Nov 18 2011

El presente (¿y futuro?) de las netbooks

Gabolonte Blasfemus

imagePara muchos big kahunas de la opinología tecnológica el término netbook entra en la categoría de mala palabra, y más si nos encontramos ante seguidores de la manzana incompleta. Suelen parafrasear a su difunto amo Steve adornando sus párrafos con términos de moda como “era post-PC” y recordar el éxito de ventas que es su iTampón, y cómo gracias a su visión ese sucio gadget indigno sólo deseable por negritos tercermundistas (no para la gente común que viaja a Las Vegas todos los años para sentirse menos tercermundista) fue reemplazado en el mercado por las tablets. Críticas frecuentes al concepto de la netbook en sí siempre han sido la incomodidad de sus reducidas pantallas y teclados, las bajas especificaciones de hardware para mantener costos bajos, y que en general fue un manotazo de ahogado de las compañías de PC, que de la mano de Microsoft con su obsoleto Windows XP y sin innovar en lo absoluto intentaron mantener un crecimiento de ventas en una época móvil donde el reducido tamaño y la máxima autonomía de baterías comenzaba a tener principal preponderancia.

Un sol, un sol para las netbooks

imageEn este caso el lobo no era tan malo como lo pintan: La realidad es que la primer netbook que vio la luz fue de Asus y no traía ningún Windows, sino un Linux muy básico para aprovechar mejor sus reducidas capacidades de hardware. Fue un tiempo después que Microsoft, viendo como una amenaza que ante el furor por estos gadgets la gente conociera mejor a Linux, rápidamente hizo lo que mejor sabe hacer y tranzó con todos los fabricantes para que Windows XP sea el sistema operativo por defecto preinstalado, y más tarde cuando lo tuvo listo, Windows  7 Starter Edition; y así llegamos a lo que todo el mundo conoce hoy por netbook, que a decir verdad no eran tan lentas ni desesperantes, y ciertamente resultaban mucho más rápidas que aquellas primeras notebooks de gama baja que nefastamente venían con Windows Vista en sus entrañas. Por supuesto, lo podían haber hecho mucho mejor: Uno de los principales dolores de cabeza, imperdonable, es la ubicua resolución, casi definitoria de la categoría, de 1024×600, en un mundo donde desde hace años la mínima aceptable es 1024×768, y se la viene tratando de empujar a más. Esos 168 píxeles menos causan todo tipo de estragos en la experiencia del usuario, con botones de confirmación fuera del área visible o directamente cuadros de diálogo que se niegan a aparecer. Curiosamente, los microprocesadores Atom evolucionaban a dos núcleos, la RAM se duplicaba, pero los 1024×600 seguían ahí, inalterables, con sólo unos pocos modelos más caros y menos difundidos que llevaban la resolución vertical a los tan ansiados 768 de mínimo.

Hoy es común encontrar noticias sobre como se están vendiendo más tablets que netbooks, de las que ciertamente se cuelgan nuestros amigos opinólogos para afirmar que tenían razón, insistiendo en comparar estos gadgets tan distintos uno del otro. Vuelven a traer las palabritas mágicas era post-PC y terminan de declarar la muerte del difunto bien muerto. Y puede que algo de razón tengan, porque si vemos el mercado de netbooks, al menos el local, vemos básicamente los mismos modelos del año pasado, absolutamente ningún avance. Por supuesto, las trabas a la importación del Gobierno Argentino no hacen más que complicar esta situación, pero es curioso revisar el catálogo de cualquier vendedor y encontrar que las notebooks mejoraron mucho, pero las netbooks siguen siendo básicamente las mismas: Procesador Atom, gráficos mediocres de Intel, y a lo mucho 2GB de RAM y Wi-Fi n. Y por supuesto los fatídicos 1024×600 en la pantalla. Una realidad que en lo personal me decepciona, ya que venía pendiente desde el año anterior de la promesa de AMD y su línea de procesadores Fusion, que integraban CPU y GPU en un mismo chip, formando lo que se conoce como una APU, que combina todo el poder de un procesador AMD, preferentemente multi-núcleo, en conjunto con el poder gráfico de ATI, propiedad de la primera. Gracias a la promesa de esta nueva tecnología se suponía que veríamos netbooks mucho más poderosas, con capacidades gráficas más que aceptables, y aún mejor, con un menor consumo de batería, aumentando su autonomía significativamente.

Continue reading


Jun 17 2011

Usar “Guardar como…” en Photoshop CS5 desde una netbook llevándola a 1024×768

Gabolonte Blasfemus

Las malas lenguas dicen que no se puede correr Photoshop en una netbook, incluso los más puristas y extremistas seguidores de Bin Jobs dicen que directamente no se lo debería correr en una PC; pero la realidad es que una netbook, aún con sus reducidas especificaciones, es bastante capaz de ejecutar este tipo de aplicaciones de diseño, al menos para tareas que no sean muy avanzadas y mientras no esperemos una velocidad cercana a la inmediatez.

imageEn Adobe Photoshop CS5 existe un problema en particular al utilizarlo desde la mayoría de las netbooks cuya resolución nativa de pantalla es de 1024×600 píxeles: La función Guardar como… (Save as…) del menú Archivo jamás responde. Podemos hacer click una y otra vez o incluso presionar la combinación de teclas asociada a dicha opción (Mayús+Ctrl+S) que nada pasará. Esto se debe al inmenso tamaño que posee la ventana de diálogo de esta función en el Ps CS5, por lo cual requiere como mínimo una resolución de 1024×768. Al no tenerla disponible en la mayoría de las netbooks, Photoshop simplemente elige no mostrar el diálogo, con lo que perdemos totalmente la posibilidad de guardar nuestro trabajo en una nueva copia, bajo otro nombre, o incluso exportarlo a otros formatos distintos al de Photoshop.

Afortunadamente existe una solución para poder usar tanto Photoshop como otras aplicaciones que sí o sí requieran una resolución mayor a los 1024×600 que ofrecen las netbooks estándar. Todo lo que tenemos que hacer es abrir el Editor del Registro de Windows (vamos al botón Inicio/Ejecutar en XP el cuadro de búsqueda rápida en Vista/Windows 7 o simplemente presionamos la tecla Win+R y escribimos regedit y presionamos enter), buscar (menú Edición/Buscar o presionar Ctrl+B) el valor DISPLAY1_DOWNSCALINGSUPPORTED y cambiarlo de 0 a 1 en cada instancia que encontremos. Luego de eso reiniciamos Windows y nos encontraremos luego con que al ir al diálogo de configuración de resolución de pantalla ya podremos ponerla en 1024×768 o incluso más, si no es que al arrancar ya no lo hace en esta nueva resolución. El único catch es que para poder acomodar 1024×768 o más en una pantalla que como máximo tiene 1024×600 Windows realiza un escalado de la misma, por lo que en el caso de tenerla a 1024×768 veremos todo un poco achatado. Sin dudas un bajo precio a pagar para poder usar desde nuestra compañera de viajes algunas aplicaciones exigentes; además siempre podemos volver a configurarla luego en sus 1024×600 originales desde el diálogo de resolución de pantalla de Windows.

Vía Birdman Productions.


Feb 6 2011

Dudas Existenciales (80): ¿La netbook pasó de moda?

Gabolonte Blasfemus

imageMe acuerdo como eran las cosas hace exactamente dos años. Netbooks en todo café donde alguien se anime a usar Internet, netbooks en todas las vidrieras de Galería Jardín, y hasta el usaurio más nabonga averiguando para comprarse una. Era la fiebre de las netbooks en todo su esplendor, habían llegado para quedarse e invadirnos, como los floggers, salvando las infinitas distancias.

Pero de la misma forma que con los anteriores, la historia vuelve a mostrarnos que nada es para siempre, y mucho menos si de tecnología se trata. No miento si hoy digo que me resulta algo llamativo si entro a un local y veo a alguien usando una netbook, a tal punto que yo me llego a sentir extraño a veces por estar usando la mía.

Y no, no se trata de que las pequeñas que fueron furor hace un par de años sucumbieron ante las tablets y en particular ante el iPad, como fue el sueño húmedo de muchos manzanitas; de hecho al día de hoy no he visto absolutamente a nadie con algo así en sus manos; es evidente que en nuestro país al menos las tablets siguen siendo mayormente un caprichito de snob adinerado.

A uno desde chiquito le dicen que no es bueno hacerlo, pero ya sea en el baño del gimnasio, a la hora de espiar la nómina, o en una charla de amigos sobre minas, no puede evitar comparar. Y cuando comparo mi ya viejita pero rendidora LG X110 con lo que el comensal online moderno lleva a la mesa me encuentro con cosas distintas hoy. Tengo que admitirlo, me he encontrado con más de una Mac Book (poroto para los Stevie-boys), pero lo que principalmente me encuentro ahora no son ni más ni menos que notebooks. Sí, las notebooks de siempre, sólo que mejoradas por supuesto, seguramente por toda esta aparentemente pasajera fiebre netbookera.

Y no es casualidad que ya sé de dos amigos que dejaron su netbook para volver al ruedo con su anterior notebook, mientras que las consultas que me llegan por nuevas compras de una portátil generalmente se terminan decantando por la última, ante la desconfianza de que con la primera no alcance el jugo.

Y ustedes, ¿qué se comprarían hoy como solución portátil (no móvil) si lo hicieran? ¿Volverían por una netbook más nueva y poderosa por la comodidad del peso y el tamaño, o se arriesgarían por una notebook actual con mucha más potencia y unidad óptica, pero de peso y tamaño alivianados con respecto a las de hace dos años? ¿Se arriesgarían por una tablet? Voten y argumenten su elección en los comenOtarios.


Oct 5 2009

Dudas Existenciales (67)

Gabolonte Blasfemus

image Anoche estaba probando en mi netbook la versión 2.0 final de Moblin, ese sistema operativo pensado para netbooks y basado en Linux de Intel que, además de tener ciertas características singulares como un arranque casi instantáneo y estar exclusivamente optimizado para los procesadores Atom, se parece mucho en su diseño a todos los otros sistemas operativos pensados para netbooks y basados en Linux. Ubuntu Netbook Remix, Jolicloud (que parece calcado del anterior), e incluso la versión de Xandros que solía venir en las Asus Eee PC también comparten esta misma filosofía netbook: Convertir una ultraportátil que tiene poder y especificaciones suficientes para ser una PC muy portable en una especie de terminal de Internet semi-boba, con vistas de íconos grandotes en lugar del típico escritorio, ventanas con un solo tamaño que ocupan sí o sí toda la pantalla, y en muchos casos no ofreciendo soporte para una de las funciones más vitales de un sistema operativo: Permitir la instalación de nuevas aplicaciones. Al contrario, parece que toda esta movida de los que supuestamente saben cómo es que una netbook debe ser es acercarla lo más posible a un smartphone grandote, pero sacándole la parte de smart

image Realmente me cuesta mucho entender qué argumentos lógicos pueden estar detrás de estos conceptos, como para que una línea de máquinas que son capaces de correr con soltura casi lo mismo que en un equipo de escritorio, pueda resultar más útil un SO donde sólo se puede ver una aplicación a la vez en pantalla, y tanto las posibilidades de personalización de la vista principal como del set de aplicaciones son tremendamente limitados. Es como una tendencia a estupidizar una excelente pieza de hardware con la que muchísimos geeks vinimos soñando durante la última década.

Y llegados acá vendrían los típicos argumentos sobre el reducido poder y especificaciones de las netbooks, que instalarles el “pesado” Windows es una idiotez, que las dimensiones y resoluciones de la pantalla requieren trabajar con todos los programas a pantalla completa, y un muy largo etc, pero acá la cuestión principal es poder elegir.

Si yo considero que los 1024×600 píxeles de resolución, ya casi un estándar de las netbooks que salieron al mercado en el último año y medio y que no harán más que aumentar, son insuficientes para mí como para que quiera utilizar un SO de escritorio con ventanas redimensionables e íconos demasiado chicos, siempre puedo elegir aumentar el tamaño de estos últimos, trabajar con todas las aplicaciones maximizadas, e incluso tener una ventana con los íconos de las aplicaciones que más se usan, o todas, ordenadas por categoría, algo que fácilmente se puede hacer en cualquier SO que no fue “pensado” para una netbook. Y además, ¿se acuerdan en qué resoluciones y con qué especificaciones usábamos una PC hace 10 años? 1024×600 no es para nada una resolución para ponerse a llorar (bueno, a veces sí…) y pedir que nos metan ventanas a pantalla completa para todo prohibiéndonos hacer un simple drag&drop entre programas.

image Y el mito de Windows o cualquier otro SO para adultos y la baja performance asociada a su uso en uno de estos equipos ya debería haber sido desterrada hace rato; puede que incluso Windows XP fuese demasiado para la primer Eee PC, pero hoy en día miles de netbooks corren sin problemas Windows (OK, al menos XP 😛 ), Mac OS X, versiones desktop de Linux, o incluso los 3 juntos, sin mayores problemas y con una velocidad más que aceptable, incluso a veces mejor que en las notebooks más económicas. Entonces, ¿vale realmente la pena sacrificar tanto por tener un sistema que levante en menos tiempo? ¿Tienen sentido tantos esfuerzos en paralelo para llegar al “sistema perfecto para una netbook” que nadie parece querer?

No niego que SOs con esas especificaciones pueden ser ideales para ultraportátiles de MUY baja potencia, o para usuarios que no quieren complicarse con la informática y busquen tener lo más parecido a lo que están acostumbrados a encontrar en su teléfono celular, pero queda bastante claro que tanto los geeks como la gran mayoría de los usuarios windomizados quieren otra cosa en esas diminutas computadoritas que se pusieron de moda, y ellas pueden; los que parece que no quieren son algunos que se calzan la gorrita de visionarios y se paran en una tarima a decirle a los demás como debe ser, cuando en realidad es como a ellos les parece que debería ser.

¿Ustedes que opinan al respecto? ¿Vale la pena usar uno de estos sistemas netbooktimizados para tener más velocidad y aprovechar mejor la pantalla a costa de perder todo lo demás? ¿Ustedes realmente los usarían todos los días? ¿Los usan?


May 28 2009

Probando a Moblin, el sistema operativo para netbooks de Intel

Gabolonte Blasfemus

Hace unos días nos enterábamos del release 2.0 beta de Moblin, un sistema operativo basado en Linux y creado por Intel, optimizado exclusivamente para correr en netbooks con procesadores Atom de esta compañía. Siendo un feliz poseedor de una no podía dejar de probarlo y sacarle unas cuantas capturas para compartirlas con ustedes.

Luego de copiar la imagen de Moblin a un pen drive, me dispuse a enchufarlo a mi netbook para arrancar desde el, y lo primero a notar es ver que este SO cumple con una de sus principales metas: El arranque es realmente rápido, mucho más que el de cualquier otra distro de Linux o de Windows; en unos cuantos segundos ya estamos en la interface gráfica listos para trabajar. Tampoco es una velocidad que deslumbre, realmente pienso que podrían hacerlo durar incluso un poco menos, pero lo obtenido ya es un muy buen augurio de lo que puede venir en próximas versiones.

home

Continue reading