Imágenes Míticas (2)

Gabolonte Blasfemus

Quién con al menos veinte y pico (o menos) años puede no identificar automáticamente esta imagen? O esta:

Thundercats es uno de esos raros casos de series animadas yanquis que lograron sobrevivir muy bien al paso del tiempo, e incluso al día de hoy seguir cultivando su, tal vez no muy extensa pero sí notoria, legión de fanáticos. Algunas veces uno va por la calle y puede llegar a encontrarse individuos usando una remera u otro elemento portando el logo inconfundible.

Y no hay que dudar de como esta serie infantil aún perdura en la cabeza de muchos de nosotros, sólo de esa forma puede explicarse la comercialización de esto:

Pero volvamos a la serie. Tal vez sea por el buen trabajo de diseño y animación realizado a cargo de estudios japoneses, y seguramente también por esa mezcla tan particular de magia, ciencia-ficción, y distintos y elementos puntuales de diversas culturas humanas, Thundercats, a pesar de querer venderse como una serie estilo He-Man, diseñada para vender juguetes y quedar bien con los padres enseñando moralejas, era algo más. La intriga de no tener en claro si el nuevo planeta en el que habitaban era o no la Tierra en un distante futuro (aunque decenas de hechos hicieran referencia a esto), una momia que vivía en una pirámide egipcia y era la encarnación de todo mal, y, uno de los elementos más fascinantes, la Espada del Augurio (como fue traducida al español por estos lares), la cual cargaba al Ojo de Thundera, capaz de sentir la presencia del mal, brindar clarividencia a su portador Lion-O, y aumentar de tamaño cuando era necesario, en una clara alusión gráfica a una erección fálica.

Pero las curiosas alusiones sexuales no terminan ahí; no podemos hablar de los Thundercats sin hablar del objeto de masturbación de todo preadolescente que la haya visto: Cheetara.

Un personaje tan atractivo e interesante que hasta existe un lugar nocturno con su nombre por Buenos Aires. Pero una duda que siempre nos va a quedar a muchos que vimos la serie desde el capítulo uno, es si en Thundera, el planeta natal de los felinos cósmicos, Cheetara se paseaba todo el tiempo en tetas, y el resto de los Thundercats casi en bolas:

Cuantos habrán bufado cuando Cheetara comenzó a usar su "traje protector"… Y los pezones es otro gran enigma, capaz que se habían fugado del planeta antes que ella, o era todo peludito (después de todo son felinos) y quedaban tapados.

Seguramente cuando llegue a los cines la película con actores que la Warner está produciendo sobre los Thundercats, muchos vamos a ir a verla nada más que para ver lo buena que quedó Cheetara en carne y hueso.


2 Responses to “Imágenes Míticas (2)”

  • SpamLoco despachó:

    Me acuerdo que los miraba y me acuerdo que una vez soñe que tenía la espada de Thundercats y que al dormir la debaja en la mesa de mi casa. Al otro día cuando me desperté (ya en la realidad), voy directo a la mesa en busca de la espada… pero lo había soñado. xD


    Usando Mozilla Firefox Mozilla Firefox 2.0.0.9 en Windows Windows XP
  • GA despachó:

    Se me cae un lagrimón en este preciso instante. Que buena serie, más allá de lo buena que estaba Cheetara… Thundercats, Robotech, bastante antes Astroboy… ¡qué épocas por favor!

    ¡Creo que me acaban de salir unas cuantas canas más!


    Usando Internet Explorer Internet Explorer 7.0 en Windows Windows Vista