Por qué la viralidad no es algo bueno para vos

Gabolonte Blasfemus

En una nueva muestra de que jamás se puede confiar en nadie nuestra privacidad y que una foto es para siempre, un caso sacudió a la policía yanqui. Una oficial envió una foto suya al celular de su novio, otro oficial, en la que se la veía mostrando sus atributos mamarios y al mismo tiempo luciendo el uniforme junto con su nombre en la placa. Su novio no tuvo mejor idea que compartirla con lo’muchacho, y parece que debe estar tan buena la mina que rápidamente paso de un celular a otro y también por email a través del sistema del departemento local de policía, hasta caer en manos de oficiales dedicados a cuidar ese concepto tan manoseado como la moral, los cuales (previa paja mediante) se encargaron de disciplinar al gato a la oficial. Aparentemente algunos medios han intentado ofrecer una recompensa por la foto para poder obtenerla, pero ahora los canas se hacen los giles. Ahora por fin entiendo en que andan todos los canas que veo por la calle prestándole más atención a su teléfono que a lo que pasa alrededor.

Si se quedaron con ganas de ver esos pezones policíacos, lo lamento. Lo más que les puedo mostrar ahora es el increíble caso del piepezón.


One Response to “Por qué la viralidad no es algo bueno para vos”

  • Lucila despachó:

    jajaj, es verdad!! siempre estan con sus celulares los policias. Ahora entendemos porque tanto…jaja
    Pobre chica, el novio un total…jeropa por decirlo. Y los amigos unos irrespetuosos 😛
    Pie pezón, mejor lo alejo de la vista de mi mamá, que como buena dermatóloga que es, va a empezar a contarme hacerca de esta malformación…jajaj

    saludos!