Ese asiento vacío

Gabolonte Blasfemus

image No, no pretendía ponerme poético.

Como buen usuario de los servicios de transporte público durante más de una década en la sobrecongestionada Buenos Aires, existen ciertos fenómenos a primera vista azarosos en los que me he comenzado a mentalizar un poco de a ratos, algo en lo que veo que tampoco soy el único. Pero lo que en este particular momento me lleva a un estado de cacarsis autoreflexiva es lo que di en llamar el efecto del asiento vacío. (foto vía whisqui)

Todos lo hemos vivido alguna vez: Subimos a un transporte lleno donde muchos ya van parados, pero notamos que hay un asiento libre, generalmente al lado de otro ocupado por alguien, pero que por algún extraño motivo continúa sin ocuparse. Nuestra primer reacción suele ser ir raudos a apropiarnos del mismo, pero en esos escasos segundos en que nos movilizamos a hacerlo suele sonar una señal de alarma en nuestro interior, la que indica que sospechosamente ya había gente parada al ingresar y ninguna aprovechó las bondades descansa-traseriles del dichoso elemento. Llegado ese momento, generalmente se realiza una relativamente larga y profunda inspección visual del mismo antes de abordarlo, y en muchos casos se descubre fácilmente la causa de su suerte: Está mojado (vaya uno a saber con qué clase de fluidos), sucio, o el asiento de al lado está ocupado por una persona de muy dudosa higiene y/o aspecto.

921 Pero también suele pasar que no detectemos nada extraño, y aún así, nuestra desconfianza ante la legítimamente imposible situación generalmente desemboca en el nombrado efecto del asiento vacío: No lo ocupamos a pesar de no presentar signo negativo alguno, sólo porque vemos que nadie más lo quiere. Un mecanismo de autodefensa, posiblemente de carácter evolutivo, que podría resumirse en el viejo refrán de la época de nuestros padres y abuelos: Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía. Y es una reacción de entender y con razón, pues es muy probable que si alguna vez optamos por aprovechar la ocasión ante una de estas situaciones luego descubramos, tarde, el motivo de que nadie lo haya hecho antes. Y como ejemplo puedo citar una anécdota que recuerdo muy bien: Haber ocupado en un tren un asiento contiguo a otro donde se encontraba una señora con un muy desagradable hedor, llegado al punto de que unos púberes que estaban sentados enfrente se divertían apostado cuánto tardaría en levantarse la siguiente víctima del asiento maldito. He de decir que no duré mucho, por lo que me dijeron, imitando al conductor de un programa de TV muy popular en aquellos tiempos, “prueba no superada”.

Pero este efecto se pone de manifiesto en todo su esplendor, justamente, cuando el asiento desocupado en cuestión en realidad no tiene nada de malo, pero por diversos motivos no fue convenientemente abordado por quienes estaban ya de pie al momento de entrar nuevos pasajeros. Y es un efecto en cadena que se acrecienta como una bola de nieve: Cuanto más gente parada sin ocuparlo hay en las cercanías, más paranoica se pone la que recién ingresa al medio de transporte, algo que he podido comprobar algunas veces que me quedé con un asiento vacío a mi lado y por algún motivo no fue ocupado ni bien el anterior ocupante lo liberó…

Podríamos incluso decir que este curioso efecto es de caracter contrario a otro muy acontecido entre el género femenino, el que a modo simple podemos llamar mina-quiere-lo-que-otra-mina-tiene, famoso por aumentar la valuación por parte del sexo opuesto de cualquier mamerto por el sólo hecho de tener pareja o alguna que otra perra que le ladre, el cual algunos aprovechan calzándose una alianza matrimonial cuando van al club o la facultad para enviar a las féminas de las inmediaciones el falso mensaje que en sus mentes se interpreta como el sello de aprobación de una de sus pares.

image Y es que el efecto del asiento vacío no sólo se circunscribe al ámbito literal del transporte público, sino que está presente en innumerables situaciones de la vida misma; sin ir más lejos en el de las relaciones. Así como, para algunas mujeres tiene más valor aparente el tipo que está en pareja o siempre anda con una mina distinta, aquel o aquella que en algún momento del transcurso de sus existencias se encuentren libres de compromisos e interesados en iniciar algo con alguien muchas veces son indagados sobre cuán extensa viene siendo su última ventana temporal de disponibilidad. ¿Quién no interrogó o fue interrogado sobre cuánto tiempo hace que está solo/a y por qué? Es que, por supuesto, así como en mi anécdota del tren, nadie quiere clavarse con la apestosa, y menos si es para algo mucho menos light que compartir un viaje en tren o bondi.

Pero, tal y como en el caso del asiento vacío, donde mucha gente no lo ocupa sólo por que ya estaba libre en un lugar donde muchos ya estaban parados, lo mismo pasa con un flaco o una mina que, pudiendo ser perfectamente normales, es común que pocos se animen a acercárseles si estuvieron solos durante mucho tiempo en este mundo de parados. Y ahí nuestra mente brillante, cuan la de un Russell Crowe esquizofrénico, comienza a buscar cualquier signo, cualquier patrón que nos permita aunque más no sea sospechar que hay algo malo con ese asiento/persona/etc. Y encontrar una simple minucia que no nos guste basta, porque ante la irrefutable evidencia de la desaprobación popular cualquier sospecha es teoría suficientemente convincente para no arriesgarse con el paquete en cuestión.

Así, muchas minas promediantemente normales, e incluso algunas realmente buenas, son consecuentemente descartadas o valoradas sólo para un par de noches bajo el techo espejado, por las dudas y la incertidumbre que genera si nos enteramos o sospechamos que hace mucho tiempo que está sin novio. En el caso del hombre, mostrar que se está solo y sin nadie en el horizonte ni siquiera para pasar una noche se sexo alocado es más que suficiente para una sentencia de muerte a nunca más tener una con alguien del sexo opuesto. Y más allá de que existe una buena cantidad de gente que está sola por muy buenos motivos, la realidad muestra que a veces se da esta otra cara de la moneda.

Y ustedes, ¿se perdieron algo bueno alguna vez por evitar un asiento sospechosamente vacío? ¿O el asiento lo tenían ustedes y la oportunidad se la perdieron otros?


One Response to “Ese asiento vacío”

  • JL despachó:

    Increíble como extrapolas esta situación del asiento vacío en el autobús – a todos los que habitamos en ciudades nos ha ocurrido – con esto de las relaciones. Es común entre mis amigos decir: “profesional, adinerada, hermosa, medidas perfectas, agradable, y no tiene novio? Algo raro hay ahí”. Me voy con la teoría evolutiva


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 2.0.0.7 en Windows Windows XP