Nov 25 2015

Hacémela difícil para que te pague por hacérm(t)ela fácil

Gabolonte Blasfemus

Teoría conspirativa – Conversación hipotética en oficinas centrales de ISP:

$BOSS: Necesitamos incrementar las ganancias (quiero ese bono para mis vacaciones al caribe), hay que mejorar las ventas de los servicios de valor agregado! No tenemos que permitirles a los clientes que nos usen sólo como una cañería para llegar a internet!

$LACKEY_01: Es que ya no sabemos qué hacer $BOSS! Con los clientes hogareños es muy fácil encajarles un plan que por un Wi-Fi pedorro le curremos un montón de guita y encima les manejamos el ruteo para no dejarlos hacer nada, pero en cualquier empresa con algo de autoestima y entre los geeks es casi imposible! Ellos no se tragan el verso, nos reconocen el curro desde un kilómetro de distancia! No les podemos ofrecer nada de lo típico: Wi-Fi y ruteo completamente controlado por nosotros, sin que ellos tengan acceso a abrir ni un sólo puerto, y encima pagándonos más por el servicio extra.

$BOSS: Me resisto a aceptar que no podemos exprimir un poco más a esos idiotas! Algo tiene que poder hacerse! Qué pasa si les impedimos de alguna forma implementar sus propias soluciones, de manera que no les quede otra que contratar el paquete completo donde nosotros nos hacemos cargo de todo?

$LACKEY_02: Hay algo que podemos hacer $BOSS…! Podemos bloquearles el acceso a las web de las soluciones de firewall y routing más usadas! Eso seguro nos va a traer una buena cantidad de clientes desesperados pidiendo que nos hagamos cargo de todo por un cómodo extra.

$BOSS: Me parece una idea excelente, quiero eso!

$LACKEY_01: Pero si les impedimos el acceso a sitios tan conocidos dentro del ambiente técnico les va a llevar minutos darse cuenta que desde otros proveedores pueden entrar normalmente y que nosotros los estamos bloqueando! Eso es pésima publicidad, imagine la catarata en Twitter de usuarios enojados denunciándonos! Nos daría pésima imagen.

$BOSS: Es cierto eso. No hay una forma de hacerlo pero que sea menos alevoso? Sin que quedemos escrachados, se entiende?

$LACKEY_01: Déjemelo a mi $BOSS, lo que vamos a hacer es que puedan entrar a los sitios web normalmente, pero cuando quieran bajar el software o descargar una actualización les vamos a desatar los mil infiernos. Sin bloquearlos, les vamos a limitar y corromper tanto los paquetes que nunca van a llegar a tener una descarga exitosa. Y como a veces ese tipo de problemas pasan, no van a poder denunciarnos abiertamente, vamos a tener la excusa de que puede ser un problema técnico tanto en nuestras redes como en alguna de las tantas por donde viajan los paquetes hasta llegar a destino. Y vamos a obtener el mismo resultado: Una buena cantidad de clientes cansados de luchar que nos van a pagar más para que encima les restrinjamos toda libertad. Muejeje!

 $BOSS: No entendí ni la mitad de lo que dijiste, pero hacelo ahora mismo!

$LACKEY_03: Pero $BOSS, nosotros tenemos un servicio que es exclusivo para empresas, con abonos premium, donde claramente los clientes esperan tener la libertad de controlar como manejan el enlace que les proveemos. ¿A ellos también debemos hacerles esto?

$BOSS: A ellos especialmente! Es donde más ingresos vamos a conseguir, una vez que vean que no pueden ellos solos!

¿Imaginación trasnochada? ¿Realidad? Lo cierto es que si tenés problemas descargando las actualizaciones de un firewall conectado a un ISP (que puede ser argentino y tener un nombre que empieza con Fiber y terminar de dos formas distintas de acuerdo a la categoría de servicio contratada) puede ser que quieras hacer la prueba de intentar nuevamente la actualización, pero sacando la conexión a través de otro ISP, o traerte el software descargado para hacer una actualización offline. Sólo digo.


Oct 18 2015

Haga patria, provoque diarrea a un publicitario

Gabolonte Blasfemus
DSCN11580

© Eric Lewis

La modificación de la conocida sentencia es porque matarlos me parece demasiado, y también había pensado en la alternativa de sodomizarlos, pero posiblemente les guste.

Y claro, no me refiero a todo publicitario en general, sino a esos creativos de cabotaje que tenemos acá que todavía siguen pensando que el concepto de “es tan rico que me lo encanuto todo y no le convido ni a mi madre/novia/mejor amigo/etc” sigue siendo una idea novedosa y efectiva para vender golosinas y snacks. Esos mismos son los que arremeten una y otra vez con los anuncios para padres en los que los nenes se ensucian y ensucian hasta la médula, apelando a la ternura y a la conveniente (para ellos) inventada idea de que para divertirse y aprender hay que dejarlos enmugrarse de pies a cabeza.

Recuerdo en particular dos delitos a la moral y las buenas costumbres en este sentido dando vueltas por la TV argenta. Uno es de una publicidad de jabón líquido. Sí, de esos que prometen matar el 99,9999999% periódico de virus y bacterias (dando a entender que los demás no lo hacen y entonces vivimos infectados toda nuestra existencia previa). Unos nenes se ensucian con comida y todo tipo de sustancias emblascantes para luego ir todos embadurnados a solicitar ayuda a su padre, progenitor o encargado poniendo sus más tiernas caras de cachorrito tierno. Lo que no aclaran es que el jabón sólo sirve para las manos; para la ropa, la alfombra, los muebles y los posibles electrónicos en corto por el derramamiento de diversas sustancias líquidas o semisólidas hacen falta toda una variedad extra de otros productos limpiadores y servicios de reparación. Si es tan importante que los chicos se ensucien mínimo que los esponsoreen y paguen parte de los daños.

Mighty Mud Mania - Laying in the Mud

© Dru Bloomfield

El otro ya lo hemos visto hasta el hartazgo, porque es parte de una campaña publicitaria que a lo largo de los años viene ejecutando impunemente una conocida y tradicional marca nacional de jabones para lavar ropa. Niños y niñas salen a jugar al parque, al barro, se llenan y rellenan de todo tipo de residuos y naturaleza muerta posible en sus sendas prendas de segmento ABC1. La noción general de la campaña es que los señores padres no deben preocuparse ni mucho menos ofuscarse por las travesuras de sus hijos, al menos en lo que concierne a la higiene y limpieza, ya que su conocida línea de productos vuelve a dejar la ropa de estos preciosos querubines como nueva, lista para ser mancillada nuevamente en nombre del desarrollo psico-físico de estos.

Para cualquier padre o madre que personalmente lava las prendas de su descendencia queda más que claro que estos genios no tienen hijos, o simplemente nunca tuvieron que ocuparse de limpiar y arreglar los destrozos que generan porque para eso tienen a la babysitter y la muqui. También indica un claro cinismo o total desconocimiento del producto que están anunciando, ya que esa conocida marca de jabones es una de las más inútiles a la hora de lavar una prenda con cualquier tipo de mancha. Si existe algo que realmente pueda calificarse de fantasía o de ciencia-ficción en esos anuncios de nenes de clase alta y parques soñados, es que nunca ese jabón podría dejar ni una sola de esas ropitas sucias de vuelta en condiciones; hasta un jabón trucho lava mejor. Pero claro, ¿nos vamos a enojar con que la publicidad miente? ¿Pero qué somos, comunistas?

Pero el verdadero problema para los papis y mamis no es comerse el verso de que ese jabón lava bien la ropa de sus hijitos. El drama es justamente la idea esencial que transmiten, que dictamina que necesitan ensuciarse todo el tiempo, y por ende dejarles hacer lo que quieran sin ningún tipo de límites, para ser felices y desarrollarse correctamente, o caso contrario sos un mal padre. Si los retás por que se ensucian, les entraron parásitos y terminaron con una gastroenteritis la última vez, sos lo peor, sabelo. Comete la bronca y lava todo con una sonrisa; y con el jabón que te publicitamos, claro. Si los amenazás con un castigo porque te desespera y te preocupan los microbios, las enfermedades e intoxicaciones que puedan tener por ser libres entonces no los merecés, y ya estamos llamando a la asistente social.

worms

© crimfants

Yo soy muy maleable de todas formas, y a esta altura con tanto lavado cerebral publicitario me planteo que puede que tengan razón. Deberíamos animar a los pequeños a ir por más y que mañana directamente se tiren a juntar peces con las manos en medio del río o arroyo contaminado más cercano a su casa, o que se revuelquen en la caja de arena del gato, y para mayor diversión, unten los cubanitos de chocolate que encuentren en la arena por toda la TV de pantalla plana gigante que tienen sus papis en el living! Especialmente si sus papis trabajan en publicidad.

Este es mi humilde y sincero homenaje a todas las madres, feliz día!


Oct 16 2015

Podrás ser groso…

Gabolonte Blasfemus

… pero no tan groso como Linus Torvalds buzo y piloto de jets.

Linus Buzo

Linus_Fighter


Oct 2 2015

Nueve calladitos

Gabolonte Blasfemus

nueveEs muy difícil no tomarle cariño a algo que atravesó junto a uno tantos momentos y que, como algunas otras cosas, refleja ciertos aspectos de tu vida. Aún más, un blog puede mostrar mucho de la mente de su autor: Intereses, sutilezas, cómo evoluciona a lo largo de los años, de una forma como no lo pueden hacer la mayor parte de las redes sociales. Puede ser que sea porque, aunque no quieras, te obliga a escribir.

Este pequeño rincón de la galaxia tiene casi tantos años como mi primer hijo, y cuando empezó, la gente de la pomada todavía le pegaba a Microsoft por representar el mal en todas sus formas, defendían Linux y el software libre como la salvación, y ponían en un pedestal todo lo que haga Apple. Bueno, algunas cosas no cambiaron tanto, otras sí. Todos pensábamos que teníamos algo para decir que merecía ser escuchado, o al menos leído, por la gran masa de humanos conectados a la red que nunca dejó de crecer. Muchos tenían grandes sueños de hacerse ricos y famosos, otros de pasarlo bien y ver qué pasaba.

La realidad es que las cosas cambiaron bastante para los blogs desde ese entonces. Dejaron bastante rápido de ser el niño mimado de internet, y al poco tiempo se comenzó a hablar de su muerte. Es que cuando ya no se sabe que decir de algo porque ya se dio todo, siempre suena impactante anunciar su muerte, supongo. Entonces, se nos estaban muriendo las PCs a manos de Steve y sus minions, y los blogs a manos de Suckerman y los otros superhéroes cruzados en salvar a la gente de no tener con qué matar el tiempo. Con el tiempo me di cuenta que esas muertes anunciadas significan en realidad la muerte de la exageración de ese algo. Es la muerte de la moda tonta, y la puesta de los pies sobre la tierra, de pensar para qué es mejor una herramienta, y para qué no. Por supuesto, no deja de representar un peligro, porque en el mercado lo que no es moda siempre corre cierto riesgo de pasar directamente a la irrelevancia con mínimas escalas.

Entonces, los blogs con ambición de facturar comenzaron a transformarse en redes de blogs. No bastaba tener un solo bolichito virtual que hable de tecnología, que era lo que le gustaba al ñato que lo hacía en la mayoría de los casos: Había que apuntar a todos los públicos posibles, cuanto más cliché mejor. Así como el diario del Domingo y sus secciones, había que tener el equivalente plasmado en weblog de una para quienes les gusta cocinar, otra para los viajeros empedernidos, otra más para los que les gusta la fotografía (tema hiper-hipster-geek-super-guachi-guau por definición), y por favor no nos olvidemos de las chicas, e insultémoslas a todas con uno que sea una mezcla de Cosmo y Utilísima; eshhhte es para vos nena, tomá!, me imagino pensando/diciendo al ambicioso blogger venido a empresario de multimedios, al menos en su mente.

Pero no mucho tiempo despúes se descubrió que algo no cerraba. La mayorìa de estos bolichitos menores dentro de cada grandiosa red de blogs no recibía ninguna cantidad de visitas que justificara su existencia sobreviviendo con publicidad. Claro, fue más de uno el adelantado que quiso aplicar la fórmula mágica, y que Google cada vez tirara menos monedas por los clicks tampoco ayudaba en nada. Hoy algunas de esas redes de blogs tuvieron un fuerte replanteo: Dejar de ser o recortar todo y quedarse solo con lo que da plata. En algunos casos significó volver a los orígenes, al blog primigenio que los parió a los otros, y que era el ùnico que valía medianamente la pena y dejaba réditos. Pero eso sí, la palabrita blog bien enterrada y sepultada, que no queremos parecer que hacemos esto desde nuestro cuarto en la casa de nuestros padres. Ahora somos una revista digital, joder.

Los otros blogs, los que no tenían intenciones de convertirse en un nuevo medio periodístico o que simplemente no alcanzaron sus objetivos, no corrieron con mejor suerte tampoco. Sea por un motivo o por otro, la falta de tiempo-interés tuvo sus consecuencias lógicas. Algunos perdieron (¿perdimos?) progresivamente la brillantez que alguna vez tuvieron, y publicaron cada vez menos. Otros se pasaron al lado oscuro, mandando cualquier basura a la parrilla por la única intención de no parar y seguir arañando, lo cual tampoco está tan mal porque en algunos casos puede encontrarse ocasionalmente a ciertas joyas reflotar cada tanto en medio del pantano que nunca puede detenerse, o sino dicen que morimos. Así perdimos a muchos gigantes.

Hasta MS, que es flor de hp, no quiso faltar en los 9 de Geekotic y se apuró a lanzar Windows 10, pa' no ser menos.

Hasta MS, que es flor de hp, no quiso faltar en los 9 de Geekotic y se apuró a lanzar Windows 10, pa’no ser menos.

En mi caso, a veces me encuentro pensando que no sé lo quiero que sea, o no, Geekotic (¿será que alguna vez lo supe acaso?). Pero si hay algo cierto es que no quiero que muera (no antes que yo, claro), no quiero venderlo (como si alguien quisiera comprarlo ahora :-p ), y mucho menos tengo intenciones de reconvertirlo en algo multiautor o algún otro tipo de cosa a fines de que tenga visitas y haga plata. Lo sentiría como convertirlo en un trabajo-obligación, y por suerte ya tengo un trabajo que además disfruto, y no es lo que quiero para algo como este humilde rincón, que quiero que sea sólo mío.

Geekotic está en su año sabático (hubo anteriores que también lo parecieron, pero este realmente es), pero eso no quita que no se merezca algo de atención en este su noveno año en pie. Pasó por la fama (?), el éxito (??), la envidia y/o la simple trollez mental del internauta latinoamericano promedio enchufado a la red. Me vio llegar a extremos insensatos como alabar a Microsoft y decir cosas feas de Linux, un muy lindo kernel cuyo único problema era tener una sarta de tarados identificándose con él. Estuvo ahí, aunque no pudiera decirlo, cada vez que este servidor intentaba darle algo bueno de sí, y justo la patrona volvía a pedir ayuda para algo, los chicos estaban demandantes, o había trabajo que no se podía postergar. Ah, sí, y Steam un poquito también tuvo la culpa.

No sé si van a haber nuevos posts en el cercano futuro, no sé si los va a haber el año viene, damn it, aunque espero que sí. Tampoco tengo certeza de cuándo llegará el demorado y necesario cambio de aspecto en el que hace rato tengo ganas de ponerme a trabajar; lo único cierto es que Geekotic va a seguir estando ahí, con suerte, mientras yo esté, y cada tanto va a soltar algún testimonio de mi paso por este plano de existencia.

Quedan advertidos.


Dic 31 2014

Geekotic y 2014

Gabolonte Blasfemus

No fue la mejor de las combinaciones, ciertamente. Los últimos años de mi actividad blogueril fueron de bajo perfil, por decir lo menos, pero 2014 se lleva seguro el premio hasta ahora.

Aún así, algo que me gustó mucho es que, aunque pocos, no hay posts de relleno. Tal vez con la excepción del último, del resto estoy conforme y orgulloso de haber hecho lo que me salía; artículos de cierta longitud, con sustancia, motivados por lo que me gusta y no tanto por las modas del momento.

No tengo dudas que el mejor post del 2014 fue Cuando la ciencia-ficción nos alcance, pero al mismo tiempo siento un gran placer por Alternativas a GifCam en Linux, porque es el retrato de cuánto me gusta jugar y descubrir, mejorar, y compartir.

Hay metas para el nuevo año, que en realidad ya estaban en el 2014. El primero es el necesario cambio de cara a este querido (al menos por mí) cachito mío de la interweb: Diseño responsivo y un look más tirando a Medium, que es lo que desde hace un tiempo viene tirando. Y tener tiempo e inspiración para plasmar más contenido con el me sienta feliz, claro.

Que podría ser mejor, no cabe la menor. Y para eso estará el 2015.

¡Felicidades!

Sobame el spidermonkey