El caso del abogado guatemalteco y el Efecto Streisand

Gabolonte Blasfemus

image Uno de los temas de esta semana fue indudablemente el asesinato del abogado guatemalteco Rodrigo Rosenberg y su video postmortem colgado en YouTube que comenzó a circular como fuego por un hilo de combustible por toda la web, el cual grabó para denunciar quienes eran los responsables en caso de que su vida sufriera un atentado. Para quien aún no lo haya visto o leído al respecto, Rosenberg era el abogado Khalil Musa, un empresario al que se lo acusaba, a modo de chivo expiatorio, de todos los problemas de corrupción de Banrural, un banco de este país, sólo por haber recibido el nombramiento para formar parte de la junta directiva del mismo, cargo que en los hechos parece que nunca le otorgaron. A los pocos días Musa y su hija son asesinados, y Rosenberg entonces graba su mensaje donde hace responsable máximo de la corrupción de Banrural y de todos estos crímenes, incluido el suyo si ocurriere, nada más ni nada menos que al actual presidente de su propio país, Álvaro Colom, y a otros personajes a su servicio.

Y acá es donde entra el mencionado Efecto Streisand en juego, el cual debe su nombre a causa de los esfuerzos que durante el 2003 realizó la famosa actriz y cantante estadounidense para obligar a un fotógrafo a retirar de su sitio web una foto aérea de California donde se veía su casa, produciendo exactamente el efecto contrario al buscado: Que dicha foto circule por toda la Internet debido a la curiosidad por su intento de censurarla.

imageEn este caso, vemos la primer instancia del mismo cuando los medios televisivos de Guatemala, al control del presidente Álvaro Colom, acallan totalmente esta noticia mientras algunos medios gráficos la publican y distribuyen el video por Internet, produciendo el masivo efecto viral que el mismo tuvo. La segunda instancia, y mucho más grave en lo referente a las libertades individuales, surge debido a un hashtag viral que inicia Jean Anleu Fernández (@jeanfer en Twitter), el cual comienza también a circular por todo Twitter e incita a quienes posean fondos en Banrural a retirarlos inmediatamente como castigo a todos estos crímenes. Esto desencadena una reacción inusualmente rápida para lo que suele ser la aplicación de las leyes en los países sudamericanos, ya que las autoridades policiales guatemaltecas apresan casi inmediatamente a Jean Anleu, y le imageotorgan una sentencia instantánea que lo condena al arresto domiciliario y al pago de U$S 6.500. Todo esto produce que el hashtag de Jean Anleu circule aún más, junto con su situación, haciendo explotar al tema, siendo recogido en sitios internacionales de la talla de Mashable, y haciendo en el camino que medio mundo se entere de estas reprobables acciones por encubrir la verdad. Para seguir todas las opiniones, noticias y comentarios en los twits acerca de esto, nada mejor que navegar los hashtags #escandalogt y #freejeanfer.

 

Ahora, gracias al ánimo de todos los internautas por defenderse de la censura y la opresión, todo el mundo puede enterarse del gobierno corrupto que tienen que sufrir nuestros hermanos guatemaltecos (me siento raro diciendo cosas que rayen la solemnidad…). El problema es que por lo general siempre hace falta un mártir que se sacrifique para que el Efecto Streisand aparezca y revele la verdad, como en este caso, apareció dos veces gracias a dos sacrificados, primero Rodrigo Rosenberg y luego Jean Anleu Fernández. Y no puedo evitar trazar paralelismos con lo que podría pasar con nuestro país si un caso similar aconteciera. Lo primero que se me vino a la cabeza fue el patético silencio de los medios ante el desastre del Personal Fest del 2007, del cual no se enteró casi nadie que se informara únicamente a través de medios tradicionales, y para preocuparme aún más, encuentro esta nota de Clarín referente al arresto de Jean Anleu Fernández, otro artículo de color en la línea de “vio doña Rosa que peligrosa es la Interné hay que prohibirla!” marcando su Twit como un terrible delito y omitiendo alevosamente todo el contexto en el que sucedió; sí, la nota no dice ni una palabra de Rodrigo Rosenberg o de Khalil Musa.

Me voy a poner vergonzosamente solemne otra vez, pero de verdad que este es el tipo de cosas que nos hace ver que debemos defender Internet a toda costa, donde, a pesar de la desinformación y el caos que puede haber, es el único medio que tenemos para coordinarnos como comunidad y pueblo, incluso a nivel planetario, sin que les sea tan fácil acallarnos.


3 Responses to “El caso del abogado guatemalteco y el Efecto Streisand”

  • lorena santizo despachó:

    es muy vergonsoso y a la vez lamentable que en nuestro pais ocurran cosas de este indole… pero creo que no solo se trata en este pais si no a nivel mundial la corrupcion y la violencia generada por el hombre va de aumento en aumento y todos los guatemaltecos sigamos igual de ignorantes e ingenuos.. y no pensemos que esto solo es panico provocado por personas sin sentido comun que buscan desestabilizarnos haciendonos creer que en Banrural se hace lavado de dinero, que va ir a la quiebra entre otras cosas que tratan de manipularnos diciendo que saquemos todo nuestro capital del banco, ponganse a pensar que lo que ellos quieren es que banrural quiebre para ellos quedarse con en poder.


    Usando Internet Explorer Internet Explorer 6.0 en Windows Windows XP
  • SpamLoco despachó:

    La nota de Clarín es un chiste parece.


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.10 en Windows Windows Vista
  • alfedro despachó:

    Como sabemos Banrural es un banco que les sirve a las comunidades rurales del Guatemala que hace del servicio sea conveniente para las familias del área rural se encuentra entre los primeros 10 mejores bancos del Centroamérica entonces no podemos hacer caso con las declaraciones falsas que hacen en contra de esta entidad bancaria debemos tomar en cuenta que es un banco muy sólido y prestigioso para realizar negocios ilegales todos como un pueblo nos debemos de unir para apoyar a esta institución.


    Usando Internet Explorer Internet Explorer 6.0 en Windows Windows XP