Feb 28 2010

Ese asiento vacío

Gabolonte Blasfemus

image No, no pretendía ponerme poético.

Como buen usuario de los servicios de transporte público durante más de una década en la sobrecongestionada Buenos Aires, existen ciertos fenómenos a primera vista azarosos en los que me he comenzado a mentalizar un poco de a ratos, algo en lo que veo que tampoco soy el único. Pero lo que en este particular momento me lleva a un estado de cacarsis autoreflexiva es lo que di en llamar el efecto del asiento vacío. (foto vía whisqui)

Todos lo hemos vivido alguna vez: Subimos a un transporte lleno donde muchos ya van parados, pero notamos que hay un asiento libre, generalmente al lado de otro ocupado por alguien, pero que por algún extraño motivo continúa sin ocuparse. Nuestra primer reacción suele ser ir raudos a apropiarnos del mismo, pero en esos escasos segundos en que nos movilizamos a hacerlo suele sonar una señal de alarma en nuestro interior, la que indica que sospechosamente ya había gente parada al ingresar y ninguna aprovechó las bondades descansa-traseriles del dichoso elemento. Llegado ese momento, generalmente se realiza una relativamente larga y profunda inspección visual del mismo antes de abordarlo, y en muchos casos se descubre fácilmente la causa de su suerte: Está mojado (vaya uno a saber con qué clase de fluidos), sucio, o el asiento de al lado está ocupado por una persona de muy dudosa higiene y/o aspecto.

921 Pero también suele pasar que no detectemos nada extraño, y aún así, nuestra desconfianza ante la legítimamente imposible situación generalmente desemboca en el nombrado efecto del asiento vacío: No lo ocupamos a pesar de no presentar signo negativo alguno, sólo porque vemos que nadie más lo quiere. Un mecanismo de autodefensa, posiblemente de carácter evolutivo, que podría resumirse en el viejo refrán de la época de nuestros padres y abuelos: Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía. Y es una reacción de entender y con razón, pues es muy probable que si alguna vez optamos por aprovechar la ocasión ante una de estas situaciones luego descubramos, tarde, el motivo de que nadie lo haya hecho antes. Y como ejemplo puedo citar una anécdota que recuerdo muy bien: Haber ocupado en un tren un asiento contiguo a otro donde se encontraba una señora con un muy desagradable hedor, llegado al punto de que unos púberes que estaban sentados enfrente se divertían apostado cuánto tardaría en levantarse la siguiente víctima del asiento maldito. He de decir que no duré mucho, por lo que me dijeron, imitando al conductor de un programa de TV muy popular en aquellos tiempos, “prueba no superada”.

Pero este efecto se pone de manifiesto en todo su esplendor, justamente, cuando el asiento desocupado en cuestión en realidad no tiene nada de malo, pero por diversos motivos no fue convenientemente abordado por quienes estaban ya de pie al momento de entrar nuevos pasajeros. Y es un efecto en cadena que se acrecienta como una bola de nieve: Cuanto más gente parada sin ocuparlo hay en las cercanías, más paranoica se pone la que recién ingresa al medio de transporte, algo que he podido comprobar algunas veces que me quedé con un asiento vacío a mi lado y por algún motivo no fue ocupado ni bien el anterior ocupante lo liberó…

Podríamos incluso decir que este curioso efecto es de caracter contrario a otro muy acontecido entre el género femenino, el que a modo simple podemos llamar mina-quiere-lo-que-otra-mina-tiene, famoso por aumentar la valuación por parte del sexo opuesto de cualquier mamerto por el sólo hecho de tener pareja o alguna que otra perra que le ladre, el cual algunos aprovechan calzándose una alianza matrimonial cuando van al club o la facultad para enviar a las féminas de las inmediaciones el falso mensaje que en sus mentes se interpreta como el sello de aprobación de una de sus pares.

image Y es que el efecto del asiento vacío no sólo se circunscribe al ámbito literal del transporte público, sino que está presente en innumerables situaciones de la vida misma; sin ir más lejos en el de las relaciones. Así como, para algunas mujeres tiene más valor aparente el tipo que está en pareja o siempre anda con una mina distinta, aquel o aquella que en algún momento del transcurso de sus existencias se encuentren libres de compromisos e interesados en iniciar algo con alguien muchas veces son indagados sobre cuán extensa viene siendo su última ventana temporal de disponibilidad. ¿Quién no interrogó o fue interrogado sobre cuánto tiempo hace que está solo/a y por qué? Es que, por supuesto, así como en mi anécdota del tren, nadie quiere clavarse con la apestosa, y menos si es para algo mucho menos light que compartir un viaje en tren o bondi.

Pero, tal y como en el caso del asiento vacío, donde mucha gente no lo ocupa sólo por que ya estaba libre en un lugar donde muchos ya estaban parados, lo mismo pasa con un flaco o una mina que, pudiendo ser perfectamente normales, es común que pocos se animen a acercárseles si estuvieron solos durante mucho tiempo en este mundo de parados. Y ahí nuestra mente brillante, cuan la de un Russell Crowe esquizofrénico, comienza a buscar cualquier signo, cualquier patrón que nos permita aunque más no sea sospechar que hay algo malo con ese asiento/persona/etc. Y encontrar una simple minucia que no nos guste basta, porque ante la irrefutable evidencia de la desaprobación popular cualquier sospecha es teoría suficientemente convincente para no arriesgarse con el paquete en cuestión.

Así, muchas minas promediantemente normales, e incluso algunas realmente buenas, son consecuentemente descartadas o valoradas sólo para un par de noches bajo el techo espejado, por las dudas y la incertidumbre que genera si nos enteramos o sospechamos que hace mucho tiempo que está sin novio. En el caso del hombre, mostrar que se está solo y sin nadie en el horizonte ni siquiera para pasar una noche se sexo alocado es más que suficiente para una sentencia de muerte a nunca más tener una con alguien del sexo opuesto. Y más allá de que existe una buena cantidad de gente que está sola por muy buenos motivos, la realidad muestra que a veces se da esta otra cara de la moneda.

Y ustedes, ¿se perdieron algo bueno alguna vez por evitar un asiento sospechosamente vacío? ¿O el asiento lo tenían ustedes y la oportunidad se la perdieron otros?


Oct 15 2009

El contraste como indicador del sexo

Gabolonte Blasfemus

Si vemos descuidadamente la imagen a continuación, casi seguro es que identifiquemos un rostro claramente femenino y otro masculino.

image

Seguramente el de la izquierda es el que no nos quedaron dudas de que se trata del rostro de una chica, mientras que el de la derecha nos parecerá que es el de un muchacho. En realidad las dos imágenes son del mismo rostro andrógino, con la única diferencia de que nuestra mente le da un caracter femenino a la que tiene mayor contraste, y uno masculino a la que tiene menos. Este trabajo lleva de nombre The illusion of sex (La ilusión del sexo) y obtuvo el tercer lugar en un concurso de efectos visuales llamado Illusion of the Year.

Todo esto es muy interesante, ahora, no les hace cagar un poco en las patas el pensar que es tan fácil conseguir que podamos identificar como femenino básicamente cualquier rostro? Una técnica que mediante la sabia aplicación del maquillaje adecuado deben conocer muchos él-que-quiere-parecer-ella posiblemente…

Visto en KungFooSion.


Oct 13 2009

El negocio de la gripe

Gabolonte Blasfemus

Al empezar a ver este video resulta llamativo encontrar a una monja acreditando credenciales médicas y hablando en detenimiento de temas de medicina y de toda la inmundicia que corre detrás de la mediática gripe A, pero lo más sorprendente es ir corroborando la veracidad de sus alegatos. Una exposición bastante larga que puede cansar o amedrentar de ver hasta el final a algunos, pero que ciertamente vale la pena hacerlo:

Visto en Kriptópolis.


Ago 21 2009

QEPD Lazer

Gabolonte Blasfemus

image Jamás me lo habría visto venir, aunque tampoco era algo de lo que estuviera muy pendiente, pero es inevitable sentir que se fue un pedazo de mi vida al enterarme que la revista Lazer cesó abruptamente de publicarse, y para siempre. Gracias a Pramundo me enteré de esta noticia que, tal y como reza en el escueto mensaje sobre un fondo negro que dejaron como único testimonio en su otrora sitio oficial, la conocida revistita sobre “animación, series y la corrupción del mundo” cerró sus puertas para siempre, debido a la presión de dos editoriales japonesas, Shueisha y Shogakukan, dos de las más famosas y dueñas de muchos éxitos indiscutidos en el mundo del manga. El motivo radica en que bajo las particulares leyes de derechos de autor niponas, cualquier reproducción gráfica de alguna obra protegida está terminantemente prohibida, sin importar si los fines son periodísticos, documentales, o incluso promocionales; tal es así que recuerdo muy bien haber visto sitios web de aficionados japoneses donde todas las ilustraciones de personajes de manga y anime que aparecían eran hechas por ellos mismos para evitar cualquier problema legal. En este caso el reclamo vino por la reproducción de los dibujos que normalmente ilustraban los diversos artículos de Lazer, lo cual obligó a su cierre para no poner en peligro la continuidad de varios de los mangas que se encuentran bajo licencia de estas dos editoriales japonesas y que son publicados actualmente tanto en Argentina como en España por editorial Ivrea, fundadora de Lazer, y cuya gran parte de su staff trabaja para la revista.

Para mitigar un poco el dolor de los fans y fieles lectores, y de alguna forma reemplazar el canal de comunicación con su público que significaba Lazer, editorial Ivrea lanzó Ivreality, un weblog especialmente dedicado al mercado argentino donde, además de brindar noticias y publicitar su línea de mangas, también trasladarán muchas de las desopilantes secciones que ayudaron a convertir a Lazer en una publicación mítica. Muchas preguntas fueron planteadas por los lectores en este nuevo blog sobre los motivos y los porqués de la desaparición de Lazer: ¿Por qué recién ahora estas editoriales presionan para que se cierre una exitosa revista con más de 12 años de trayectoria que dio a conocer y ayudó enormemente a hacer rentable el anime y el manga en latinoamérica? ¿No existe posibilidad de seguir publicando la revista pero sin mencionar ningún producto propiedad de estas dos editoriales, las únicas a las que les “molesta” que salgan sus dibujos? ¿Y si hacen una Lazer encubierta bajo otro nombre y editorial?

image Leandro Oberto, su creador, se tomo el trabajo de ir contestando muchos de los comentarios hasta no dejar dudas de que realmente es imposible que Lazer vuelva a existir: Sucede recién ahora porque, según sus palabras, hubo gente que “movió fichas” para que estas editoriales reaccionaran de esta forma, y esta gente (presumo que una competencia de Ivrea) está esperando con ansias que cometan un desliz tal como el de sacar otra revista de manera encubierta, para poder buchonearlos ante los japoneses. También es imposible continuar la publicación omitiendo los títulos de estas editoriales, ya que el sólo hecho de seguir con la revista significaría para los japoneses un “acto de guerra”; tal es así que para no enfurecerlos no pueden publicar ni un número más para despedirse, mucho menos dar más explicaciones de manera formal que las que ya figuran en el ahora difunto sitio web de Lazer. Afirman sentirse como si hubieran vendido su alma, y no es para menos; estoy seguro que debe haber sido una decisión muy difícil, pero el único camino que quedaba era cancelar la revista; caso contrario al no contar más con las licencias de estas editoriales, deberían cancelar muchas de sus publicaciones actuales, dejando sin trabajo a gran parte del personal, decepcionando a quienes coleccionaban esos mangas, y posiblemente teniendo que cerrar completamente debido a las subsiguientes acciones legales que podrían realizarles estas dos editoriales japonesas. Gracias a esta traición por parte de ese mundo que tanto amaban y que dieron a conocer en toda Argentina y alrededores, están pensando en abrazar nuevos proyectos y pasiones distintos del manga y el anime. Es de entenderse, el que se quema con leche ve una vaca y llora, como decía mi vieja. Si eras un lector duro-de-matar de Lazer, seguro vas a querer leer todas las repuestas de Oberto, realizadas sobre los comentarios que le iban dejando en este post, sobre el triste final de esta revista que ni siquiera pudo tener una edición para despedirse de sus seguidores.

Para muchos de los que conocieron el inagotable mundo de la animación japonesa gracias a sus páginas, la revista Lazer era un pedazo de su infancia y adolescencia. Yo que soy más viejo puedo decir igual que para mi esta revistita significó un buen pedazo de mi juventud, y que aún la compraba a veces que la encontraba en algún kiosco para reírme un poco y enterarme de las nuevas series y animes que habían.

Siempre te vamos a recordar Lazer!


Ago 17 2009

La gran Lotux

Gabolonte Blasfemus

A modo de prólogo, déjenme contarles una pequeña fábula.

image Hace un tiempo había un compatriota de estas pampas del sur el que, no conforme con deslumbrar a amigos y parientes instalándoles el XP trucho, decidió que estaba para algo más en la vida, un propósito superior. Posiblemente se haya imaginado en sus sueños más húmedos siendo saludado y admirado por el mismísimo Bill Gates, pero las capacidades de nuestro muchacho ciertamente no estaban a la altura de sus ambiciones. Aún así, él no se amedrentó, y decidió que iba a luchar por el destino de excelencia que el creía merecer. Trabajó y trabajó arduamente, elaborando un proyecto con el que sería catapultado indudablemente a la fama, hasta que finalmente lo consiguió. Hablamos ni más ni menos que de Lotux NEON 3D, el gran SO argentino. Según palabras de su propio creador, esta maravilla “posee partes de Linux, Windows y Mac OS”, viene con un montón de software comercial conocido por el mismo precio que, milagros aparte, anda mejor que en sus SOs originales, y funciona más mejor, más rápido, más estable, y todos los más que se le quieran poner, porque es el mejor SO del mundo.

image Tan excelso producto, desarrollado por esta empresa informática de vanguardia bajo el control de nuestro personaje, desde sus headcuarters de la provincia argentina de Mendoza, no podía adquirirse de otra manera que por los selectos canales de Mecago Libre, a unos $60 pesos argentinos el DVD. Lo que se dice una bicoca, si no fuera que por supuesto estamos hablando de un chanta delirante que en el mejor de los casos muestra unas capturas de pantalla de un Windows Vista con un estilo visual horrible que lo haga ver un poquito distinto, y vaya a saber uno que era lo que venían en esos DVDs que algún incauto retardado habrá comprado por ML (con perdón de los retardados, que no creo que puedan ser engañados tan fácilmente). Semejante chiste malo, que debería caerse por su propio peso, sigue subsistiendo al día de hoy gracias al tesón y la vehemencia, o más bien, demencia, del protagonista de esta fábula, quien llegó a mandar cartas documento falsas, redactadas con las mismas faltas de ortografía con las que anuncia su “producto”, a los miembros de un foro donde se divierten con sus trasnochadas ocurrencias, y no era extraño encontrar algún que otro post o comentario colgado en foros y otros sitios de gente que hablaba bien de este SO pero que escribía tan mal como su creador. No conforme con esto, hace poco lanzó la nueva versión de su engendro imaginario, bautizada Lotux Maxer 3D, cuya descripción podemos encontrar en su sitio oficial si buscamos reírnos un poco, y podemos seguir riéndonos más en este blog de un convencido usuario que lo probó ;).

Continue reading