Dudas Existenciales (16)

Gabolonte Blasfemus

img380Esta duda, como no puede ser de otra forma, será navideña :mgreen:. No, todavía no caí tan bajo como para ponerme a postear sobre fondos de pantalla navideños, adornos para imprimir y armar, o alguna estupidez por el estilo que seguro me traería muchas visitas y clicks de AdSense (por ahora, quién sabe cuando le sienta el gustito a la plata fácil…). Mi reflexión de hoy es sobre como se siente la época de las fiestas en sí.

Podemos arrancar haciendo la observación de que los ánimos son paradójicamente opuestos a lo que se espera en un principio; ya que aunque generalmente los balances de fin de año no suelen ser positivos y muchos saben que no van a pasar los festejos de la forma que querrían, en general el clima en las calles y las oficinas es como "de fiesta": El cadete que tiene ir al banco un día antes del 24 saluda a los cajeros, cuando uno se va del trabajo saluda a todos sus compañeros, hasta a los que no se traga.

Pero sin embargo se siente también otra cosa en el aire, una tensión invisible, fabricada por algo poderosísimo: Las expectativas de la gente.

Alguien me contó alguna vez (te mando un beso, alguien, si estás leyendo ;)) que la época de las fiestas de fin de año es altamente aprovechada por todos los brujos y amigos de lo paranormal que anda por ahí, ya que se aprovechan de las altas cantidades de "energía" que producen todas estas emociones, deseos, expectativas y frustraciones de la gente por estas fechas. Aunque uno no crea en estas cosas o se permita dudarlo bastante, la realidad palpable es que esa "energía" se siente. Y es que todos esperamos cumplir con ese mandato invisible que dictamina que debemos pasarlo felices y en familia. Meta difícil para muchos, que por lo desgraciada de su vida la felicidad les resulta esquiva todo el año y que posiblemente tengan una familia que prefieren perder antes que encontrar, pero que sin embargo se ven obligados a estar a su lado todo el año, pero más especialmente para las fiestas. Ahí entra la frustración, la de no poder pasar las fiestas como se quiere a pesar de lo que se desee. Pero también hay emociones positivas, como las de las familias grandes y dispersas que se reúnen en estos tiempos de festejo para celebrar juntos y demostrarse afecto. Esa mezcla tan particular de emociones es lo que, en mi opinión, hace que estos días tengan ese clima tan cargado y extraño.

Y si tengo que apuntar, apunto al que para mí es el máximo responsable de esta situación, y del sufrimiento de la mayoría de la gente: La obligación. La tradición que dicta, cual mandamiento, el estereotipo de familia feliz en su casita compartiendo los regalos a los pies del árbol navideño. Uno es bombardeado por publicidades que nos dicen que es un momento muy especial y que debemos sentirnos muy bien y estar con los nuestros. Y comprar mucho, claro. Y eso crea una ansiedad muy fuerte, e inútil, porque no se puede forzar el verdadero bienestar, al menos en mi humilde opinión. Se puede propiciar, pero no forzar. Lo que es aún peor, se nos machaca con la idea de la Navidad así seamos judíos, budistas, sintoístas o ateos; no importa, la Navidad es Navidad por sí misma, y tiene que ser así, de la misma forma que la mayoría de los japoneses la celebra al pedo porque casi ninguno es cristiano. Por supuesto que lo más importante para los poderes que manejan este mundo es que consumamos, y mucho. Que compremos muchos regalos, comidas y bebidas porque así se garantiza que la vamos a pasar muy bien. Mientras que ya hay una iniciativa para intentar liberarse de estas cadenas invisibles, lo que necesitamos saber también es que existe otra cadena más, la obligación de ser feliz.

img379Porque, así como no es tu culpa ni tu obligación si no podés comprar TV’s de pantalla plana y celulares con mp3 para toda tu familia y allegados, tampoco lo es que no puedas recrear la fiestita navideña perfecta si lo que tenés es una bolsa de gatos que se pelea todo el resto del año. Pero los ribetes de las fiestas son aún más, porque si lo pensamos bien se nos obliga a festejar como cristianos unas celebraciones de origen pagano a las que simplemente la iglesia católica tomó como suyas para darles el sentido de que se festejaba por el nacimiento de Cristo. Pero sin embargo, a la mayoría de nosotros nos importa un bledo si Cristo nació o no en esa fecha (que se sabe que no, o al menos se sabe que no se sabe), simplemente armamos como autómatas el arbolito y colgamos adornos fulgurantes por todos lados, y después morfamos como chanchos y nos podemos en pedo. Cualquier similitud con esas antiguas fiestas paganas que el catolicismo pretendía mitigar es pura coincidencia.

Concluyendo, me gustaría saber por qué mejor nos olvidamos de todo esto, y si no somos cristianos fervientes ni tenemos una familia como los Campanelli, por qué simplemente no dejamos de esforzarnos y sufrir al pedo y simplemente pasamos estos días como cualquier otro? Es difícil, pero a lo mejor se puede.

Por lo tanto, les deseo unas no muy felices fiestas si ya saben que esperar de estas fechas por sus hogares, o en todo caso, ninguna fiesta del todo. Eso sí, traten de olvidarse del resto y estar con la gente que les importa.


3 Responses to “Dudas Existenciales (16)”

  • GA despachó:

    Desde que tengo memoria y uso de razón, tanto navidad como año nuevo son el monumento mas grande que existe a la hipocresía y también al consumismo. Aún si tenés la familia perfecta o lo pasas como a vos mas te guste, el bombardeo de publicidad constante, las películas y series pedorras del espíritu navideño y la hipocresía que se vive en algunas familias y en las empresas en general, es insoportable. Lo mejor es tratar de descansar, clavarte unas birras y hacer como que estas feliz y contento, tirar unos petardos y esperar que pase la tormenta.


    Usando Internet Explorer Internet Explorer 7.0 en Windows Windows Vista
  • Alex despachó:

    Hay mucho asidero lógico en tus apreciaciones, sin embargo, hay quienes creemos que es un momento especial, y aunque no esté demostrado científicamente, tampoco es necesario que así sea para festejar la natividad de Jesús, por ende, la navidad es nada mas ni nada menos que un cumpleaños, y como buen cumpleaños, comienza a las 00:00 hs y se festeja.
    Te invito a investigar un poco sobre ciertos acontecimientos que ocurren en nuestra época, que demuestran hasta a los mas escépticos que Dios existe, que Jesús existe, y que la Virgen María existe y es lo mas cercano que tenemos para estar cerca de Dios.
    Hace mas de 25 años que la Virgen María aparece sobre la faz de la tierra, habla con la gente y da un mensaje.
    Esto cambió mi vida, mi forma de ver las cosas, terrenales y las que no.
    Saludos cordiales, felicitaciones por esto que hacés, y que la paz del señor esté contigo !

    http://www.mensajerosdelareinadelapaz.org/apariciones.htm


    Usando Opera Opera 9.24 en Windows Windows XP
  • Gabolonte Blasfemus despachó:

    Alex, aunque no lo creas tenemos algo en común: Yo soy ateo de todas las religiones, y vos también sos ateo de todas las religiones que hay en este planeta, con excepción de una ;). Y te juego que las otras también tienen sus aparecidos.


    Usando Opera Opera 9.25 en Windows Windows XP