Llegó Google Chrome, y se alborotó el gallinero

Gabolonte Blasfemus

Otro post innecesario sobre la caída del cielo de Chrome, el navegador que Google acaba de sacarse de la manga, y algunas preguntas que me hago e intento responder. Se va la primera.

image

¿Hacía falta otro navegador más en la web de hoy en día?

Según los muchachos de Google, sí, y para eso se despacharon con todo un webcomic explicando lo que para ellos son los problemas de la web actual con los navegadores de hoy en día y como Chrome viene a revolucionar y mejorar los cuellos de botella de la web 2.0.

¿Hay que creerle?

Si nos ponemos a hojear el webcomic anterior vamos a encontrar muchas cosas en las que tienen razón o, al menos, cierta lógica de argumentos. Por ejemplo tenemos la idea de que cada pestaña/página sea un proceso separado, aunque esto no sea ninguna idea nueva y venga de Internet Explorer. También dicen que así ayudan a reducir el consumo de memoria excesivo al evitar la fragmentación de memoria asignada que se da al cerrar y abrir pestañas que están en un sólo proceso; sin embargo esto Opera lo viene haciendo muy bien y sin recurrir a procesos separados. Pero claro, existen otras ventajas: Si se cuelga el navegador por una página en particular, sólo esa pestaña se cuelga y el resto sigue funcionando. Igualito que IE, vamos. También hay muchos otros conceptos generales enfocados en la seguridad y en mejorar la experiencia con aplicaciones web.

¿Y con el niño mimado de Mozilla Firefox que pasó?

Dicen que nada cambió con ellos, que al menos durante 3 años más seguirán financiando a la Fundación Mozilla, y que además su proyecto, al ser open source, es más bien un "regalo" a todos los demás desarrolladores de navegadores, de donde pueden tomar las ideas o el código que deseen para mejorar sus productos.

¿Y los demás qué opinan?

Analistas de la web 2.0 como Enrique Dans afirman que esto no se trata de una batalla de navegadores sino de convertir al navegador en el nuevo sistema operativo. Sin embargo, la gente detrás de Opera es algo más perspicaz, y con sus obvios motivos debido a la nueva competencia, apuntan a que el verdadero motivo pasa por la principal fuente de ingresos de Google, la publicidad, y por controlar el canal por el que esta es mostrada al público: El navegador. Ante la inclusión en todos los navegadores modernos de filtros de publicidad, no es de extrañar que Google vea un gran peligro en esto para el desarrollo de su negocio. Y claro, una excelente solución a esto sería sacar su propio navegador, lleno de nuevas ideas y con todo el peso del gigante, pero sin ningún filtro que impida que la maravillosa publicidad sea mostrada. También hay otro motivo que es más evidente: Google no quiere depender tanto de los caprichos de los demás navegadores al condicionar esto la experiencia final que recibe el usuario al utilizar sus aplicaciones web, mejor hacer la gran Microsoft y liderar y conducir el desarrollo de los navegadores, guiando a todos los demás.

¿Es realmente bueno?

La velocidad es francamente impresionante, debo reconocerlo. El término que mejor lo describe en la carga de páginas es el emitido por Guillermo de Alt-Tab: Un pedo líquido. Pero también hay contras, muchas, de todas formas, razonables al encontrarnos ante un software en etapa beta: No supera el test del Acid3, por el momento sólo existe una versión para Windows Vista y XP, hay scripts (según me comentó mi amigo Gabriel por experiencia propia) que en cualquier navegador andan y en Chrome no.

¿Vale la pena tenerlo o usarlo?

Si sos usuario asiduo de Opera o Firefox, posiblemente te guste pero no te cambies porque vas a estar demasiado apegado a las funciones de tu navegador de elección, pero vale la pena tenerlo. En cambio, si ni Mozilla ni Opera nunca te lograron convencer, posiblemente Chrome sí lo logre, y con su simplicidad y rapidez se convierta en tu navegador de preferencia. Para tener una idea de las funciones en las que destaca, nada mejor que ver la descripción oficial de Google.

¿De verdad supone una revolución en la web?

Posiblemente sí. No total, pero sí de algunos conceptos. Básicamente Google les está mandando con esto un mensaje a todos los desarrolladores de navegadores diciéndoles "hey, un browser para las aplicaciones web de hoy en día debe ser así". Además, Google lo armó juntando lo que le pareció mejor de cada tecnología: El motor de renderizado WebKit de Apple y el motor de Javascript V8. Básicamente, como decía antes, es una forma de tener más control en el escaparate final de sus productos.

En conclusión, esta era una movida que claramente Google iba a dar en un momento u otro, y con un índice de costo/efectividad mucho más fuerte que crear su propio SO, algo que de todas formas tal vez veamos algún día.


3 Responses to “Llegó Google Chrome, y se alborotó el gallinero”

  • Gabriel despachó:

    La interface minimallista me fascina en realidad. Mi blog tiene el diseño que tiene porque me deje llever por conceptos equivocados pero a la breveda estara corregido.

    En cuanto al script en cuestion y resumiendo mucho, es un javascript que muestra u oculta un div cuando se hace click en una imagen.

    Al hacer click en la imágen no sólo no muestra ni oculta nada sino que desaparece la imágen. Suficiente para seguir esperando a la proxima beta para mi.

    Otra cosa que no me gusta es como maneja el tema de los popups.

    Resumiendo lo unico que me parece correcto hasta ahora es la interface y el manual de usuario con forma de hitorieta hecho por el mismisimo maestro de maestros Scott McCloud.


    Usando Opera Opera 9.60 en Windows Windows Vista
  • Rodri despachó:

    Mientras más competencia, mejor.


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 3.0.1 en Windows Windows XP
  • SRWare Iron, un Chrome con privacidad extra | Geekotic despachó:

    […] de las (tantas) quejas que recibió el ya archifamoso Google Chrome fue el hecho de que envía automáticamente a los servidores de Google todo lo que se tipea […]


    Usando WordPress WordPress 2.8