Rastreado por Bluetooth

Gabolonte Blasfemus

image Vassilis Kostakos, un investigador de la Universidad de Bath, en el Reino Unido, mantiene un proyecto bastante interesante: Mediante la ubicación estratégica de cuatro adaptadores Bluetooth en el centro de su ciudad más una PC con Linux y el software correspondiente, fue capaz de rastrear los movimientos de 10.000 teléfonos y dispositivos móviles, permitiéndole incluso analizar encuentros y relaciones sociales entre los poseedores de estos. Algo similar a la amenaza a la privacidad que nos plantea el uso de RFID, pero al alcance de cualquiera.

Por supuesto, la solución es simple y está en nuestras manos. Al igual que cuando hablamos del peligro de que hackeen nuestro teléfono vía Bluetooth, lo mejor que podemos hacer es mantenerlo apagado y activarlo sólo cuando necesitamos utilizarlo, algo que de paso agradecerán nuestras baterías proveyéndonos algo más de autonomía.

Vía Kriptópolis.


Comments are closed.