Feb 20 2012

Solución a los problemas de repetición del teclado del Motorola Milestone 2

Gabolonte Blasfemus

20120220_181206El Milestone 2 es un lindo smartphone, pero si hay algo que lo perjudica mucho es su defectuoso teclado físico, el que más tarde o más temprano (eso dependerá del nivel de suciedad a la que se vea expuesto) comenzará a reproducir errores al escribir desde el mismo. Más específicamente, estos dos problemas bien definidos: La repetición de la tecla presionada (si apretamos la “a” nos puede salir “aa” o “aaa” en pantalla) y la omisión de la misma (en este caso presionamos y no sale nada, y deberemos volver a presionar la tecla para que imprima el carácter). Para el segundo problema no existe mucha solución más allá de desarmar el teléfono y limpiar los contactos de su teclado (con los posibles problemas que eso nos pueda acarrear), ya que simplemente no se produce el contacto eléctrico. En cambio en el primer caso el contacto existe, pero debido a su intermitencia produce un efecto rebote indicándole engañosamente al sistema que la tecla fue presionada más de una vez, cuando no fue así.

Una de las posibles soluciones que habíamos visto a este problema era algo tan simple (pero molesto si se tiene que hacer con frecuencia) como frotar el teclado repetidas veces con el dedo, pero con el tiempo este método se vuelve cada vez más inefectivo, al punto de no servir en absoluto.

Por supuesto, es imposible encontrar una solución definitiva ya que estos problemas son de carácter constructivo del teclado físico deslizante del Motorola Milestone 2, pero eso no evita que vayan surgiendo medidas paliativas, de la mano de usuarios que hacen el trabajo que debería haber hecho el fabricante, muchas veces con mejores resultados.

Este es el caso de Milestone 2 Debounce, creada por Michael Gernoth, un proyecto de código abierto que desde el software mitiga unos de los dos problemas físicos de este teclado: La repetición de caracteres. Esta aplicación para Android, que requiere permisos de root para hacer su magia, carga un módulo o driver en el sistema que se ocupa de introducir un retardo en la detección, de manera tal que las pequeñas intermitencias quedan filtradas y no son reconocidas como accionamientos del teclado. Desde su minimalista interfaz podremos configurar la longitud del retardo, medida en milisegundos, y también si deseamos que se cargue automáticamente el módulo en cada reinicio del sistema.

Milestone 2 Debounce no está disponible en Android Market, pero su apk para instalar puede descargarse desde este link oficial dispuesto por su creador.


Ene 31 2012

ZombieBooth convierte tus fotos en zombis

Gabolonte Blasfemus

imageEl género zombi es un ítem siempre recurrente en la cultura friko-nerdística, y seguramente una aplicación como ZombieBooth puede hacer las delicias de muchos, ya que es capaz de producir una versión zombi totalmente realista de cualquier persona que figure en una foto.

Pero esta aplicación no sólo se limita a zombificar una foto nuestra para guardarla y mostrarla a los amigos o futuras novias, sino que lo mejor que posee es su habilidad para generar una versión animada, tridimensional e interactiva del zombi creado a partir de la imagen provista.

Lamentablemente la aplicación, al menos en su versión para Android (hay otra para iOS), no incluye ninguna forma de exportar un video con esta animación, por lo que sólo podremos verla desde nuestro smartphone, filmar su pantalla, o capturarla con alguna aplicación extra. Más allá de eso el efecto es increíblemente vivo (o muerto-vivo en este caso 😉 ), y al pasar nuestro dedo por encima de la versión zombificada nuestra o de nuestros amigos la misma intentará morderlo o seguirlo con la mirada. Y si no nos gusta el resultado, con solo sacudir el teléfono veremos una versión zombi distinta de nuestra foto.

La única regla para que funcione sin problemas es que las fotos deben ser preferentemente de frente y contener solo una cara, que se debe ver claramente para que el reconocimiento facial entre en acción. ZombieBooth es completamente gratuita, funciona a partir de la versión 1.6 de Android y se puede instalar desde el Market sin mayores problemas.


Oct 21 2011

Geolocalización falsa en Android con Fake GPS

Gabolonte Blasfemus

Vivir con un smartphone moderno en la actualidad es lo más parecido a cargar un rastreador de puro gusto, con la excepción que en vez de seguir nuestros pasos un detective privado contratado por nuestra esposa lo hacen en realidad numerosas compañías para quienes conocer qué hacemos y a dónde vamos reviste información valiosísima en términos de comportamiento del consumidor y marketing dirigido; sin contar con que las fuerzas de seguridad de la gran potencia del norte puede acceder a toda esta información con solo desearlo. La situación se agrava considerando que los smartphones actuales están intencionalmente diseñados para que cualquier aplicación pueda geolocalizarnos cada vez que lo quiera, aunque no la hayamos usado en semanas, convirtiéndolos en verdaderos y efectivos rastreadores personales. Pero este lado profundamente negativo siempre se minimiza en comparación a sus anunciadas ventajas: Podemos saber en dónde sacamos nuestras fotos o dijimos algo, y mostrárselo a nuestros amigos y seguidores; cuando hagamos búsquedas se nos mostrarán automáticamente resultados relevantes a la zona en la que nos encontremos, e incluso podemos intentar localizar nuestro equipo en caso de robo o extravío, entre otras tantas cosas.

Ahora bien, ya sea porque estemos planeando el crimen perfecto, deseemos asegurarnos de que no exista manera posible de que nuestra pareja sepa en dónde estuvimos esa noche, o simplemente porque como seres humanos con dignidad y orgullo propio consideramos en todo nuestro derecho manejar la información de nuestra ubicación geográfica como mejor nos plazca, es posible que existan muchos momentos en los que no estemos dispuestos a gritar a los cuatro vientos cibernéticos en dónde nos encontramos. Para eso lo más fácil es simplemente deshabilitar la geolocalización en nuestro teléfono, algo que al menos en Android es posible. De esta forma, ninguna aplicación será capaz de obtener información sobre la ubicación geográfica del equipo, que puede extraerse a través del GPS, las torres de telefonía celular o las redes Wi-Fi cercanas.

Pero a veces esto no es suficiente. No nos alcanza con simplemente callar a nuestro smartphone justo en el momento en que no deseamos que se sepa nuestra ubicación si el resto del tiempo la estamos divulgando constantemente; llama más la atención que no haberla ocultado en un primer lugar. También es posible que sí deseemos anunciar nuestra ubicación, pero que no sea exactamente aquella en la que físicamente nos encontremos. Puedo imaginarme a más de un aspirante a experto en social-humo-media local que desearía escribir todo su contenido geolocalizado desde Palermo, pero suele andar por lugares como Lomas de Zamora. En todos estos casos se hace sumamente útil e interesante conseguir engañar a nuestro smartphone para que divulgue que estamos en donde quisiéramos decir que estamos, pero no en dónde realmente nos encontramos.

Tanto en iOS como Android existen aplicaciones que se encargan de conseguir esta tarea; en el primero existe el inconveniente de que es necesario hacerle el famoso jailbreak al dispositivo ya que en caso contrario las restricciones de fábrica del sistema lo impiden completamente. En el caso de Android, satisfactoriamente, ni siquiera hace falta rootear el equipo, sólo es necesario activar la opción Ubicaciones de prueba yendo desde la home a Menú/Aplicaciones/Desarrollo.

De las aplicaciones disponibles a tal efecto en el Android Market probablemente una de las mejores sea Fake GPS, ya que es efectiva, simple de utilizar, no demanda permisos incoherentes, y es totalmente gratuita, aunque también se puede encontrar una versión de donación, que no reviste ninguna diferencia en funcionalidad con la versión gratuita y cuyo único propósito es permitir una forma rápida de realizar donaciones a su creador para continuar con su desarrollo.

Usar Fake GPS es sumamente fácil, aunque necesitaremos contar con conexión a Internet para tal efecto. Ni bien se carga nos mostrará el típico mapa de Google Maps, desde donde podremos desplazarnos hasta el lugar deseado. Una vez hecho esto simplemente ubicamos el indicador en el lugar exacto en donde queremos aparecer y luego presionamos el botón Set location; de esta forma nuestro Android permanecerá enviando las coordenadas geográficas elegidas a toda aplicación que las solicite. Posiblemente una de las mejores funciones extra que contiene es la capacidad de almacenar ubicaciones favoritas para uso frecuente, tantas como necesitemos.

Mientras Fake GPS se encuentre activa nos mostrará un icono en la barra de notificaciones para recordárnoslo. Una vez que ya no la necesitemos, simplemente regresamos a la aplicación y presionamos el botón Stop.

Para asegurarse que esta útil aplicación funcione como se debe hay que tener en cuenta sin embargo un par de precauciones. Como ya dijimos antes, es imprescindible activar la creación de ubicaciones de prueba, pero además es recomendable desactivar la opción que utiliza a las redes inalámbricas para detectar la ubicación, más precisamente en Menú/Ubicación y seguridad/Usar redes inalámbricas.

Ahora bien, más allá de lo divertido y tentador que pueda resultar aprovecharse de una función semejante, es sumamente recomendable utilizarla con precaución. En primer lugar debemos tener en cuenta que mientras una aplicación como Fake GPS se encuentre activa estableciendo unas coordenadas geográficas que no son reales, todas las aplicaciones se verán engañadas, y eso incluye a cualquier aplicación anti-robo que nos ayude a localizar el equipo en caso de pérdida, por lo que es recomendable activarlo únicamente en situaciones en las que estamos seguros de que no corremos peligro alguno de extravío o hurto, como por ejemplo en nuestro hogar. También es importante tener en cuenta que si recién escribimos una actualización desde Buenos Aires, y a los diez minutos enviamos otra desde Rosario o algún otro lugar que resulte físicamente imposible alcanzar en ese lapso de tiempo, estaremos echando por tierra cualquier indicio de credibilidad con respecto a nuestra ubicación, volviendo toda la cuestión carente de sentido.

¿Ya usaste una aplicación como Fake GPS? ¿En qué situaciones la encontrarías útil?


Sep 21 2011

Tu smartphone habla por vos

Gabolonte Blasfemus

Este no es más que un homenaje al excelente humor de El espíritu de los cínicos de Eduardo Salles, el cual me ha hecho soltar una sonrisa en más de una ocasión, y en particular con su comparativa intitulada Qué dice tu celular de ti, donde claramente vemos que este fabuloso muchacho tiene un marcado gusto por la manzanita.

Pensando en que era casi mi deber ofrecer la otra cara de la moneda al respecto y describir con el mismo humor qué pensamos los usuarios de Android cuando vemos a alguien con determinado smartphone, acá van algunas sugerencias. Por supuesto, la intención es únicamente reírse un poco, y a quien se lo tome en serio le recomiendo dejar sus datos; si son muchos puede ser que sortiemos una vida entre todos.

Estos son tan sólo algunos, pero por supuesto acepto sugerencias 😀


Sep 14 2011

Ventajas y situaciones de programar el envío de mensajes SMS (y cómo hacerlo)

Gabolonte Blasfemus

Dentro de la categoría “quiero que esto se haga por mí sin tener que recordar hacerlo en el momento exacto que necesito que se haga” entra sin lugar a dudas lo que muchos de nosotros hemos querido en algún momento dado, e incluso averiguado como hacerlo: Programar el envío automático de determinado tweet, actualización de Facebook (y ahora de Google+) o, aún más popular: Programar el envío de un SMS con el mensaje y destino de nuestra elección. Si tenemos un celular común, habrá que contar con la tremenda suerte de que el mismo incluya dicha función. Si disponemos de un smartphone los horizontes se amplian, ya que con seguridad nuestra plataforma móvil seleccionada contará con al menos una aplicación, ya sea gratuita o no, que lo haga.

SMS SchedulerEn el caso de Android contamos con SMS Scheduler, que posiblemente sea la mejor debido a su simpleza, eficiencia, disponibilidad en Android Market y costo cero, ya que más allá de lo que nos saldrá con nuestro plan enviar los mensajes SMS en cuestión, esta aplicación es totalmente gratuita, mantenida por un banner publicitario como en la mayoría de los casos. Su interfaz es muy simple y no cuenta con grandes secretos, nos permite configurar una cantidad virtualmente infinita de mensajes programados a ocurrir una vez o repetirse en el intervalo que elijamos.

Genial, tenemos el poder de hacerlo pero… realmente, ¿cuáles son las ventajas útiles de programar un SMS más allá de molestar conocidos u ostentar que podemos hacerlo? ¿Pueden existir contratiempos al hacerlo?

Posiblemente uno de los primeros usos que se nos puede ocurrir para esto es como una especie de recordatorio o alarma que podemos enviarle a algún amigo que lo necesite; por supuesto que si el aviso es para nosotros nada mejor que programarnos una alerta real en el calendario o despertador de nuestro móvil. Pero los usos más interesantes, y los que todo el mundo percibe al ver con tentación esta funcionalidad, son por supuesto los sociales, los que nos permiten engañar a los otros, hacerles creer que nos tomamos el trabajo de mandar un mensaje en un momento en el que no podríamos o no recordaríamos hacerlo.

Uno de los más inocentes en este sentido puede tener utilidad profesional, y se trata de poder enviar cierta información a un jefe o colega. Si el momento en el que nos acordamos o podemos hacerlo no es propicio, como por ejemplo a las 2 de la mañana, podremos programar un mensaje que a primera hora laboral del día siguiente lo haga por nosotros y así descansar tranquilos.

Otros usos pueden resultar aún más engañosos o directamente malintencionados, como por ejemplo hacerle creer a esa franja de la raza humana tan pendiente de fechas y aniversarios que realmente nos acordamos de su cumpleaños, o incluso aturdir con molestos mensajes repetitivos a alguien que nos caiga mal, lo cual sería algo ilegal y estúpido por partes iguales si lo hiciésemos desde nuestro teléfono.

Sin embargo, una utilidad que encontré curiosamente interesante para la posibilidad de enviar un SMS desatendido fue la de simplemente saludar. ¿Suena tonto, no? Pero déjenme explicarme. El mejor ejemplo de esto es cuando conocemos una chica y nos pasa su número con la idea de seguir en contacto. Francamente es muy fácil olvidarse luego y quedar como cortados o faltos de interés, que no sería tan grave ya que si alguien nos da su número y nos deja contando los días eso sí lo sería por darle demasiada importancia a una situación casual. Por supuesto, podemos agendarnos un recordatorio para escribir el mensaje en el momento decidido pero, ¿qué mejor que ahorrarse todo el trabajo y que el mensaje salga directamente por nosotros? Tal vez en el momento elegido no podamos hacerlo o nos encontremos poco inspirados para arrancar el intercambio. De todas formas, nos acordaremos de todo cuando la otra parte nos responda, y ahí sí, por supuesto, deberemos contestar escribiendo esta vez nuestros mensajes en tiempo real.

Y esa es justamente una de las peores desventajas que nos puede suceder si nos confiamos programando SMSs. ¿Qué pasa si la chica nos contesta el saludo pero no nos enteramos porque, claro, estábamos muy distraídos en otra cosa? No contestar es mucho peor que no iniciar la conversación, eso seguro. Lo mismo puede pasarnos si nuestro jefe nos pregunta algo a las 8 de la mañana sobre ese reporte que le dimos y nosotros aún seguimos en el séptimo sueño. Son cuestiones delicadas, y la aparentemente ideal solución de programar un mensaje SMS deberíamos aplicarla con mucha sabiduría, analizando cada caso por separado.

Pero este análisis de los pormenores de los SMSs automatizados no estaría completo sin tu opinión: Si alguna vez usaste esta función, ¿en qué situación fue? ¿Salió bien o complicó más las cosas?