algo especialmente preocupante con aquellos juegos que  una vez instalados, y al ejecutarlos por primera vez, descargan por su cuenta los varios cientos de megabytes que necesitan para funcionar. Esos archivos, ¿seguirán disponibles para descarga cuando el juego sea obsoleto?

En Windows Mobile no existió el concepto de la tienda hasta recién en el final de sus días, cuando Microsoft intentaba con parches injertarle lo que podía de la receta exitosa del recién llegado iPhone. Entonces, un usuario de Windows Mobile promedio se procuraba su software descargando el archivo de instalación .cab, o el ejecutable para instalar a través de Windows y ActiveSync, y si era lo suficientemente precavido y prolijo se los iba guardando para futuros usos. Yo fui uno de ellos y si hoy necesitara, por la razón que fuere, reutilizar mi viejo teléfono con WinMo desde cero, podría instalarle cada una de las aplicaciones que en su momento tuvo. Seguro, estarían completamente desactualizadas (como la misma plataforma) pero, a menos que se trate de clientes de servicios online, serían tan funcionales como el primer día. El software sigue siendo mío con el paso del tiempo.

En una tienda de aplicaciones, en cambio, y por razones de seguridad obvias para combatir la piratería, no existe forma posible, al menos legal y que no requiera algún tipo de hacking, de quedarnos con el instalador de la aplicación para un posterior reuso. Toda futura reinstalación tiene que volver a realizarse a través de la tienda, y únicamente mientras se cuente con su beneplácito y aprobación.

De todas formas, la realidad es, más allá de la pregunta del título, que no contamos con una opción: Salvo en los casos donde se trata de software gratuito y el desarrollador pone a su disposición el instalador para su descarga directa (paralelamente a si pone o no la aplicación disponible desde la tienda) en el resto de los casos no nos queda otra que jugarnos y pagar; o recurrir al soft crackeado y todos sus problemas de ética, legalidad, disponibilidad, estabilidad y seguridad. Y eso, claro, si hablamos de una plataforma como Android donde Google y sus OEMs son tan buenos que al menos nos permiten instalar aplicaciones por fuera de la tienda; no como le sucede a todo usuario de un dispositivo iOS que, a menos que se arriesgue al jailbreaking, está encadenado a instalar únicamente software desde el Apple Store.

Yo antes era completamente reacio a desembolsar algo en una tienda de aplicaciones, pero con el tiempo y al ver el potencial y futuro de Android me terminé animando, pero solo con aquellas que no significaran un gasto muy grande o que estuviesen en oferta con alguna rebaja importante. Aún así me lo sigo pensando muy bien cada vez que aparece algo interesante.

Y vos, ¿cómo te llevás con tu tienda de aplicaciones?

 


Jul 10 2011

Windows Mobile y el tiro final de Microsoft en su frente

Gabolonte Blasfemus

imageComo un comatoso del que ya no se espera ni remotamente mejora alguna, Microsoft finalmente da un tirón del cable al endeble soporte de vida que al menos de su parte venía dando al obsoleto Windows Mobile con su servicio de backups en línea My Phone y su tienda de aplicaciones Windows Marketplace for Mobile. Sí, ese Windows Mobile que Microsoft prometía no matar y en cambio destinar a otros mercados; no es que no haya dejado de sorprenderme desde hace mucho esta clase de mentipromesas piadosas, pero vale la pena recordarlo por si el futuro de Windows Phone 7 sigue siendo tan sombrío como el de ahora.

La semana pasada, al igual que tantos otros usuarios que alguna vez se registraron al servicio de My Phone, recibí un mail de Microsoft comunicando que el servicio My Phone va a dejar de sincronizar datos con teléfonos Windows Mobile para el próximo 7 de agosto. Irónicamente recibí este aviso de cierre un día después de haber recibido otro en el que se me advertía que suspenderían mi cuenta por no registrarse conexión por un largo tiempo porque, por cierto, hace seis meses presentía este tipo de agonía desde hacía mucho y, muy a pesar de las satisfacciones que me había dado WinMo, decidía cambiar mi anterior teléfono por uno con Android, el cual aún siendo de Motorola, uno de los peores fabricantes de smartphones Android en la actualidad, sigue obviamente teniendo mucho más futuro que cualquiera con Windows Mobile 6.x.

imageEsta desagradable noticia se suma a las otras relacionadas al servicio de Windows Marketplace for Mobile, esa tiendita de aplicaciones que Microsoft le había creado a WinMo cuando despertó (tarde, claro) que tener una tienda de aplicaciones era re-in. En lo relativo a la misma, a partir de este 15 de Julio no aceptará más aplicaciones nuevas ni actualizaciones de las ya listadas, así como tampoco modificaciones en los precios o cualquier otro tipo de información; en pocas palabras la tienda de aplicaciones de Windows Mobile de Microsoft queda congelada. Tampoco va a estar más disponible su versión web, todo lo que quedará será el acceso desde la aplicación de Windows Mobile para que los tristes usuarios que aún utilicen el servicio puedan descargar y seguir comprando las mismas aplicaciones que jamás serán actualizadas, al menos en esta tienda, lo cual me hace estar seguro de que no se verán muchas transacciones al respecto. Afortunadamente quien desee seguir usando WinMo muy a pesar de la bajada de pulgar de sus creadores puede seguir usando otra tienda de aplicaciones que al menos de momento sigue con muchas más posibilidades de incluir nuevos desarrollos y actualizaciones: La nuevamente renombrada O!market de freewarepocketpc.net.

En el caso de My Phone, aunque deje de procesar sincronizaciones con los smartphones, los datos almacenados podrán accederse y descargarse hasta el 6 de Octubre de este año, fecha a partir de la cual ya no se encontrará más disponible el acceso al servicio vía su sitio web. Quienes por algún motivo no hayan descargado su información pasada esta fecha y la necesiten cuentan con dos opciones:

  1. Microsoft automáticamente comenzará a migrar a partir del 7 de Agosto una parte de la información almacenada en My Phone a su servicio Windows Live SkyDrive, al cual podrá accederse utilizando las mismas credenciales de Windows Live con las que se estaba registrado en el servicio de My Phone. Lo malo de esto es que sólo se migrarán los contactos en un archivo en formato CSV, los eventos del calendario en formato ICS, mensajes SMS en formato TXT, y fotos que fueran almacenadas en los formatos jpg, jpeg, gif, png, tif, fit, wbmp, bmp, opl, ota o n3a. Si por algún motivo esto no nos funciona, o necesitamos recuperar documentos, favoritos, música, videos o cualquier otro tipo de información no contemplada en esta migración luego del mencionado 6 de octubre de 2011, deberemos poder recurrir a la segunda opción que es:
  2. Pedir a Microsoft que nos entregue todos nuestros datos en un CD o DVD. Hasta el 5 de octubre de 2012, o sea durante un año a partir de que ya no pueda accederse a los datos vía la web de My Phone, Microsoft ofrecerá al usuario que lo solicite toda la información de su cuenta en My Phone en un soporte físico como un CD o DVD. Este trámite podrá realizarse a través del sitio de Soporte de Microsoft. Lo que me preocupa de esta facilidad es la disponibilidad de la misma en cada país y sus zonas; tampoco se hace mención a costos o plazos y lugares de entrega, por lo que si llegaron hasta este punto sólo les puedo desear buena suerte.

Es triste ver como jubilan de prepo una plataforma que aunque añeja aún tiene mucho para dar, todo en nombre de las ganancias. Yo prometo usarte cada tanto WinMo, al menos mientras mis gadgets que te tienen respondan.


Mar 10 2011

Migrar de Windows Mobile a Android (5): Control de conexión de datos, almacenamiento

Gabolonte Blasfemus

En esta oportunidad vamos a indagar en dos facetas donde estas dos plataformas se diferencian bastante: El manejo de las conexiones de datos por la red celular y la asignación de almacenamiento para el usuario.

Manejo de conexiones de datos

screenshot_9Windows Mobile tiene unos diálogos de configuración de conexiones de datos que podemos calificar cuando menos de engorrosos, pero una vez saltado este obstáculo contamos con un funcionamiento impecable en ese sentido. Si dejamos configurada por defecto la conexión de datos, esta se inicia automáticamente cada vez que una aplicación lo requiere, y hasta es posible configurar el tiempo de espera de desconexión por inactividad así como también deshabilitar fácilmente su marcado automático gracias a poderosas herramientas como Dial-up Enabler/Disabler. Y esto funciona más que bien, utilizando la conexión de datos de nuestro operador de una forma controlable, como obligatoriamente se necesitaba hacer antes de la banda ancha móvil y las tarifas planas, ya que a menos que tuviésemos configurado push mail, el teléfono sólo se conecta cuando alguna aplicación lo requiere, y luego se desconecta.

En el droide la cosa cambia, desde el vamos es evidente que Android está pensado como un sistema (almost)all-time-online. Y suena más que lógico, viniendo de una corporación cuyo mayor fuerte es la nube y la publicidad online. Desde que se inicia hasta que se apaga, un teléfono Android hará uso casi constante de la conexión a Internet de la que disponga, por lo que en todo momento que no lo tengamos conectado a un hotspot Wi-Fi estará utilizando la conexión  de datos de la red celular de nuestro operador. Esto desde ya repercute nefastamente, tanto en la duración de la batería como en el consumo de tráfico si no contamos con un plan ilimitado. La ventaja por otra parte es que se vive en constante e inmediata sincronización con todas las aplicaciones y servicios, aunque el precio es algo alto y dudo que muchos estemos dispuestos a pagarlo. Lo malo es que para controlar esta canilla Android no nos provee demasiadas alternativas incluidas; todo parece estar pensado para que nos resignemos a que nuestro móvil viva conectado a la red, lo cual sumado a las aplicaciones que nunca mueren se convierte en el combo anti-privacidad ideal.

Si queremos mitigar un poco esto, hasta antes de la llegada de Froyo Android nos dejaba sólo las siguientes opciones:

  1. Configurar el rendimiento de la batería en el modo máximo economizador, con lo que se supone que nuestro droide pasará más tiempo desconectado de la red, al menos mientras esté en stand-by y no lo estemos usado.
  2. Cambiar en la configuración de Redes inalám. y redes/Redes móviles/Seleccionar red a la opción Sólo 2G. No dejará de vivir conectado por esto, pero al menos consumirá menos tráfico y menos batería. Es la configuración ideal si nos queremos poner en Modo BlackBerry y recibir todos los mails y updates en tiempo real, pero sin que se nos drene por completo la batería por la conexión 3G.
  3. Cambiar el nombre del APN para que no se pueda conectar. En serio, esa es la única forma de deshabilitar completamente una conexión de datos en un Android anterior a Froyo: Desconfigurarla o borrarla. Y eso es lo que hace de manera automática APNDroid y tantos otros clones de esta aplicación, nos proveen la ilusión de un control de encendido/apagado para la conexión de datos, cuando en realidad no hacen más que configurar/desconfigurar el nombre del APN de nuestro proveedor; si el APN está mal configurado, el teléfono nunca se conecta, simplemente eso.

Lo pésimo que sucede con la única opción real de estas tres para deshabilitar la conexión es que, por algún motivo esotérico aún sin resolver, al rehabilitarla en algunos modelos estos no se conectan inmediatamente: Siguen offline. Incluso aunque activemos aplicaciones que demanden una conexión a Internet, estas darán error y seguiremos sin conexión. La única solución para volver a contar con ella es apagar/prender el teléfono, o dejarlo y esperar unos cuantos minutos a que mágicamente vuelva sola. Algunos descubrieron métodos para mitigar esto, por ejemplo al encender/apagar Wi-Fi o el modo avión parece que mágicamente se activa la conexión 3G/GPRS, pero no a todo el mundo le funciona, ni todo el tiempo. Personalmente, a mi me sucede esto en mi Milestone2, y he comprobado que el método de apagar/encender Wi-Fi sólo sirve si efectivamente el teléfono logró conectarse a una red inalámbrica cuando lo hicimos. La única opción realmente infalible para volver a tener una conexión lo más pronto posible es apagar y encender el aparato y aguantarse todo el tiempo que tarde en estar operativo nuevamente, lo cual es algo vergonzoso para lo que se supone que es un sistema operativo móvil de última generación.

Será por esto que finalmente en Froyo Google se puso las pilas con el tema e incorporó una opción para habilitar y deshabilitar las conexiones de datos que funciona correctamente y como se debe; sólo que está tan escondida que me enteré de su posible existencia únicamente a través de algunos comentarios sueltos en la web y en el Market, pasando cierto tiempo hasta finalmente encontrarla. La opción en cuestión está en Configurar/Administrador de datos/Entrega de datos/Datos habilitados, y no sé si es intencional, pero Administrador de datos es la única opción de la configuración del teléfono que tiene una ligera pero considerable demora al ingresar a la misma; vendría realmente útil que alguien desarrollara un widget que permita activar/desactivar esta opción directamente desde la home, ¿no? Pues nuestras plegarias fueron escuchadas, y disponemos de Data Enabler Widget, el cual hace exactamente eso y gratis. Personalmente vengo utilizando Widgetsoid2.x, el cual entre las numerosas funciones y opciones que permite colocar a mano en un widget, incorpora también la de activar/desactivar la conexión de datos, seleccionando desde su configuración si deseamos hacerlo mediante el antiguo método de cambiarle el nombre al APN o a través de la nueva opción para directamente deshabilitar la conexión sin cambiar nada, la cual funciona perfectamente y al rehabilitarse el sistema se conecta de inmediato.

Otra función disponible en Froyo a tener muy en cuenta a la hora de ahorrar conexión y disponible también desde Configurar/Administrador de datos es el Economizador de datos, pensado especialmente para quienes no poseen tarifa plana, el cual promete hacer que todas las descargas sean mínimas y que varios elementos, como por ejemplo los adjuntos del correo, se descarguen sólo vía Wi-Fi. Mientras tanto, Personal entrega con cada Milestone 2 que vende (y sospecho que con cualquier otro smartphone Android) un papelito donde se le sugiere al usuario que instale y utilice APNDroid para controlar su consumo y no venir después a quejarse cuando tenga que hipotecar la casa para poder pagar la factura.

 

Almacenamiento y filosofía de espacio de datos del usuario

screenshot_10En Windows Mobile, del que siempre dije y con razón que es un Windows de escritorio versión en chiquitito, todos los documentos y demás archivos que el usuario pudiese generar o utilizar iban a una unívoca ubicación por defecto: La carpeta My documents, residente en la memoria interna del teléfono, cuyo contenido puede ser sincronizado automáticamente vía ActiveSync con una PC con Windows. Este directorio oficia en Windows Mobile bajo la misma filosofía de su homónimo en Windows, o de la home de un usuario en un sistema Unix: Un repositorio único donde el usuario guardará toda su información. Esto, sorprendentemente para un sistema operativo que está basado en Linux, no funciona de la misma manera en el sistema operativo móvil del robotito verde.

En Android normalmente la memoria del teléfono no es accesible por el usuario. Siendo un Linux, es esperable que los archivos y carpetas que atañen al sistema no lo sean, y tiene sentido, ya que se supone que no se debe confiar al usuario el poder de hacer y deshacer a su antojo en los mismos engranajes de la maquinaria y que así termine rompiendo algo. En un *nix cada usuario debe tener su home, normalmente un subdirectorio dentro de /home con su nombre que contendrá toda su información de perfil en el sistema, además de proveer el espacio para los archivos y documentos que necesite guardar. Y esa es la primer diferencia: En Android no hay ningún /home, por lo que la única porción de memoria del teléfono que podría ser accesible para el usuario no está definida. Y en este caso se trata de un solo usuario, ya que aunque Linux sea un sistema totalmente multiusuario se supone que un móvil sólo será utilizado por una única persona. A tales efectos, se puede afirmar que la SDCARD (tal el nombre con el que la tarjeta SD es identificada en Android) cumple los efectos de la carpeta home; ésa es la ubicación a donde nos lleva toda aplicación a la que pedimos que nos guarde un archivo, y en ella es donde son almacenadas sin preguntar configuraciones y archivos de muchas de las aplicaciones que instalemos. Coincidiendo con esta filosofía, la mayor parte de las aplicaciones están diseñadas para mirar únicamente en la tarjeta SD, impidiendo o lanzando advertencias si deseamos ir más allá de ella.

Y todo esto marca una diferencia abismal con WinMo, porque mientras que en este se podía utilizar el móvil prescindiendo de la SD (más allá de las limitaciones de capacidad que eso conlleva), en Android, aunque no lo he probado, presumo que es obligatorio disponer de una tarjeta SD instalada para su correcto funcionamiento. Y por supuesto que cuanto más grande su capacidad, mejor.


Feb 16 2011

El fin de las plataformas móviles antiguas

Gabolonte Blasfemus

imageLa semana anterior fue todo expectación por la novedad de Nokia recurriendo a Microsoft y a su Windows Phone 7 para formar una alianza que la saque del pozo en el que se está metiendo (paso de la metáfora gastada del supuesto memo de su CEO). Muchos, entre los que me incluyo, celebraron y se babearon por adelantado al imaginarse y tener un vistazo de lo atractivos que podrían resultar toda una nueva gama de smartphones con la calidad constructiva de Nokia y la (dicen) adictiva y novedosa GUI de WP7. Otros, principalmente los dueños actuales de teléfonos con Symbian o viejos fans de este y de Nokia en sí, que esperaban ver a la compañía finlandesa despegar por sus propios medios ya sea mejorando al primero o abrazando a MeeGo, su apuesta a futuro, quedaron profundamente decepcionados y no es para menos: Aunque Nokia afirme mil veces que seguirán lanzando teléfonos con Symbian y mejorándolo, suena exactamente igual a cuando Palm dijo que seguiría soportando Palm OS mientras preparaba nuevos gadgets con SOs basados en Linux, o más recientemente, cuando Microsoft lanzó Windows Phone 7 y anunció que Windows Mobile pasaría a llamarse Windows Phone Classic, y que continuaría recibiendo soporte y comercializándose en mercados emergentes y PDAs industriales; no hace falta sumar dos más dos para darse cuenta que cuando se apuesta a una nueva plataforma completamente diferente e incompatible con la anterior, esta última, no importa como lo quieran suavizar, queda completamente muerta a los efectos generales. De hecho con Nokia, la ironía quedaba servida: Hace cinco meses un ejecutivo de la firma comparaba el adoptar una plataforma comoditizada como Android con orinarse los pantalones, una metáfora originada aparentemente en el hecho de que los niños finlandeses suelen hacer esto, literalmente, como una solución cortoplacista para obtener algo de calor al mojarse con su propia orina durante el crudo invierno, cuando al rato empeorarán al sentir aún más frío cuando dicha orina se congele; algo similar le pasaría a los fabricantes de teléfonos que apuestan por Android en busca de un éxito a corto plazo, para luego perder por no poder ganar ninguno diferenciándose del resto según esta teoría. Y ahora, Nokia abraza a otra plataforma comoditizada, la de Microsoft, aún más aborrecida que la de Google, por el claro resentimiento de dos décadas hacia la compañía de Redmond. De hecho el primer comentario en la entrada que anunciaba la alianza en el blog oficial Nokia Conversaciones resume perfectamente lo que siente todo usuario de Nokia y Symbian:

image

Por todo esto pensaba, más allá del algo dudoso futuro de Nokia de ahora en más, en que la cantada muerte de Symbian con esta decisión sella el fin de los tres sistemas operativos móviles más populares y antiguos de la década anterior. Podría contar a BlackBerry por sus años de antigüedad también en el club, pero por el momento en el que realmente alcanzó su apogeo veo a RIM más cerca de la segunda mitad del ‘00 y del suceso del iPhone.

image

Y toda esta situación me trajo a la mente una imagen como esta, y una pregunta: ¿Quién será el próximo caído en la encarnizada batalla? ¿Será RIM justamente? ¿Algún día veremos las lápidas de iOS o de Android también, caídos a manos de nuevas plataformas? De esto último estoy seguro, lo que no sé es cuándo, por supuesto.


Feb 11 2011

Migrar de Windows Mobile a Android (4): Música y llamadas por Bluetooth, Portapapeles

Gabolonte Blasfemus

Hoy vamos a ver qué diferencia hay entre WinMo y Android para algo que todos alguna vez sufrimos en plataformas móviles: La implementación del portapapeles o clipboard. Y también voy a tratar el tema de escuchar música y tener llamadas telefónicas con auriculares Bluetooth, algo que posiblemente no interese a muchos, pero a mi sí (recuerden un weblog es fruto del más profundo egocentrismo, siempre).

Escuchar música y recibir llamadas por auriculares Bluetooth

imageTanto en mi HTC Touch Viva como en mi anterior teléfono con Windows Mobile, un Qtek S200 (o HTC Prophet), casi siempre escuché mi música a través de unos cómodos auriculares estéreo Bluetooth Sony Ericsson HBH-DS220. La interacción entre estos y Windows Mobile no era perfecta, pero puedo asegurar que es suficientemente buena. Los inconvenientes normales suelen ser una considerable demora (WinMo, demoras… me suena familiar) desde que se presiona el botón de manejo de llamadas hasta que efectivamente se escucha a la otra parte cuando se atiende mientras se escucha música; también en algunas pocas ocasiones solía suceder que, luego de colgar, la música no vuelva a los auriculares, sino que comience a salir por el manos libres incorporado del propio teléfono, algo que puede resultar bochornoso si venimos escuchando los gemidos grabados de nuestra vecina o música latina/tropical en presencia de gente de buen gusto.

Como Android no tiene problemas a estas alturas en manejar los perfiles Bluetooth involucrados (A2DP para escuchar música, AVRCP para controlar el media player, HSP para funcionar como auricular telefónico y HFP para algunas funciones extra como el rediscado) era de esperarse que todo funcionara igual de bien o incluso mejor con los mismos auriculares; lamentablemente el veredicto hasta el momento es que funciona pero no está exento de varios fallos. Mientras que en WinMo solo a veces podía pasar que al cortar una llamada el audio no vuelva a redirigirse a los auriculares Bluetooth, al menos en el Milestone 2 es algo que sucede todo el tiempo: Al cortar las auriculares quedan “colgados” y generalmente tenía que apagarlos, volverlos a prender, y luego presionar Play/Pause para que se reconecten con el teléfono. Luego descubrí que con sólo esperar unos segundos y presionar Play/Pause un par de veces hasta que enganche también basta. Sospecho que se debe a que una vez finalizada la llamada no vuelve del modo HSP al A2DP para seguir funcionando como un par de auriculares estéreo multimedia. Otro inconveniente más en comparación con mi viejo Viva es que en aquel todo el audio era redirigido a los auriculares Bluetooth, por lo que me enteraba si llegaba un SMS o cualquier otro tipo de aviso de aplicación o del sistema. En Android, sólo la música del reproductor suena por A2DP, mientras todos los avisos siguen sonando en el teléfono, por lo que es fácil perdérselos por ir escuchando un tema a alto volumen.

imageLo que sí me gusta, en contraste con las ROMs oficiales de Windows Mobile para el Touch Viva, donde HTC mapeaba el stack Bluetooth para que en todo momento sólo fuese posible controlar mediante el perfil AVRCP a su reproductor de audio propietario, es la posibilidad de elegir desde la configuración de cada reproductor que instalemos si queremos o no que sea el que será controlado vía AVRCP. Al menos así sucede con la versión androide de Winamp y con MixZing, dos de los mejores reproductores multimedia que existen para Android en la actualidad.

Un punto interesante en este apartado también es la calidad del audio y la decodificación. Desde que escucho los mismos temas musicales en mi Milestone 2 que antes escuchaba en mi Viva, comencé a notar ciertas imperfecciones en el audio, gliches que me hacían imaginar algo alocado como algún defecto en la transmisión de audio por Bluetooth. Finalmente, y luego de varias pruebas, concluí que los ruidos y clicks que es escuchaba pertenecían a los archivos mp3 que escuchaba, sólo que en el Viva no los notaba, lo cual me hace pensar, desde mi liviano conocimiento de la decodificación de audio avanzada (el único conversor A/D con el que trabajé alguna vez era de 8 bits, un microcontrolador programado para emitir tonos multifrecuentes), que el fenómeno se debe a que la decodificación y/o los circuitos de audio del MM2 son de mucha mejor calidad que los del económico HTV, y por lo tanto se perciben con más claridad las imperfecciones que pueda contener un archivo de audio. Pero esto ya sería hardware, no un problema del SO.

 

Portapapeles

screenshot_6Me acuerdo cuando, no hace realmente tanto, usaba feature phones, y si en estos existía una verdadera killer feature para alguien como yo, era la implementación de un portapapeles. Algo tan simple y básico como poder copiar y pegar, al menos texto, de un lugar a otro que necesitemos, y sin embargo una función tan olvidada y dejada de lado por los desarrolladores de plataformas móviles. Algo que recuerdo bien que en Palm OS resultaba una tortura debido a la estúpida e incomprensible limitación de 4 KB para su capacidad. Una función que a Apple le pareció tan poco importante que recién la implementó en su tercer iPhone, y que Microsoft tampoco agregó aún en su flamante Windows Phone 7. Y sin embargo una función vital para cualquiera que se le puede llamar con rigor usuario de computadoras.

El portapapeles de WinMo es algo parecido al paraíso para quien vena del yugo de Palm OS, ya que es lo más parecido al de Windows en sí: No sólo podemos copiar y pegar texto sin límites absurdos, sino que también podemos hacerlo con archivos. La forma de accederlo, eso sí, resultaba generalmente incómoda para un dispositivo móvil, y más si era de la última generación touch. Normalmente existían dos formas; a través de las opciones pertinentes en el menú contextual al hacer un tap largo sobre el texto o, tal y como en la PC, usar las conocidas combinaciones de teclas Ctrl+C, Ctrl+V y Ctrl+X. Lo bueno de la implementación era su universalidad en WinMo: En casi toda aplicación que mostrara texto, este era seleccionable, y aunque luego no tuviésemos opción en el menú contextual para copiarlo, siempre funcionaba con las combinaciones de teclas; exactamente igual que en el Windows de escritorio. Lo malo era que sólo el teclado original de Windows Mobile poseía la tecla Ctrl, totalmente obviada por los posteriores teclados touch friendly que se diseñaron para iphonizar a WinMo. Algunos pocos tuvieron la genialidad de implementar botones exclusivos para las funciones de cortar, copiar y pegar, pero fueron 2 como mucho. De más está decir que para seleccionar era indispensable usar el stylus, o sino repetir la tarea 20 veces hasta que salga bien al grito de “FUUUUUUUUU…!”.

Android, afortunadamente, posee un portapapeles desde hace un buen tiempo ya, y parece funcionar bastante bien: Se pueden copiar y pegar tanto texto como archivos, y se accede a la selección de texto vía menú contextual con un tap largo o haciendo doble tap sobre una palabra. Pero no supera al de WinMo, y más bien languidece ante aquel. No sólo en Android no existe combinación de teclas posible desde el momento que (al parecer) no existe la tecla Ctrl, sino que no todo texto es seleccionable, cosa que sí sucedía en WinMo. ¿Un ejemplo? Intenten seleccionar texto de algo que estén leyendo en la aplicación de Google Reader…

Otro problema, derivado de que Android es un SO touchy, es que al no existir el stylus la precisión se va al cuerno. Lo intentaron solucionar mediante una lupa amplificadora que sigue al dedo en pantalla mientras va seleccionando, pero a mi parecer no es suficiente; como ya se hizo en muchos tipos de aplicaciones donde se necesita posicionar/manejar en una pantalla capacitiva algo pequeño con precisión, necesitan recurrir a mangos que permitan manejar la selección del texto en este caso.

imageSegún vi, lo que le faltaba al portapapeles de Android para estar a la altura del de WinMo en funcionalidad y a la de iOS 4 en usabilidad fue agregado en la nueva implementación mejorada de Gingerbread, donde al parecer sí es posible seleccionar cualquier texto en cualquier parte del sistema, así como disponer de unas pinzas tamaño dedo para seleccionar el texto con mayor exactitud, lo cual es otro motivo más para cruzar los dedos y esperar que Motochota Motorola lance el upgrade para el Milestone 2.