Por qué el iPhone no es la gran cosa

Gabolonte Blasfemus

iphone2Rompiendo un poco con la promesa que hice recientemente, me gustaría dejar un poco en claro un par de cosas que pienso sobre todo el ruido que hay alrededor del tan esperado y finalmente lanzado iPhone.

Muchos salieron a decir que después de verlo en acción los CEOs de Nokia y RIM estarían cometiendo seppuku, que hubo un antes y un después en el universo de los celulares y las PDA’s desde el mismo momento en que se dió a conocer al público, que va matar a toda computadora de mano porque es la primera en su género que corre un SO de escritorio (en este caso OSX), que se puede descargar música y videos, navegar y chequear emails, y hasta tiene Google Maps; pero la verdad, en mi humilde opinión, es que es solo el efecto Apple. Igual que cuando lanzaron el iPod.

Por qué lo digo: Fácil. Hay un par de cosas por las que ni Nokia, ni RIM, ni Palm tienen de qué preocuparse con el iPhone, y son éstas:

  1. Que corre OSX es puro verso. Según la misma Apple afirmó luego, es una versión reducida del popular SO la que corre. En pocas palabras, tendrá el look and feel del OSX pero no lo es, seguro.
  2. Otra cosa que Apple y Jobs salieron a aclarar es que, al igual que en el iPod, el iPhone va a tener una plataforma cerrada, y Apple va a tener total control de lo que se pueda instalar en el aparato. Qué significa esto en cristiano? Que ningún dueño de un iPhone va a poder instalarse en el mismo una aplicación hecha por un tercero (como sí se puede con una Palm, un Treo, un smartphone corriendo Symbian o Windows Mobile o una BlackBerry), sólo va a poder instalar aplicaciones hechas o aprobadas por Apple, con lo cual el espectro y la viabilidad de un ecosistema de software para la plataforma del iPhone se ve reducido casi hasta desvanecerse. Claro, seguramente algunos cráneos van a conseguir hasta que el iPhone corra Linux con un montón de aplicaciones (cosa que también se logró en el iPod), pero ese no es el punto, hablamos de comprar el dichoso aparato y poder cargarle los programas que uno quiera. Seguramente lo que esté preparado por Apple a nivel aplicaciones para cuando se empiece a vender va a ser fabuloso, pero siempre van a faltar cosas, y en este caso nadie va a poder venir a llenar esos vacíos. Jobs defiende esto aludiendo a lo vulnerable que quedaría el teléfono si fuese “más parecido a una PC”.

Estos son los puntos más fuertes que veo. Que no sea 3G o que todo lo que hace no sea ninguna novedad para mercados como el japonés también le suman leña al fuego pero no me parecen los decisivos.

Lo que sí tiene de excelente, como todos los últimos productos de Apple-Jobs, es el diseño y la interface (sobre todo esto último), y sólo con eso se va a ganar una gran porción de la torta, tal como lo hizo con el iPod. Pero los geeks verdaderamente geeks no vamos a andar con esas boludeces, así como tampoco andamos histeriqueando con cablecitos blancos colgando de los oídos 😛

Un dato más para sumar: El recientemente lanzado Treo 680 cuesta en USA U$S 399 libre y sin contrato, el iPhone… U$S 499 el más barato (el de 4GB de memoria) y únicamente con contrato de dos años con Cingular (la operadora yanqui que va a tener la exclusiva de venderlo). Siempre se paga caro por el glamour.


Comments are closed.