La privacidad de tus datos y Facebook, una pareja explosiva

Gabolonte Blasfemus

image FaceBook, la red social más capita de todas, está comenzando a pagar el precio de su excesiva popularidad: Le hacen kilombo por cada pedo que se tira. Que la página de inicio anterior estaba mejor (o incluso la anterior de la anterior), que es complicado de usar… y a eso podemos sumar metidas de pata grandes de la compañía como intentar apropiarse de todo el contenido que pase por sus servidores. Después tenemos el vapuleado tópico de la privacidad, donde todos eligen bandos y tenemos por un lado el equipo de los retrógrados, que bajo la bandera de “todo pasado fue mejor”, asegura que gracias a FaceBook los criminales pueden saber cuándo uno se va de vacaciones, quienes son sus familiares y mucho más, para así orquestar fácilmente secuestros, robos y un largo etcétera, y que si dejase de existir, junto con Twitter y los fotologs, el mundo sería mejor; mientras, en la otra esquina, el de los gurús 2.0 asegura que la privacidad en este y otros sitios sociales es totalmente controlable por el usuario y que, si termina mostrando sin quererlo fotos de como vino al mundo a todo el amplio público, es simplemente porque se trata de un cavernícola digital que no sabe entenderse con la tecnología. Y como siempre, en casi todo desacuerdo, ambas partes tienen un poquito de razón.

El otro día me encontré con algo bastante preocupante en relación al candente tema de la privacidad en FaceBook, mientras despuntaba el vicio que casi todo usuario del mismo posee de hacer memoria para acordarse de gente que se pueda encontrar y, eventualmente, agregar o enviarle un mensaje. Y estaba a punto de enviar ese mensaje (el segundo de la noche), cuando de repente reparo en una advertencia que jamás había notado antes:

image

Entonces, yo puedo matarme regulando granularmente la privacidad de cada ítem de mi perfil, como afortunadamente FaceBook nos lo permite, pero de repente le deja ver tanta información personal relevante a alguien a quien sólo le envío un mensaje, durante un mes entero?

Me es difícil de decir si esta “característica” es reciente o siempre estuvo y mi modo zombi la ignoró, pero me cuesta creer que no la haya notado mucho antes.

image Yo comprendo cual es el punto en todo esto: Se trata de evitar que se realicen abusos amparados en el anonimato. Si alguien manda un mensaje, tiene que hacerse mucho cargo de lo que escribió en él ya que la otra persona tendrá acceso a probablemente suficiente información del remitente como para encarar una acusación legal si se justifica. Pero están perdiendo el punto de la consigna que ellos mismos alentaron y llevó el éxito masivo a su sitio: La comunicación libre y casual, que nos permita buscar a nuestros conocidos y, tal vez, hacer otros nuevos. Pero es inaceptable tener que preocuparse de si le vas a estar dejando ver un pantallazo de tu persona durante un mes al Manuel Rodríguez equivocado, nada más que por mandarle un mensaje donde le preguntábamos si era el que cursó con nosotros hace tantos años en tal colegio. El asegurarse de que no se cometan abusos puede realizarse mediante formas mucho más efectivas; después de todo, el que de verdad quiere joder a alguien por FaceBook no va a sacar una cuenta registrada con su nombre verdadero y donde vuelque información personal, como se supone es la idea. En todo caso habría que habilitar la posibilidad de bloquear usuarios, y eso, junto a la opción de denunciar mensajes que ya existe sería más que suficiente.

Ahora me lo voy a pensar 30 veces antes de enviar un mensaje a alguien que no estoy seguro si es quien creo que es, y ustedes deberían hacer lo mismo.


Comments are closed.