Dudas Existenciales (13)

Gabolonte Blasfemus

Mis dudas de esta semana son dos, pero ambas tienen que ver con la misma historia.

Todo comienza con el plugin para WordPress WPhone, el cual me gusto mucho pero al mismo tiempo me hizo sentir muy discriminado, ya que para disfrutar de su interface con AJAX hay que tener un iPhone o un iPod Touch. invariablemente.

Analizándolo con algo de detenimiento, el iPhone nunca me termino de convencer. No sólo porque no sea 3G como muchos sitios especializados en móviles pregonan, sino por muchas otras cosas más, como que la cámara no filma, no se pueden instalar aplicaciones (todas son aplicaciones web), el precio, la historieta del bloqueo de Apple y lo más importante para mí, por sentido común jamás andaría atendiendo el teléfono por la calle con algo tan costoso y llamativo que tendría que contratarme guardaespaldas para que no me lo choreen (y no los que vinieron acá con la hija de Bush, que ya sabemos que no fueron muy efectivos).

Estas conclusiones trasladaron mi atención al otro candidato que quedaba, el más reciente iPod Touch, que es prácticamente un iPhone sin la parte del teléfono. Y ahí me nació la última de mis, como yo les llamo, calenturas tecnológicas. Todo geek las tiene, no importa como las llame. En mi caso particular cuando a mi me agarra una empiezo a presentar un comportamiento bastante particular. Comienzo a acechar los sitios como Merca Libre y De Remate, buscando y comparando precios y confiabilidad de los vendedores del objeto de calentura en cuestión. Esta fase, dependiendo de lo que me cueste decidirme y del cash a poner, puede durar entre un mes y dos días. Otra cosa en paralelo que hago es comenzar a ver reviews, compararlos con otros productos equivalentes, para asegurarme (o más bien convencerme) que estoy bien encaminado en mi deseo de compra.

Esto no significa necesariamente que toda tecnocalentura desemboca directamente en la adquisición del objeto de ésta; muchas veces éste esta más allá de mis posibilidades o concluyo que no vale la pena el gasto porque realmente no lo voy a poder aprovechar como deseo. En todo caso por lo general cuando mi mujer me ve navegando por Merca Libre (cosa que no es común en mí salvo en estos casos) ya se asusta porque sabe que casi siempre la historia termina en que termino haciendo bolsa la guita en algún "aparato".

Yo estoy muy lejos, por precios y practicidad, de ser un fan de Apple. En el caso del iPod Touch, yo sinceramente no es que me moría por usarlo para escuchar música; estoy bastante conforme con mi W300 y no tengo planes de cambiarlo por otra cosa. Lo que me interesaba de él era su otra función: Una Internet Tablet con la revolucionaria interface táctil de Apple.

Lo que ya sabía desde el vamos que jamás me iba a cerrar era el precio: En Argentina tiene un valor cercano a los 1.500 pesos, como alrededor de 450 dólares, dependiendo de quién lo venda. Más o menos lo mismo que me costó mi Pocket PC, pero sin la posibilidad de instalarle ninguna aplicación (una aplicación web que requiere estar online todo el tiempo no cuenta como aplicación para mi) y sin (aún) un ecosistema de aplicaciones de terceros tan grande como los de Palm OS o Windows Mobile. No me cerraba para nada poner esa cantidad por algo así, por más grande y brillosa que sea la pantalla, que puedas manejar todo con los deditos, o que Steve Jobs salga en streaming y te de las gracias personalmente.

Entonces pasé a la segunda opción; la del rata, que más bien es una forma de entretener esa calentura de la que hablaba para comunicarle que uno está haciendo algo por su profunda sed por el gadget en cuestión. Algo tan novedoso y mediático como el Touch suele ser objeto de sorteos y promociones por parte de muchas empresas, desde compañías de gaseosas hasta de celulares, y a lo mejor con una simple búsqueda en San Google podía llegar a encontrar unos cuantos y anotarme en todos los que pueda, total la esperanza es lo último que se pierde. Cuando comencé mi búsqueda encontré que había por lo menos un weblog que tenía uno de esos típicos concursos para incrementar sus links utilizando de zanahoria al mencionado producto: Si seguíamos las reglas, que generalmente son publicar un post en nuestro propio blog hablando del concurso y linkeando al blog que lo hace, ya estábamos adentro. Este tipo de "concursos" invadía los primeros 20 resultados de Google, impidiéndome encontrar los tipos de concursos que yo pensaba encontrar; además, como no me iba a tomar el trabajo de ver uno por uno los resultados, no sabía cuáles eran otros concursos separados y cuáles eran sólo blogs que linkeaban al concurso original.

Ya para esa altura tenía las bolas medio hinchadas y se me estaba frustrando bastante la calentura, así que de momento decidí darle al tema el veredicto de la inviabilidad y seguir adelante, porque ya me había hecho perder buena parte de la tarde todo el asunto.

Pero dos dudas quedaron en mis recovecos neuronales, listas, preparadas, para asaltar al lector de este humilde post.

La primera es una duda de la que realmente me gustaría conocer su respuesta, y es cuántos de estos concursos organizados por blogs, cuyo único y obvio objetivo es subir su Page Rank en base a los links de sus "participantes", realmente se cumplen y no son un mero y descarado engaño que termina en la estafa y decepción de quienes siguieron todas las reglas de buena fe; porque, vamos, muchas veces ves "concursos" hechos por cada pelagato desconocido que primero te preguntás si realmente el tipo va a poner la plata para el premio, en segundo lugar dudás después si no va a cambiar de idea y se lo va a quedar él. Hace poco hubo un caso al respecto que llego a la portada de Menéame si mal no recuerdo, donde denunciaban a un blogger que armó un concurso de estos y después se terminó adjudicando, por razones poco claras de entender, el premio a si mismo.

La otra duda la voy a convertir en un meme y es: ¿Cuando fue tu última calentura tecnológica?, habrá que describir el objeto de deseo, por qué lo querían, si finalmente lo consiguieron, y cómo aconteció todo. Este meme puede tomarlo quien quiera, pero para variar un poco se lo voy a pasar a Guillermo, a Bolsanegra, y a El Último Polvo.


Comments are closed.