Palm y los últimos que se bajaron del barco

Gabolonte Blasfemus

image Por estos días me acordé de una triste máxima que le dijo el Teto Medina a Juan Di Natale, cuando éste último lo había invitado al otro para poder gastarlo en ese clon berreta de CQC que condujo un verano, y en referencia a esto y a como Eduardo de la Puente se puso a conducir un programa de concursos después de finalizar CQC, el Teto le dijo: "Viste como todos nos abuenamos?"

Y siento un poco el peso de esta frase por unos cambios repentinos que vi en dos webs relacionadas con el mundo móvil por estos días. Una de ellas es, o era, palManiac, la cual cambió su nombre a moviManiac para poder reflejar un hecho que ya era notorio en sus páginas: Hacía tiempo que ya no estaban centrados exclusivamente en el mundo de Palm, más bien todo lo contrario. El otro fue un caso más drástico, ya que se trata de un antiguo defensor a ultranza de la plataforma Palm OS, y todo un valuarte y fuente de información dentro de ese segmento: La PDA de Tungsteno, weblog que aunque no haya proclamado ningún cambio de nombre, sí anunció que ampliaría sus horizontes, ya que su autor finalmente "cedió al lado oscuro" y se compro un smartphone HTC con Windows Mobile, del cual arrancó hablando muy bien.

Yo antes de tener mi primer PDA, tenía cierta preferencia por las Palm también, no sólo porque un amigo tenía una y se veía que andaba bastante bien, sino porque también tuve otro que tenía una Pocket PC y se le colgaba todo el tiempo; claro que esto fue hace unos cuantos años. No es de extrañar que entonces mi primer PDA fuese una Palm, influenciado por esas experiencias y también por los comentarios generales a favor de Palm y en contra de Windows Mobile. Pero estábamos en el 2006, y mi experiencia fue completamente opuesta. Mi Palm T|X me mostró lo peor a lo que había llegado la plataforma: Un equipo muy limitado en memoria dinámica, propenso a constantes soft-resets, en el que a la primer unidad se le descalibró la pantalla hasta hacerla inusable, y la segunda (repuesta por la garantía de Palm) directamente se murió en una serie de reinicios infinitos sin razón o motivo aparente.

En cambio, de mi iPaq no tengo demasiadas quejas; en comparación es lo más estable que hay, se cuelga como mucho dos veces al mes, tengo multitarea de verdad, lo que me brinda muchas más posibilidades, y de lo único que me puedo quejar realmente es que las alarmas suenan cuando quieren y de que podría ser un poco más rápida en respuesta (y no, la T|X tampoco era mucho más rápida), pero si lo que te interesa de verdad es una agendita andá y comprate una Casio! (mejor no hay)

Y todo esto muestra como la caída de Palm llegó a límites tan insostenibles, que por más que la quieran revivir sacando un smartphone nuevo cada tanto, hasta los más fieles están abandonando la iglesia.

Entonces, con Palm OS moribundo, ALP en el limbo, Symbian lejos de la pantalla táctil por el momento, y Android y otros SO móviles basados en Linux siendo por el momento tan sólo una promesa, Windows Mobile, el malo de la película, al que todos comparan para mal una y otra vez con su hermano mayor, resulta ser la opción de elección, donde cada tanto algún palmero anti-ppc hace el cambio por haberse cansado y comienza a descubrir que "no era tan malo" el cuco. De todas formas su futuro, por supuesto, depende de cuánto mejore su competencia, y también de los tiros en el pié que se pegue o no Microsoft, claro.


2 Responses to “Palm y los últimos que se bajaron del barco”

  • Gabriel despachó:

    Has visto la luz hermano, y muchos mas la veran en un futuro no tan lejano…


    Usando Opera Opera 9.60 en Windows Windows Vista
  • Marcos despachó:

    Efectivamente, el cambio de opinión es lento pero generalizado. Pienso que has dado en el clavo: a parte de que PalmOS ha quedado estancado y cada vez estará más lejos de sus competidores, Windows Mobile ha cambiado mucho (y quizás los fabricantes del hardware han aprendido unas cuantas lecciones). Las “PocketPC” de hoy en día están a años luz de las de hace 3 ó 4 años, y como tú dices, los cuelgues son cada vez más esporádicos.

    Y sí, en mi decisión también pesaron mucho los cuelgues de la Tungsten E2 cada vez que quería abrir en Plucker un blog con demasiadas imágenes. Simplemente no se puede hacer un sistema operativo que parece una ruleta rusa. PalmOS necesita mucho manpower para estar a la altura de los requisitos de hoy en día, y Palm simplemente ha decidido que no le compensa.


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.1 en Windows Windows XP