Moto G que estás en los cielos, santificado sea tu nombre (y líbranos de los garcas)

Gabolonte Blasfemus

moto-gCreo que en el último mes y medio leí al menos 15 reviews sobre lo groso que está el Moto G en relación a su precio. No esperaba que la realidad lo contradiga, pero ahora que le pude poner mis dedos encima, pienso que algunos se quedaron cortos. Otros sí lo dicen, y tienen todas las razones del mundo: Moto G marcó un antes y un después en el ecosistema de los smartphones Android.

Y lo dije bien, en el mundo de los smartphones Android, no solamente el de los smartphones con Android económicos. Muchos se lo van a pensar dos veces si es necesario gastar en un gama alta o media-alta si con un Moto G tienen un nivel de calidad más que aceptable en casi todos los apartados. El único motivo que queda pendiente es el de una buena cámara, pero es algo que tal vez esté arreglado para la próxima iteración. Pero seamos sinceros, en países como el nuestro nadie se preocupa por NFC y no todo el mundo necesita andar con una phablet en la mano; hay unas cuantas características premium que el usuario tercermundista promedio ni capta, ni tiene dónde usar a veces.

Samsung viene recibiendo históricamente todas las cachetadas por ser acusado como el mayor plagiador de ideas que a su vez Apple le afanó a otros para hacer su iPhone, pero con lo que Google/Motorola vino haciendo primero con el Moto X y ahora con el G se podría afirmar que son los Android más parecidos a un iPhone en varios conceptos. Vamos a ver:

  1. Para quien viene de usar androides de otros fabricantes (o incluso de la Motorola pre-Google) y nunca tuvo un Nexus para jugar, el cambio en las sensaciones que produce la interfaz es inmediato. El Moto G, con su hardware de compromiso logra una fluidez que es posible que no la podamos sentir en ningún Galaxy de gama alta. El minimalismo de un Android puro, sin todo el bloatware al que estamos acostumbrados por Samsung y compañía, obra maravillas en la percepción que nos deja con el uso.
  2. Pero eso no es lo más disruptivo, el Moto G es el primer teléfono que encuentro que, aunque comprado bajo subsidio de operadora, viene completamente limpio, sin logos, wallpapers o aplicación pedorra alguna de la compañía prestadora del servicio (al menos así lo está vendiendo Vomistar). No sé si con el Moto X fue igual, calculo que sí porque esto se ve como toda una movida política desde Google, pero si hasta ahora tenía que pensar en un sólo smartphone que se cagara en las operadoras y viniera con su ROM limpita e impoluta directo de fábrica, ese era el iPhone. Bueno, podría pensar en Windows Phone también, pero en el pobre no piensa nadie. Este punto solo, el hecho de que Motorola ya no trance para incluir basura de las operadoras, es motivo más que suficiente para no pensar en consumir otra marca, y las ramificaciones de la decisión son inmediatas: Actualizaciones de Android más rápidas y mayor velocidad.
  3. Es difícil de establecer a veces qué convierte a un producto en icónico, en ese objeto de deseo que todos quieren tener. Puede que se consiga con una buena combinación de características únicas y realmente anheladas que nadie más ofrece sumado a un buen diseño y un buen speech, como suele ser la receta de la manzana mordida, pero Google no necesitó demasiada labia para que todo el mundo ande atrás del Moto G, que incluso ayuda a su hermano mayor, el X. Porque, quien quedó enamorado de lo que vio en el primero pero desee algo más poderoso, es muy probable que se tire al segundo. Entonces tenemos 2 objetos de deseo, uno para bolsillos amplios y otro para estrechos, pero ambos con una identidad definida y muchos plus en común que pocos tienen: Atractivos, minimalistas, con muchas cosas que los usurios queremos y también sin las que no queremos… ¿les recuerda a alguien más?
  4. Las que voy a mencionar ahora son características del Moto G que sinceramente a mí no me parecen buenas, pero también nos recuerdan mucho a otro conocido smartphone, aunque lejos están de ser los únicos en hacerlo hoy: Sin slot para tarjeta microSD y la batería no es intercambiable por el usuario… un mal de nuestros tiempos, supongo.

Piensen por un momento, o mejor dicho recuerden, a la Motorola de hace 4 años: No sólo sus ROMs, como sigue haciendo Samsung, venían infestadas de aplicaciones y contenidos inservibles del operador, sino que además nos obligaba a tragar en casi todos sus modelos a MOTOBLUR, posiblemente la peor de las abominaciones de todas las personalizaciones de Android que alguna vez existieron. Hoy con el Moto G tenemos un Android de Google casi puro, y lo único extra que hay puesto por Motorola es poco, puntual, no intrusivo, y de hecho son agregados que sirven: Assist, para apagar las notificaciones automáticamente y que no te molesten o distraigan cuando estás manejando o durmiendo; una aplicación para sacar fotos que es simple e intuitiva de usar y hasta permite sacar fotos sin desbloquear el teléfono; y un administrador de dispositivos para funcionar como servicio antirrobo desde la web de Motorola, que permite localizar y bloquear o borrar los contenidos del teléfono en caso de perderlo (aunque esto último ya es posible a través de Google Play, mal no viene). Pero posiblemente la mejor aplicación hecha por la Motorola de hoy es su herramienta para migrar datos desde nuestro Android anterior. Tan sólo debemos instalarla desde Google Play en el teléfono viejo, y funciona con cualquier Android cuya versión sea igual o mayor a la 2.2. Luego solo basta ejecutarla en ambos dispositivos, en uno indicaremos que es el nuevo y nos mostrará un código QR en pantalla que será leído por nuestro viejo terminal y entonces, automágicamente, comenzarán a transferirse los datos entre ambos usando Wi-Fi Direct. Los datos transferidos incluyen todas las fotos y videos que tengamos en nuestro viejo teléfono, los SMSs y MMSs, el registro de llamadas y hasta los contactos que tengas perdidos en tu SIM (aunque se supone que deberías usar la libreta de Google para que se sincronizen automáticamente al configurar tu cuenta); no sirve para los datos de las demás aplicaciones que utilicemos, pero ciertamente es lo básico que cubre los intereses de casi cualquier usuario normal, y todo lo hace simple y rápidamente. ¿Lo mejor? Todos los extras de Motorola son actualizables desde Google Play, por lo que no nos quedamos estancados con piezas de software viejas y defectuosas; sin ir más lejos, ni bien configurás un Moto G vas a ver como en las actualizaciones bajan nuevas versiones de varias de estas aplicaciones.

Instalando Motorola Migrate en un LG P350g para migrar sus datos a un Moto G

Instalando Motorola Migrate en un LG P350g para migrar sus datos a un Moto G

Por supuesto, nunca son todas flores, ¿no? Tenemos la cámara mediocre de la que se quejan todos y con razón, aunque para quien viene de smartphones de precio similar puede incluso significar una mejora. El problema es que muchos reviewers, ya acostumbrados a nadar entre dispositios de alta gama, no pueden evitar comparar al Moto G con uno, porque tiene muchas caraterísticas que lo asemejan a un alta gama, al menos a un alta gama de hace menos de dos años.

Existe sin embargo una contra de la que no vi a nadie hablar. Tal vez sea porque no es exclusiva del Moto G, sino de todo teléfono que venga con un Android puro: La barra de búsqueda de Google, omnipresente en todas las páginas de la home, imposible de remover como cualquier otro widget. Existen sólo dos formas de librarse de ella: Deshabilitar la aplicación de Google Search, pero por consiguiente no la podremos usar más, y eso incluye a Google Now. Además en donde solía estar la barra quedará el espacio libre que no podrá ser aprovechado por ningún otro ícono o widget. La otra opción, que evitaría estos problemas pero es más del estilo matar-mosquito-con-bazuca es cambiar el launcher por otro, ya que es el launcher actual de Android el culpable de esta situación. Sea como sea, si no tenemos problemas con usar Android y las apps de Goggle, ciertamente no será tan grave e incluso puede que nos sea práctico contar con la dichosa barrita. Es todo parte del plan de dominación completa de Google, relax.

Lo que es seguro es que deben haber varios CEOs asiáticos maldiciendo a Google desde hace unos meses: Se les acabó la estafa de vender teléfonos de gama baja con versiones obsoletas de Android que a duras penas sirven para usar Whatsapp y nada más porque sino se ponen más lentos que un terminal del 2005 con Windows Mobile. Es que pasa lo de siempre, cuando a alguien se le ocurre hacer algo bueno para la gente, incluso aunque sea para premeditadamente ganar mercado como en el caso de Google, se tiene garantizado hacerse muchos enemigos. Los otros enemigos son las operadoras, que ven como todo cliente que despierta no pide otra cosa que no sea Moto G, y tendrán que meterse todo el stock de los demás smartphones baratos dentro sus cavidades intestinales. Pero siempre hay algo que se puede hacer para joder al cliente, y en este caso la mejor forma, en un país con tanta impunidad como el nuestro, es simplemente subir el precio.

moto-gEs muy curioso, por decir lo menos, que para un smartphone que fue anunciado que llegaría con un precio de $ARS 1.499 bajo un abono de $ARS 149 no se lo esté consiguiendo en ninguna parte con esos valores. Vomistar en su tienda lo tiene a $ARS 1.699; son 200 pesos más de lo indicado, pero parece que no es robo suficiente, porque si lo queremos adquirir nos dirá que se encuentran sin stock. Sin embargo en algunos agentes de la operadora de la M verde sí lo venden, pero a $ARS 1.899, con la impresentable excusa de que viene con accesorios de regalo. No se hagan ilusiones, no es nada original de Motorola, sino unos auriculares marca chinonga y cosas tan al pedo como un cargador para el auto. Pero eso no es todo, el abono tiene que ser obligadamente de $ARS 239 como mínimo, sino tampoco cierran trato. Tal vez el más bueno sea Cloro, que en su web lo ofrece a $ARS 1.599 con un abono de tan sólo $ARS 120, y aparentemente tendría stock. Persoanal, bueno, es persoAnal, así que directamente se caga en toda la gilada que se come su marketing y lo vende a $ARS 2.199, pero hey, al menos dejaron el abono a $ARS 149. O sea, venden la versión de 8 GB y con abono sólo a 300 pesos menos de lo que se supone que se consigue, libre y con accesorios, la versión de 16 GB. Y voy a recalcar se supone, porque tampoco vi por ninguna cadena conocida las famosas versiones libres de 16 GB.

Pero siempre queda de última darse una vueltita por Merca Libre, ¿no? Si el liberado de 16 GB y con accesorios se debería vender a 2.500 pesos, seguro los buenos muchachos que publicitan por tan famoso sitio le cargarán unos pesitos más encima, pero nada más, ¿no? Parece que no. Prepárense para, sumado a toda la falta de garantías y confianza características de comprarle a un fulano por Merca Libre, desembolsar alrededor de $ARS 3.500 (varia ligeramente de un vendedor a otro) para conseguir, eso sí liberado, la versión de 8 GB, sin accesorios ni nada, tal y como te lo vendería una operadora. Evidentemente hay mucho garca dando vuelta, currando y afanando a lo loco, aprovechando que para quien no lo sabe un teléfono con las especificaciones del Moto G, bajo los esquemas de precios tradicionales, bien podría costar 4.000 pesos.

moto-gPero de todas formas la existencia del Moto G son excelentes noticias para todos. Aunque hoy gracias a unos cuantos chantas no lo podamos conseguir al precio que había sido indicado por Motorola, este acción fulminante de Google no va a hacer más que obligar a los demás fabricantes a dejar de robar y ofrecer modelos acordes, al menos si piensan seguir subiéndose al éxito de Android. Y no quiero ni pensar lo buenas que van a estar las próximas propuestas de la nueva Motorola.


2 Responses to “Moto G que estás en los cielos, santificado sea tu nombre (y líbranos de los garcas)”

  • Sergio L despachó:

    Todo muy lindo, pero a menos de UNA semana de tenerlo en mis manos, el glorioso, bonito, intrèpido y bla bla bla de mi Moto G dejó de ser reconocido de un día para otro en mi pc con Win7, sin ninguna solución a la vista, por lo cual tengo que hacer uso de medios rebuscados para pasar archivos al celular… aunque nada me quitará la felicidad de cuando las cosas funcionaron bien… en esos casi cuatro días de pura ilusión.


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 32.0 en Windows Windows 7