Te cuidás por Wi-Fi? (Análisis de los resultados de la encuesta)

Gabolonte Blasfemus

image A dos semanas de la encuesta que se me ocurrió hacerle a los desprevenidos visitantes sobre qué medidas tomaban para protegerse cuando se conectaban a través de una red inalámbrica desprotegida, se hace interesante analizar un poco los resultados, aunque seguramente no sean tan representativos porque no fueron muchos los participantes, además del perfil de lector de este blogo. De los 37 votos, hay una cifra que supera incluso a la de los que no tienen un gadget con Wi-Fi y por tanto no les importa nada de esto: La de los que se conectan sin tomar ninguna medida, a pesar de que saben que no es seguro, que son un 24%. Algo que no me sorprende, incluso hubiese esperado que fuesen más (seguramente influye el hecho de que quienes pasan por acá están más interesados en estas temáticas), porque a mi mismo, a pesar de que normalmente suelo tomar medidas, a veces me cansa y simplemente me gustaría poder usar el servicio de la manera más simple posible y en la que fue concebido, como cualquier usuario normal lo haría desde su ignorancia de estos peligros. Pero al final nunca lo llego a hacer, porque tengo bien presentes cuales son los riesgos. Supongo que en muchos casos se lo ve como una amenaza lejana e improbable, como algo que, con mucha mala suerte, puede llegar a pasarnos alguna vez. Eso, desde ya, dependerá mucho de las zonas que frecuentemos para conectarnos; no es lo mismo entrar desde un café de San Justo que desde uno de Palermo.

Otro punto que despertó mi atención es ese 8% que cree estar seguro porque sólo utiliza la conexión Wi-Fi de su casa, cuando, a menos que su router hogareño esté protegido por WPA o WPA2 con una clave fuerte, sigue estando en la misma situación de vulnerabilidad que el resto. Otra vez, por supuesto, van a existir muchas menos probabilidades de intentos de ataques de acuerdo a la zona en la que se viva, pero esta es una variable en la que tampoco habría que confiarse demasiado. También hubo alguien (2%) que afirmó no tomar precauciones si la red inalámbrica a la que se conectaba le pedía una contraseña, aunque su estándar de seguridad fuese tan sólo WEP, el cual ya sabemos casi todos que totalmente vulnerable.

Un par más a destacar son el 8% que confiesa realizar este tipo de ataques por su cuenta, y un 16% que afortunadamente afirma tomar algún tipo de precaución cuando saben que pueden ser “escuchados”.

La conclusión evidente es que aún existe muchísima gente que sigue usando las redes inalámbricas sin tomar en cuenta los graves problemas para su seguridad y privacidad que esto implica. Imaginemos, por ejemplo, el típico gerente que entra con su notebook provista por la compañía desde un café o aeropuerto, sin tener la más mínima idea o preocupación de todos estos inconvenientes. Desde ya este no es el único problema de seguridad al que se va enfrentar un usuario desprevenido, pero es uno bastante preocupante por la falsa promesa de que está todo bien si vamos con nuestra notebook a cualquier lugar y nos conectamos por Wi-Fi. El problema, como suele suceder, es que a la gente se la engaña, y esta no quiere complicarse aún más la vida prestándole atención a tantos detalles que no debería tener la obligación de conocer.


4 Responses to “Te cuidás por Wi-Fi? (Análisis de los resultados de la encuesta)”